Sánchez acosado por la pederastia y la narcotiranía

mm

La implicación de varios ministros con la “visita” de Delcy Rodríguez a la T-4 del aeropuerto de Madrid, ha sido una metedura de pata con graves consecuencias. En el ámbito interno ha quedado acreditado que el mentir no es solo patrimonio de Sánchez, sino que es asumido de manera entusiasta y coral por un gobierno que desconoce la extensión y límites del territorio nacional. En el exterior la imagen ofrecida ha sido penosa e inquietante. Penosa al comprobar como una persona acusada de torturas y otras lindezas, cuenta con la complicidad del gobierno español para burlar la prohibición que tiene de pisar la UE e introducir varias de maletas de extranjis. Inquietante para los ciudadanos y nuestros aliados, al constatar el nulo respeto que el Consejo de Ministros tiene a los tratados internacionales suscritos y su vinculación con el narco, el blanqueo y la tiranía venezolana.

La coordinación en el engaño solo puede entenderse si existen instrucciones precisas del jefe. Ábalos ha sido solo la herramienta utilizada, no el autor intelectual. Es curioso que los comunistas del gobierno hayan sido, en principio, los menos involucrados en este dislate, si se tienen en cuenta sus antecedentes.

Una vez más, la quiebra del Estado de Derecho y la mala imagen internacional que trasmite el gobierno no es un asunto que les quite el sueño. Lo que en absoluto sorprende, dado el desprecio continuado que demuestra Sánchez por respetar la ley que ha jurado o prometido y de la que debía ser su principal defensor. En su lugar negocia con secesionistas y delincuentes todo lo que se le pone por delante, sin explicar que pretende mientras que están muy claros los objetivos de sus oponentes en la mesa.

En todo caso, hay que tener claro que este presidente no está legitimado para negociar asuntos inconstitucionales como dar pasos para romper la nación. Por ello el ciudadano no entiende una negociación en la que el objetivo de una parte sea acabar con la otra.

Luis Eduardo Ramírez, marido de Oltra en el banquillo por pederasta
Mónica Oltra

Claro que el caso Ábalos/Delcy no es casi nada, en el ámbito de la corrupción, con los abusos a menores tutelados por el Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales. La red establecida de tráfico y consumo de drogas y prostitución de niños y niñas de centros públicos dependientes del gobierno balear. Los votos comunistas de Podemos impidieron que se creara una comisión de investigación en la Asamblea autonómica. Los abusos de menores también se han producido en la comunidad valenciana, cuyo gobierno ha intentado silenciarlo, a pesar de estar denunciado y condenado a cinco años por abuso el ex de Mónica Oltra, o quizás por eso.

El gobierno de coalición formado por Sánchez con los comunistas de Iglesias y con el apoyo de secesionistas y viejos terroristas, se bautizó como ¡progresista! Sí para serlo hay que vincularse con la narcotiranía venezolana y ser cómplice del abuso de menores protegidos por el Estado, prefiero ser reaccionario.

Ante la deriva gubernamental, motivada por la incoherencia, el sectarismo y la incompetencia políticas. Es obligación de la oposición intentar detener esa dinámica, que fue creada después de la investidura de Sánchez y por lo tanto no está legitimada por los ciudadanos. El incumplimiento de los tratados internacionales y la vulneración de los acuerdos que tenemos con nuestros aliados. Pone en grave riesgo nuestra seguridad, pero también nuestro ordenamiento constitucional. La oposición cuenta con la moción de censura y también con el artículo 102.2 de la Carta Magna, que contempla la actuación política necesaria, cuando se pone a la nación en riesgo. La oposición cuenta suficientes diputados para emprender ambas iniciativas parlamentarias. El hacerlo, o no, es de su exclusiva responsabilidad.


Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*