Revelaciones Privadas, Fátima y el Fin de los Tiempos. III (VIII)

En el Tercer Secreto se predice, entre otras cosas, que la gran apostasía en la Iglesia comenzará por lo alto. Cardenal Mario Luigi Ciappi, Teólogo personal del Juan Pablo II, (periódico Catholic, marzo de 2002).

No tiene nada que ver (el Tercer Secreto) con Gorbachov. La Bienaventurada Virgen María nos alertó sobre la apostasía en la Iglesia”. Cardenal Oddi (periódico Il Sabato, 17 de marzo de 1990.

La consagración de Rusia

Recordemos que el 13 de julio de 1917 la Señora dijo a Lucía y Jacinta que para impedir nuestro merecido castigo (la guerra, el hambre y las persecuciones a la Iglesia y al Santo Padre), «vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón, y la comunión reparadora de los Primeros Sábados». Lo que se cumplió el 13 de junio de 1929 en Tuy, en el 12º aniversario de la segunda aparición, con la especificación de que habría de hacerlo en unión de todos los obispos. Pues bien, ni se hizo esa consagración ni en 1960 se dio a conocer la Tercera Parte del Secreto.

Pío IX no lo hizo y Pio XII consagró “la Iglesia y el Género Humano” al Inmaculado Corazón de María (por lo tanto, Rusia solo implícitamente) el 13-X-1942. Pero el 7-VII-1952 puede decirse que lo hizo directamente y por escrito (en la carta apostólica Sacro Vergente Anno mencionó textualmente “a todos los pueblos de Rusia”), además de realizarla en la fiesta de los santos Cirilo y Metodio, apóstoles de los eslavos,  aunque sin la colaboración de todos los obispos del Mundo. Nª Sª se le apareció a Lucía poco después y le manifestó que no se había cumplido su petición.

Juan XXIII (1958-1963) ni lo intentó y Pablo VI (1963-1978) confió la “Raza Humana” al Inmaculado Corazón de María el 21-XI-1964. Sin duda mucho tuvo que ver el que en 1954 el Pío XII descubriera que Monseñor Montini, entonces Sustituto de la Secretaría de Estado, el futuro Papa Pablo VI, mantenía relaciones secretas con el Kremlin (su secretario personal, Monseñor Alighiero Tondi, fue condenado por espiar para la URSS) y con que la Curia Romana firmara el Pacto de Metz con el patriarca ortodoxo de Moscú, Nikodim, hombre de paja del Politburó soviético (Francia, en 1962, a solo dos meses del comienzo del Concilio Vaticano), comprometiéndose a que en el mimo no habría ninguna condena explícita del comunismo; todo ello, por supuesto, no era nada congruente con Fátima.

A mayor abundamiento se debe citar que el 3 de febrero de 1964 Monseñor de Proença Sigaud entregó personalmente a Pablo VI la petición de 510 obispos de 78 naciones solicitando que, aprovechando el Concilio, se renovara la consagración del Mundo al Inmaculado Corazón de María con una mención especial de Rusia. Y en octubre del año siguiente Monseñor Lefebvre llevó a la Secretaría del Consejo del Concilio una petición exigiendo la condena del comunismo que estaba firmada por 450 obispos. No se atendieron.

Al “fatimista” Juan Pablo I (1978) no se lo permitieron, al ser rápidamente asesinado según todos los indicios (falta de autopsia, secretismo y algún testimonio). Juan Pablo II (1978-2005) lo amagó en varias ocasiones: 8-XII-1981, 13-V-1982 en Fátima, 16-X-1983 y 25-III-1984; en esta última previamente había “pedido”, que no obligado, la participación de todos los obispos, y la fórmula oficial fueconsacrazione del Mondo, della grande Famiglia Umana, di Tutti I Popoli, specialmente di quelli che hanno tanto bisogno di questa consacrazione (Todos los Pueblos, especialmente de los que tanto necesitan de esta consagración)”, sin ninguna mención a Rusia (por más que se haya dicho que cuando el Papa pronunció la palabra Rusia, los altavoces se cortaron y la voz del Papa quedó en susurro inaudible), por lo que es cuestionable que la reaparecida Sor Lucía se desdijera a sí misma, en relación a sus manifestaciones antes de su confinamiento, afirmando, supuestamente, que se había cumplido con lo que la Virgen pidió. Benedicto XVI (2005-2013), invocando a Nª Sª de Fátima en el 90º aniversario de las apariciones (13-V-2007), solo dijo: “ … encomendamos a María los pueblos y naciones que tienen particular necesidad…”. Por supuesto, Francisco (I) no lo ha intentado, como, aparentemente, tampoco lo hará con el Dogma de la Corredención.

Y así estamos hoy, cuando se puede constatar que el comunismo difundió en el pasado horrores y errores, y en la actualidad, transmutado a defensor de las teorías de género y similares, en perfecto maridaje con el liberalismo, destruye la médula de la familia y la ley natural.

La Tercera Parte del Secreto.

Recordemos que Sor Lucía, tras obtener la promesa de que “el Tercer Secreto fuese abierto y leído al Mundo a su muerte, o en 1960, lo que ocurriese primero”, el 17 de junio de 1944 entregó en Tuy “el sobre” lacrado con la última parte del secreto escrita en una sola hoja, una cuartilla que hoy denominaríamos tamaño A5, y sus “cuadernos” de apuntes (es de suponer que solo la parte relativa al secreto aún no revelado).

Escribió Sor Lucía (tomado de la web del Vaticano):

«J.M.J. (Jesús, María y José)

Tercera parte del secreto revelado el 13 de julio de 1917 en la Cueva de Iria-Fátima.

Escribo en obediencia a Vos, Dios mío, que lo ordenáis por medio de Su Excelencia Reverendísima el Señor Obispo de Leiria y de la Santísima Madre vuestra y mía.

Después de las dos partes que ya he expuesto, hemos visto al lado izquierdo de Nuestra Señora un poco más en lo alto a un Ángel con una espada de fuego en la mano izquierda; centelleando emitía llamas que parecía iban a incendiar el mundo; pero se apagaban al contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba con su mano derecha dirigida hacia él; el Ángel señalando la tierra con su mano derecha, dijo con fuerte voz: ¡Penitencia, Penitencia, Penitencia! Y vimos en una inmensa luz que es Dios: “algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él” a un Obispo vestido de Blanco “hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre”.

También a otros Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una montaña empinada, en cuya cumbre había una gran Cruz de maderos toscos, como si fueran de alcornoque con la corteza; el Santo Padre, antes de llegar a ella, atravesó una gran ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino; llegando a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y saetas/flechas (lhe dispararam vários tiros e setas); y del mismo modo murieron unos tras otros los Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas y diversas personas seglares, hombres y mujeres de diversas clases y posiciones. Bajo los dos brazos de la Cruz había dos Ángeles cada uno de ellos con una jarra de cristal en la mano, en las cuales recogían la sangre de los Mártires y regaban con ella las almas que se acercaban a Dios.

Tuy 3-1-1944».

A muchos llama poderosamente la atención que la frase “el obispo vestido de blanco, que “hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre”, dando pie a pensar que, en ese momento, la figura papal estará desfigurada o alterada. También que el panorama de la gran ciudad en ruinas y llena de cadáveres, así como que es muerto, junto con otros obispos y consagrados, por tiros (armas de fuego) y saetas o flechas, armas estas últimas prácticamente desaparecidas hace siglos, parecen dibujar un gravísimo trastorno socio-industrial. El absoluto desprecio por la interpretación literal de la profecía de Fátima que supone la explicación Tercer Misterio dada en el año 2000, sin olvidar otras posibles “figuradas” más acordes con la revelación (Apocalipsis y Evangelios), refuerza la obligada consideración, junto con la de que no se reveló en 1960 y no se ha consagrado Rusia al Inmaculado Corazón de Nª. Sª., de que algo se oculta.

Sobres mostrados por el Cardenal Bertone el 31 de mayo de 2007 en Porta a Porta, programa en directo de RAI-UNO (TV nacional de Italia. Nº 1: “Por ordem expressa de Nossa Senhora (salto) este envelope só pode ser (salto) aberto em 1960, por Sua Ex.cia o (salto) Senhor Cardeal Patriarca de Lisboa (salto) ou por Sua Ex.cia Rev.ma o Senhor (salto) Bispo de Leiria”. Nº 2: “Por ordem expressa de Nossa Senhora (salto) este envelope só pode ser aberto em (salto) 1960, por Sua Ex.cia o Senhor (salto) Cardeal Patriarca de Lisboa (salto) ou por Sua Ex.cia Rev.ma o Senhor (salto) Bispo de Leiria”.

Los sobres.

¿Cuál fue el recorrido de la hoja cuyo contenido hizo público el Secretario de Estado, Cardenal Angelo Sodano, el 13 de mayo del 2000, y que mostró en TV su sucesor, el Cardenal Bertone, el 31 de mayo de 2007? ¿Por qué no se desveló la Tercera Parte del Secreto antes, en 1960 o con ocasión del fallecimiento ‘oficial’ de Sor Lucía el 13 de febrero de 2005? ¿Verdaderamente es plausible que se haya cumplido la profecía de los obispos muertos por tiros y flechas con el atentado de Alí Agca a Juan Pablo II el 13 de mayo de 1981? Realmente, no hay una explicación convincente.

El sobre, ó, mejor dicho, los sobres (recordemos “los cuadernos”) se enviaron al Vaticano en la primavera de 1957, tras la visita en 1955 del Cardenal Ottaviani a la Hermana Lucía. Ni el Obispo Da Silva, su depositario en Portugal, ni Pío XII los abrieron. Este Papa depositó uno en el Archivo del Santo Oficio y el otro en el cajón de la derecha del cofre Barbarigo de su dormitorio, pero nunca lo abrió (A. Socci: El 4º Secreto de Fátima; recoge el testimonio del Cardenal Capovilla, secretario personal de Juan XXIII).

Antes de la reorganización de la Curia Vaticana de Pablo VI, era el Papa quien presidía el Santo Oficio, por lo que fue normal que Pío XII lo dispusiera así.

Las Tres Versiones de Bertone sobre el ‘Embalaje’ del 3er Secreto de Sor Lucía

(El Secreto todavía ocultado. Christopher Ferrara. Good Counsel Publications, 2010. Nueva York)

Bertone dio tres versiones contradictorias del ‘embalaje’ del Secreto … en el curso de estos años ha llegado a afirmar que:

(a) Lucía preparó uno, dos o tres sobres para transmitir el secreto;

(b) uno o tal vez dos de estos sobres preparados por ella fue lacrado; y

(c) la cantidad total de sobres en la transmisión del Secreto, inclusive aquellos no preparadas por Sor Lucía, eran tres, o cuatro

… hay al menos un sobre externo preparado por el Obispo de Fátima, con sus instrucciones manuscritas para disponer del texto luego de su muerte.

26-VI-2000

(El Mensaje de Fátima)*

Dos sobres de Sor Lucía:

(1) Un sobre externo, no

lacrado, llevando la “orden 1960” (nunca mostrado); y

(2) El sobre interno,

lacrado de Lucía, conteniendo el Secreto,

pero que no lleva en él

la “orden 1960” (nunca

mostrado).

 

10-V-2007

(L’Ultima Veggente di Fatima)

Un sobre de Sor Lucía, y otro, no proveniente de ella, de origen incierto:

(1) Un sobre externo, no de

Sor Lucía, llevando una nota “Tercera parte del Secreto” (nunca mostrado);

(2) El sobre interno lacrado

de Lucía, que lleva la “orden 1960”, y conteniendo

el Secreto.

 

31 de mayo de 2007 (Transmisión televisiva)

Tres sobres de Sor Lucía:

(1) El sobre externo del Obispo D. José Correia da Silva;

(2) El primer sobre interno de Lucía (un sobre amarillento), no lacrado, llevando el nombre del Obispo con la escritura de ella, pero sin ninguna “orden 1960” (no mencionado en El Mensaje y tampoco en La Última Vidente);

(3) El segundo sobre interno de Lucía lacrado, con una “orden 1960” (no mencionado en El Mensaje y tampoco en La Última Vidente);

(4) El tercer sobre interno de Lucía, también lacrado, llevando una “orden 1960” (ninguna mención en El Mensaje o en La Última Vidente, respecto a la existencia de tres sobres internos, dos de los cuales llevando una “orden de 1960”).

* L’Ultima Veggente di Fatima. Bertone, Cardenal Tarcisio. Rai y Eri Rizzoli, 2007, Milán.

  El Mensaje de Fátima. Congregación para la Doctrina de la Fe (edición española), Librería Editrice Vaticana, 2000. Vaticano.

Continua Socci: «Esto se sabe porque su sucesor, Juan XXIII, leyó el contenido del ‘Secreto’ (en agosto de 1959) y mandó devolverlo a Santo Oficio, diciendo “no se refiere a los años de mi pontificado. También leyó el contenido del ‘cuaderno’, devolviendo este al cofre y ordenando a Capovilla que sellara el sobre y pusieran en él su decisión: “Deja a otros comentar o decidir”. Así los encontró Pablo VI cuando se apresuró a verlo el 27 de junio de 1963, antes incluso de tomar posesión oficial del Pontificado; posteriormente, el 27 de marzo de 1965, leyó el secreto archivado en el Sant’Uffizio», por lo que no hay discrepancia de fechas, sino dos documentos distintos aunque conexos. ¿Por qué Bertone evitó mencionar que Pablo VI había leído el Secreto casi dos años antes de la fecha proporcionada en la versión oficial?

Prueba de que hay dos documentos distintos son los dos sobres que mostró el Cardenal Bertone en TV el 31-V-2007 (Christopher A. Ferrara: El Secreto todavía Oculto), en una famosa y confusa intervención que trataba de frenar las cada vez mayores críticas a la versión oficial del Tercer Secreto. En ambos Sor Lucía escribió frases distintas, aunque muy parecidas, advirtiendo que “por orden expresa de Nª. Sª. el sobre debería ser abierto en 1960”.

Sentado lo anterior, solo queda aventurarnos a tratar de conocer lo que periodísticamente se ha denominado “4º Secreto de Fátima”.

Artículos anteriores de esta serie:
1.- El Fin de los Tiempos. La Revelación Pública (I)
2.- El Apokalipsis de San Juan y el Fin de los Tiempos (II)
3.- Actores y Momentos de los Días Postreros (III)
4.- La Última Prueba de la Iglesia (IV)
5.- Celle Qui Pleure (La Salette): “Roma perderá la fe” (V)
6.- Revelaciones Privadas, Fátima y el Fin de los Tiempos. I (VI)
7.- Revelaciones Privadas, Fátima y el Fin de los Tiempos. II (VII)

Una respuesta a «Revelaciones Privadas, Fátima y el Fin de los Tiempos. III (VIII)»

  1. Las apariciones de la Virgen en Fátima están aceptadas por la Iglesia como ciertas.
    Entonces si la Virgen manifiesta dos cosas:
    – en qué fecha se tiene que hacer público el Tercer Misterio
    – que el Papa con todos los obispos del mundo consagren a Rusia al Corazón de Jesús
    lo que no se entiende es que los jerarcas de la Iglesia, con el Papa a la cabeza, muestren rebeldía hacia la Virgen manteniendo secreto el 3º misterio de de Fátima más allá de la fecha fijada o de la muerte de la monja testigo de las apariciones, y muestren rebeldía también para no consagrar a Rusia al Corazón de Jesús.
    ¿Cómo se interpreta la actitud de los Papas y demás jerarcas contrarios a los deseos de la Virgen?
    O estos Papas eran ateos en realidad, o eran satánicos por mostrarse rebeldes respecto de los deseos públicos de la Virgen, o no se entiende su actitud.

    Muy buen trabajo como siempre, divinamente documentado (y nunca mejor dicho) que da qué pensar sobre qué clase de gente habita en el Vaticano. Tengo una opinión pésima de los colegios católicos, pero todavía peor viendo cómo estos colegios se vuelcan con las visitas de los papas, y ponen a los chavales pijos a aclamar a los papas, y viendo qué clase de Papas tenemos, que no es solo este también los anteriores, menuda farsa. No esperaba menos de los colegios

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad