Ramune, el talento recibido de Dios al servicio de Dios

Ramune

Ramune (Margarita en español ) es una chica de 25 años, originaria de Lituania pero lleva casi toda su vida en España (Tierra de María). Actualmente se encuentra opositando para ser veterinaria del Cuerpo Nacional Veterinario y asimismo, de dedicar tiempo a la pintura, la cual podría destacar como su pasión. Ha de destacar y por su puesto lo más relevante, que pudo recibir la fe desde el principio. Da siempre gracias a Dios por jamás soltarle de su mano y tenerle muy cerca de su Corazón…

¿Cómo nace tu devoción al Sagrado Corazón de Jesús?

Mi devoción al Sagrado Corazón surge cuando era pequeña. El Señor ha querido cuidar a mi familia desde que llegamos a España y allí muy cerca de nuestra casa, por aquel entonces, vivían dos hermanas, monjas de la Fraternidad Reparadora apostólica en el corazón de Cristo sacerdote. Ellas tienen la misión de ir a los pueblos, anunciar el evangelio siendo instrumento en las parroquias y fue allí, dónde crearon los primeros grupos de creyentes en el pueblo.

A los niños, nos hablaban del Amor de Cristo y frecuentemente nos hablaban de su corazón, de su significado. Por aquel entonces, cómo una niña, sentía una inclinación hacia su Amor pero no llegaba a comprender por qué se hacía tanto énfasis en su corazón. Conforme fui creciendo, fui entendiendo que no era la representación de un corazón sin más, era la expresión completa de un Amor infinito hacia la humanidad. En Él se reflejan las heridas, sobre todo la lanzada de la que brota hasta la última gota de Sangre y Agua, no pudo reservar nada para sí mismo pues deseaba ardientemente que comprendiéramos que se dio todo a nosotros…

No puedo por tanto dejar de agradecer a las hermanas por su labor y asimismo a mi madre, que con su fuerza de espíritu (y gracias a una fuerte conversión en su juventud) siempre estuvo firme para dirigirnos hacia la fe, sin permitir que ante las turbulencias de una adolescencia nos rindiéramos ante el mundo. A través de ellas, de mis padres y de sacerdotes enamorados del Amor, me fundí yo misma con su Sagrado Corazón.

¿Qué implicaciones ha tenido en tu vida?

La primera ha sido conocer la intimidad de Jesús, haber experimentado en mi alma ese amor personal. Por otro lado, junto al conocimiento del Corazón de Jesús y desde hace poco tiempo, pude conocer el Inmaculado corazón de María pues inevitablemente, el uno habla del otro constantemente, recibiendo así a nuestra Madre del Cielo. No puedo dejar de hablar con ello de la Consagración a María según San Luis María Grignon de Monfort, con ella comprendí aún más y con una visión de sobrenaturalidad el Amor de María y de Cristo y, habiendo ya sido participe de innumerables consagraciones, entre ellas la de mi hermano y la de muchos amigos, he visto frutos bellísimos. Podría resumirlos en una mayor sensibilidad, conocimiento y ternura para con Cristo y María.

Por supuesto, otra implicación ha sido la unión de mi familia por ese vínculo trinitario irrompible que, a pesar de momentos muy duros y de nuestros muchos defectos, la mantiene en ese abrazo amoroso.

Finalmente, gracias a esta devoción, he formado parte de grupos o movimientos cómo Getsemaní y Jóvenes por el Reino de Cristo por los cuales he conocido a tantas personas, consagrados, laicos, familias completamente enamorados de Dios y he podido experimentar con ellos verdaderas convivencias, reflejo del Cielo en la Tierra, dónde el centro siempre ha sido Él y María, viviendo en completa disponibilidad los unos con los otros y escuchando los anhelos del alma.

¿Por qué decidiste poner tu talento como pintora al servicio de Dios?

Cuando Dios quiere algo en mi vida, me lo muestra con una claridad innegable. Es cierto que desde pequeña me gustaba pintar pero nunca lo plantee cómo un servicio, tan sólo se trataba de un pasatiempo. Sin embargo, hace un par de años y ante la inminente llegada de la boda de mi hermana, necesitaba darles un regalo único. La opción más lógica fue pintar un cuadro y por primera vez, respondiendo a esa vocecilla en mi cabeza que me decía que probara la técnica del óleo, me lancé a crear. Era la primera vez que rezaba antes de una obra, que me ponía en presencia del Espíritu Santo para que me guiara. Mientras pintaba la Sagrada Familia, pensaba en ellos, en mi hermana y mi cuñado y pedía por ellos.

Si bien, siempre me había parecido una experiencia sobrenatural el pintar, aquella vez fue un momento aún más elevado. El paso de las horas era irrelevante, estaba por completo embebida en ello. Surgió así mi primer cuadro y comprendí que no era obra de mis manos, era un regalo de Dios para ellos. Desde entonces fui entendiendo cómo realmente nuestros dones han de estar al servicio de Dios que nos los ha dado, todo es suyo y cuanto más comprendamos ello, más hermosas serán nuestras obras pues cobran el sentido en su totalidad, así como el alma que vive para Dios es verdaderamente ella misma porque es lo que su Creador pensó desde el principio.

¿Por qué es importante mostrar la belleza de Dios al mundo?

La belleza de Dios es una de sus infinitas facetas. Mostrar su belleza significa alcanzar a conocer una parte de Él, conocer parte de la Verdad. Los seres humanos tenemos cuerpo y espíritu, es decir, alma. El alma se siente irresistiblemente atraída ante la belleza, tendemos a perdernos en un atardecer dorado, en una obra de arte, en melodías concretas. Dar a conocer su belleza es tener experiencia de Dios de forma directa. Las distintas formas de arte, bien concebidas en su armonía, tienen la capacidad de generar un impacto en la persona, en el momento en el que uno se sumerge en una obra, es capaz de experimentar una elevación, se siente inspirado ante ello e incluso, por un momento, deja de tener percepción del tiempo…así, se nos habla de la Divinidad y Eternidad del Altísimo.

Asimismo, mostrando dicha belleza, hablamos de forma directa de su Amor. Ello lo podemos ver a través de la creación. Todo fue creado para nosotros, siendo el Hombre, culmen de su obra, siendo ¡Imagen y semejanza de Él mismo! Cuando se alcanza a reflejar esa belleza de la creación (su imagen, su sonido, su textura) a través de nuestras manos, llega el mensaje de Dios: “Esto fue creado para ti, porque te amo”.

¿Cómo te ayuda la pintura en tu vida espiritual?

Personalmente, es una forma de oración en su totalidad. Cuando pinto, siento que se me revelan cosas de la obra concreta, por ejemplo, cuando pinté el cuadro de Cristo sanando a un niño en brazos de su madre, caían las lágrimas al pensar en la ternura de los ojos de Jesús o en el sentimiento excelso de su madre al recuperar a su hijo querido.

Ahora, estoy pintando una obra de San Miguel Arcángel venciendo al maligno y Dios me revela por medio de ella, la belleza del arcángel la cual proviene de ser eso que Dios pensó para él. San Miguel, a pesar de ser de una categoría inferior dentro del mundo angélico, al apuntar constantemente a su Creador con amor inefable, recibe la Gloria de Dios y su fuerza para vencer el mal.

¿Cómo crees que puede ayudar a otros tu testimonio y tu obra?

Creo que todos hemos sido hechos para crear o más bien para imitar las obras del único verdadero Creador. Con ello, espero inspirar a otros a poner sus dones por completo a Dios, que Él sabrá embellecerlos y darles su máximo potencial. Animo asimismo a orar con sincero corazón y pedirle que nos quite el pensamiento del triunfo para la gloria personal.

Espero que a través de mis cuadros, Cristo pueda expresar a través de ellos esas delicias celestiales…

¿Qué técnica utilizas y qué tipo de temáticas tratas?

Para los cuadros más elaborados hago uso del óleo aunque si quiero hacer algo más sencillo, me decanto por técnicas con carboncillo o a veces, acuarela. La temática principal cómo he comentado anteriormente es el arte sacro no obstante, habitualmente me ha gustado también dibujar rostros y animales.

El arte sacro es como ya he mencionado, lugar de oración y por ello se ha convertido en mi recurso esencial. Por otro lado, los rostros siempre llamaron mi atención por su belleza personal, las emociones que puedan representar y finalmente, cómo veterinaria, veo una gran hermosura en la composición de ciertos animales, en sus detalles anatómicos y características únicas. Si uno se detiene ante los detalles, no puede mas que asombrarse y quedar mudo.

¿Cómo podrías definir tu estilo?

Me cuesta aún definirlo, ya que recientemente cambié de técnica. Sin embargo, diría que me trato de mantener fiel a la realidad con respecto a las figuras humanas pero sin perder la faceta artística, es decir, no me decanto por un excesivo realismo.

¿Cuál es tu cuenta de instagram? ¿Cómo se te puede hacer encargos?

Mi cuenta es @ramu_gart, los encargos los puedo recibir de forma directa a través de dicha cuenta o a través de gmail: ramunegart@gmail.com

De momento eres veterinaria y estás opositando, pero…¿te gustaría poderte dedicar a la pintura?

La opción de la oposición fue precisamente para poder dedicar tiempo a la pintura. De una forma u otra, sé que ya no puedo abandonar el arte. La única certeza que tengo es que si es la voluntad de Dios y algún día así Él lo quiere, dejaría todo por el arte.


Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad