Reivindicaciones del electorado español

A pocos meses vista de las elecciones autonómicas y municipales parece extraño encontrar algún ciudadano que no tenga alguna queja contra los políticos de turno, motivo que me impulsa a dirigirme al electorado desde la esperanza en que las elimine con su voto.

Es del dominio público que los puestos de gran responsabilidad en la empresa privada se otorgan a quienes demuestran de forma fehaciente su preparación, idoneidad, mérito y capacidad, siendo destituidos de sus puestos en caso de que los accionistas consideren que su labor perjudica a la empresa.

Resulta cuando menos sorprendente que los aspirantes a cualquier puesto de trabajo en la empresa privada deban superar un serie de pruebas que acrediten su aptitud para el mismo, y en países de nuestro entorno geopolítico, para acceder a un cargo político se exige un título universitario, una prueba demostrativa de capacidad para el puesto y cursos de formación, en tanto que en la empresa Estado Español, cualquiera puede ocupar un alto cargo en las administraciones públicas sin más condiciones que jurar ciega obediencia al capitoste del partido político en el que vaya a inscribirse.

Sin otra utilidad conocida al margen de la política para ganarse el sustento con tan incuestionables pruebas de talla moral e intelectual, estos políticos de nuestros pecados se sitúan en un plano superior al género humano.

Hay políticos que pisotean el interés general subordinándolo al interés personal o de partido, desestimando el servicio a los ciudadanos que les votan, a los que no les votan y a los que han dejado de votarles por su incompetencia, sin entregarse a su cargo ni mejorar la sociedad con su gestión.

Algunos políticos encumbrados a un alto cargo, no siempre por sus merecimientos, utilizan y administran en provecho propio o disparatadamente los bienes y medios del Estado que pertenecen a todos, considerando inferiores a sus propios votantes y ciudadanos que no los hayan elegido.

Resulta enojoso que cuando cualquier ciudadano intenta establecer contacto telefónico o telemático con cualquier político, siempre están reunidos o ausentes del despacho, no atienden al ciudadano por ninguna vía para no contagiarse de ningún virus patógeno popular, es decir, al ciudadano que le den, se trate del asunto de que se trate, aunque sea de respetar la Constitución y las leyes, a ellos les importa un pimiento lo que opinen los pobres e ignorantes ciudadanos, la ley son ellos.

Se acusan los políticos de vulnerar la Constitución y las leyes cuando la verdad es que es un vicio muy extendido entre la casta política, pero no nos preocupemos porque entre ellos no se muerden, para eso las fuerzas políticas llevan 4 años intentando ponerse de acuerdo para diseñar un Poder Judicial sumiso a sus pretensiones, que les guarde las espaldas y les defienda si vienen mal dadas.

El político titular de un alto cargo es irrespetuoso con el ciudadano al no responder a sus intentos de contactar con él, ofendiéndole con un displicente silencio o dejando la respuesta o silencio a la voluntad de cualquier colaborador sin preocuparse de más, es decir que estamos regidos por auxiliares pelotilleros que solo suministran al jefe la información que les favorece para no caer en desgracia y verse en la calle.

Es abominable que algunos políticos mientan más que hablan provocando tanta incredulidad como rechazo y deformando la realidad a su conveniencia, exagerando logros y ocultando errores, siendo buena muestra de ello la campaña electoral de las próximas elecciones autonómicas y municipales en las que, como de costumbre, presentarán como blanco lo que después será negro si consiguen ganarlas y conseguir el puesto que apetecían, para después fastidiar al ciudadano.

No merecen ni el aire que respiran los políticos que atentan contra la unidad de España o agravian sus símbolos e Instituciones, sus cómplices y protectores.

No es de recibo el odio que rezuman las acciones de algunos políticos sin dejar vivir a los vivos ni respetar el reposo de los muertos, para lo que cuentan con la culpable indolencia y la pusilánime cobardía de otros cuya ideología ignoran ellos mismos avergonzándose hasta de sus propios predecesores ideológicos y en algunos casos biológicos.

Esta apretada lista de excesos y despropósitos es motivo suficiente para que los accionistas/electores de esta gran empresa que es España, prescindamos de los servicios de esta fauna depredadora de arcas estatales y respeto a la ley y al ciudadano poniéndoles en el lugar adecuado a sus deméritos para impedir que acaben con España.


2 respuestas a «Reivindicaciones del electorado español»

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad