«Queda inaugurado este hospital. Sanidad y prestaciones sociales en la España de Franco», Javier Arcas González

Javier Arcas

De nuevo un muy oportuno acierto de SND Editores. Cuando se pretende por todos, ojo, tanto PSOE, cómo no, pero también por el PP, que España, y todo lo bueno de ella, nació y se creó en 1978, nada mejor que poner ante tanto blasfemo histórico la verdad. Se trata de «Queda inaugurado este hospital. Sanidad y prestaciones sociales en la España de Franco», cuyo autor es Javier Arcas González.

En el caso de la sanidad es casi más importante, porque los españoles de hoy o han olvidado, los mayores, o ignoran, los más jóvenes y no tan jóvenes ya, que en realidad, todo lo disponemos en el aspecto sanitario procede de la etapa de gobierno del Generalísimo; todo, sin excepciones. Bueno, hay algunas, y en concreto una fundamental, el deterioro que hoy observamos en sus edificios y en su personal, resultado de estos cuarenta últimos años, donde la decadencia humana y material de España muerde con especial saña a nuestro sistema sanitario, aquel que fue modelo y envidia del resto de países europeos y de otros muchos más lejanos.

Fue el Caudillo quien ya durante la guerra tuvo especial preocupación por erradicar enfermedades decimonónicas que arrojaban una mortandad inasumible, y fue también él quien acabada la contienda redobló su obsesión por mejorar la salud, en todos los órdenes, de los españoles. Entre sus mejores aportaciones estuvo la red de asistencia sanitaria desde las simples Casas de Socorro, hasta los macro-hospitales, verdaderas joyas de aquella etapa de eficaz y fructífero gobierno, todos los cuales siguen hoy en funcionamiento, bien que, como se ha dicho, decaídos por la falta de mantenimiento y actualización, así como por estar regentados por un personal administrativo y médico cada vez menos profesional por falta de vocación verdadera, así como por estar afectado de la mediocridad que en todos los órdenes nos correo; centros hospitalarios y clínicas, eso sí, a los cuales se ha cambiado el nombre por esa repugnante obsesión por la desmemoria anti-hístorica, tan injusta como zafia, de parte de todos, sociatas y peperos.

Como pequeña muestra, transcribimos el artículo que nuestro querido y admirado colaboroadr, Toribo, dedicó al tema en Marzo de 2020, bien que mucho más es lo que nos ofrece Javier Arcas en su excelente trabajo, «Queda inaugurado este hospital. Sanidad y prestaciones sociales en la España de Franco» publicado por de SND Editores.

Franco visitando a tuberculosos

«Una red de hospitales y centros asistenciales emblemáticos aún no superada; la mayoría de su normativa legislativa sanitaria en vigor –o, al menos, su esencia y espíritu–; así como la fructífera e ingente labor bajo su gobierno de muchos de los españoles de aquel tiempo, siguen vigentes. La mayoría de los grandes hospitales públicos que aún ostentan los máximos niveles de atención y eficacia fueron construidos durante la etapa de gobierno del Generalísimo; los ilustres médicos de entonces son todavía referente en las universidades de medicina; hasta el MIR fue ideado y puesto en marcha durante su mandato.

Ya en 1939, consecuencia del Fuero del Trabajo de 1938, en plena guerra, Franco aprobó la creación del Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez, el de Silicósis y el Reglamento de Seguridad e Higiene en el Trabajo, primeras y tempranas piedras –seguidas de inmediato por la creación del Seguro Obligatorio de Enfermedad (SOE)– del impulso del sistema sanitario universal y gratuito español que en tan sólo una década sería modelo en una Europa aún arrasada por las consecuencias de la II Guerra Mundial.

Entre otras novedades de tal norma, que bebía, superándola, de otra de 1900 –Franco jamás fue sectario, por lo que nunca tuvo inconveniente en recoger lo bueno de sus antecesores, incluso los de la II República–, contemplaba ya la asistencia sanitaria de los trabajadores, incluido todo lo concerniente a la maternidad de sus esposas; fue siempre obsesión del Caudillo terminar con la espantosa mortalidad infantil endémica en España.

Girón de Velasco

La ingente labor social de Girón de Velasco, ministro de Trabajo de 1941 a 1957 con Franco como presidente del Gobierno, dio como fruto numerosas disposiciones referentes a la mejora de la seguridad social y laboral, así como sanitarias, las cuales, refundidas en 1963, dieron lugar a la Ley de Bases de la Seguridad Social y, al poco, al Instituto Nacional de la Salud (Insalud); desde 1978 Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa).

En 1944 se creó la Comisión de Enlace encargada de elaborar el Plan de Instalaciones del Seguro que iba a dar lugar a la extensa y ejemplar red de hospitales, a los cuales acuden hoy los afectados por el coronavirus. Dicho plan contempló en sus inicios la construcción de 148 hospitales quirúrgicos, 3 de ellos de 1.000 camas, 45 de 300 camas y 100 hospitales de 50 camas. Además, se preveía la construcción de 3 hospitales psiquiátricos de 750 camas y 10 de 250 camas, un número indeterminado de casas de convalecientes para instalar en ellas 3.600 camas y 4.150 camas en hospitales de enfermedades infecciosas; la mayoría de estas últimas para combatir la endémica pandemia de la tuberculosis, combate iniciado ya durante la guerra por expreso deseo de Franco creando durante ella el Patronato Nacional de Lucha contra la Tuberculosis.

Hospital en Río Muni
Hospital en Guinea

El resultado de aquella primera fase, así como de las que le siguieron, fue espectacular, superando todas las expectativas. Para 1963 el Caudillo y su generación habían logrado construir y poner en funcionamiento 606 hospitales públicos: 173 eran municipales, 56 del Instituto Nacional de Previsión, 45 de la Secretaría General del Movimiento, 102 de las Diputaciones, 49 del Patronato Nacional Antituberculoso y de las Enfermedades del Tórax, 83 de la Dirección General de Sanidad, 4 en Fernando Poo, 11 en Río Muni y 5 en el Sáhara Español todos ellos de Presidencia del Gobierno, 48 militares y 30 de otros organismos. Todo un record, máxime si tenemos en cuenta que tal proeza se había realizado en sólo 25 años de los cuales la primera década y media estuvo presidida por la II Guerra Mundial, el aislamiento impuesto por la ONU y la exclusión de España del Plan Marshal. Entre los más importantes de aquellos hospitales estaban, y siguen estando, el de Cruces de Bilbao (hoy Residencia Sanitaria Enrique Sotomayor) y el Valle de Hebrón de Barcelona, ambos inaugurados en fecha tan temprana como 1955.

Además, hay también que reseñar que el buen gobierno del Caudillo propició las condiciones económicas necesarias para que en ese mismo año de 1963 la red de hospitales privados alcanzara la cifra de 1.040, de los cuales netamente privados eran 799, de la Iglesia 93, de la Cruz Roja, 38 de beneficiencia, particulares 105, más otros 5 varios.

La Paz en construcción

Había, con todo, una diferencia esencial que conviene aclarar, entre lo público (606 instalaciones) y lo privado (1.040 instalaciones): aquéllas instalaciones tenían capacidad para 47.548 camas, éstas, siendo casi el doble, para 52.063.

La ampliación de lo hecho hasta 1963 no se interrumpió, sino que siguió hasta el fallecimiento del Caudillo, debiendo destacar la realización de las grandes joyas de su eficacísima etapa de Gobierno en el aspecto sanitario que fueron las denominadas “ciudades sanitarias”: La Paz (inaugurada en 1964), el Francisco Franco, –hoy Gregorio Marañón–, inaugurada en 1968, el 1º de Octubre –hoy 12 de Octubre– inaugurado en 1972 y el Ramón y Cajal “Piramidón” , inaugurado en 1977, de todos los cuales se podrían llenar páginas alabando sus excelencias, modelo y envidia de la sanidad europea y aún hoy de la propia. Lo del cambio de nombres, aquí como en casi todo sólo demuestra la impotencia de los que así proceden, porque la obra sigue vigente.

El Francisco Franco

Dicha red asistencial, en la que no hemos incluido los incontable ambulatorios y Casas de Socorro, de nada hubiera servido si no hubiera incluido una altísima profesionalidad de parte de los médicos y sanitarios que servían en ellos. Fue desde el primer instante obsesión del Caudillo y de sus diversas autoridades lograr una completa y eficacísima formación de aquéllos, proceso que contó en sus comienzos con unas facultades de medicina en las que impartían docencia los mejores especialistas del momento, reputados internacionalmente, apoyados en un estricto y exigente plan de estudios.

Culmen de lo anterior fue la creación en la década de los años 60 de la nueva joya de la sanidad española que aún hoy pervive: el Médico Interno Residente (MIR), idea importada de Estados Unidos por varios doctores españoles en 1963 a su regreso tras asistir a varios cursos de formación, los cuales crearon en el Hospital General de Asturias una Comisión de Residentes y Enseñanza, experiencia asumida con gran decisión en 1964 por el doctor José Mª Segovia de Arana, que la implantó en el hospital Puerta de Hierro de Madrid. Iniciativa que se generalizó en 1967; la orden oficial de creación es de Diciembre de 1977.

n último apunte: el primer Reglamento de Policía Sanitaria Mortuoria data de 1974, o sea, también de la etapa de gobierno del Generalísimo.

Toda esta ingente labor por mejorar la sanidad de los españoles trajo consigo ese espectacular crecimiento de nuestra población, la disminución de los fallecimientos y el logro de una salud muy superior a la de cualquier otro periodo de nuestra historia. Toda esa inmensa labor sigue hoy vigente y dando sus frutos, aunque no se quiera reconocer, cuando los españoles afectados por la pandemia del coronavirus acuden en masa a los centros hospitalarios creados por Franco y su generación que siguen funcionando a pleno rendimiento. Y es que, aunque no se quiera reconocer ni agradecer, la obra queda.»

SND Editores, aplica a todos los que nos visitan una oferta especial al comprar sus libros: «un descuento del 5 por ciento y los gastos de envío gratis». Para ello, sólo tienen que ir a su web AQUÍ, seleccionar el libro que desean comprar, iniciar el proceso de compra, ir a la pestaña APLICAR CUPÓN DE DESCUENTO, entrar en ella y teclear El Español Digital y automáticamente el descuento citado se les aplicará cuando terminen de formalizar la compra del libro.

Y un descuento especial del 5% por Navidad aplicabel sólo hasta el 7 de Enero de 2024.


3 respuestas a ««Queda inaugurado este hospital. Sanidad y prestaciones sociales en la España de Franco», Javier Arcas González»

  1. La Sanidad pública española es cosa de Franco, empeño particular suyo y deseo de los «azules», ni de los del traje milrayas y siete consejos de administración ni los de tres misas diarias y p… en el chalet.

  2. Es chocante como los oligarcas, la Casa Real, los gobernantes y políticos de la casta, la gente del espectáculo… acudía, y sigue acudiendo, a las clínicas privadas ¿Verdad Juan Carlos?, ¿verdad Carmen Calvo? y Franco acude a la Seguridad Social.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad