Revelaciones Privadas, Fátima y el Fin de los Tiempos. I (VI)

A través de toda la historia humana existe una dura batalla contra el poder de las tinieblas que, iniciada en los orígenes del mundo, durará, como dice el Señor, hasta el día final (Gaudium et spes, 37).

Difícil es hacer un resumen acertado del fenómeno de las Apariciones de la Virgen en Fátima, sin dejar alguna cosa importante y sin incluir interesados añadidos de muchas autoridades eclesiástica o propios. Pero es un ejercicio fundamental que debe intentarse, porque va en ello el entender nuestros días.

Foto del milagro, con el Sol muy por debajo del cénit de mediodía. Pío XII vio el milagro años después.

Las apariciones en Portugal

Hubo seis pariciones del Ángel de la Paz y el de Portugal antes de 1917: tres a Lucía y tres amigas en 1915, y otras tres apariciones en primavera, verano y otoño de 1916 a los tres pastorcitos, Lucía Dos Santos (10 años) y sus primos Francisco y Jacinta Marto (8/9 y 7 años); en las últimas mencionó la devoción al Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María. Y seis apariciones de la Santísima Virgen en 1917 al trío de primos: los días 13 de mayo, junio, julio, agosto (el 19, ya que el 13 estaban encarcelados, por dos días y amenazados de muerte), setiembre y octubre.

La base fundamental para su conocimiento son los textos escritos por Sor Lucía, quien en 1917 aún no había asistido a la escuela: las cuatro Memorias, escritas por mandato del Obispo Correira da Silva en 1934, 1937 y 1941 (las dos últimas), y los previos Apéndices relatando las apariciones en Pontevedra y Tuy (1927-29). La tercera parte del Secreto fue escrita “por orden de Su Excelencia el Obispo de Leiría y de la Santísima Madre” el 3 de enero de 1944.

Francisco contemplaba las visiones, pero no podía oír los mensajes. Jacinta veía y escuchaba a la Virgen, pero no hablaba durante los mensajes; fue ella quien inicialmente reveló a sus padres la aparición.

Los tres pastorcillos en los días de las apariciones

El domingo 13 de mayo de 1917, entre otras cosas, la Virgen les pidió que volvieran durante seis meses seguidos al mismo sitio y hora. Les prometió que irían al Cielo, pronto en el caso de Jacinta y Francisco, si perseveraban en los sacrificios y la oración, especialmente el rezo diario del Rosario, por las almas en pecado y para que finalizara la Guerra Mundial. Lucía viviría “algún tiempo más”, pues “(mi Hijo) quiere servirse de ti para establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón”. Durante la aparición tuvo lugar la Primera Teofanía (aparición o manifestación de Dios):

«…cuando abrió (Nª. Sª.) las manos por primera vez, comunicándonos una luz tan intensa como el reflejo que de ellas se expandía. Esta luz nos penetró en el pecho hasta lo más íntimo de nuestra alma, haciéndonos ver a nosotros mismos en Dios, que era esa luz, más claramente que lo que nos vemos en el mejor de los espejos. Entonces, por un impulso interior, también comunicado, caímos de rodillas y repetimos desde lo más profundo: “Santísima Trinidad, yo Te adoro. Dios mío, yo amo el Santísimo Sacramento”».

Ocurrió en Cova da Iría, una hondonada a dos kilómetros de Aljustrel, su pueblo (aldea de la freguesia/parroquia de Fátima, municipio de Ourém, en el centro de Portugal).

En junio hubo una nueva Teofanía: “al decir estas últimas palabras abrió las manos y nos comunicó, por segunda vez el reflejo de aquella luz tan intensa. En ella nos veíamos como sumergidos en Dios”.

La Santísima Madre de Dios se manifestó como Nuestra Señora del Rosario, Nuestra Señora del Carmen, la Virgen de los Dolores y el Inmaculado Corazón de María. También se aparecieron San José y Nuestro Señor bendiciendo al mundo el 13 de octubre. 

Los mensajes

Según la 3ª memoria, ampliada en la 4ª, el 13 de julio la Señora les comunicó lo que se considera el Misterio/Mensajes/Secreto de Fátima. Como dice la Congregación para la Doctrina de la Fé:

«… la primera y la segunda parte del ‘secreto’ se refieren sobre todo a la aterradora visión del infierno (1ª Parte), la devoción al Corazón Inmaculado de María, la Segunda Guerra Mundial y la previsión de los daños ingentes que Rusia (2ª Parte), en su defección de la fe cristiana y en la adhesión al totalitarismo comunista, provocaría a la humanidad … Nadie en 1917 podía haber imaginado todo esto».

De nuevo la Virgen avisó de una gran revolución, la de Rusia, y de los males del comunismo.

La Señora les dijo que en octubre diría quién era y lo que quería, y les anunció que haría un milagro para que todos creyeran. Luego les mostró el Infierno, por primera vez en la historia de sus apariciones:

«“Habéis visto el infierno, a donde van las almas de los pobres pecadores; para salvarlas, Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. Si hicieran lo que os voy a decir, se salvarán muchas almas y tendrán paz. La guerra va a acabar. Pero si no dejan de ofender a Dios, en el reinado de Pío XI (¡1922-39!) comenzará otra peor. Cuando veáis una noche alumbrada por una luz desconocida (¡aurora boreal vista en la Península el 25-I-1938!, en plena guerra), sabed que es la gran señal que Dios os da de que va a castigar al Mundo por sus crímenes por medio de la guerra, el hambre y de persecuciones a la Iglesia y al Santo Padre.

     Para impedirla, vendré a pedir la consagración de Rusia (¡NO del Mundo!) a mi Inmaculado Corazón, y la comunión reparadora de los Primeros Sábados. Si atendieran mis peticiones, Rusia se convertirá y tendrán paz; si no, esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia. Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá que sufrir mucho, varias naciones serán aniquiladas. Por fin Mi Inmaculado Corazón triunfará.  El Santo Padre Me consagrará Rusia que se convertirá y será concedido al mundo algún tiempo de paz. En Portugal se conservará siempre el dogma de la Fe, etc. No habléis de esto con nadie. A Francisco, sí se lo podéis decir.

Después de estas importantes declaraciones, Nuestra Señora agregó: Cuando recéis el Rosario, diréis, después de cada misterio: ¡Oh Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, lleva todas las almas al cielo, principalmente las más necesitadas!”».

Instantánea de uno de los momentos del «baile del Sol» publicada por L´Osservatore Romano en 1951

En resumen, Nª Sª les pidió sacrificios y oraciones: rezar por las almas, rezar el rosario diariamente, portar el escapulario carmelita y hacer sacrificios. También difundir la devoción a su Inmaculado Corazón. Y dio tres comunicaciones bajo secreto; el tercero permanecerá oculto, como se verá, bajo el “etcétera” que sigue a la mención a Portugal.

El 13 de octubre de 1917, alrededor de mediodía y ante más de 70.000 personas (¿100.000?), se produjo el Milagro del Sol, hecho sin precedentes ni semejanzas, anunciado por la Virgen “para que todos crean”. El “baile del Sol”, cambiando de color y girando como una rueda de fuego, arrojando luz multicolor y, por momentos, pareciendo que iba a estrellarse contra el suelo, duró unos 10 minutos y pudo verse hasta a 40 kilómetros de distancia; además, cesó la lluvia y todo quedó seco, ropa incluida. Incluso tuvo eco en el New York Times el 17 de octubre de 1917. Aquello puso a Fátima casi a la altura de revelación pública.

El momento del «baile del Sol» en Fátima

Primeros años tras las apariciones en Portugal

El arco de madera sobre la encina de las apariciones

Desde 1910, fecha de la instauración de la masónica Primera República lusa (1910-1926), Portugal sufría una descarada persecución religiosa que la jerarquía eclesial apenas enfrentaba, siendo, por ello, extraordinariamente llamativo el fervor popular que desataron las apariciones. Casi inmediatamente se construyó un simple arco de maderos sobre la encina de las apariciones, además de cercarla con un murete, y de limpiar y despejar de maleza los alrededores, una carrasqueira pedregosa. El arco fue destruido en octubre de 1917 y llevado en una parodia de procesión a Santarém para ser exhibido como trofeo. Al año siguiente, Maria dos Santos Carreira y otros fieles empezaron la construcción de un pequeño oratorio, transformado en la Capelhina en primavera-verano de 1919. Esta capillita fue dinamitada el 6 de marzo de 1922, pudiéndose salvar la imagen de la Virgen del Rosario tallada en 1920, por iniciativa particular, según las indicaciones de los videntes. Lo cierto es que, para muchos, las decenas de millares de peregrinos a Cova da Iria eran una prueba tanto del fracaso de la arrogancia jacobina de la Primera República como de la incapacidad de la jerarquía para movilizar a los católicos anteriormente.

Francisco murió el 4 de abril 1919, a los 10 años, por la arteramente mal llamada “gripe española”. Jacinta tuvo visiones personales sobre el Papa y la persecución de la Iglesia; murió el 20 de febrero de 1920 a los 9 años, también por las secuelas de la famosa “gripe”. Ambos, que tan tardíamente como en 1989 habían sido declarados “venerables”, fueron canonizados en 2017.

Mons. Alves Correira da Silva

Para Lucía comenzó una poco detallada parte de su vida. Los primeros años viviendo, en ocasiones, con familias católicas que la protegieron y educaron. Pero el 17 de junio de 1921, D. José Alves Correira da Silva, Obispo de Leiría desde la reinstauración de la diócesis en 1920 hasta su muerte en 1957 (fue su primer y único obispado), movió el que fuera ingresada interna en el Asilo Van Zeller (Rua de Vilar, Oporto), regido por las Hermanas Doroteas. Aquel obispado había sido suprimido en 1881 y en 1984 pasó a denominarse Leiría-Fátima. Fue registrada secretamente, bajo el nombre de María das Dores -de los Dolores-, como natural de un pueblo “cerca de Lisboa”. Tres días antes, mientras estaba de viaje Lucía, lo cual fue difundido por el anticlerical periódico O Mundo, se celebró la primera Misa en Cova da Iria. En Oporto permaneció cuatro años, recibiendo la educación primaria, clases de bordado, en lo que destacó, etc.

La aparición del Ángel

Las ¿16? apariciones en España

Durante 21 años, la única persona que conocía los secretos de Fátima estuvo en Galicia bajo un nombre falso y lejos del revuelo causado por las apariciones. Determinada Lucía a ingresar en la Congregación de las Doroteas, cuyo noviciado estaba en Tuy debido a la expulsión de las mismas de Portugal tras la revolución de 1910, viajó a esa ciudad el 24 de octubre de 1925, pasando inmediatamente después al convento de Pontevedra como postulante. De su forma de ser entonces, se sabe que, a pesar de su apariencia algo severa, se mostró graciosa y divertida en las respuestas que dio, creando un buen ambiente en la comunidad. Allí tuvo dos apariciones, de la Virgen (el 10-XII-1925, en su celda) y del Niño Jesús (en el patio trasero del convento, al ir a tirar la basura, el 15-II-1926), relativas, respectivamente a la Devoción Reparadora del Corazón María los Cinco Primeros Sábados de mes y al Inmaculado Corazón en sí mismo.

Tuy. Capilla de la Aparición

El 16 de julio de 1926 volvió a Tuy para completar su postulantado y empezar sus dos años de noviciado con la toma de hábito el 2 de octubre de aquel año, haciendo allí su “profesión como hermana conversa” el 3 de octubre de 1928. Continuó en la misma Casa, hasta su profesión perpetua el día 3 de octubre de 1934. Allí recibió una locución de Jesús, el 17-XII-1927 en la capilla, autorizándole a escribir todo lo que le pedían sus superiores. Y, fundamentalmente, una aparición de la Sma. Trinidad y de la Sma. Virgen pidiendo la Consagración de Rusia por el Papa en unión con todos los Obispos del mundo (13-VI-1929, en la capilla).

El 17 de diciembre 1927 Nuestro Señor autorizó a Lucía revelar los dos secretos primeros.  El Apéndice I fue escrito por mandato del enigmático confesor, P. “Aparicio” S.J., y el II redactado por el P. José Bernardo Gonçalves, S.J. en 1929.

Mientras, el 13 de octubre 1930, ¡tras 17 años!, Monseñor Correira da Silva declaró dignas de crédito “as visões das crianças na Cova da Iria”, permitiendo oficialmente el culto de Nª. Sª. de Fátima.

Pontevedra. Convento-Santuario de la Apariciones

Hubo otra aparición de Jesús a finales agosto de 1931, en la capilla de la casa una amiga en Rianjo (La Coruña), donde estaba hospedada con para reponer su mala salud. En carta a Correira da Silva fechada el 29 de aquel mes, Lucía trasmitió el mensaje recibido: “Participa a mis ministros que, en vista de seguir el ejemplo del Rey de Francia (alusión a la aparición a Santa Margarita María de Alacoque), en la dilación de la ejecución de mi petición, también lo han de seguir en la aflicción (…)”. Más tarde, en otro texto relatando una comunicación íntima de Nuestro Señor, dijo haber escuchado: “No han querido atender Mi Petición… Al igual que el rey de Francia se arrepentirán, y la harán, pero ya será tarde. Rusia habrá ya esparcido sus errores por el Mundo, provocando guerras y persecuciones a la Iglesia. ¡El Santo Padre tendrá que sufrir mucho!”. Hubo bastantes más apariciones y locuciones en similar sentido.

El 3 de octubre de 1934 hizo su voto perpetuo, tomando el nombre en religión de Sor María de la Dolorosa, marchando a Pontevedra poco después. En abril de 1937 Sor Lucía estuvo un par de semanas en Tuy, pues la Madre Provincial, gravemente enferma, quería verla antes de morir.

Sor Lucía

Recordemos que el obispo ordenó a Sor Lucía que escribiera sus Memorias en 1934, 1937 y 1941.

Dada la grave enfermedad que sufrió la monja en 1943 (pleuritis con frecuentes recaídas; al menos en otra ocasión tuvo también una enfermedad grave), el 15 de septiembre de 1943 el Obispo Correia da Silva viajó a España y ordenó a Sor Lucía que escribiera el Tercer Secreto “si es que en realidad quería hacerlo”, a lo que respondió Lucía que a él podía decírselo, pero el obispo se negó, pues no quería comprometerse. Al sugerírsele que lo pusiera por escrito, Lucía se negó, alegando que eso era igual que revelarlo y no estaba autorizada para ello. Ante la insistencia obispal, la vidente dijo que se le diese un mandato formal por escrito. A mediados de octubre de 1943 llegó el mismo a Tuy. Lucía trató de escribirlo durante tres meses, pero sentía, sin duda, además de la probable angustia del aterrador y doloroso tema del mismo, la duda de estar autorizada por el Cielo a hacerlo. Solo lo hizo inmediatamente después de una nueva aparición de la Virgen el 3 de enero de 1944, en la que le dijo que era realmente la voluntad de Dios que lo hiciera. Lo escribió inmediatamente y seis días después comunicó por carta al Obispo Correia que la carta estaba dentro de un sobre lacrado, y éste está dentro de sus cuadernos de apuntes espirituales. Pero Lucía seguía tan angustiada con el Secreto que no pensaba confiar ni el sobre lacrado ni los cuadernos sino a un obispo, para que éste llevase todo ello al de Leiría. Por ello, Lucía pasó a Portugal desde Tuy el 17 de junio de 1944 y llegó al Asilo Fonseca, donde entregó todo al Arzobispo de Gurza, D. Manuel Maria Ferreira da Silva, el cuaderno uno de los cuadernos que contenía sus notas espirituales en que había colocado el sobre con el Tercer Secreto. Sor Lucía le hizo prometer al obispo da Silva que “el Tercer Secreto fuese abierto y leído al mundo a su muerte, o en 1960. Lo que ocurriese primero”. Ese mismo día el Arzobispo le entregó el Secreto al Obispo de Leiria en su casa de campo, cerca de Braga, y éste lo llevó al Palacio Episcopal en Leiria

Habiéndose ordenado a Lucía volver a Portugal, el 17 de mayo de 1946 viajó con destino al “Colégio do Sardão”, en Vila Nova de Gaia (Oporto), visitando también, durante unos días, Fátima y sus alrededores. Y, final y oficialmente, como dice el prólogo del editor de sus memorias (10ª edición, 2006), “renovando antiguos deseos de retiro y soledad, alcanza del Papa Pío XII, la gracia de pasar al Carmelo de Santa Teresa en Coimbra, y a él llega el 25 de marzo de 1948 (con 41 años), para llevar una vida de oración y penitencia hasta su muerte acaecida el 13 de febrero de 2005”.

Artículos anteriores de esta serie:
1.- El Fin de los Tiempos. La Revelación Pública (I)
2.- El Apokalipsis de San Juan y el Fin de los Tiempos (II)
3.- Actores y Momentos de los Días Postreros (III)
4.- La Última Prueba de la Iglesia (IV)
5.- Celle Qui Pleure (La Salette): “Roma perderá la fe” (V)

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad