Qué se puede esperar de Europa

Durante los últimos días hemos visto, en concentraciones y manifestaciones, flamear banderas de la Comunidad Económica Europea tal vez, con la vana pretensión, de reclamar a Europa su auxilio ante la grave situación de deterioro del Estado de derecho al que estamos asistiendo, ante la pasividad general, de la mano del sátrapa mentiroso y de su cuadrilla de indeseables.

¿Qué se puede esperar de Europa?, realmente nada o muy poco. Por una parte, el odio visceral que, una buena parte de los países que la integran, nos dispensan desde las fechas en las que en Flandes no se ponía el sol, y de otra, que, con la formación de los sucesivos gobiernos del tal “Antonio” -comunistas, socialistas y perroflautas en general-, nos hemos convertido en el hazmerreir de Europa, perdiendo a cada paso más peso específico hasta el punto de que nadie cuenta con nosotros para nada, pues nos hemos vuelto gente poco de fiar, poco se puede esperar de los europeos.

Un ejemplo claro lo tuvimos el otro día cuando, en el Parlamento europeo se debatió la pretendida Ley de amnistía que los sociatas y sus socios quieren llevar a las Cortes. Las bancadas prácticamente vacías, como si no fuese con ellos, pese a ser parte de su trabajo; sin embargo, a lo que se vio se trataba de un asunto de menor cuantía que no merecía perder una mañana o una tarde, me da igual, ya que, para esa gente, es un problema que no le afecta.

Europa, la vieja Europa está caminando resuelta a su propio matadero. De la mano de una colección de corruptos, bien financiados por tipos canallas y deleznables como Soros, están consiguiendo, a base de la implantación sistemática de los postulados de las agendas 2030 o las que sean, bajo el paraguas de ese pernicioso ecologismo de salón y de la siempre socorrida nueva religión de la salud planetaria, que la civilización occidental se convierta, tan solo, en un recuerdo, incluso vago, de tiempos de gran esplendor.

Esos que dirigen, teóricamente, los destinos de Europa, con la tipeja rubia a la cabeza y la otra pijaprogre del pelo blanqueado, se han entregado a los brazos del siniestro globalismo que es quien, en realidad, mueve los hilos desde las sombras, convirtiéndolos en meros títeres que bailan al ritmo que les marcan.

Su plan perverso, salta a la vista, se trata de desmontar el concepto de Nación, haciéndole perder su identidad, para someternos a todos a sus caprichosos dictados, marcados por ese globalitarismo, responsable de la maldita “plandemia”, todo un experimento social que sirvió para inocular el miedo en las gentes, advirtiéndoles de que tal situación se puede repetir en cualquier momento a capricho de las mafias globalistas; al igual que lo fue de las subsiguientes “vacunas” que sirvieron para enriquecer muchos bolsillos; en la misma medida que lo es de fomentar la inmigración ilegal, con el fin de disponer de mano de obra barata con un escasísimo nivel formativo; de potenciar las políticas abortivas y de eliminación de los ancianos; de acabar con nuestra agricultura y nuestra ganadería, al igual que nuestra pesca; de someter a todos los ciudadanos a un pensamiento único, instalando el relativismo más perverso en todos los confines del continente.

Son los mismos que los que están creando esas jaulas de oro llamadas “ciudades de quince minutos” que no son otra cosa que el afán de confinarnos en guetos, dotados de comodidades, pero que para salir de ellos precisaremos de la correspondiente autorización del que ostenta el poder. Los mismos que, en breve, harán desaparecer el papel moneda, sustituyéndolo por tarjetas y otro tipo de mecanismos que les permitirán controlar no solo nuestros gastos, sino también en que empleamos nuestro dinero y muchos más proyectos que están en ciernes, tal es el caso de ese chip que nos quieren implantar, según ellos para hacernos la vida más cómoda, cuando, en realidad, es para ejercer un férreo control sobre nuestros movimientos, nuestras conversaciones e, incluso, sobre nuestra forma de pensar.

¿Realmente podemos esperar que toda esta gente levante un dedo por nosotros? De hecho, están satisfechos con las políticas del sátrapa traidor y toda su corte de indocumentados ya que obedecen, punto por punto, todos sus dictados y anhelan dar cumplimiento a todos los fines globalitarios para mayor gloria y honor de tipos como Soros y otros de su cuerda.

En consecuencia, arriemos las banderas azules comunitarias e icemos, con orgullo, la nuestra, roja y gualda, y defendamos con ardor a nuestra Patria que es nuestro deber y obligación como lo ha sido a lo largo de toda nuestra Historia.

Blog del autor: http://cnpjefb.blogspot.com/


31 respuestas a «Qué se puede esperar de Europa»

  1. Yo de Europa, espero poco. Me dirán lo que tengo que comer y beber, en que transporte viajar, lo que puedo o no meter en la maleta, si mi coche es ecoloquesea o no, que es mejor que si mi hija está embarazada aborte para salvar la humanidad, que es mejor que mi hijo practique el autoodio que el identitarismo social, que eso que hacen algunos pervertidos con los niños no es tan feo y hay que respetarlo, que las frutas y verduras regadas con aguas fecales en África son buenas pero que si mi perro se mea en un olivo hay que arrancarlo, que las vacas y ovejas contaminan y son mejores los grillos… Todo son reglamentos, normas, sugerencias, órdenes, y que si no las cumples te vas a enterar… Pero una defensa de valores, de Civilización (insisto: la única Civilización es la nuestra, la que viene de Grecia+Roma+Cristianismo, las demás son otras cosas pero no Civilización) a eso no se, dedica la, UE, más bien a lo contrario, a extender el buenísimo, el imbecilismo woke, dorado con buenas palabras y sutiles o no tan sutiles amenazas… Esa no es mi Europa. Y creo que cada vez, somos más los, españoles y europeos, que así pensamos. Que, Dios nos ayude…

  2. https://www.openeuropeuv.es/la-union-europea-y-sus-ampliaciones-desde-su-nacimiento-a-los-27-estados-actuales/

    La respuesta la tuvimos no hace muchos años. Fue el 1 de mayo del 2004 cuando la Unión Europea amplió sus fronteras por quinta vez: República Checa, Chipre, Estonia, Eslovaquia, Hungría, Letonía, Lituanía, Malta y Polonia. Esa ampliación a la que se negaba José María Aznar sin una negociación previa y a la que ZP se plegó a la primera de cambio.

    ¿Qué podemos esperar de Europa? Pues eso, nada bueno…

  3. La colonia anglo-sionista de Europa nos está arrollando a sucumbir con todo Occidente. «El poder va donde está el dinero. Y el dinero está cambiando de lugar. Ya hay países que son más dinámicos que EEUU y aspiran a su poder»

    Saludos cordiales

  4. La actual Unión Europea (UE) es poco más que un club cuya finalidad es organizar la libre circulación de mercancías y de servicios entre los paises miembros, sin que se tengan que pagar aranceles aduaneros. En todas las demás áreas que son las competencias de los verdaderos estados soberanos la UE no pinta nada; por ejemplo, la UE no tiene ni unas fuerzas armadas propias, ni una diplomacia exterior común, ni una política económica centralizada. Por otra parte en la Comisión Europea, que viene a ser como el «poder ejecutivo» de la UE, predominan los comisarios de ideología liberal-progresista y de ideología social-demócrata, partidarios del multiculturalismo, de la inmigración. del colectivo LGTB, etc.
    La mayoría de los paises que forman la UE ya están invadidos por millones de musulmanes (como se ha visto en las multitudinarias manifestaciones pro-palestinas realizadas en Paris, en Berlín y en otras ciudades europeas) y esa es la mayor amenaza que pende sobre el futuro de la Europa que fue la cuna de la Civilización Occidental. Los paises europeos son demasiado pequeños (incluso los más poblados como Alemania y Francia) para hacer frente a la amenaza que representa el islamismo porque tienen unos ejércitos poco numerosos y, sobre todo, porque tienen una tendencia hacia el pacifismo que les impide adoptar medidas enérgicas contra la invasión mahometana. La única solución a este problema consistiría en la creación de un verdadero estado soberano europeo (una República Federal Europea) que podría empezar con la unión de Alemania, Francia, Italia, España, Portugal, Bélgica y Holanda para después irse ampliando al resto de los paises que forman la UE. Esa República Federal Europa podría disponer de unas fuerzas armadas comparables, tanto en número de efectivos como en armamento, a las de Estados Unidos o a las de Rusia, pero no para ser un rival de esos dos paises sino para garantizar su propia defensa frente a la amenaza islámica.
    Por último, debería crearse un partido político de ámbito europeo a partir de la unión de los partidos patrióticos que existen en España, en Portugal, en Francia, en Alemania, etc., para que tuviera la mayoría en las instituciones de la República Federal Europea y pudiera gobernar en la nueva Europa.

    1. Pues estupendo, ya más o menos tenía una ligera idea de qué es lo que a Ud le gusta o gustaría que pasara.. pero he terminado de ratificarme en lo que pensaba.. o sea «civilización occidental».. y en ella mete ud !como no! a los yankis..(unos seres tan civilizados que acabaron con los indígenas y se apropiaron de su territorio), pues vale; ¿que no tiene un ejército la UE? Oiga, la OTAN, además de crear conflictos donde no los hay ¿que hace, que es y a que dedica el tiempo libre?.Pregunte a los serbios, se lo explicarán. .La invasión islámica… eso sí que es grave.. pues fíjese en España los tuvimos 800 años y aquí estamos.. no sé si hubiéramos podido decir lo mismo si esos 800 años hubieran estado los amigos de Ud, esos benéficos y demócratas sionistas que están tratando de apoderarse del poco territorio que todavía no les han robado a los palestinos.. y bueno, ya lo de la «federación de estados europeos» o eso que ud propone, es de matrícula de honor… sí, llévelo al WEF y presénteselo a su amigo Swatch.. Le darán una entradita para próximas reuniones.

      1. Lamento haberme equivocado al responderle y le ruego me excuse. Si estoy de acuerdo con vd. en que, al menos, los musulmanes nos dejaron un legado cultural patente en muchos aspectos, el arquitectónico, especialmente y, por descontado, que de haber sido ocupados por los yanquis no nos habrían dejado nada de nada ya que lo único que han hecho, a lo largo de la historia, al igual que los británicos es llevarse, nunca dejar.
        Hay quien se ríe de aquella frase del contubernio judeo-masónico, tal vez esos deberían releer con más atención la historia.

        1. A todos nos puede pasar. Tiene ud mucha tarea para comprobar todos los comentarios. El mio, como le indiqué no iba dirigido a Ud, con quien suelo estar muy de acuerdo, sino contra uno de los comentaristas, del que ya he leido varias opiniones y todas en la misma dirección. Suelo respetar a todo el mundo, pero me molestan increiblemente las opiniones que son, casi siempre, un calco lo de lo políticamente correcto.
          Saludos cordiales y le animo a seguir publicando artículos tan certeros.

    2. Lamentablemente, no estoy de acuerdo con Vd., solo nos faltaba crear la gran República federal europea con pérdida absoluta de las identidades nacionales y encima gobernados por los que gobiernan Europa. Le aseguro a Vd. que nosotros no pintaríamos nada.

      1. Jamás se me ocurriría meter a los yanquis en nada de esto. Mira usted, afortunadamente nos deshicimos, con mucho esfuerzo, del yugo musulmán y gracias a eso nos convertimos en la primera potencia del mundo. En cualquier caso, señora, si tanto aprecio les tiene lléveselos a su casa, en la mía no los quiero.
        Y, por cierto, no sea demagoga que aquí nadie ha hablado de palestina ni de los judíos que, por cierto, no gozan de mis simpatías.
        El problema es que gracias a gente como usted que mezcla todo, en una suerte de revolutum, con la pretensión de acercar el ascua a su sardina, la sociedad está confundida. Yo solo he hablado de Europa y no he tocado para nada ni la OTAN, ni los judíos, ni otra cosa, así que lo mejor es que relea el texto.

        1. No le contestaba a ud, sino a José Luis Fernández. Relea el texto.
          Y yo no quiero musulmanes aquí, pero cultura por cultura, 100 veces mejor la de los musulmanes hispanos ( ahí tenemos sus obras arquitectónicas) que la de los yankis o la de los sionistas.

          1. Eso de la «España musulmana» es un mito. Los musulmanes que vivían en el Califato de Córdoba (que llegó a ocupar más de la mitad de la Península Ibérica) no se sentían españoles sino que su identidad era islámica y que estaban integrados en la Umma, que es toda la comunidad islámica que hay en el mundo.

          2. Con respecto al «legado cultural» que dejaron los invasores sarracenos en España tengo que decir que ha sido un gravísimo error mantener en pie los edificios construidos por los musulmanes en nuestro territorio porque eso constituye un recuerdo humillante de la invasión que sufrimos durante 800 años y porque les sirve a los musulmanes como justificación para reivindicar la recuperación de Al Andalus (de hecho, los musulmanes que viven en Córdoba llevan tiempo reclamando su derecho a realizar las oraciones islámicas en la Mezquita-Catedral). Cuando los reyes cristianos recuperaron las tierras de la actual Andalucía deberían haber ordenado la destrucción de la Alhambra de Granada y de la mezquita de Córdoba, en cuyo solar debería haberse erigido una catedral cristiana.
            Yo me considero heredero del legado cultural que nos dejaron los romanos (que es una de las bases de la Civilización Occidental, junto con la filosofía griega y con el Cristianismo) y reniego del «jegado cultural» de los invasores sarracenos.

  5. España entró en la Unión Europea en el año 1986. Se vendió como la panacea de nuestros problemas económicos. Preguntemos a la ciudadanía, sobre todo a los que ya tenemos una edad, como viven ahora y como vivían en 1986. La Unión Europea es un buen negocio para las grandes empresas, para las multinacionales y un fracaso para el ciudadano medio. La clase media española tenía un nivel de vida muy superior en 1986 al de ahora en el 2023. Eso es la Unión Europea un negocio para las grandes multinacionales europeas. Solo tenemos que ir a cualquier supermercado y mirar los precios de los productos españoles en 1986 y en el 2023. La Unión Europea es un gran negocio para paises como Alemania y Francia. Para el resto una ruina, lenta e inexorable

    La Unión Europa es un fracaso como unidad geopolítica frente a otras potencias como Estados Unidos o China que aparte de gozar de una unidad económica en sus mercados no tienen los inconvenientes de no tener autonomía militar, social y política. Para cargarse la economía de una nación o de una alianza económica de naciones como es la Unión Europea lo mejor es generar una guerra en tu interior o en tus fronteras, de ahí la guerra de Ucrania.

  6. Lo mejor que podemos hacer con LA UNIÓN EUROPEA, es salirnos de ella, y cerrar nuestras fronteras a la inmigraci´`on masiva y desordenada, que supone una auténtica INVASIÓN Y OKUPACIÓN.
    Y, por supuesto, poner las competencias en materia de emigrantes en manos de la GUARDIA CIVIL, que lo haría bastante mejor que esos Guardias de Asalto llamados Policía Nacional.

    1. Lo siento pero no estoy de acuerdo. En primer lugar la Policía Nacional es heredera de la Guardia de Asalto, como la Guardia Civil lo es de la Guardia Nacional Republicana, incluso los dos lo son del Cuerpo de Seguridad, rama uniformada, de diciembre de 1936.
      Pese a todo he de decirle que mucha de esa leyenda negra que tiene el Cuerpo de Seguridad y Asalto, que es como se llamaba, se debe al desconocimiento de su historia ya que, no se si sabe, que este Cuerpo fue decisivo en la defensa de Oviedo, en que el Alzamiento triunfase en Valladolid o en Zaragoza, así que léase la historia antes de opinar.
      Le recuerdo que la organización de las Unidades de Asalto se debe a un gran militar que no tiene duda, Agustín Muñoz Grandes.

  7. Para salir de la unión europea, se necesita ganar la batalla mental en la ciudadanía, que reine el espíritu en la mente para poderlo reafirmar dentro del territorio, cerrando fronteras y expulsando los indeseables. Recuperar lo más importante, agricultura y ganadería, sin estómago lleno, no hay fuerzas para todo lo demás. Es imposible organizarse desde la estupidez humana que abunda en nuestro territorio que nos han colonizado, expropiado, habría que preguntarse a quién sirve el CNI, fuerzas armadas y demás fuerzas de seguridad. Liberarse de la partitocracia sería lo primero.

    Saludos cordiales

  8. La unión europea se pensó desde el anglosionismo, idea financiada por Rockefeller y cia. El anzuelo era un ventajoso mercado común y las perspectivas de paz duradera. La justificación aparente, era evitar los conflictos recurrentes en este convulso continente (habría que preguntarse quien y para qué tuvo parte fundamental en ello). La justificación real era tener a casi todas las naciones de ese importante ámbito en el mismo corral para, llegado el momento, hacerlas pasar a todas por el aro globalista, con todas las imposiciones supranacionales que estamos viendo (fundamentalmente en base al clima y a las pandemias/vacunas). No es casual el plan Kalergi ni lo del brexit. De otra forma, con estados independientes, hubiera sido muchísimo más complicado (por no decir imposible), imponer, uno por uno, la actual cesión de soberanía que permite tal deriva dictatorial/atea en la antigua Cristiandad. Hoy queda de manifiesto la estrategia.
    Tampoco es casual que todos los organismos supranacionales (UE incluido), tiren para el mismo lado; así como las mega empresas y la banca mundial.
    ¿Nosotros o el caos?. El caos, también son ellos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad