¿Puede un católico celebrar el nuevo aniversario de la Constitución?

NOTA.- Por su manifiesta actualidad, volvemos a publicar este excelente artículo que publicamos en 2019. José Luis Díez Jiménez, in memoriam

Nacida sin proceso constituyente, origen y causa de la situación y panorama actual, el próximo 6 de Diciembre, se celebrará en toda España, como si fuese la panacea del éxtasis democrático, el 39º aniversario (hoy 45º) de la ilegal CONSTITUCIÓN DE 1978.

Uno, que no es obispo, piensa: Cómo en un país católico, se puede festejar una Constitución atea, que primeramente descompuso el Fuero patrio, y más tarde nos arrebató el tesoro de la Confesionalidad Católica del Estado?

Sintiéndonos orgullosos de ser españoles, como lo hemos demostrado en las masivas manifestaciones habidas en toda España provocadas por el odio de los separatistas, no nos hemos presentado en ellas al grito de democracia y con el texto de la Constitución en las manos, sino con la bandera y símbolo de la Patria, para reclamar a gritos no el diálogo, sino la unidad de España y la aplicación de las leyes a los golpistas.

Escrito lo que precede, leemos que “El presidente de la Conferencia Episcopal Española, el cardenal Ricardo Blázquez, inauguró este lunes 20/11, la Asamblea Plenaria con un claro apoyo al «restablecimiento del orden constitucional» con la aplicación del artículo 155 en Cataluña tras la declaración unilateral de independencia del pasado 27 de octubre, que significó la ruptura del orden constitucional que los españoles se dieron hace cuarenta años. Es un hecho grave y perturbador de la convivencia”.

Estos obispos hablan como parlamentarios. De acuerdo en que el cumplimiento del orden constitucional impide cualquier pretensión separatista. Pero con que se cumpla la constitución en este tema, ¿se dan ya por satisfechos estos obispos ¡sucesores de los apóstoles! que siguen afirmando que hay que volver a la Constitución, laica sin Dios, del 78, raíz de todos los males de la Patria, y no a ANTES de esa constitución, a un Estado que se confesaba católico?

La Constitución, dicen ellos, nació con la aspiración de configurar un marco general de libertad y respeto en el que todos caben. NO LO CONSIGUIERON. Estos obispos hablan como unos ciudadanos demócratas al servicio del orden público laico, pero no como unos apóstoles del Orden sagrado en el Reino de Dios.

Sufren, dicen, de que “no siempre sea reconocido que la Iglesia colaboró eficazmente en la «Transición política”, deseando cumplir su misión de reconciliación y pacificación. Los católicos conscientes sí les reconocemos que la Iglesia, tristemente, escandalosamente, trágicamente colaboró eficazmente en la Transición política de un Estado católico a un Estado ateo, sin lograr reconciliación ni pacificación humana a cambio de su apostasía de lo divino.

Los obispos españoles, si ejercen de obispos, no deberían nunca haber apoyado y seguir apoyando una Constitución sin Dios, de la que han salido no la libertad sino el libertinaje de una avalancha de perversiones incontables contrarias al a Ley de Dios y a la Ley Natural, como son las leyes inicuas del divorcio, la fornicación, el adulterio, el aborto, la manipulación de embriones, los matrimonios de hecho, la despenalización de la Blasfemia… etc., que han hundido al pueblo español en la oscuridad de la apostasía, el pecado y la ruina de las autonomías, también surgidas de esa Constitución que tanto apoya la CEE, dando pie al separatismo y a la declaración de independencia catalana.

En cuanto a que los obispos y presbíteros están al servicio de la convivencia pacífica de los ciudadanos, y a que su renuncia a la militancia política favorece que nadie se considere extraño a la comunidad cristiana por sus opciones legítimas, basta con ver las «esteladas» colgadas en las torres de las iglesias catalanas y escuchar los gritos y escritos de más de 400 miembros del clero catalán, entre obispos, curas, frailes y monjas a favor del separatismo con dramática ruptura afectiva en la sociedad civil, incluso familiar.

Esa es la Constitución que ofrecen festejar todos los años el 6 de diciembre como la condensación de la quinta esencia democrática, cuando en realidad es la raíz de una avalancha de perversiones incontables, contrarias a la Ley de Dios y a la Ley Natural; tapadera aconfesional del laicismo confesionalmente radical y anticatólico de la que emanan los males que enlutan al pueblo español como es el deterioro moral y económico, las leyes inicuas y contra-natura, los sueldos disparatados a políticos y a sus enchufados, las prebendas y subvenciones a sindicatos, titiriteros, maricones y extranjería, la injusticia de los liberados, el derroche del erario público, el atraso educacional, los impuestos asfixiantes, la congelación de pensiones, la estrangulación moral y económica familiar; amén de las autonomías y estatutos separatistas, la propiciación de odios, la censura de la verdad intentando subvertir la historia, etc.

Legalizados con los mal-minoristas votos de los católicos, hoy los impíos nos gobiernan en España con una infidelidad permanente a nuestros principios católicos y una fidelidad a una Constitución agnóstica que ha prescindido absolutamente de Dios.

Dada la gravedad de esta ausencia de Dios en la vigente Constitución aconfesional, celébrenla si quieren estos obispos cortesanos, malos pastores, infieles a la prioridad de su Sagrado ministerio. En tanto no nos sea restituido el sacrosanto nombre de Dios en la Carta Magna, los católicos coherentes no podemos ni debemos celebrar ese día como fiesta.


5 respuestas a «¿Puede un católico celebrar el nuevo aniversario de la Constitución?»

  1. «No hay gobierno sabio, si ellos no lo establecen; política útil, si ellos no la dictan; republica feliz, si ellos no la dirigen-, religión santa y verdadera, si ellos, que son los maestros de la vanidad, no la fundan y determinan».

    Muy acertado todo. El mal va pisando el terreno desde que ganaron las guerras de religión europeas los protestantes con el apoyo y la iniciativa marranas, anti cristianas.
    Los lacayos masones de izdas y dchas beben de las fuentes clásicas, la atea, genocida y patológicamente racista Republica de Platón (Sócrates, Aristóteles y demás clásicos y neoclásicos déspotas ilustrados). Modelo de las demás, francesa vómito revolucionario incluido, con su triángulo con el ojo de los Iluminados de Babiera (Alemania) en las tapas, los alegres chicos de la City/Rothschild.
    Materialismo, relativismo, sacrificio humano envueltos en papel de regalo, con grandes caracteres de filantropía venenosa.

    Hojeando a Buhigas en Sionismo, iluminados y masonería:
    A. Nilus tradujo los Protocolos del francés al ruso en 1901. La primera traducción alemana en 1919 se refería a Nilus, y le trataba de sabio erudito, y creyente concienzudo y recto. Estos editores subrayaban la auditoría judía ampliando referencias judaicas del texto; estaban siendo financiados por E. F. Wilheim von Ludendorff; general masón vinculado al movimiento nazi, así como a la secta OTO, heredera de los iluminados de Adam Weishaupt. Un poco de historia de la que no se suele enseñar en las aulas:

    Al morir su padre, a Adam lo crio su padrino de bautismo, J. Adam Ickstatt, un rabino convertido a falso católico (marrano) para poder acceder a una Catedra en la Universidad católica de Ingolstadt, la más importante del Imperio Austriaco; siendo su director en 1745; entonces expulsó al profesorado jesuita sustituyéndolo por ilustrados iluministas, dejó de valorar los méritos académicos para sustituidos por las ideas gnósticas de la secta; que impregnarían el racismo nazi de Hitler y a la criminal Masonería egipciana (la serpiente/s en círculo que se muerde/n la cola, símbolo de Podemos) de poso cabalista, fundada por el conde A. Cagliostro (nacido de familia siciliana en un barrio hebreo, se decía noble y fue acusado de asesinato, robo y falsificación) a su vez, de los iluminados de Weishaupt; implicado en la Revolución Francesa (1789) que también profetizó; vinculándola en 1785 con la rosa que adultera la cruz (El nombre de la Rosa de Eco, la del PSOE, etc). Probable iniciador de Bonaparte, sería acusado de satanista, ahorcándose en su celda. Cagliostro fue asimismo compadre del masón satanista B. Franklin, padre fundador del cortijo Rothschild/USA.

    El joven A. Weisahupt fundo la secta de los Iluminados la noche de Walpurgis (vinculada a la adoración cabalística al Baal babilónico) de 1776 en un bosque cercano a Ingolstadt. Toda la leyenda fantasiosa en torno al hecho sirve para desviar la atención de la conspiración real. Profesor de Derecho Canónico (me recuerda la cosa a un tal Miquel), accedió a la Catedra de la mano de su padrino, sin ningún merito. Dos años después viajó a Paris entrevistándose allí con los 2 masones/marranos clave en la Revolución Francesa, el marqués de La Fayette y Robespierre. Triunvirato patrocinado/financiado por la City que estaría al frente de todos los movimientos revolucionarios del momento.

    Las ideas de los Iluminados se extendieron por Francia mediante las logias del Gran Oriente (cuyo gran maestre fue el borbón guillotinado Felipe Igualdad), patrocinadas por la City. En paralelo a los Iluminados e íntimamente vinculados, proliferaron cabalistas rosacruces seguidores de Cagliostro y martinistas de L. C. Saint Martín, entre otros (masones y/o marranos). Los Iluminados que controlaban todo el batiburrillo de sectas masónicas, fueron los encargados de transmitir la orden única para todas las logias en julio de 1789, al grito de libertad e igualdad. Momento en que las logias debían cerrarse, a excepción del Club Breton de los Iluminados, para coordinar toda la conspiración revolucionaria de todas las sectas.

    Principal financiador de toda la trama revolucionaria/conspirativa fue Meyer Amschel Bauer, alias «Rothschild». Esta saga consiguió sustituir el sistema de embarque de oro en posesión real comprobable; por las «estampitas» de débitos y créditos que hemos terminado usando todos (camino de un engaño mayor, el dinero digital de papa estado/amos) y con eso destruían el inmovilismo/la seguridad patrimonial vinculada a la posesión del dominio, iniciando la especulación/engaño que permite la ocultación de lo que no debe ser visto.
    Estos banqueros sabatistas se aprovechaban del/convivían con, el absolutismo ilustrado, al tiempo que promovían terroríficas revoluciones que terminaban en contrarrevoluciones para sofocar el caos y el terror, lo que les permitía instaurar un nuevo orden basado en el capital, su capital.

    El fanático anticristiano jacobino P. J. Cambron, diputado, miembro del Comité de Salud Publica de la sanguinaria Asamblea Nacional, afirmó: «La Gran Revolución golpeó a todos, menos a los financieros».

    Los Protocolos de Nilus P III: «Las masas no tocarán nuestros intereses, porque el momento del ataque solo lo conoceremos nosotros y habremos tomado las medidas oportunas».
    «La Revolución Francesa, a la que le dimos el nombre de grande, nos debe todos sus secretos, pues la preparamos. Desde entonces llevamos al pueblo de decepción en decepción a fin de que renuncie al poder, en provecho del Rey de Sion que preparamos para el mundo. La palabra libertad lanza a las sociedades humanas contra toda fuerza y toda potencia, incluso contra dios y la naturaleza, por eso, a nuestro advenimiento, la excluiremos del vocabulario, pues no siendo ya útil, solo sirve para volver a los hombres bestias feroces».

    Volviendo a los previos de la Revolución, cabe reseñar como Mirabeu reunió a los hermanos de las diversas masonerías de Paris para crear el célebre Club de los Jacobinos; a partir de ese momento la cabeza de la revolución: los discípulos de Voltaire y Rousseau, rosacruces, templarios, los teósofos (sionismo protestante) de Swedenborg, Cagliostro, Saint Martín y Saint Germain, los agentes de Orleans y los de Lafayette; nobles, burgueses y plebeyos; toda antítesis masónica formadas en años, sustituyendo el mandil por el gorro rojo y a las órdenes de los Iluminados, de los discípulos de Weishaupt. Este, con todo el poder de la masonería continental, reconoció su origen en la City; y con ese control se reformó la masonería y sus sistemas, abduciéndose toda ella por los Iluminados. Así:

    A partir del Congreso Masónico de 1782, todas las obediencias regulares o irregulares, teístas o laicas, rosacrucistas o materialistas, del temple o de san juan, martinistas o egipcianos, librepensadores u oráculos, naturalistas o astrólogos, tantristas o angelicales, milenaristas o reencarnacionistas, nacionalistas o internacionalistas,… todo el aparente caos masónico quedo supeditado al poder ejecutivo de los agentes iluminados (por obra y gracia de los amos anglosionistas nazis creadores, promotores, financiadores). A partir de entonces (ya alcanzado el objetivo caótico revolucionario inicial), el que discutiera esa autoridad (venida de los amos) sería eliminado del juego, como ha sucedido en abundancia.
    Todo intelectual que no se avenga a esa pauta, será marginado; y toda institución que no se someta, será sometida a acoso y derribo.
    La pervivencia de los Iluminados queda patente en afirmaciones de Hegel y Fichte.
    En 1786 Juan Pablo Forner ya detectó la dictadura iluminista que se pretendía imponer por medio de la masonería «No hay gobierno sabio, si ellos no lo establecen; política útil, si ellos no la dictan; republica feliz, si ellos no la dirigen-, religión santa y verdadera, si ellos, que son los maestros de la vanidad, no la fundan y determinan».
    Las tapas de la Constitución de la Republica Francesa de 1795, lucen el triángulo con el ojo, símbolo de los Iluminados de Babiera (Alemania).

    Tras la terrorífica tesis de la Revolución Masona, la brutal antítesis de la dictadura napoleónica (el mismo perro con distinto collar). Frankistas (de Jacob) y Jacobinos, a las órdenes de los Iluminados intentaron convencer a Napoleón (masonería egipciana) de que cumpliera su promesa de fundar un estado judío en Palestina (marranos tipo Balfour); no hacerlo probablemente tenga que ver con su caída. Este psicópata tipo Sánchez intentó hacer en España la limpieza de la Vendée y nos coló a su hermano de rey, gran maestre del GOF. (El primer ministro británico y marrano… anglosionismo, Disraeli: nos valemos de los ateos/masones y de la escoria/revolucionaria para destruir la odiosa cristiandad).

    1. Y la rosa, por lo que he visto, del escudo del Opus… No podía ser un clavel o un pensamiento, tenía que ser una rosa… si no es para pensar mal… Basta recordar que el Reino no tolera lo oculto, ni aunque diga trabajar por el mismo.

  2. En un principio, de 12 apóstoles, 1 salió traidor. Hoy en día, de entre todos los obispos de la CEE, no conozco ni a 1 que sea fiel a JESUCRISTO, casi todos se han vuelto mundanos y los prudentes -lo son tanto- que tienen la boca sellada. Eso sí, todos muy demócratas.

    1. Que el clero que sale nuevo, salga ya mal, es normal con lo que está pasando; pero que casi todos los religiosos que no se formaron con esta corrupción, la acepten, dice muy poco de su fe. Aunque todos ellos están influidos por el masónico CVII.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad