Ramiro Grau: “Desde 2020, han hecho desaparecer muchas pruebas”

Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho (Laguarres, Huesca, 1957) es un abogado de Zaragoza. Desconocido por el gran público hasta hace nada, ha tenido presencia mediática en los últimos días a raíz del caso Koldo , después de que se supiera que  envió seis cartas a la Moncloa  alertando de las posibles irregularidades en la compra de mascarillas en  Soluciones de Gestión y Apoyo a Empresas , la empresa que está en el epicentro de la supuesta trama. Fiscal durante doce años en Zaragoza, Huesca y Teruel , como particular denunció estos hechos en múltiples instancias: en la Fiscalía Provincial de Zaragoza, en el Tribunal de Cuentas, en el Tribunal Supremo, en la Fiscalía Especial contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada, en la Fiscalía Europea y en la Oficina Europea de Lucha Contra el Fraude (OLAF). Además, también contactó con el gobierno de las Islas Canarias , con el gobierno de las Islas Baleares , con Isabel Díaz Ayuso (presidenta de la Comunidad de Madrid), con Macarena Olona (exsecretaria general de Vox en el Congreso) y con Monika Hohlmeier (presidenta de la Comisión de Control Presupuestario del Parlamento Europeo).

Su alerta se remonta a finales de abril de 2020, cuando publicó un artículo en Internet advirtiendo que Soluciones de Gestión era una empresa sospechosa: nadie la conocía, se dedicaba al material sanitario y en los últimos años no había tenido ingresos. Posteriormente, publicó dos libros sobre el tema: El virus socialista de Ábalos, chanchullos de los dineros públicos  (2020) y Ábalos, jaque mate  (2021). Además, recibió tres demandas por derecho al honor ya la intimidad : de Soluciones de Gestión por 60.000 euros, de José Ángel Escorial (el administrador de la empresa) por 150.000 euros y de José Luis Ábalos por 70.000 euros. Las dos primeras las ha ganado y están recurridas a las audiencias provinciales y la tercera está pendiente de resolverse. A todo esto, en agosto del 2021  sufrió un ictus , que los médicos atribuyeron el exceso de estrés. Se le paralizó la mitad izquierda del cuerpo y tuvo que permanecer cinco meses en el hospital. Ahora mismo vive en Zaragoza y su agenda se ha multiplicado recientemente a causa de la multitud de llamadas de periodistas que quieren hablar con él.

¿Cómo llegaste a detectar que había algo presuntamente irregular en ciertas compras de mascarillas?
Yo leí varios diarios digitales de ámbito estatal que estaban extrañados porque había contratos de mascarillas que se adjudicaban a una extraña empresa de Zaragoza que nadie conocía y de la que nadie sabía absolutamente nada. Entonces escribí un artículo titulado “Chanchullo de los dineros públicos Ábalos y José Ángel Escorial, la extraña pareja” diciendo que era muy raro que un ministerio comprara millones de mascarillas a una empresa que no conoce a nadie, que no se dedica al tema de material sanitario ya la que no se le conoce ninguna actividad. Y no le di más importancia, porque escribo quince o veinte artículos al mes, y me olvidé del asunto.

Más tarde, recibiste las demandas de Soluciones de Gestión y de José Ángel Escorial. ¿Qué hiciste?
Tuve que contestarlas, empecé a recopilar información y vi que es una sociedad que se ramifica sucesivamente. Vamos, me he gastado un dineral pidiendo certificaciones en los registros mercantiles. Cuanto más investigaba, peor olía todo esto y más problemas veía. Lo que parecía algo pequeño cada vez se hacía mayor. Y llegué a la conclusión, es posible que equivocada, que la X de toda esa trama es el señor Ábalos. Entonces puse una denuncia ante la Sala Segunda del Penal del Tribunal Supremo contra Ábalos, que en ese momento era ministro. Ahora bien, el Supremo la inadmitió argumentando que existía una legislación especial para la cóvida que permitía al gobierno español contratar a dedo. Respecto a los demás denunciados, la resolución decía que se les podía investigar por si existía algún tipo de delito, pero que la competencia era de un juzgado ordinario. Envié otro escrito al Supremo pidiendo que remitieran la denuncia al juzgado que consideraran competente. Yo creía que era la Audiencia Nacional porque esto era una trama organizada. Me lo denegaron.

Además, al cabo de unos meses, lo denunciaste ante la Oficina Europea de Lucha Contra el Fraude y en la Fiscalía Europea.
Facilité toda la documentación a la Fiscalía Europea y le informé de todas estas contradicciones en varias ocasiones. Me confirmaron la recepción con el típico oficio administrativo y no me dieron más explicaciones. Ahora que la Fiscalía Europea ha denunciado este asunto , dicen que ha sido a partir de una denuncia de un particular: quiero pensar que es mi denuncia. Asimismo, puse la denuncia ante la Fiscalía Especial contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada, que también me notificó la recepción y me dijo que lo iba a investigar. Por último, se ha  querellado en relación con este asunto . Yo he tenido acceso a esta querella porque me la ha facilitado un periodista y para mí es una satisfacción que cinco de los documentos que figuran como documentos de prueba, al menos indiciariamente, sean documentos que yo envié. Se está diciendo que el PP de Madrid denunció. Por supuesto. Pero yo creo que la primera denuncia en todo este asunto es mía, yo llevaba denunciando estos hechos desde el 2020.

De hecho, con toda la documentación, llegaste a publicar un libro titulado El virus socialista de Ábalos: Chanchullos del dinero público .
Sí, y recibí una demanda de Ábalos en la que me pedía 70.000 euros por derecho al honor ya la intimidad. Aquí tienen un honor muy sensible. Poco menos que quería que me pusieran una mordaza porque pedía que me abstuviera de hablar de él. Algunos periodistas me dijeron que ellos también habían sido agraciados con demandas y que pensaban que eran para ponernos bozales para que ellos pudieran continuar tranquilamente con sus chanchullos.

En todo ese tiempo, hubo un momento en que tú enviaste seis cartas a la Moncloa explicando todos estos hechos.
Sí, envié varias cartas, yo calculo que sobre la media docena. Estas cartas no recibieron el menor acuse de recibo o contestación. En otras ocasiones, he escrito a presidentes del gobierno español anteriores y siempre confirmaban la recepción. Me resultó muy significativo que, en este caso, no me hicieran caso. Entonces pensé que estaban todos en la trama. ¿Cómo me harán caso si esto es una trama del PSOE presuntamente para recaudar dinero?

¿Cuándo enviaste la primera carta?
Yo creo que en el 2020. Estábamos confinados, pero podía cruzar al otro lado de la calle, donde se encuentra el buzón. Cuando empecé a enterarme de este asunto, imprimí el primer artículo que escribí y algún otro que se había publicado, los puse en un sobre y los envié al presidente del gobierno español. Yo utilizo unos sobres con cabecera con mi nombre, apellido y profesión de tamaño cartilla: cualquier carta que envío, si no llega a su destinatario, Correos la devuelve siempre. Pero no me devolvió ninguna. Además, Moncloa tiene su propia estafeta de Correo y una carta que envías a la Presidencia del gobierno español yo creo que llega perfectamente y no hace falta certificarla.

¿Qué decías en estas cartas?
Era una carta manuscrita diciendo “hagan el favor de investigar esto, que huele mal y hay indicios de que se puedan cometer delitos”. Dando una alerta, porque pensaba que el presidente del gobierno no lo sabía. Soy consciente de que el presidente seguramente ni ha visto estas cartas porque tiene muchos asesores y alguien abrirá toda la correspondencia que llega ahí y después la pasará a algún jefe superior.

Sin embargo, ¿tú estás convencido de que el equipo de Pedro Sánchez sí vio estas cartas?
Hombre, claro. No creo que las tiraran directamente a la papelera. Supongo que las abrirían, digo yo. Y cuando vieron esa información la pasarían a alguien. Yo no tengo que demostrar nada, creo que ya he hecho suficiente. Lo que se lo quiera creer bien y lo que no, da igual.

¿Escribiste a otra persona?
También escribí a dos autoridades que me inspiraban confianza. Macarena Olona porque me parecía una brillante parlamentaria y pensé que éste era un asunto para hablar en el Congreso de los Diputados. Al principio no me contestó, pero, en honor a la verdad, hace unos días me llamó y me dijo que recordaba mis envíos y que ellos habían hecho preguntas parlamentarias con respuesta escrita sobre este asunto y habían pedido la creación de una comisión de investigación. Y a la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, le facilité toda esa información y un ejemplar del libro. A los quince o veinte días, me contestó muy amablemente diciéndome que lo iban a investigar y que, si fuera necesario, pondrían las denuncias que hicieran falta.

El PP de Madrid puso una denuncia frente a la Fiscalía Especial contra la Corrupción. ¿Tú crees que el PP de Madrid la presentó a raíz de tu escrito?
Cada persona puede creer lo que quiera. Yo no lo sé con exactitud, pero creo que en algo iba a influir porque les di con bandeja. Les facilité una documentación que posiblemente no tenían con una serie de indicios sobre el asunto, con mis anteriores denuncias y la denuncia ante el Tribunal Supremo. De alguna manera, podía facilitarles su trabajo.

En cierto modo, ¿esta investigación del caso Koldo ha sido un poco tu manera de hacer oposición al gobierno español?
No, yo no tengo ningún interés por la política ni pertenezco a ningún partido político. Además, no creo que sea el caso Koldo. Yo creo que Koldo era un asistente, un guardaespaldas, un chófer y una persona de mucha confianza. No sé si tú has hecho el servicio militar, pero Koldo entiendo que es un cabo primero o un sargento. Luego está un comandante, que es Ábalos. Pero en cualquier ejército siempre existe un general, que es el jefe, el que realmente manda. Y por encima de Ábalos sólo había una persona. Compraron mascarillas tres ministerios y dos comunidades autónomas, y Ábalos no tenía ningún poder por encima de él.

¿El general es Pedro Sánchez?
Desde un punto de vista lógico o normal, creo que sí, pero tampoco tengo pruebas. O alguna vicepresidenta del gobierno español. Por encima de Ábalos, sólo estaban las vicepresidentas y el presidente.

En todo este caso, ¿qué es lo que más te ha sorprendido?
Lo que más me ha sorprendido es que España no funciona y que las instituciones no funcionan. Y la gente cobra unos sueldos que la mayoría no se les merece porque no realiza su trabajo en condiciones. La Fiscalía Anticorrupción y la Fiscalía Europea son las dos únicas instituciones que funcionaron.

¿Qué crees que debería acabar pasando en este caso?
Que siguiera adelante y que estos hechos llegaran a juicio. Y allí, con las pruebas correspondientes, se tomará la resolución ajustada a derecho, pero con un problema: han pasado cuatro años y, en este tiempo, habrán hecho desaparecer el 99% de las pruebas en su contra. Como se ha tardado tanto tiempo en reaccionar y poner en marcha la máquina del Estado, por mucho trabajo que haya hecho la Guardia Civil, está claro que muchísimos datos han desaparecido ya o los han hecho desaparecer. Yo soy jurista y creo en el estado de derecho. Yo no soy adivino y no puedo prejuzgar, no soy ni el juez ni el fiscal del caso. Pero por supuesto que formularia un escrito de acusación, lo tengo clarísimo.

¿Y tú, como particular, te planteas hacer algo más?
No, creo que ya he hecho suficiente y estoy bastante afectado por el ictus. Y creo que ya he movido el asunto y he puesto en marcha la maquinaria judicial. Que sea lo que Dios quiera. Si alguien me cita a declarar, iré porque es mi deber como ciudadano, pero nada más. La Justicia es como una apisonadora: es muy lenta, pero no hay quien la pare una vez se pone en marcha. Y creo que estamos en ese proceso.

Para elnacional.cat


3 respuestas a «Ramiro Grau: “Desde 2020, han hecho desaparecer muchas pruebas”»

  1. En honor a la verdad: don Asier Alkorta es el fotógrafo, de Zaragoza, muy competente, por cierto.
    La entrevista fue realizada, vía telefónica, por el periodista don Martí ODRIOZOLA I MARCÉ, corresponsal en Madrid de EL NACIONAL.CAT.
    Y, también en honor a la verdad, y a pesar de ser un diario catalanista, refleja claramente todo lo que le dije, sin partidismo nio manipulación alguna.
    (No como Tele 5, que me quitaron el micrófono y dieron por concluida la entrevista cuando intenté hablar de la presunta implicación de Pedro Sánchez y la PSOE).
    Como decía Santo Tomás de Aquino, LA JUSTICIA ES DAR A CADA CUAL LO SUYO.

  2. Decía Napoleón, que la Justicia debía ser rápida, pues la administración de justicia con años de retraso, no era más que una injusticia.
    Y ese es el caso que nos ocupa y preocupa.
    ¿Alguién cree que no habrán hecho desaparecer en estos MÁS DE CUATRO AÑOS, la mayoría de las pruebas…?
    Mis felicitaciones a don Ramiro GRAU por tener lo que todos los hombres tenemos que tener.
    Y a EL ESPAÑOL DIGITAL, por darle el eco que se merece a esta trama criminal, dedicada a «robar» el dinero de nuestros impuestos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad