Puntualizaciones sobre el Gulag y Alexander Solzhenitsyn

1.- Se dice que la URSS, inicialmente, hasta 1941, fue aliada de la Alemania nacionalsocialista. Esta es la frase favorita de Federico Jiménez Losantos, pero no es verdad. La Rusia comunista fue desde siempre el enemigo ideológico y hasta físico de la Alemania Nacional-Socialista, precisamente el Partido N-S surge como forma política organizada de los grupos que se oponen y enfrentan a los golpes de Estado comunistas que se producen en Alemania tras la Primera Guerra mundial. La excepción que cumple esta regla fue el pacto de no agresión Molotov-Ribbentrov (24/agosto/1939), suscrito seis días antes de la acción de represalia alemana contra la agresiva Polonia el 1 de septiembre de 1939 que fue aprovechada por las potencias antialemanas como pretexto para provocar la 2ª Guerra mundial. Que era un pretexto se demostró cuando la libertad de Polonia para arrastrar al mundo a la guerra en 1939, dejó de importar en 1945, cuando Alemania ya estaba arrasada (objetivo conseguido) y Polonia quedó dentro del Telón de Acero sin importarle a nadie. El pacto de no agresión Molotov-Ribbentrov fue un acuerdo coyuntural para evitar que la invasión de Polonia derivara en una guerra de mayores dimensiones. Del mismo modo que el Alzamiento Nacional del 18 de julio de 1936 se anticipó al golpe de Estado que los comunistas estaban organizando para crear los soviets en España, la invasión alemana de la Unión Soviética en 1941 se anticipó a una invasión soviética. Decir que la Alemania N-S y la Rusia de Stalin fueron naciones aliadas es una estupidez ajena a la realidad.

Iliá Ehrenburg

2.- Se dice que Alexander Solzhenitsyn fue detenido porque la seguridad militar había interceptado su correspondencia con un amigo de la infancia, en la que había tenido la desgracia de dar su opinión sobre el destino del país, criticando veladamente la política de Stalin.
Este no fue el motivo de la detención. Lo que Alexander Solzhenitsyn criticó en su carta a un amigo fue cómo el Ejército Rojo se dedicaba a asesinar a la población civil alemana y a violar en masa a las mujeres alemanas, siguiendo las exhortaciones al asesinato del escritor judío comunista Iliá Ehrenburg (de infausta memoria en Barcelona durante la guerra civil, donde ya apuntó maneras) a asesinar a las mujeres alemanas embarazadas exhortando a «no salvar al hijo en el vientre de su madre» (historiador norteamericano Timothy David Snyder en su libro «Tierras de sangre» página 375), y alentar a los soldados del ejército rojo a «¡Matad! ¡Matad!¡Acabad con la bestia fascista de una vez para siempre en su guarida! Forzad y romped el orgullo racial de esas mujeres alemanas. Tomadlas como botín legítimo. ¡Matad! Cuando vuestro asalto avance, ¡matad, bravos soldados del Ejército Rojo!».

Solzhenitsyn, de Capitán de Artillería

Solzhenitsyn era en ese momento Capitán de Artillería, fue detenido en Konigsberg, que desde la Edad Media y hasta 1945 fue la capital de Prusia Oriental, la resistencia alema fue numantina y muy eficaz no obstante la desproporción de fuerzas. Las Juventudes Hitlerianas se cubrieron de gloria en multitud de poblaciones. La reconquista de varias ciudades que previamente habían caído en manos de los soviets, como fue el caso de Nemmersdorf (Ver al final ampliación de datos), permitió documentar el alcance que estaban teniendo las proclamas del agitador Iliá Ehrenburg y las consecuencias sobre la población civil de estos llamamientos al asesinato en masa. Las caravanas de refugiados alemanes (mujeres y niños) eran arrollados por los tanques y vehículos soviéticos. Además de las consabidas violaciones de mujeres y crucifixión de los moradores en las puertas de sus casas, era muy frecuente que los soviets al llegar a una granja abrieran un agujero en la capa helada de los lagos o ríos y echara a los granjeros uno a uno por el agujero para morir ahogados. La mayoría de estos crímenes se han tapado completamente, no así el de Nemmersdorf porque al ser reconquistada por los alemanes pudo documentarse, incluido que 60 prisioneros de guerra franceses que se encontraban en la localidad fueron asesinados igualmente, lo que no impidió que el Presidente francés, Charles de Gaulle, le concediera al terminar la guerra en 1945 a Iliá Ehrenburg la medalla de Caballero de la Legión de Honor. Ni tales proclamas al asesinato impidieron que en 1952 le otorgaran el Premio Lenin de la Paz.

Fue esta guerra de exterminio lo que el Capitán Solzhenitsyn criticó en su correspondencia privada, que al ser detectada le costó el cautiverio.

3.- También se dice que «En octubre de 1962, Solzhenitsyn publicó Un día de Iván Denísovich, la historia del sencillo y humilde prisionero Shukhov, preso número CH-854, en un campo de concentración y trabajo. Publicado en la revista literaria oficial Novy Mir en 1962, el libro fue un gran éxito en la URSS.»

Efectivamente el libro «Un día de Iván Denísovich» se publicó en octubre de 1962 (su título inicial iba a ser «CH-854», pero la editorial lo cambió). Lo que ocurrió en 1962 es que Nikkita Kuchev permitió la publicación del libro porque con él pretendía obtener un mayor descrédito de Stalin.

4.- Alexander Solzhenitsyn dejó caer que la Revolución de octubre de 1917 y todo lo que vino después, en realidad no habría sido obra del pueblo ruso, sino de gentes ajenas al mismo , en clara alusión a que los líderes comunistas que habían derrocado al Zar, habían protagonizado la Revolución y habían impuesto su régimen de terror no eran rusos sino judíos. Esto lo condenó para siempre al maltrato que sufre este escritor.

5.- La famosa entrevista en España de Solzhenitsyn tuvo lugar en 1976 ante el presentador José Mª Íñigo en su programa de televisión «Directísimo». En este programa el Premio Nobel manifestó:

Solzhenitsyn, durante su visita a España

«Vuestros círculos progresistas se complacen en llamar al régimen de Franco «dictadura». Yo, en cambio, llevo diez días viajando por España, desplazándome de riguroso incógnito. Observo cómo vive la gente, lo miro con mis propios ojos asombrados y pregunto: ¿saben ustedes lo que quiere decir esta palabra, conocen ustedes lo que se esconde tras este término?

Voy a proponerles algunos ejemplos.

Un español cualquiera no está vinculado a un lugar determinado, a una ciudad o a un pueblo donde tiene forzosamente que residir. Puede desplazarse de un lugar a otro según le plazca. Nuestro ciudadano soviético, en cambio, no lo puede hacer: estamos encadenados a nuestro lugar de residencia por la famosa propiska, el visado de la policía.

Las autoridades locales deciden si puedo cambiar de residencia o no. Estoy totalmente en sus manos, pueden hacer conmigo lo que quieran. Luego me entero de que los españoles pueden salir libremente de su país. En la Unión Soviética esto no existe. Desde hace poco, bajo la presión de la opinión pública mundial, y especialmente de los Estados Unidos, se está dejando salir a una pequeña parte de los judíos. Pero la otra parte y todos los demás pueblos que habitan la URSS están privados de este derecho.

Nos encontramos en nuestro propio país como en una cárcel.

Paseo por Madrid, o por otras ciudades españolas, de las cuales he visitado doce, y veo que en los quioscos se venden los principales periódicos europeos. En cambio, si en mi país apareciera un periódico extranjero a la venta, se alargarían diez manos para agarrarlo.

Veo, otro ejemplo, que aquí funcionan libremente las fotocopiadoras, cualquiera por cinco pesetas puede sacar libremente una fotocopia. En nuestro país tal cosa no sólo está prohibida, sino que es delito: toda persona que utilice una copiadora para fines particulares y no para el Estado, para la Administración, será condenado por actividades contrarrevolucionarias.

En su país, puede que con algunas limitaciones, están autorizadas y tienen lugar algunas huelgas. En nuestro país, en sesenta años jamás fue autorizada una sola huelga. En los primeros años del régimen, los huelguistas cayeron bajo ráfagas de ametralladora, o fueron encarcelados como contrarrevolucionarios, aunque sólo exigían mejoras de carácter económico.

Hoy día, ya a nadie se le ocurre, a nadie se le pasa por la cabeza, la idea de organizar una huelga. Más todavía: publiqué un día en la revista Novi Mir una narración. Por el bien de la causa. En ella, un personaje, un estudiante, pronunciaba la frase «Vamos a hacer huelga». Pues bien, antes de que la narración pasara la censura, ya la propia mesa de redacción de la revista eliminó la palabra «huelga». La palabra «huelga» está prohibida en mi país

No, vuestros progresistas pueden usar la palabra que quieran, pero «dictadura» no. ¡Si nosotros tuviéramos las libertades que tienen ustedes, nos quedaríamos boquiabiertos, exclamaríamos que es algo nunca visto!»

Todo esto venía a contradecir lo que en ese momento se estaba fraguando en España, para destruir el franquismo y volver a traer la ruina del comunismo, de ahí que los medios de comunicación en manos ya del comunismo y la masonería arremetieran contra el Premio Nobel».

La masare de Nemmersdorf.-

Masare de Nemmersdorf

Es el 21 de octubre de 1944, la vanguardia de la 25ª Brigada Blindada de la Guardia Roja, bajo el mando del Coronel Bulyguin, toman intacto el puente sobre el río Angerapp, que utilizan para cruzar a la orilla occidental y conquistar la localidad de Nemmersdorf, 10 kilómetros al suroeste de Gumbinnen, en Prusia Oriental. La captura de esta localidad de 637 habitantes no solo es importante políticamente por ser una de las primeras localidades capturadas en suelo alemán, sino que también lo es militarmente porque desde allí ha quedado quebrada la línea defensiva fortificada que se opone al avance del 2º Cuerpo de Ejército Blindado de la Guardia Roja. Desde allí los soviéticos pueden lanzarse hacia el oeste y el noroeste, por terreno despejado, y arrasar la retaguardia del 4º Ejército alemán. Para oponerse a ello los alemanes solo pueden desplegar algunas unidades del Volkssturm. La derrota en Prusia Oriental podría ser una realidad en cuestión de días. Pero no será así.

El Mayor-General Budeiny, jefe del 2º Cuerpo de Ejército Blindado de la Guardia Roja, ordena un avance inmediato, pero la 25ª Brigada no se moverá en 36 horas, un tiempo que aprovecharán los alemanes para desplegar, a cada lado de la penetración soviética, fuerzas considerables: la 5ª División Panzer, la Brigada Führer-Grenadier y la División Panzer Hermann Göring. El 23 de octubre la pinza se cierra en la retaguardia del cuerpo de Budeiny, que queda encerrado junto con elementos del 1er Ejército de la Guardia Roja. Tchernyakovsky, al mando del 3er Ejército de Bielorrusia, abandona a sus hombres cercados a su suerte, y tras haber estado a punto de tomar Königsberg con un solo esfuerzo más, es expulsado y pasa a la defensiva el 27 de octubre, tras haber perdido un millar de carros de combate y 16.819 hombres muertos y desaparecidos.

Cuando los soldados del General Hossbach entraron en el recién reconquistado Nemmersdorf, se toparon con un espectáculo dantesco; hay que señalar que en dicha localidad fue donde por primera vez el Ejército Rojo se encontró con civiles alemanes, el momento en que debía decidirse el futuro de la relación entre vencedores y vencidos, pero el resultado no pudo ser peor. Casas saqueadas, arrasadas e incendiadas. Los cuerpos de los habitantes: ancianos, niños y mujeres, con brutales heridas y mutilaciones. Las mujeres y niñas con signos evidentes de haber sido violadas masivamente. Filas de carretas cargadas de refugiados que habían sido literalmente arrolladas y aplsatadas por las cadenas de los carros de combate soviéticos, así como filas de personas que habían sufrido el mismo fin.

El General Erich Dethlefssen relató: “Torturaron a civiles […], clavaron a muchos en las puertas de las casas y fusilaron a muchos otros. Un gran número de mujeres fueron violadas. Los soldados rusos también mataron a unos 50 prisioneros de guerra franceses”.

Masare de Nemmersdorf

El Teniente Heinrich Amberger, declaró lo siguiente bajo juramento: “Vi los restos de una caravana de refugiados que había sido completamente aplastada por las cadenas de los tanques soviéticos; no sólo los carros y demás vehículos, también un gran número de civiles, en su mayoría mujeres y niños, habían sido aplastados por los tanques. En los bordes del camino y en los patios de las casas de labor había una gran cantidad de cuerpos de civiles que, evidentemente, no habían sido víctimas de las operaciones militares, sino que más bien habían sido ejecutados sistemáticamente […] Al borde de un camino vi a un viejo encorvado, con un disparo en su nuca. No muy lejos estaba el cuerpo de un bebé de algunos meses, con las huellas de un disparo a corta distancia en la frente […] Un cierto número de hombres habían sido asesinados a golpes con palas o culatas de fusil; sus caras estaban totalmente aplastadas […] Nadie, ni en Nemmersdorf ni en las aldeas vecinas, encontró a un solo civil alemán vivo”.

Karl Potrek, un civil de Königsberg alistado en el Volksturm, dijo: “En el patio de una granja había un carro, al cual habían sido clavadas cuatro mujeres desnudas […] Paralelo a la carretera, había un establo. En cada una de sus dos puertas había una mujer desnuda, clavada por las manos, en forma de cruz. En las viviendas encontramos un total de 72 mujeres, algunas niñas, y a un anciano de 74 años, todos ellos asesinados de una manera brutal, con la excepción de unos pocos, que tenían un disparo en la nuca. Algunos bebés tenían la cabeza destrozada a golpes. En una habitación encontramos a una mujer anciana, de 84 años, sentada en un sofá; su cabeza había sido partida en dos con un hacha […] La Comisión extranjera estableció unánimemente que todas las mujeres, así como las niñas de entre 8 y 12 años, e incluso una anciana de 84 años, habían sido violadas”.

El Capitán Emil Herminghaus dijo: “Las mujeres que habían sido sorprendidas en la población, incluyendo algunas monjas, habían sido reunidas por los rusos, quienes las habían violado. Las mujeres fueron bestialmente apuñaladas o se las mató a tiros”.

Masare de Nemmersdorf

Un corresponsal del «Correo de Ginebra» escribió: «Mutilación y ahorcamiento de prisioneros, liquidación casi completa de la población campesina alemana que se había quedado en el lugar… En Brauersdorf he visto con mis propios ojos a dos obreros agrícolas de origen francés, viejos prisioneros de guerra [de la campaña de 40, que aún no habían sido liberados], igualmente masacrados. Uno de ellos pudo ser identificado. No lejos de allí treinta prisioneros alemanes habían sufrido el mismo destino. Les ahorro la descripción de las mutilaciones.»

Aquellas treinta y seis horas de «retraso» de la 25ª Brigada soviética habían sido un infierno para los habitantes que aún quedaban en la localidad. Los soviéticos habían preferido la brutalidad a la victoria.

Toda Alemania se convulsionó de horror y decidió que jamás permitirían que esto les sucediera a ellos. Nemmersdorf, a diferencia de muchas otras, fue recuperada por los alemanes, de modo que lo sucedido no quedó bajo el telón de acero del estalinismo. El Ostheer (ejército alemán del frente del este), entonces en franco proceso de desmoralización, decidió vender carísimo cada palmo del terreno que le quedaba. No solo el ejército, toda la población alemana decidió luchar, toda consideración que no fuera oponerse al ejército soviético con toda la fuerza posible quedó relegada a un segundo plano. A partir de aquel día las bajas del Ejército Rojo aumentaron exponencialmente.

En la posterior República Federal Alemana, el odio por tal masacre, y otras muchas que nunca se conocieron, pero que fueron evidentes, fue siempre tan fuerte como para que en tiempos de Adenauer los alemanes aceptaran de buen grado la presencia de armas nucleares en su territorio.

Vídeo real de la entrada de los soviéticos en Demni (giual que Nemmersdorf)


7 respuestas a «Puntualizaciones sobre el Gulag y Alexander Solzhenitsyn»

  1. Hoy en día, algo parecido está pasando en Gaza: exterminio masivo.
    Gracias Kevlar Steiner por refrescarnos la memoria. Sabemos de dónde viene este odio atroz, quienes lo promueven y dirigen, copando y controlando todo el mundo.

  2. Inapelable matización de Kevlar. Y es que todo análisis en el que se pretenda comparar en mayor o menor medida los regímenes nacialsocialista y soviético es falso, pues parte de una tesis falsa, y nada bueno saldrá del árbol malo. De la misma manera que los propios sionistas demuestran sus mentiras cuando arrojan a los medios a una supuesta superviviente de Hamas, que asegura (¡y lanza un libro apenas días después de haber escapado de sus manos!), haber vivido un «holocausto» en sus manos: Quien compara su supuesto cautiveiro con un primer «holocausto», demuestra que el único holocausto que se ha producido en la Historia es el de Dios a manos de los judíos.

  3. Solzhenitsyn expresó su respeto por los mártires cristianos asesinados y él mismo se jugó la vida como los mártires más heróicos por describir en sus libros los crímenes de los falsos judíos (comunistas). Bendito Alexander Solzhenitsyn, ora pro nobis.

  4. Nacional socialismo o Internacional socialismo; socialismo al fin… anticristiano. Los amos marranos, hoy anglosionistas que inventaron, financian y utilizan ambas antítesis para ir consiguiendo sus fines, se comportan como nazis y preparan granjas comunistas para su escoria goim. Eso es el NOS/M, y es más viejo que el TBO; pero su culminación estará con el gobierno mundial formal( desde hace tiempo existe en la práctica ).

  5. Lamentablemente, la guerra no comenzó en Nemmersdorf… Previamente, los alemanes ya tuvieron tiempo sobrado de predicar con similares ejemplos por las extensas tierras de la Unión Soviética, y también haciendo exhibición de la más vesánica inhumanidad. Todos esos crímenes, cometidos por unos y por otros sobre personas indefensas, son igualmente abominables.

    Como cristiano católico, no debo hacer ninguna distinción entre el nacionalsocialismo alemán y el comunismo soviético. Ambos instrumentos diabólicos (de hecho, cuasi religiones paganas), fueron absolutamente deleznables y contrarios al Evangelio.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad