Revolución comunista en España (y 2): terror en Garabandal, un Rey en el Tajo

Entre 1961 y 1965, hubo unas supuestas apariciones marianas en Garabandal, un pueblo de Cantabria, las cuales ya habían sido anunciadas por María al despedirse de Fátima, cuando profetizó algo así como que «nos vemos en San Sebastián»: precisamente, el verdadero nombre del pueblo es San Sebastián de Garabandal.

Las apariciones marianas fueron precedidas por unas manifestaciones del arcángel San Miguel, la primera de las cuales tuvo lugar el 18 de Junio de 1961, las cuales tuvieron como protagonistas a cuatro niñas ―Conchita, Mari Loli, Jacinta y María Cruz―. El objetivo de esas apariciones angélicas era el de prepararlas para la venida de la Virgen María, que sucedió en la tarde del domingo día 2 de Julio de 1961.

Junto a las recomendaciones típicas para llevar una vida piadosa, la Virgen les hizo unas revelaciones proféticas que afectaban a toda la humanidad, de marcado carácter apocalíptico, que entroncan con las profecías marianas de otras apariciones, pero que, sin embargo, tienen la particularidad de que contienen numerosos detalles concretos sobre cómo tendrá lugar el fin de los tiempos, el ambiente escatológico en el que se desarrollará el final de este mundo, tal y como lo conocemos.

Estos vaticinios se centran en el anuncio de tres fenómenos apocalípticos: el Aviso, el Gran Milagro, y el Castigo. En cuanto al Aviso, consistirá en una iluminación interior de la conciencia que experimentarán TODOS los habitantes de la Tierra, merced a la cual veremos nuestra vida tal y como Dios la ve ―por lo cual TODOS percibiremos la preencia de Dios―, experimentando las consecuencias de nuestras malas acciones, todo el mal que hemos hecho, dándosenos una oportunidad para arrepentirnos y reparar nuestras iniquidades; el Milagro ―que seguirá a los pocos meses del Aviso― consistirá en un fenómeno sobrenatural de enorme magnitud, que demostrará a las claras la existencia de Dios, y que tendrá lugar en Garabandal, donde quedará para siempre; en cuanto al Castigo ―que sobrevendrá si el mundo no se ha convertido con los dos fenómenos anteriores― consistirá en una serie de tremendos cataclismos que sacudirán la Tierra, muy posiblemente como consecuencia del impacto de un asteroide, o como efecto colateral del paso por la atmósfera terrestre de la cola de un cometa. Estos fenómenos catastróficos producirán una enorme mortandad, y de ahí que en el Aviso y el Gran Milagro se nos dé la posibilidad de convertirnos, con el fin de que la muerte no nos pille desprevenidos.

Pero, además, en las profecías se incluyen una serie de hechos que vienen a ser como las señales que precederán a estos dos fenómenos escatológicos, unos hechos que vendrían a ser sintomáticos de que el tiempo está cumplido, de que todo se va a desencadenar.

El epicentro de las revelaciones de Garabandal tuvo lugar en las famosas «noches de los gritos» ―19 y 20 de junio de 1962, las dos jornadas anteriores al Corpus Christi―, noches en las que las videntes tuvieron unas visiones aterradoras del Aviso y el Castigo, unas visiones tan dantescas, que prorrumpieron en gritos estremecedores. Los gritos de las niñas fueron tan terribles que la gente presente allí se conmocionó, causando también un intenso miedo.

En la revista Garabandal Journal de noviembre y diciembre de 2003, editada por Barry Hanratty, se afirma  que en la primera noche vieron, en el instante de la manifestación del Aviso, un momento de gran sufrimiento para la Iglesia y el mundo. En 1967, la vidente Mari Loli fue la primera en hablar de esta experiencia, escribiéndola tres años más tarde: «A pesar de que seguíamos viendo a la Virgen ―la «noche de los gritos»―, empezamos a ver también una gran multitud de gente, que sufría mucho y gritaba con la mayor angustia… La Santísima Virgen explicó que aquella gran tribulación ―que no será aún el Castigo― vendría porque llegaría un momento en que la Iglesia daría la impresión de estar a punto de perecer… que pasaría por una terrible prueba. Nosotras preguntamos a la Virgen cómo se llamaría a esa prueba, y Ella nos dijo que “COMUNISMO”. ―extraído del libro sobre Garabandal Se fue con prisas a la montaña, del Padre Eusebio Garcia de Pesquera, O.F.M.―.

Y, según las profecías,  el comunismo vendrá de la mano de una invasión rusa de Europa. En efecto, las cuatro niñas videntes de Garabandal describieron las circunstancias sociales que rodearán la llegada del Aviso en diversas ocasiones. Según estas narraciones, poco antes del Aviso se desatará de modo rápido e inesperado una circunstancia liderada por Rusia que implicará que la sociedad en todo el mundo ―y Europa principalmente― se verá dominada de nuevo por el comunismo. En un éxtasis llegó a decir que, si no nos convertíamos, Rusia se haría dueña del mundo, en lo que coincide con el mensaje de Fátima. El mundo no lo esperará, porque falsamente creerá que el comunismo había desaparecido.

El 23 de febrero de 1943, Sor Lucía de Fátima ―que pasó 21 años en España, en Pontevedra y en Tuy―, envió un documento al Obispo de Tuy-Vigo, Monseñor Antonio García, que dice: «Si los Sres. Obispos de España atienden a los deseos ya manifestados de Nuestro Señor, y emprenden una verdadera reforma en el pueblo y en el clero, entonces, bien. Pero si no, ella (Rusia) será de nuevo el enemigo con que Dios los castigará una vez más».

No obstante, según le dijo la Virgen en Garabandal a Conchita, con motivo de las circunstancias de la crisis de los misiles de Cuba, ninguna confrontación militar futura volverá a alcanzar el carácter de guerra mundial.

El momento en que se desencadenará las hostilidades en distintos puntos de Europa será a la vuelta de un viaje del Papa a Moscú, como afirma Albrecht Weber en su libro  Garabandal: El Dedo de Dios (Garabandal: Der Zeigefinger Gottes), publicado en 1993: «El Papa irá a Rusia, Moscú. Cuando regrese al Vaticano, pronto las hostilidades explotarán en diferentes partes de Europa».

Acerca de la fuente de esta información, Weber sostiene que «Conchita me la contó durante una larga conversación en su casa, el 14 de noviembre de 1965».

El mismo Padre Pío comentó a Conchita cuando le visitó en 1968 que el Milagro vendría debido a la gran cantidad de sangre de europeos, océanos de sangre. «La gran Maravilla de Dios (el Milagro) tendrá que pagarse con mucha sangre en toda Europa» ―le comentó el Padre Pío―.  Weber confirmó la fuente de esta noticia, citando a la madre de Conchita.

Al igual que sucedió en las revelaciones de Ezquioga, la Virgen también dijo a Conchita en Garabandal que el comunismo volvería a España, aunque no lo sufriría tan intensamente como el resto de Europa, quizás porque ya lo sufrió durante la Guerra Civil en los años 30. No obstante la invasión comunista llegará hasta San Sebastián de Garabandal durante unos días y allí algunas personas serán asesinadas por su fe.

Hablar de un regreso del comunismo parece exagerado, pero ¿realmente el comunismo es algo del pasado? Respecto a lo que la Virgen dijo a las videntes de Garabandal, la respuesta es «no». El Comunismo vendrá otra vez, causando gran dolor y sufrimiento.

En el libro ya mencionado de Albrecht Weber, se recogen testimonios de las videntes en este sentido:

Conchita: Cuando el Comunismo venga de nuevo, entonces todo sucederá.

Weber: ¿Qué quieres decir con «venga de nuevo»?

Conchita: Sí, cuando venga nuevamente.

Weber: ¿Quieres decir que el Comunismo antes va a desaparecer y después sucederá lo que has dicho antes (el Aviso)? ―debe tenerse en cuenta que en el momento de la entrevista y de la publicación del libro, el Comunismo estaba aún muy vivo en muchos países de Europa―.

Conchita: No sé, la Virgen dijo simplemente «cuando el Comunismo venga de nuevo».

En el mismo sentido, la vidente Mari Loli manifestó lo siguiente el 29 de septiembre de 1978, en el transcurso de una entrevista realizada por  el Padre Francis Benac:

Padre Benac: ¿La Virgen habló del Comunismo?

Mari Loli: Nuestra Señora habló a menudo sobre el Comunismo. No recuerdo cuántas veces, pero Ella dijo que habrá un momento en que el Comunismo parecería estar en todo el mundo. Creo que fue cuando nos dijo que los sacerdotes tendrían dificultades para celebrar misas y hablar de Dios y las cosas divinas.

A simple vista, la profecía parece ser descabellada porque, excepto en unos pocos países, el comunismo da la impresión de estar finiquitado, siendo una cosa del pasado… pero nada más lejos de la realidad: en mi obra La Patria traicionada: España en el Nuevo Orden Mundial  afirmo que el comunismo es una creación de La Sinagoga de Satanás, porque precisamente será comunista el Gobierno Mundial que será la culminación del Nuevo Orden Mundial, su objetivo más preciado. ¿Por qué? Pues me atrevo a decir que por dos razones fundamentales: porque el comunismo es intrínsecamente totalitario, y el totalitarismo dará el poder absoluto a la mafia satánica que gobierna el mundo, con el cual podrán esclavizar a su antojo a las masas esclavizadas en un mundo orwelliano… y porque  el sistema comunista es furibundamente anticristiano, al ser de naturaleza satánica, como satanista fue Karl Marx, su fundador.

Como se desprende del análisis del corpus profético anunciado en Ezquioga y Garabandal, se puede concluir que es justamente la reaparición del comunismo en España una de las señales que precederán al Fin de los Tiempos. Se podrá creer o no, pero lo que es seguro es que una revolución comunista en España ―aunque según las profecías durará muy poco― marcará el inicio de un tiempo turbulento y problemático no solo para España, sino también para Europa. Y precisamente, según otros autores,  la primera señal de este nuevo tiempo será el desencadenamiento de una nueva crisis económica, en la que ya estamos entrando.

Pero, tras el azote comunista, España, como el Ave Fénix, resurgirá de sus cenizas, para acaudillar la renovación del mundo, como afirman renombrados visionarios de toda Europa, que profetizaron desde hace siglos el surgimiento en suelo patrio de un Gran Monarca que acaudillará la renovación del mundo… voces proféticas de prestigio, desde el monje Bug de Milhas ―fallecido en 1846 con casi cien años de edad― con la aparición del legendario «Caudillo del Tajo», hasta la afamada vidente  Catherine Brown, cuyos vaticinios son esperanzadores:

«Comenzó a desencadenarse sobre toda España la gloria de Dios, desencadenando el Reino de Dios sobre la tierra tal y como es en el Cielo, y conduciendo al Reino de España a un avivamiento».

«Estoy a punto de desencadenar un movimiento de Mi Espíritu en España, que tendrá un impacto espiritual impresionante sobre las naciones. Este siguiente movimiento de mi Espíritu aplastará el terrorismo y las fachadas religiosas. El movimiento continuo de Mi Espíritu provocará un avivamiento en esta tierra».

«Mi palabra a España es “ACELERACIÓN”. Levántate de la desesperación y entra en tu destino; sal de tu cansancio y de su desaliento; sal de la pasividad a una búsqueda apasionada de tu Rey y ponte las vestiduras de alabanza: experimentarás un despertar en los corazones al abrirse oídos a esta llamada con trompeta desde el Cielo».

Por su parte el doctor Gobelas, en su obra Garabandal Hora X, transcribe las revelaciones de un alma santa, que dice: «Sí que vendrá, sí que vendrá un nuevo Rey a gobernar. Es príncipe de estirpe lejana; lejana y ya olvidada… Sí que vendrá: ¡cerca está ya! Será gran guerrero: el Defensor verdadero de España, con su tradición. ¡Éste, españoles, no os hará traición!».

Que así sea, y así se cumpla.

Compartir

One thought on “Revolución comunista en España (y 2): terror en Garabandal, un Rey en el Tajo”

  1. Solo Dios sabe lo que será, pero, quien no esté pendiente únicamente en consumir su acostumbrada ración de «pan y circo» y levante la mirada, podrá divisar los primeros nubarrones que ya comienzan a ocupar el horizonte.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*