Putin truncó las expectativas de los medios dominantes y alternativos en su entrevista con Tucker

No es el monstruo ni el loco que los principales medios de comunicación describen, aunque tampoco es el cerebro revolucionario antioccidental que la comunidad Alt-Media afirma. El presidente Putin es simplemente un pragmático apolítico que sólo quiere preservar la sociedad conservadora-nacionalista de su país, desarrollar sólidamente su economía y garantizar sus intereses objetivos de seguridad nacional, todo ello mientras coopera con otros en busca del beneficio mutuo.

La entrevista de Tucker con el presidente Putin (AQUÍ VÍDEO CON SUBTÍTULOS EN ESPAÑOL) fue precedida por los principales medios de comunicación (MSM) y la comunidad de medios alternativos (AMC), que exageraron sus audiencias con expectativas poco realistas. Ambos predijeron que el líder ruso vomitaría un montón de temas de conversación, que los primeros calificaron de propaganda, mientras que los segundos especularon con que aplastarían la reputación de Occidente, pero ambos se equivocaron. En lugar de una simple tertulia, el Presidente Putin aclaró desde el principio que se trataría de una conversación seria.

Tampoco perdió tiempo en demostrar su intención, y de inmediato pasó a un detallado repaso histórico de lo que puede describirse como la «cuestión ucraniana» entre Rusia y Polonia a lo largo de los siglos, tras lo cual pasó a explicar cómo se abordó este tema durante el periodo soviético. El objetivo era informar exhaustivamente al público sobre el contexto que condujo a la operación especial, explicando los motivos y matices de cada bando para que lo entendieran todo.

A medida que se acercaba el final de la Vieja Guerra Fría, el Presidente Putin reafirmó entonces el sincero interés de Rusia en cultivar una nueva era de relaciones con Occidente, señalando que incluso una vez preguntó a Clinton si su país podía entrar en la OTAN y exploró la cooperación conjunta antimisiles con Bush Jr. Ambas iniciativas fracasaron finalmente por razones que él atribuyó a la obsesión de la élite estadounidense por el dominio, insinuando a lo largo de la entrevista que la CIA es la que realmente lleva la voz cantante en política exterior.

En lugar de una cooperación mutuamente beneficiosa, el Occidente liderado por Estados Unidos continuó impulsando sus intereses subjetivamente definidos de suma cero a expensas de los intereses nacionales objetivos de Rusia, lo que se materializó en la expansión de la OTAN hacia el este, violando su palabra, y tratando de balcanizar a Rusia en el norte del Cáucaso. Aun así, el presidente Putin siguió adelante con la visión que hace varios meses admitió que era ingenua en retrospectiva, y que se manifestó a través de las acciones de Rusia durante el «EuroMaidán» y después.

Reveló que le había dicho al ex presidente ucraniano Yanukóvich que se retirara y no utilizara la fuerza contra la oposición armada en ese momento, aconsejándole que siguiera adelante con lo que él mismo admitió que era un golpe de Estado por medios pacíficos a través de una ronda improvisada de elecciones anticonstitucionales. En respuesta a su ingenuidad, la CIA completó sus planes de golpe armado a pesar de que Alemania, Francia y Polonia actuaron como garantes del mencionado acuerdo justo el día anterior.

Ese violento cambio de régimen llevó a Crimea a reunificarse democráticamente con su patria histórica después de que los golpistas prometieran oprimir a los rusos, momento en el que Donbass se rebeló y estalló la Guerra Civil Ucraniana después de que Kiev bombardeara esa región y la invadiera. Una vez más, el presidente Putin prefirió la paz y el pragmatismo a la guerra y los ultimátums, optando por los Acuerdos de Minsk por encima de todo, a pesar de que los dirigentes alemanes y franceses admitieron posteriormente que nunca tuvieron intención de cumplirlos.

Esta secuencia de acontecimientos, tal y como la describió nada menos que el propio presidente Putin, contradijo las expectativas de los medios de comunicación y de la AMC de que era un «monstruo, un loco o un cerebro», revelando que en realidad era un pragmático apolítico sin sed de sangre, inestabilidad psicológica ni motivaciones ideológicas de ningún tipo. La única razón por la que inició la operación especial fue garantizar la integridad de las líneas rojas de seguridad nacional de su país en Ucrania después de que la OTAN las cruzara clandestinamente y se negara a retirarse.

Nunca hubo segundas intenciones, ya que sigue comprometido con la opinión expuesta en su magnum opus del verano de 2021 de que rusos y ucranianos son el mismo pueblo, que sólo divergió en aspectos superficiales como resultado de la intromisión externa a lo largo de los siglos. Por eso trató de poner fin rápidamente a la última fase del largo conflicto al que su operación especial pretendía poner fin poco después de su inicio mediante el proceso de paz de Estambul, sólo para ser engañado una vez más, con el debido respeto hacia él.

Después de que el presidente Putin ordenara a sus tropas retirarse de Kiev como gesto de buena voluntad por haber cerrado el acuerdo que la delegación ucraniana ya había rubricado, el ex primer ministro británico Johnson les convenció de que desecharan ese detallado pacto político-militar en favor de continuar la lucha. No obstante, el líder ruso siguió afirmando que prevé un final político del conflicto, pero recordó que para ello Ucrania debe derogar primero su legislación que prohíbe las conversaciones con Moscú.

Sin embargo, el mundo nunca volverá a ser el mismo cuando termine esta guerra por poderes, ya que considera que asestó un duro golpe al dominio previo de Estados Unidos. De hecho, en gran medida fue autoinfligido después de que su élite convenciera a los responsables políticos de intentar infligir una «derrota estratégica» a Rusia, lo que siempre fue una fantasía política. Para ello, incluso convirtieron el dólar en un arma, aunque el tiro les salió por la culata al acelerar los procesos de desdolarización (incluso entre los aliados estadounidenses) que, a su vez, socavan la base del poder de Estados Unidos.

El emergente Orden Mundial Multipolar que está tomando forma debería centrarse en la seguridad colectiva en lugar de separarse en bloques, dijo, y espera que el derecho internacional consagrado en la Carta de la ONU vuelva a ser respetado por todos con el tiempo. La IA y la genética deberían regularse igual que las armas nucleares, aunque para ello tiene que haber confianza mutua, de la que obviamente carecemos. Mientras tanto, es posible llegar a acuerdos pragmáticos en otras cuestiones, como los canjes de espías, pero no se espera mucho más.

Todo lo que el presidente Putin habló en su entrevista con Tucker, desde los antecedentes históricos de la «cuestión ucraniana» hasta los detalles sobre la evolución de la política rusa, así como sus interacciones con los líderes estadounidenses, subvirtió las expectativas de los medios de comunicación y de AMC porque no se trataba de simples temas de conversación. Más bien al contrario, se trataba de una serie de clases magistrales sobre esos temas complejos que probablemente pasaban por encima de la mayoría, pero que seguía siendo importante debatir por el bien de quienes estuvieran interesados.

La primera conclusión para los espectadores/lectores medios es que la política exterior estadounidense está controlada en realidad por miembros de élite de su burocracia permanente («Estado profundo»), como los de la CIA, y no por el Presidente, ya que los intereses iniciales de Clinton y Bush de cooperar con Rusia fueron desbaratados por esa agencia. El segundo punto es que la intromisión extranjera en Ucrania convirtió la cuestión de la identidad de su pueblo en un arma geopolítica para debilitar a Rusia, que quiere vivir en paz y prosperidad con ese país.

En tercer lugar, el presidente Putin sólo inició la operación especial de su país tras considerar que de no hacerlo se plantearían problemas de seguridad irreversibles que corrían el riesgo de culminar con el tiempo en la balcanización de Rusia, algo que, según afirmó explícitamente, Occidente persigue como medio de contener a China. El cuarto punto es que es esta obsesión por el dominio entre su élite política (es decir, la CIA) la responsable de la desestabilización del mundo, y el punto final es que quiere la paz por la vía diplomática.

Como se ha señalado antes, no es el monstruo ni el loco que la prensa de masas presenta como tal, aunque tampoco es el genio revolucionario antioccidental que afirma la AMC. El presidente Putin es simplemente un pragmático apolítico que sólo quiere preservar la sociedad conservadora-nacionalista de su país, desarrollar sólidamente su economía y garantizar sus intereses objetivos de seguridad nacional, todo ello mientras coopera con otros en busca del beneficio mutuo. No es ni un villano ni un héroe, sino simplemente él mismo.


2 respuestas a «Putin truncó las expectativas de los medios dominantes y alternativos en su entrevista con Tucker»

  1. para m i dice la verdad totalmente ……la invasión respondió a la violación de los acuerdos que se había llegado de no extender el tinglado angloamericano de la OTAN hacia Rusia ,debido a la intervención encubierta de las agencias yankys ,tras las cuales está el lobby del armamento yanky ,les interesaba el conflicto ,y encontraron un tonto útil en el presidente de Ucrania …..consiguiendo lo que se ve ,cientos de miles de muertos y el territorio destruido …

    eso pasa por creer a los yankys y sus primos y si creo que Rusia estaba por entenderse con las_europas llegando a acuerdos beneficiosos para ambos ,los yankys veían con malos ojos ese entendimiento y siempre hicieron lo imposible para dinamitarlo …..con Merkel en el poder a pesar de las tiranteces siempre se mantuvo ,pero cuando ella perdió el poder los yankys fueron a por todas …….de un modo más directo….logrando enfrentarlos ……

    no quero ni imaginarme la potencia mundial que serían las_europas unidas ,con Rusia por supuesto …….unida la energía,el poder miltar a la ciencia europea y sus tecnología ……me río yo de yankylandia y su decadencia …..

    eso era lo que temían los angloamericanos perder el control de su Occidente con sus países vasallos en todos los aspectos ,militar ,financiero ,etc …………y los dirigentes europeos no dan espabilado siguiendo con la bota yanky encima que no les deja levantar cabeza …..

    salvo diferencias con Putin que tengo como las tengo con el régimen yanky ,estoy con el ,un dirigente que defiende su país con todo ,sus tradiciones ,no haciendo caso a la contaminación occidental de movimientos antinaturales y depravados ……..veo mal la acaparación del poder económico por afines a el muy corruptos ,mientras la riqueza país no llega a todo el pueblo ,eso también pasa en occidente de un modo menos acusado….

    ucrania se declare en país neutral ,desmilitarizado …si le dejan ,es lo que debió haber hecho años atrás ,dando de lado a los traidores angloamericanos …llegando a acuerdos con la UE,ahora está a merced del tinglado yanky ,para abastecimiento ,y reconstrucción con una deuda eterna

    ayyyy Zelensky!!! y los burrocratas europeos que han hecho con su tibieza gubernamental lograr que los ANGLOMIRICANOS lograran lo que querían

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad