¿Qué tan sionista es la guerra contra Rusia?

Hace cinco años, escribí un artículo titulado  “Los judíos-sionistas de Estados Unidos están impulsando las guerras de Estados Unidos”.  Resultó ser el artículo más popular que jamás haya escrito y fui recompensado por ello al ser inmediatamente despedido por la llamada  revista American Conservative, donde había sido un colaborador regular y muy popular durante catorce años. Abrí el artículo con una breve descripción de un encuentro con un simpatizante a quien había conocido poco antes en una conferencia contra la guerra.

El anciano preguntó: “¿Por qué nadie nunca habla honestamente sobre el gorila de seiscientas libras en la habitación? Nadie ha mencionado a Israel en esta conferencia y todos sabemos que son los judíos-sionistas estadounidenses con todo su dinero y poder los que están apoyando cada guerra en el Medio Oriente por Netanyahu. ¿No deberíamos empezar a nombrarlos y no dejar que se salgan con la suya?

Philip Zelikow

En mi artículo nombré a muchos de los judíos-sionistas individuales y grupos judíos-sionistas que habían liderado la carga para invadir Iraq y también tratar con Irán en el camino. Usaron inteligencia falsa y mentiras absolutas para presentar su caso y nunca abordaron el tema central de cómo esos dos países realmente amenazaron a Estados Unidos o sus intereses vitales. Y cuando lograron comprometer a EE.UU. en el fiasco de Iraq, hasta donde puedo determinar, solo un judío honesto había participado en el proceso, Philip Zelikow, en un momento de franqueza, admitió que la Guerra de Iraq, en su opinión, se peleó por Israel.

Hubo un pacto considerable entre el gobierno israelí y los judíos-sionistas en el Pentágono, la Casa Blanca, el Consejo de Seguridad Nacional y el Departamento de Estado a raíz del 11 de septiembre. Bajo la presidencia de George W. Bush, el personal de la Embajada de Israel tenía acceso libre y exclusivo a la oficina del Vicesecretario de Defensa Paul Wolfowitz en el Pentágono, sin necesidad de registrarse ni respetar ninguna medida de seguridad.

Fue una poderosa indicación del estatus especial que disfrutaba Israel con los principales judíos-sionistas en la administración Bush. También debe recordarse que la Oficina de Planes Especiales de Doug Feith fue la fuente de la información falsa sobre armas de destrucción masiva utilizada por la Administración para justificar la invasión de Iraq, mientras que esa información también se canalizó directamente al vicepresidente Dick Cheney sin ninguna presentación a analistas posiblemente críticos por parte de su jefe de personal “Scooter” Libby. Wolfowitz, Feith y Libby eran, por supuesto, judíos-sionistas, al igual que muchos de sus empleados y la relación de Feith con Israel era tan estrecha que en realidad se asoció en un bufete de abogados que tenía una sucursal en Jerusalén. Feith también formó parte de la junta del Instituto Judío para Asuntos de Seguridad Nacional (JINSA), que se dedica a fomentar la relación entre EE. UU. e Israel.

Actualmente, los tres principales funcionarios del Departamento de Estado (Tony Blinken, Wendy Sherman y Victoria Nuland) son todos judíos sionistas. El jefe del Departamento de Seguridad Nacional, que está tras la pista de los disidentes “terroristas” domésticos, también es judío, al igual que el fiscal general y el jefe de gabinete del presidente.

Tony Blinken

Wendy Sherman

Victoria Nuland

Ellos y su jefe Joe Biden no parecen preocupados de que su cliente Ucrania no sea una democracia. El gobierno actual de la nación llegó al poder después del golpe de estado de 2014 diseñado por el Departamento de Estado del presidente Barack Obama a un costo estimado de $ 5 mil millones. El cambio de régimen llevado a cabo bajo Barack Obama fue impulsado por la rusófoba del Departamento de Estado, Victoria Nuland, con un poco de ayuda del globalista internacional George Soros. Destituyó al presidente elegido democráticamente, Viktor Yanukovych, quien, por desgracia para él, era amigo de Rusia.

Ihor Kolomoyskyi

Se dice que Ucrania es el país más pobre y más corrupto de Europa, según la saga de Hunter Biden. El actual presidente Volodymyr Zelensky, que es judío-sionista y afirma tener víctimas del holocausto en su árbol genealógico, es un excomediante que ganó las elecciones de 2019. Reemplazó a otro presidente judío, Petro Poroshenko, después de haber sido  fuertemente financiado y promovido por otro compañero judío-sionista y el oligarca más rico de Ucrania, Ihor Kolomoyskyi, quien también es ciudadano israelí y ahora vive en Israel.

Todo suena como deja vu de nuevo, particularmente porque muchos de los perpetradores todavía están por aquí, como Nuland, preparando la bomba para ir a la guerra una vez más sin ninguna razón. Y a ellos se unen periodistas como Bret Stephens en el New York Times, Wolf Blitzer y Jake Tapper en CNN, y también Max Boot en el Washington Post, todos los cuales son judíos-sionistas y se puede contar con ellos para escribir artículos regulares que condenan y demonizan a Rusia y a su jefe de estado, Vladimir Putin, lo que significa que ya no se trata solo de Medio Oriente. También se trata de debilitar e incluso provocar un cambio de régimen en la Rusia armada nuclearmente, al mismo tiempo que traza algunas líneas en la arena para China también armada nuclearmente. Y podría agregar que jugar juegos de poder con Rusia es muchísimo más peligroso que patear a Iraq.

Para decirlo sin rodeos, muchos judíos-sionistas del gobierno y de los medios estadounidenses odian a Rusia y, aunque se beneficiaron sustancialmente como grupo en virtud de su papel preeminente en el saqueo de la antigua Unión Soviética bajo Boris Yeltsin, continúan estando entre los oligarcas rusos más destacados. Muchos de los multimillonarios oligarcas, como Boris Berezovsky, se autoexiliaron cuando Vladimir Putin llegó al poder y comenzaron a tomar medidas enérgicas contra su evasión de impuestos y otras actividades ilegales.

Muchos se mudaron a Europa Occidental donde algunos compraron equipos de fútbol mientras que otros se fueron al sur y obtuvieron la ciudadanía israelí. Sus agravios actuales reflejan de alguna manera la exigencia de su tribu de victimismo perpetuo y la deferencia más el perdón de todos los pecados que conlleva, con los cuentos de persecución autopromocionados que se remontan a los días de los zares, llenos de alegatos sobre pogromos y cosacos que llegan por la noche, historias que rivalizan con muchas de las creaciones del holocausto en términos de su falta de credibilidad.

A muchos judíos-sionistas, en particular a los judíos-sionistas más jóvenes, les resulta difícil apoyar el apartheid de Israel y las constantes guerras que se inician y libran sin motivo particularmente creíble por parte de los partidos demócrata y republicano cuando están en el poder, lo cual es algo bueno. Pero el poder judío en Washington y en todo EE. UU. es difícil de ignorar y son precisamente esos grupos e individuos judíos-sionistas que han sido encumbrados a través de su riqueza y conexiones quienes han sido los líderes más belicistas cuando se trata de Oriente Medio y Rusia.

Curiosamente, sin embargo, se está desarrollando cierto retroceso. El grupo pacifista judío Tikkun  ha publicado recientemente un devastador artículo de Jeffrey Sachs sobre los judíos-sionistas que han estado agitando a favor de la guerra. Se titula “Ucrania es el último desastre neoconservador” (AQUÍ), y describe cómo “La guerra en Ucrania es la culminación de un proyecto de 30 años del movimiento neoconservador estadounidense. La Administración Biden está repleta de los mismos neoconservadores que defendieron las guerras de elección de EE. UU. en Serbia (1999), Afganistán (2001), Irak (2003), Siria (2011), Libia (2011) y que hicieron tanto para provocar a Rusia  en la invasión de Ucrania. El historial de los neoconservadores es de desastre absoluto, pero Biden ha dotado a su equipo de neoconservadores. Como resultado, Biden está conduciendo a Ucrania, EE. UU. y la Unión Europea hacia otra debacle geopolítica…”.

Tikkun explica cómo “El movimiento neoconservador surgió en la década de 1970 en torno a un grupo de intelectuales públicos, varios de los cuales fueron influenciados por el politólogo Leo Strauss de la Universidad de Chicago y el clasicista de la Universidad de Yale Donald Kagan. Los líderes neoconservadores incluyeron a Norman Podhoretz, Irving Kristol, Paul Wolfowitz, Robert Kagan (hijo de Donald), Frederick Kagan (hijo de Donald), Victoria Nuland (esposa de Robert), Elliott Abrams y Kimberley Allen Kagan (esposa de Frederick)”. Podría agregarse que Kimberley Kagan dirige el  Instituto para el Estudio de la Guerra , que a menudo se cita en la cobertura de los medios e incluso en el Congreso para explicar por qué debemos luchar contra Rusia.

Muchos han reconocido durante mucho tiempo que una antipatía particular dirigida contra Rusia impregna la llamada visión del mundo neoconservadora. Los neoconservadores están enormemente sobrerrepresentados en los niveles más altos del gobierno y, como se señaló anteriormente, varios de ellos dirigen el Departamento de Estado y también ocupan puestos de alto nivel en otras partes de la Administración Biden, así como en los grupos de expertos en política exterior, incluido Richard Haass, en el influyente Consejo de Relaciones Exteriores. Del mismo modo, los medios de comunicación, las fundaciones y los sitios de redes sociales estadounidenses y occidentales intensamente rusofóbicos son desproporcionadamente judíos-sionistas en su propiedad y personal.

Y más allá de eso, Ucrania es, hasta cierto punto, un lugar muy identificado con los judíos-sionistas. Los medios judíos-sionistas en los EE. UU. y en otros lugares han colmado de elogios a Zelensky, refiriéndose a él  como un genuino «héroe judío», un macabeo moderno que resiste la opresión, un  David contra Goliat . Se venden camisetas con su imagen que dicen «Resistiendo a los tiranos desde el faraón», mientras que la comunidad judía ortodoxa en la ciudad de Nueva York ya ha estado  recaudando millones de dólares  para la ayuda ucraniana.

La  Agencia Telegráfica Judía  informa que una “encuesta demográfica de 2020 estimó que además de una población ‘núcleo’ de 43.000 judíos-sionistas, alrededor de 200.000 ucranianos son técnicamente elegibles para la ciudadanía israelí, lo que significa que tienen ascendencia judía identificable. El Congreso Judío Europeo dice que ese número podría llegar a 400.000”. Si eso es cierto, es una de las comunidades judías más grandes del mundo e incluye al menos  8.000 israelíes , muchos de los cuales han regresado a Israel.

Dado que las negociaciones entre Estados Unidos y Rusia que condujeron a la lucha actual fueron claramente diseñadas para fracasar por parte de la Administración Biden, uno debe preguntarse si esta guerra contra Rusia es en gran parte producto de un odio étnico-religioso de larga duración junto con una creencia en la necesidad de un fuerte ejército estadounidense aplicado según sea necesario para dominar el mundo y, por lo tanto, proteger a Israel.

Los neoconservadores son los más visibles, pero igualmente tóxicos son los judíos-sionistas que preferirían describirse a sí mismos como neoliberales o intervencionistas liberales, es decir, liberales que promueven un papel de liderazgo estadounidense fuerte y asertivo para apoyar los lemas básicamente falsos «democracia» y «libertad».

Tanto los neoconservadores como los neoliberales inevitablemente apoyan las mismas políticas, por lo que tienen cubiertos ambos extremos del espectro político, particularmente en relación con Oriente Medio y contra Rusia. Actualmente dominan el pensamiento de política exterior de los dos principales partidos políticos y ejercen control sobre la cobertura de los medios y la industria del entretenimiento de los temas que les conciernen, dejando en gran medida al público estadounidense solo con su punto de vista para considerar.

Hay muchas otras pruebas de que los judíos-sionistas prominentes, tanto dentro como fuera de la Administración, han estado agitando las cosas contra Rusia con un éxito considerable, ya que el presidente Biden ha declarado ahora con locura que su Administración está comprometida en “una gran batalla por la libertad”. Una batalla entre la democracia y la autocracia. Entre la libertad y la represión.” Ha confirmado que Estados Unidos está en la guerra de Ucrania contra Rusia hasta que «ganemos». ¿De qué otra manera se explica el ridículo viaje del fiscal general Merrick Garland a Kiev a fines de junio para ayudar a establecer una investigación de crímenes de guerra dirigida contra Rusia?

Como se supone que Garland es el Fiscal General de los Estados Unidos, podría ser útil primero para investigar delitos relacionados con los Estados Unidos. Podría comenzar con los crímenes de guerra estadounidenses en Iraq y Afganistán o los crímenes de guerra israelíes usando armas provistas por Washington en el Líbano y Siria, sin mencionar las violaciones de derechos humanos usando esas mismas armas que ocurren a diario contra los palestinos. Algunos conservadores también se preguntan por qué el Fiscal General dedica su tiempo a perseguir a los “supremacistas blancos” y no ha investigado los disturbios, los saqueos y los asesinatos que sacudieron a la nación en el verano de BLM de 2020.

Eli Rosenbaum

Sin embargo, un intrépido e intrépido Garland anunció mientras estaba en Kiev que Eli Rosenbaum, judío-sionista por supuesto, y un veterano de 36 años del Departamento de Justicia que anteriormente se desempeñó como director de la Oficina de Investigaciones Especiales, que era el principal responsable de identificar, desnaturalizar y la deportación de criminales de guerra nazis, encabezará un equipo de Responsabilidad de Crímenes de Guerra compuesto por expertos del DOJ en la investigación de abusos de los derechos humanos por parte de Rusia.

Zelensky con Ben Stiller

Después de la sesión fotográfica obligatoria haciéndole la pelota a Zelensky, el diminuto pero de ojos acerados Fiscal General declaró que “No hay escondite para los criminales de guerra. El Departamento de Justicia de EE. UU. buscará todas las vías de rendición de cuentas para aquellos que cometen crímenes de guerra y otras atrocidades en Ucrania. Trabajando junto con nuestros socios nacionales e internacionales, el Departamento de Justicia será incansable en nuestros esfuerzos para responsabilizar a todas las personas cómplices en la comisión de crímenes de guerra, tortura y otras violaciones graves durante el conflicto no provocado en Ucrania”. Y si se requería alguna evidencia más para demostrar el judaísmo de esa semana en Kiev, el actor Ben Stiller, también judíos-sionistas, visitó a Zelensky y le dio un fuerte abrazo.

Si Eli Rosenbaum todavía está seriamente interesado en encontrar nazis, encontrará muchos más en Ucrania que dentro del ejército ruso. Entonces, uno tiene que preguntarse «¿De quién es la guerra y quién está haciendo que suceda?» ¿Puedes explicar a Joe Biden? O, dada su perpetua mirada en blanco, ¿debería preguntarle a Merrick Garland o Tony Blinken o tal vez incluso a Victoria Nuland?

Para Council for the National Interest


19 respuestas a «¿Qué tan sionista es la guerra contra Rusia?»

  1. ¡Menos mal que los «Protocolos» solo son invenciones…!

    Y, como no podía ser de otra manera, me viene a la memoria la payasada de Vox en homenaje a Zelenski y «su lucha» contra Rusia… En España, ya padecemos un exceso de «tontos» patriotas y de patriotas tontos, no necesitamos más. Entonces, ¿para quién trabaja ese partido?

  2. Jesus: VOX es pqrte del NOM y trabaja solo para él: Zelensky, Vacunas, aceptacion de los resultados de las «urnas», falsos patriotas.
    Solo unos pocos de sus diputados se salvan… o no…
    I. Caballero
    Donostiarra y carlista

    1. Seguramente, Íñigo.
      Ahora sí que todo parece estar «atado y bien atado». Ya solo nos queda una esperanza (Lucas, 18 : 27)…, que únicamente puede venir del Cielo.

          1. Conforme, pero siempre hay un punto de no retorno. Una vez alcanzado, si hay solución y llega, suele hacerlo por el camino del sufrimiento. Lo comenzado el 18 de Julio de 1936, es un buen ejemplo.

  3. No soy muy partidario de publicar artículos como este porque por un lado el poder omnímodo de toda esta gente es enorme, y por otro se suma a que tienen a todo el mundo, incluidos a la mayoría de los que militan en la llamada «España Nacional» (como se evidencia en muchos de los comentarios que se hacen en esta página en otros artículos) con el cerebro lavado a su favor.
    Publicar artículos de esta naturaleza es jugar a la ruleta rusa de que puedan cerrar la página porque el lavado de cerebro de la gente, hasta la más allegada es norme, para qué hablar de los jueces, fiscales etc. etc. totalmente entregados a la causa sionista, que oyen la palabra «judío», y es como un resorte para ellos, reaccionan como autómatas, y como está prohibido por ley defender la verdad en lo que respecta a esta gente, está impedida que no pueda haber una corriente cultural de contrario.

    La guerra de Ucrania no es en realidad la guerra «de Ucrania» sino la guerra de los judíos sionistas (Zelensky es judio, Boris Johnson es judío, los EEUU son judíos incluido Donald Trump), y responde al mismo patrón de todas las guerras judío-sionistas, desde la Guerra hispano-norteamericana de 1898 (Cuba y Filipinas) a la guerra de Iraq, y Siria, pasando por todas las demás:
    – un control a nivel global de los medios de comunicación y las agencia de información para imponer a la opinión pública la imagen que a ellos les interesa de sus enemigos,
    – una manipulación total de la información para manipular y arrastrar a la opinión pública a lo que ellos quieren perpetrar,
    – por lo general además acusando a sus enemigos de las malas intenciones que en realidad son las de ellos, como «dominar el mundo», que son ellos no solo los que lo dominan sino los que lo sojuzgan como es el caso del tercer mundo o de Suramérica a la que esquilman, de buscar guerras, cuando son ellos los que promueven las guerras que llevan las desgracias a las naciones con millones de familias destrozadas, hogares devastados, ciudades arrasadas, como ha pasado en Siria, en Iraq, en Europa durante la 1ª y la 2ª guerra mundial, de crueldad y son ellos los más crueles, como muy bien y pronto aprendieron los filipinos.
    La guerra es un negocio donde ellos ganan cantidades ingentes de dinero a costa del horror de la guerra y el sufrimiento y las desgracias para naciones enteras. Ahora le ha tocado a a Ucrania, toda la población arrastrada a la guerra sin pensar por el clima que genera un control a nivel global de los medios de comunicación, y ellos como tontos se han dejado arrastrar por un falso patriotismo que no es tal, porque el verdadero patriotismo no es dejarse engañar y manipular por intereses extranjeros y poner ellos la carne de cañón con el resultado de cientos de miles de familias y hogares deshechos, ciudades enteras devastadas, viudas y huérfanos a miles o cientos de miles, generar una guerra que si por Zelensky y sus socios angloamericanos fuera sería ya la 3ª guerra mundial, como las dos anteriores que también organizaron y desencadenaron, con sus constantes llamamientos a la guerra total en Europa.
    Qué poco ha aprendido la población Europea de cómo se desencadenaron las 1ª y la 2ª guerra mundial. Qué podo hemos aprendido.
    La nación ucraniana está pagando muy caro, -al precio de la sangre y la vida de maridos, padres y hermanos-, el haberse dejado engañar por unos gobernantes extranjeros, -porque los sionistas no tienen más patria que el dinero, Satanás y sus propios intereses, valga la triple redundancia-, que los han utilizado para sus planes de destrucción de Rusia que no se somete a sus dictados, Actúan en impunidad porque han conseguido a nivel mundial (con escasísimas excepciones) que todos los gobiernos del mundo estén a su servicio, como es el caso de España, donde han legislado a favor de los judíos sionistas (con el pretexto de defender a los judíos), con actos de vasallaje y pleitesía como el que ocurre todos los años en el mes de enero en el Senado, (donde todos los grupos políticos se entregan, sin excepción), y ahora tenemos que ellos tienen en España más derechos que los propios españoles, porque los delitos que les afectan no prescriben nunca y sin embargo los delitos de terrorismo sufridos por los españoles, como se ha puesto de manifiesto en estos días con el asesinato de ETA de Miguel Ángel Blanco, sí prescriben. Lo cual da idea a qué intereses obedecen los Diputados «españoles» que redactan las leyes. Que no es solo las leyes, son también instituciones para defender el sionismo, como la Fiscalía del odio, o los medios de comunicación que mantienen a la opinión pública convenientemente engañada, intoxicada y manipulada.

    De los dirigentes judeo-sionistas y sus gobiernos vasallos como es el caso de España, líbranos Señor, Ucrania y la devastación de Siria y ahora de Ucrania es ejemplo permanente del poder maligno de toda esta gente sin escrúpulos. Dios se apiade de todas las víctimas que esta guerra está generando para que unos pocos satisfagan su crueldad y su odio y se embolsen todavía más dinero y poder del que ya tienen.

    1. Muy buen comentario, don Kevlar, exceptuando el temeroso (aunque sensato y prudente) primer párrafo del mismo. Porque, si andamos racionando la verdad, acabaremos contando las mentiras que ellos quieran.
      Un saludo.

      1. A la Ley de Desmemoria Antidemocratica hemos llegado, y con ella a que hablar de Franco sea delito, porque cuando se promulgaron las leyes sionistas de tipificar como delito de odio cuestionar con datos la Religión oficial y el dogma del holocausto, y cualquier crítica a los sionistas, sea delito en España, todos callaron y a todos, en el lavado de cerebro, les pareció bien. Pero «ellos», (los enemigos de la Religión y de la Patria), no se iban a detener ahí, como no se detuvieron en el cambio de calles o en la Ley de Desmemoria, Falsificación y Manipulación Históricas, ni se van a detener tampoco en esta Ley de Desmemoria Antidemocratica, el final es la prohibición del culto Católico, el cambio de uso para las iglesias, y los asesinatos en masa como los de Parcuellos. Sólo los ingenuos piensan que la Transición se hizo para traer la Libertad y la Democracia, sino para someter a España al NOM y para acabar la «faena» de genocidio Cristiano que Franco impidió culminar
        España ya con aquellas primeras leyes sio istas se cargó la Democracia, porque lmpidió la libertad de cátedra, la libertas ideológica, la libertad de pensamiento, la libertad de expresión y a difundir ideas y pensamientos, la libertad de creación artística y literaria.

        En este contexto de dictadura sionusta:/Marxists hay que optar o por inmomarae anónima ente o por someterse a la ley. El fanatismo pro sionista que se ha inculcado en todos los estamentos de la sociedad es tan grande que el Fiscal del odio de Jerez de la Frontera llegó a imputar delito de odio al Brigada de la Gc acusado de franquista por el Diputado de Podemos y porta Oz de la AUGC, y a pedir más pena que la propia acusación particular de Podemos, no por negar el holocausto sino por decir que en España pobre del que se atreviera a negarlo pirque era delito
        Hasta ese extremo de celo y de odio llega la Fiscalia creada específicamente para que el sionismo y el bolchwvismo puedan operar en impunidad total.
        Cuando la desproporción de fuerzas es tan grande, y cuando instituciones al completo como la Justicia, el Ejército y la Policía, han despertado en masa y tra ajan para el enemigo, la lucha por la Verdad y la Justicia debe hacerse por medios legales, ponerse delante del AVE cuando va a 200 km. /h. no para al tren, solo sirve para que este te pase por encima.

          1. No, muy al contrario: precisamente porque el sistema legal es corrupto, y porque el sistema judicial está ideologizado al servicio del judaismo/sionismo sin ninguna garantía de legalidad y Justicia, es por lo que hay que procurar no situarse al margen de la ley para no darles ocasión a que cometan toda clase de atropellos. En un país como España donde no hay Justicia ni legalidad verdadera, y donde los medios de comunicación todo lo tapan.

  4. En el comentario anterior, al final del primer párrafo , donde digo:
    «(…) está impedida que no pueda haber una corriente cultural de contrario.»

    en realidad he querido decir:
    está impedida que pueda haber una corriente cultural de contrario.

    Por otra parte, se me ha olvidado comentar que actores como el que se señala en el artículo, Ben Stiller, representan el cine degenerado, con películas como «Los padres de ella» (compartiendo papel con Robert De Niro, Bárbara Streisand y Duftin Hoffman), a través del cual se imponen a la ingenua y distraída población europea y americana los valores del sionismo y el materialismo anticristiano. El cine americano en realidad no es americano es cine judeo-sionista, y a semejanza de él también el cine español. Cada vez que una familia enciende la televisión o va al cine en realidad se somete a un proceso de adoctrinamiento en le sionismo. El resultado lo podemos ver en las sociedades occidentales actuales, está todo podrido.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad