¿Quién destruyó Irún?

La guerra en Vascongadas fue, sin duda, dura. Hubo localidades que sufrieron con especial furor las destrucciones inherentes a los combates, pero también las provocadas por la ira y frustración de sus propios habitantes. Durango, convertida por los frentepopulistas en «tierra quemada» fue una de ellas. Guernica, bombardeada por la Legión Cóndor sin conocimiento, ni por ello autorización, del Generalísimo, ni de Mola, otra; mucho menos lo que incluso a día de hoy sigue proclamando la propaganda frentepopulista que no cesa. Pero nadie, o muy pocos, hablan de Irún que fue, sin duda, como vamos a ver, la que peor parte llevó de todas las Vascongadas.

El 18 de Julio de 1936 las fuerzas del Frente Popular controlaron inmediatamente Irún. En la madrugada del 20 salió ya de ella una pequeña columna de milicianos al mando del Teniente de Carabineros Antonio Ortega teniendo como objetivo hacerse con el control de Lesaca (Navarra), pero al tener noticia al llegar a Vera de Bidaosa de que Lesaca estaba en manos de los requetés, los frentepopulistas decidieron darse la vuelta, no sin volar, a su paso, el puente de Endarlatza, quedando en sus inmediaciones algunos milicianos impidiendo así el paso hacia Irún de la primera columna de requetés que ya marchaba sobre ella; lógicamente la toma de Irún constituía objetivo capital en los planes del Mola, pues con su control se cerraría la frontera francesa con todo lo que ello suponía en tantos aspectos.

Cerrado el avance a lo largo del Bidasoa por la voladura del puente de Endarlatza, la progresión de las fuerzas nacionales hacia Irún tuvo que hacerse por un terreno difícil que a los obstáculos orográficos unía los varios fuertes existentes concebidos en su día como núcleos defensivos contra ataques procedente del otro lado de la frontera. Por todo ello, el avance de los nacionales, que ya para fines de Julio habían establecido una posición avanzada en Oyarzun, fue especialmente trabajoso; también porque la resistencia frentepopulista, gracias sobre todo a contar a su favor con tal clase de terreno, fue muy dura.

Sin embargo, la tenacidad de los nacionales, unida a la gran habilidad de sus mandos, hizo que ya para el 26 de Agosto se pudiera iniciar el ataque a la posición de San Marcial, último y más importante baluarte de Irún; ante la proximidad del peligro, el 31 de ese mes los dirigentes frentepopulistas dispusieron la evacuación a Francia de unas 3.000 personas no aptas para el combate.

El 3 de Septiembre caía San Marcial y quedaba sentenciada la suerte de Irún. Al día siguiente se tomaba Behobia cerrándose su puente internacional. La madrugada del 5 de Septiembre entraban en Irún las fuerzas nacionales, obligando a las milicias a retirarse hacia la frontera.

Pero la liberación de la localidad quedó ensombrecida porque los nacionales quedaron perplejos cuando de repente apareció ante ellos un espectáculo impresionante por dantesco: Irún ardía, inexplicablemente, por los cuatro costados. ¿Motivo? Los frentepopulistas habían decretado «tierra quemada» y en los últimos instantes sus milicianos se habían dedicado a prender fuego a la localidad. No fueron tantos, como se pretende aún hoy, los daños por los combates; ni hablar. La ciudad quedó arrasada por la sevicia frentepopulista.

Manuel Chiapuso

PD.- Sobre el caso un interesante apunte del gran Vicente Talón:

«Con motivo del 50º aniversario del estallido de la Guerra Civil publiqué una larga serie de artículos, en su mayoría con material inédito, en mi periódico de Bilbao así como, con Plaza&Janés, tres tomos titulados: «Memoria de la Guerra de Euzkadi de 1936″. Resultado de esos trabajos fue la constatación de que la ciudad vasca que sufrió mayores destrozos no fue Durango ni Guernica sino, en lo albores de la contienda, Irún. Los anarcosindicalistas decidieron convertirla en un montón de ruinas dándose la circunstancia de que, muchas décadas más tarde, en su exilio de París, quien fuera uno de los máximos exponentes de la CNT-FAI guipuzcoana, Manuel Chiapuso, me insistía en la necesidad de aquél gesto insensato. Por cierto que, como tuve mucho trato con él, entablamos una sólida amistad brutalmente interrumpida cuando, en 1977, un accidente de automóvil acabó con su vida».


2 respuestas a «¿Quién destruyó Irún?»

  1. Toribio: está usted en todo y está bien. Muy bien.
    La novedad de Irún, por lo menos para mí, es interesantísima.
    En Guernica, hubo un poco de todo: era un nudo de comunicaciones, tenía fábricas de armamento (especialmente, de bombas de aviación) y también hubo «dinamiteros» practicando la tierra quemada.
    Pero, sobre todo, hubo, y hay, mucha mentira, mucha ocultación. … Su padre es el padre de la mentira.

    Muchísimas gracias.

  2. Trabajo documentado, gracias y enhorabuena.
    El Requeté, puesto que el 90% de los combatientes eran Requetés, una vez tomado Irún, prosiguió su marcha sin apenas resistencia hacia San Sebastián.
    Los casi dos mil republicanos, casi todos «gudaris» del PNV, asustados por el valor de mis correligionarios Requetés se retiraron de S.S. sin pegar UN SOLO TIRO.
    El 13 de septiembre del 36, 18 requetés de Artajona del Tercio de Lacar al mando del Teniente requeté Ureta tomaron S.S.
    Los «valientes» gudaris del PNV se escaparon corriendo sin defender la ciudad. Miserables cobardes.
    Mis tíos abuelos, los Aurrecoechea, requetés de Bermeo, entraron en S.S. con los requetés navarros y organizaron después el Tercio de San Ignacio, donde combatieron hasta el final de la guerra.
    El Requeté la única solución
    DIOS, PATRIA y REY LEGITIMO

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad