Rosa Mª Mateos: comisaria política del servicio de agit-prop marxista

Rosa Mª Mateos fue, de siempre, una de las activistas marxistas más destacadas infiltrada en RTVE… aunque bien que se camufló cuando sabía, y sabían sus jefes del partido, que contra Franco nada podían y que, caso de destaparse no se iban a comer una rosca.

Llegada la «democracia», es decir, la partitocracia y más ahora aún con la plutocracia, Mateos pudo desmelenarse y ya no esconder cuál es su filiación y cuáles sus intereses y objetivos políticos e ideologógicos, es decir, el ascenso al poder y su detentación por parte del marxismo sea socialista o, mejor aún si es posible, comunista, para imponer su totalitarismo despótico.

Desde que tan hierática y siniestra mujer fue colocada al frente de RTVE, sumisa a la férrea disciplina del «partido», o sea, de la revolución frentepopulista bis que nos asola, Mateos no ha hecho sino destacarse como la comisaria política más radical, sectaria y cruel del aparato de agit-prop socialista-comunista vigente. Claro que de ahí la bajada de índices de audiencia, la mediocridad y grosería de los programas, la censura de la verdad y… la falsedad por sistema de sus noticieros y documentales. Ejemplos hay para dar y tomar, y por citar sólo uno aquel en el que dijeron que el coletas había acudido con mascarilla cuando rompió la cuarentena siendo ello completamente falso.

Pero como quiera que a los marxistas de cualquier pelaje, fanáticos de su degenerada ideología, a los que menos el poder y ellos mismos todo lo demás les importa un bledo, incluida la vida de los demás, a no ser como herramienta desechable para sus fines políticos y de poder, cuando ha llegado la epidemia vírica que sufrimos, con sus desgracias, Mateos, cómo no, logra cada día mayores cotas de miseria y degeneración en su trabajo de propaganda y engaño de la población.

Insertamos a continuación una carta de la presidenta de la Comunidad de Madrid que, aunque del PP, y por ello cómplice durante décadas de las Mateos —ahora que no se quejen–, no deja de ser verdad en lo que denuncia y prueba fehaciente de lo que hemos dicho aquí.


Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*