Romance del Caudillo, al que dicen: “El innombrable”

La banda de Pedro Sánchez y sus cuarenta ladrones,

sigue teniendo al Caudillo entre sus preocupaciones.

Franco les aterroriza y puebla sus obsesiones

de terrores infinitos, de ansias y tribulaciones,

que a los pijos perroflautas les encoge los cojones.

Franco no ha muerto hace años,

Franco vive en las menciones obsesivas y dementes,

de esta panda de cabrones.

Como el Cid a la morisma, pone en fuga a batallones,

y aterra después de muerto, a marujas y cagones.

Por eso será delito hablar bien de sus acciones,

y decir que hizo pantanos será causa de prisiones,

de severos latigazos, galeras e inquisiciones.

Serán pecados terribles algunas afirmaciones,

como decir por ejemplo, sin disimulos blandones,

que, mal que pese a estos mierdas, Franco le echó dos cojones,

y hubo una España sin paro, sin políticos ladrones,

sin taradas de ministras, ni ministros maricones.

Será pecado mortal recordar las procesiones,

en las que curas y obispos, hoy tan progres y masones,

lo llevaban bajo palio, y le daban bendiciones.

La ley mordaza que trama esta banda de mamones,

castiga que se recuerden sus logros y galardones.

Por último digamos lo que todo el mundo sabe,

que si tenemos borbones,

es porque lo quiso Franco, cuando gestionó sus sucesiones,

aunque más hubiera valido que no los hubiera parido

porque nunca han existido borbones que no fueran traidores.


7 respuestas a «Romance del Caudillo, al que dicen: “El innombrable”»

  1. El «innombrable» para ellos, que no llegan, pero si verán el giro de ciento ochenta grados que dará España.

    El «Inolvidable» para millones de hijos agradecidos de esta Patria, que verán su retorno.

  2. Define la realidad.
    Esta gentuza sólo mira al pasado y pretende cambiarlo.
    Estos psicópatas deberían saber que el pasado no hay forma de cambiarlo. Es presente esta aquí y el futuro que está por llegar y que podrían cambiarlo no tienen mucho interés, salvo para ellos mismos.
    Esperemos tener la posibilidad de juzgarle y condenable por traición a la nación española

  3. La verdad se abrirá paso, antes o después. La cuestión es si, para entonces, todavía quedará algo de España capaz de aprovechar la novedad y resurgir de sus «democráticas cenizas».

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad