Sanciones económicas: el camino de la guerra. Pearl Harbor. 7.12.1941

A las 07:55, hora de Hawái, del 7 de Diciembre de 1941, un bombardero en picado japonés con el símbolo rojo del Sol Naciente de Japón en sus alas aparece entre las nubes sobre la isla de Oahu.

Le siguió un enjambre de 360 ​​aviones de combate japoneses que descendieron sobre la base naval estadounidense de Pearl Harbor en un feroz asalto. El ataque sorpresa asestó un golpe crítico a la flota estadounidense del Pacífico y llevó a los Estados Unidos irrevocablemente a la Segunda Guerra Mundial.

Con la ruptura de las negociaciones diplomáticas con Japón, el presidente Franklin D. Roosevelt y sus asesores sabían que era probable un ataque japonés inminente, pero no se había hecho nada para aumentar la seguridad en la importante base naval de Pearl Harbor. Era domingo por la mañana y muchos militares habían recibido pases para asistir a los servicios religiosos fuera de la base.

A las 07:02, dos operadores de radar detectaron grandes grupos de aviones en vuelo hacia la isla desde el norte, pero, dado que se esperaba un vuelo de B-17 desde los Estados Unidos en ese momento, se les dijo que no hicieran sonar la alarma. Por lo tanto, el asalto aéreo japonés fue una sorpresa devastadora para la base naval.

Gran parte de la flota del Pacífico quedó inutilizada: cinco de los ocho acorazados, tres destructores y otros siete barcos se hundieron o sufrieron graves daños, y más de 200 aviones fueron destruidos. Un total de 2.400 estadounidenses murieron y 1.200 resultaron heridos, muchos mientras intentaban valientemente repeler el ataque.

Las pérdidas de Japón fueron unos 30 aviones, cinco submarinos enanos y menos de 100 hombres. Afortunadamente para los Estados Unidos, los tres portaaviones de la flota del Pacífico estaban en el mar en maniobras de entrenamiento. Estos portaaviones gigantes tendrían su venganza contra Japón seis meses después en la Batalla de Midway (4/7.06.1942), invirtiendo las tornas en contra de la armada japonesa previamente invencible en una victoria espectacular.

El día después del bombardeo de Pearl Harbor, el presidente Roosevelt compareció ante una sesión conjunta del Congreso y el Senado y declaró: “Ayer, 7 de diciembre de 1941, una fecha que vivirá en la infamia, los Estados Unidos de América fueron repentina y deliberadamente atacados por fuerzas navales y aéreas, fuerzas del Imperio de Japón.”

Jeannette Rankin

Luego de un breve y contundente discurso, pidió al Congreso aprobar una resolución reconociendo el estado de guerra entre Estados Unidos y Japón. El Senado votó a favor de la guerra contra Japón por 82 a 0 y la Cámara de Representantes  aprobó la resolución por 388 a 1.

La única disidente fue la representante de Montana, Jeannette Rankin, una pacifista devota que también había emitido un voto en contra de la entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial. Tres días después, Alemania e Italia declararon la guerra a Estados Unidos y el gobierno estadounidense respondió de la misma manera.

La contribución estadounidense al exitoso esfuerzo de guerra de los Aliados abarcó cuatro largos años y costó más de 400.000 vidas estadounidenses.

¿Por qué Japón atacó Pearl Harbor?

Cuando apareció el primer bombardero japonés sobre Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941, las tensiones entre Japón y Estados Unidos habían ido en aumento durante casi una década, lo que hacía que la guerra pareciera inevitable.

Cuando los bombarderos japoneses aparecieron en los cielos sobre Pearl Harbor en la mañana del 7 de diciembre de 1941, el ejército estadounidense no estaba preparado para el devastador ataque sorpresa que alteró drásticamente el curso de  la Segunda Guerra Mundial, especialmente en el teatro del Pacífico. Pero hubo varias razones clave para el bombardeo que, en retrospectiva, lo hacen parecer casi inevitable.

Las tensiones comenzaron durante la Gran Depresión

Antes del ataque a Pearl Harbor, las tensiones entre Japón y Estados Unidos habían ido en aumento durante casi una década.

Japón, nación insular aislada del resto del mundo durante gran parte de su historia, se embarcó en un período de expansión agresiva a principios del siglo XX. Dos guerras exitosas, contra China en 1894-95 y la Guerra Ruso-Japonesa  en 1904-05, impulsaron estas ambiciones, al igual que la participación exitosa de Japón en la Primera Guerra Mundial (1914-18) junto a los Aliados.

Durante la Gran Depresión de la década de 1930, Japón buscó resolver sus problemas económicos y demográficos abriéndose camino en China, comenzando en 1931 con la invasión de Manchuria. Cuando una comisión nombrada por la Sociedad de Naciones condenó la invasión, Japón se retiró de dicha organización; ocuparía Manchuria hasta 1945.

Masacre de Nanjing

En julio de 1937, un enfrentamiento en el puente Marco Polo de Beijing inició otra guerra chino-japonesa. Ese diciembre, después de que las fuerzas japonesas capturaran Nanjing (Nanking), la capital del Partido Nacionalista Chino, (Kuomintang), procedieron a llevar a cabo seis semanas de asesinatos en masa y violaciones ahora conocidas como la Masacre de Nanjing.

Estados Unidos estaba tratando de detener la expansión global de Japón

A la luz de tales atrocidades, Estados Unidos comenzó a aprobar sanciones económicas contra Japón, incluidos embargos comerciales sobre exportaciones de aeronaves, petróleo y chatarra, entre otros bienes clave, y brindó apoyo económico a las fuerzas de Kuomintang. En septiembre de 1940, Japón firmó el Pacto Tripartito con Alemania e Italia, los dos regímenes europeos entonces en guerra con los Aliados.

Tokio y Washington negociaron durante meses antes del ataque a Pearl Harbor, sin éxito. Si bien Estados Unidos esperaba que los embargos sobre el petróleo y otros bienes clave llevarían a Japón a detener su expansionismo, las sanciones, en realidad, convencieron a Japón a mantenerse firme y provocando la ira de su pueblo contra la continua interferencia occidental en los asuntos asiáticos.

¿Sabía realmente el presidente Franklin Delano Roosevelt de antemano que la flota estadounidense del Pacífico iba a ser atacada en Pearl Harbor la mañana del 7 de diciembre de 1941? ¿Se ocultó deliberadamente esa información a los comandantes estadounidenses en Pearl Harbor, al almirante Husband Kimmel y al general Walter Short? Si es así, ¿por qué? El mero pensamiento de algo así alternaba entre lo absurdo y lo monstruoso. ¿Alguien podría considerar seriamente esta idea de parte de alguien que estuviera cuerdo?

Roosevelt

“Roosevelt no solo sabía del ataque de antemano, sino que lo provocó deliberadamente, desde octubre de 1940 en adelante. ¡Y Estados Unidos no solo tenía la capacidad de interceptar las comunicaciones diplomáticas japonesas, como muestra «Tora! Torá! Torá!», la película de 1971, sino que tenía una red y una operación activa de inteligencia naval en todo el Pacífico con la misión de interceptar las comunicaciones militares japonesas. Estábamos escuchando constantemente las comunicaciones por radio del [almirante] Yamamoto con el [almirante] Nagumo, después de que Nagumo partiera de la bahía de Hitokappu en Japón a fines de noviembre de 1941 con los seis (6) portaaviones que componían el grupo de combate que terminó 200 millas al norte de aquí lanzando el ataque a Pearl, Wheeler, Schofield, Hickam, Shafter y Kaneohe el 7 de diciembre».

“Roosevelt era un hijo de puta, engañoso y mentiroso. Mintió a este país en una guerra que era totalmente evitable. Si él es el modelo de la presidencia estadounidense en el mundo en que vivimos ahora, que Dios nos ayude. La mitología que rodea a este tipo es suficiente para hacerte vomitar. Y nunca lo olvides» (Capitán Sleight).

Robert Stinnett

Gracias a Robert Stinnett, autor de Day of Deceit: The Truth About FDR and Pearl Harbor, y su demanda bajo la Ley de Libertad de Información contra el Gobierno Federal de los Estados Unidos, ahora la evidencia está a la vista de todos. Stinnett era uno de esos criptógrafos secretos en la red que interceptaba las comunicaciones militares japonesas en el Pacífico, y las conversaciones específicas entre Yamamoto y Nagumo de las que el Capitán RC Sleight había hablado en Honolulu décadas antes. Su libro incluye el infame Memorándum McCollum de octubre de 1940 y su llamado Memorándum de acción de ocho (8) puntos “diseñado para provocar a Japón en un acto de guerra manifiesto”.

El texto completo del Memorándum McCollum se incluye en el Apéndice A del libro de Stinnett, que proporciona una copia fotográfica de lo que Stinnett descubrió personalmente en el Recuadro 6 de una colección especial de la Marina de los EE. UU. en RG 38 en la Rama de Referencia Militar de Archivos II, 24 de enero. , 1995.

Arthur H. McCollum

El teniente comandante Arthur H. McCollum, que hablaba japonés con fluidez pues creció en Japón por ser hijo de misioneros bautistas estadounidenses allí destinados, era el jefe de la oficina del Lejano Oriente de la Oficina de Inteligencia Naval (ONI). Su oficina era un elemento de Station US, un centro criptográfico estadounidense secreto ubicado en el cuartel general naval principal en el Nº 18 de  Street y Constitution Avenue NW, a unas cuatro manzanas de la Casa Blanca. Como Stinnett dice en Day of Deceit, el Memorándum de acción de ocho (8) puntos pedía «incitar virtualmente un ataque japonés contra las fuerzas terrestres, aéreas y navales estadounidenses en Hawái, así como contra los puestos de avanzada coloniales británicos y holandeses en el Pacífico».

Los Ocho (8) Puntos eran los siguientes:

  1. Llegar a un acuerdo con Gran Bretaña para el uso de las bases británicas en el Pacífico, particularmente en Singapur.
  2. Llegar a un acuerdo con Holanda para el uso de las instalaciones de la base y la adquisición de suministros en las Indias Orientales Holandesas [ahora Indonesia].
  3. Dar toda la ayuda posible al gobierno chino de Chiang Kai-shek.
  4. Enviar una división de cruceros pesados ​​de largo alcance a Oriente, Filipinas o Singapur.
  5. Enviar dos divisiones de submarinos a Oriente.
  6. Mantener la fuerza principal de la flota estadounidense, ahora en el Pacífico, en las inmediaciones de las islas hawaianas.
  7. Insistir en que los holandeses se nieguen a conceder las demandas japonesas de concesiones económicas indebidas, en particular del petróleo.
  8. Embargar completamente todo el comercio con Japón, en colaboración con un embargo similar impuesto por el Imperio Británico.

Es fundamental que entendamos el momento exacto de este Memorando de Acción de Ocho (8) Puntos del Capitán de Corbeta Arthur McCollum, como Stinnett nos explica:

“La sustitución del [Almirante] Richardson [como CINCPAC, o Comandante en Jefe del Pacífico] el 1 de febrero de 1941, fortaleció la posición de McCollum. Solo cinco meses antes, a mediados de septiembre de 1940, Alemania y su socio del Eje, Italia, habían firmado una alianza de asistencia mutua con Japón. El Pacto Tripartito comprometía a los tres socios a asistirse mutuamente en caso de ataque a cualquiera de ellos. McCollum vio la alianza como una oportunidad de oro. Si se pudiera provocar a Japón para que cometiera un acto de guerra abierto contra Estados Unidos, entonces las disposiciones de asistencia mutua del Pacto entrarían en vigor. Fue un enfoque por la puerta trasera: Alemania e Italia acudirían en ayuda de Japón y, por lo tanto, involucrarían directamente a Estados Unidos en la guerra europea.”

Husband Kimmel

Así, se estableció la hoja de ruta para lo que Stinnett denominó “la puerta trasera de la guerra de FDR”. Quizás la mejor prueba de cual era la mentalidad tanto de Arthur McCollum como de Franklin Delano Roosevelt fue la “Acción D” del primero, que involucró el despliegue deliberado de buques de guerra estadounidenses dentro o junto a las aguas territoriales de Japón. Ahora sabemos que FDR se hizo cargo personalmente de las reuniones secretas en la Casa Blanca donde se discutió e implementó la Acción D. El presidente calificó estas provocaciones ilegales e imprudentes como cruceros “emergentes”. A estos cruceros se opuso el Almirante Husband Kimmel (comandante de CINCPAC) quien objetó la Acción D como “…mal aconsejo que resultará en una guerra si hacemos este movimiento”. Stinnett señala que:

“Desde marzo hasta julio de 1941, los registros de la Casa Blanca muestran que FDR ignoró el derecho internacional y envió grupos de combate navales a aguas japonesas en tres de esos cruceros emergentes. Una de las más provocativas fue una incursión en el Estrecho de Bungo, al sureste de Honshu, el acceso principal al Mar Interior de Japón. El estrecho separa las islas de origen de Kyushu y Shikoku, y fue una de las áreas operativa principales para los buques de guerra de la Armada Imperial Japonesa en 1941”.

La nota al pie 11 del capítulo 2 de Day of Deceit demuestra cuán profundamente involucrado estuvo Franklin Roosevelt en estas acciones imprudentes, ilegales, provocativas e inconstitucionales incorporadas en la Acción D. La nota al pie de página de Stinnett dice:

Harold R. Stark

“La documentación que vincula directamente a FDR con la Acción D de McCollum: el envío de cruceros de la Marina de los EE. UU. en movimientos provocativos contra Japón incluye lo siguiente: la primera discusión en la Casa Blanca el 10 de febrero de 1941. Estuvieron presentes el presidente Roosevelt; Secretario de Estado, Cordell Hull; Secretario de Guerra, Henry L. Stimson; el Secretario de Marina, Frank Knox; el General George Marshall, Jefe del Estado Mayor del Ejército; y el Almirante Harold R. Stark, Jefe de Operaciones Navales. Stark advirtió a FDR que los cruceros “precipitarán las hostilidades”. (PHPT 16-2150 y PHPT 33, pág. 1203. FDR abogó por los cruceros, dice Stark en PHPT 33, p. 1203.).

Hay otra piedra de Rosetta crítica y una prueba irrefutable en la conspiración de Pearl Harbor que involucra a Franklin Roosevelt y la posterior designación del almirante Husband Kimmel (CINCPAC), y la posterior publicación del informe fraudulento de la Comisión Roberts sobre el ataque a Pearl Harbor. Simplemente lo mencionaré para aquellos que posteriormente estén interesados ​​en seguir investigando este horrible episodio de la historia estadounidense: el monte submarino de Prokofiev (Stinnett 146, 148, 150, 233) y la Orden del mar vacío (Stinnett 144-46, 149, 160, 187, 188, 193). Estas gemas van acompañadas de los archivos White House Route Logs and Station US, RG 38, MMRB y Archives H Document, que enumera los treinta y seis estadounidenses autorizados para leer las intercepciones diplomáticas y militares japonesas en 1941. Lo increíble de este documento es que prueban («acceso restringido») que la inteligencia de esta vigilancia electrónica y descifrado fue ocultada al Almirante Husband E. Kimmel, CINCPAC en Hawái, y al Teniente General Walter Short, el Comandante General de las Fuerzas Armadas de Hawái. Departamento, Ejército de los EE. UU., Fort Shafter, Oahu. ¿Por qué?

La mitología que rodea a Franklin Delano Roosevelt hasta el día de hoy no podría sostenerse sin la cooperación absoluta del gobierno estadounidense, las corporaciones, los medios de comunicación, Hollywood, los aduladores del aparato de seguridad nacional estadounidense y el sistema educativo. Esta mitología oculta la mente ilegal, inconstitucional y, sí, criminal, del presidente número 32 de los Estados Unidos. Más aún, para quienes analizan a Roosevelt comparándolo ahora con George W. Bush y Barack Obama, y ​​sus respectivas acciones frente a Irán y Medio Oriente en el siglo XXI, las referencias que ya hemos hecho al secreto, la duplicidad, las sanciones económicas y las operaciones militares encubiertas ilegales realizadas por Franklin Roosevelt, deberían servir como un prototipo ominosamente sugerente y precursor de lo que ha estado sucediendo con las administraciones presidenciales estadounidenses de los últimos años y sus idénticas operaciones criminales contra Irán.

Aún más inquietante, como lo demuestra Mark Weber en su ensayo, » La campaña del presidente Roosevelt para incitar a la guerra en Europa: los documentos polacos secretos, es que las fuerzas políticas que operaron detrás y a través de Franklin Roosevelt son idénticas a las que están en juego en la élite del poder político estadounidense ahora: los banqueros centrales internacionales sobradamente conocidos.

Pero volvamos, momentáneamente, a Franklin Roosevelt y el período previo a Pearl Harbor. En este caso, nuestra atención se centrará ahora en los engaños diplomáticos que empleó el gobierno de los Estados Unidos con Japón hasta el 7 de diciembre de 1941. Aquí, la mitología coincide con el Memorándum McCollum y su plan de ocho (8) puntos.

Lo que sabemos ahora, eternamente agradecidos por el descubrimiento y la publicación de la historia real, es que ni la buena voluntad, ni ninguna concesión por parte del gobierno japonés en 1941, iba a disuadir a Franklin Roosevelt y a sus poderosos intermediarios sionistas de la campaña de provocación para llevar a Japón a la guerra con los EEUU. ¿Por qué? Por lo siguiente: 1) Los banqueros centrales siempre se benefician de la guerra. En el caso de los Estados Unidos, esto se ve impulsado por la creación de la Junta de la Reserva Federal en 1913, como precursora de la militarización global absoluta de la política exterior estadounidense desde entonces. 2) Una guerra estadounidense-japonesa en el Pacífico no sería simplemente una forma clandestina de involucrar a Estados Unidos en la guerra de Churchill contra Hitler en Europa, sino también un objetivo sionista que podría fin a la amenaza de una alianza entre el Japón imperial y Adolf Hitler en una posible invasión dese dos frentes opuestos de la Unión Soviética. Este era un objetivo esencial del nexo de poder sionista. El ensayo antes mencionado de David Martin lo admite bien que con cautela.

Harry Dexter White

La clave para entender este último punto es la Operación Nieve. La información sobre la Operación Nieve comienza a aparecer. La reciente publicación de “Operation Snow: How a Soviet Mole in FDR’s White House Triggered Pearl Harbor” de John Koster, ha comenzado a desmoronar seriamente el edificio propagandístico construido sobre Roosevelt en la Historia Estadounidense en relación con sus acciones en la Segunda Guerra Mundial. Las revelaciones aparecidas se deben al topo soviético Harry Dexter White. White era hijo de inmigrantes judíos lituanos en los Estados Unidos. Un aviso: cuando la evidencia se vuelve demasiado sólida como para negarla con respecto a las relaciones entre agentes pro-Stalin y Franklin Roosevelt, podemos estar seguros de que el establishment estadounidense evitará que White y a tantos otros como él aparezcan también como agentes del sionismo internacionalista.

Herbert Hoover

En el caso de los trágicos hechos de 1941 que nos ocupa, las últimas revelaciones se deben a la  publicación del diario del presidente Herbert Hoover y a sus 50 páginas que hablan de Roosevelt y Pearl Harbor. Editado por George Nash, el libro se titula “Libertad traicionada: la historia de la Segunda Guerra Mundial y sus secuelas según Herbert Hoover”.

Los hechos básicos que se relatan en dicho libro son estos. Japón en 1941 estaba empantanado en una guerra que ya duraba 4 años con China, que no podía ni ganar ni terminar. El movimiento de Japón hacia la Indochina francesa había creado la sensación de que el Imperio japonés estaba al final de la línea de sus posibilidades militares.

Fumimaro Konoye

Dentro del gobierno japonés había una poderosa facción dirigida por el primer ministro Fumimaro Konoye que desesperadamente quería evitar la guerra con Estados Unidos. Por el contrario, los pro-anglosajones se agolpaban sobre todo en la Armada japonesa. El Partido de la Guerra dentro del gobierno japonés incluía al Ejército, al General Hideki Tojo y al Ministro de Relaciones Exteriores Yosuke Matsuoka, cuyas virulentas opiniones antiestadounidenses fueron arma especial de la facción anti-anglosajona en la lucha por el control de la dirección del gobierno japonés.

Teijiro Toyoda

El 18 de julio de 1941, surgió una oportunidad de importancia crítica para los Estados Unidos. El primer ministro Fumimaro Konoye destituyó al ministro de Relaciones Exteriores Yosuke Matsuoka. El reemplazo de Konoye resultó ser un pro-anglosajón, el almirante Teijiro Toyoda.

La respuesta estadounidense fue igualmente fundamental. Demostró lo que creo que es igual de cierto hoy en día de un gobierno estadounidense ocupado por los sionistas en el deseo de estos últimos por por ver por fin una guerra directa de EEUU con Irán, a cualquier precio, debido a la sed de sangre talmúdica del régimen de Netanyahu en Israel y sus patrocinadores en los Estados Unidos. Franklin Roosevelt quería la guerra con Japón a toda costa, porque los banqueros querían que ese conflicto transcurriera como preludio de una entrada por la puerta trasera en la guerra británica con Adolf Hitler, y porque garantizaba la distracción de Japón de cualquier amenaza de participación con Hitler en una invasión por dos frentes de la Rusia bolchevique, una Rusia bolchevique querida por los corazones de los sionistas mundiales y los Harry Dexter White pro-soviéticos de la administración Roosevelt.

El 25 de julio de 1941, una semana después de la aparente victoria de Konoye sobre Matsuoka, Estados Unidos congeló todos los activos japoneses en Estados Unidos, puso fin a todas las importaciones y exportaciones y negó a Japón el petróleo del que dependía el Imperio japonés. ¿Suena esto familiar para los iraníes de hoy que tratan con los descendientes de Roosevelt? ¿Es un presagio de lo que vendrá?

Una cosa está clara. El primer ministro Fumimaro Konoye, aunque estupefacto, todavía creía en el deseo de Estados Unidos de lograr la paz con su país, para lo cual logró incluso el apoyo secreto tanto de la Armada como del Ejército japoneses para reunirse con Franklin Roosevelt, en el lado estadounidense del Pacífico, para continuar el diálogo de buena fe con el Jefe del Ejecutivo estadounidense.

Joseph Grew

Es especialmente digno de mención que el embajador de EE.UU. en Japón, Joseph Grew, imploró a su Administración que no ignorara la propuesta de Konoye ni la oportunidad que se le ofrecía para una resolución pacífica de la crisis. Konoye había convencido a Grew de que se podía llegar a un acuerdo sobre la retirada japonesa de Indochina y del sur y centro de China.

El 28 de agosto de 1941, el embajador japonés en los Estados Unidos le entregó a Franklin Roosevelt una carta que contenía la oferta de Konoye al presidente para reunirse cara a cara. Solo había una condición: Tokio le rogó a Roosevelt que mantuviera la carta y la oferta en secreto. La razón era totalmente legítima: una revelación pública de la oferta del primer ministro japonés de cruzar el Pacífico para hablar con un presidente estadounidense podría poner en peligro la capacidad de supervivencia de su gobierno.

Sí, lo han adivinado. El 3 de septiembre de 1941, la carta y su contenido se filtraron convenientemente al periódico Herald-Tribune.

El 6 de septiembre de 1941, el primer ministro Fumimaro Konoye se reunió nuevamente con el embajador estadounidense Joseph Grew durante una cena de 3 horas y le dijo a Grew que los japoneses ahora estaban de acuerdo con los 4 principios propuestos por el gobierno de los Estados Unidos para la paz.

La respuesta de Roosevelt fue que… no hubo respuesta.

El 29 de septiembre de 1941, Grew envió lo que Herbert Hoover describió como una «oración» a Roosevelt, rogándole que no dejara escapar una oportunidad de paz para Estados Unidos.

El 30 de septiembre de 1941, Grew escribió a Washington: “El buque de guerra de Konoye está listo y esperando para llevarlo a Honolulu, Alaska, o a cualquier otro lugar designado por el presidente [Roosevelt]”.

De nuevo ninguna respuesta. El 16 de octubre de 1941 cayó el gabinete de Konoye.

En noviembre, Estados Unidos interceptó dos nuevas ofertas de Tokio: un Plan A para el fin de la guerra con China y la ocupación de Indochina. Si eso fuera rechazado, el Plan B requería un modus vivendi en el que ninguna de las partes haría ningún movimiento nuevo.

La respuesta de Roosevelt: nuevo silencio.

Henry Stimson

Esto provocó la infame reunión del Consejo de Guerra de Franklin Roosevelt el 25 de noviembre de 1941. En esta reunión, el Secretario de Guerra, Henry Stimson [al tanto, como ya hemos visto, de las incursiones ilegales de Roosevelt en las aguas territoriales japonesas, cortesía de las recomendaciones de la Acción D de Arthur McCollum ], tomó notas por escrito de las conversaciones de dicho Consejo de Guerra. El consenso predominante entre los asistentes, según Stimson, fue el siguiente:

“La pregunta era cómo deberíamos maniobrar (a los japoneses)… disparando el primer tiro sin que ello supusiera demasiado peligro para nosotros mismos».

El resultado de lo anterior fue: miles de vidas acabadas o arruinadas, las cenizas quemadas de Hiroshima y Nagasaki, la caída de China en manos de Mao, la participación estadounidense en Corea y Vietnam, el surgimiento de la China comunista y la expansión del Imperio Soviético en Europa del Este y en otros lugares después del final de la Segunda Guerra Mundial. El establecimiento del Estado sionista de Israel en 1948 colocaría las fortunas de los Estados Unidos a resguardo, lo que daría como resultado la sobre extensión actual del Imperio estadounidense en el Medio Oriente y Asia Central, con aún más guerras por desarrollar.

Tyler Kent

Esta es la razón por la cual Tyler Kent, el lingüista y criptólogo estadounidense que operaba desde la Embajada de los Estados Unidos en Londres, reveló a figuras clave del Congreso de los Estados Unidos y de otros lugares, lo que Franklin Roosevelt y Winston Churchill estaban cocinando en el período previo a Pearl Harbor. Kent fue el Edward Snowden de su tiempo. Después de su arresto en mayo de 1940, su vida nunca volvió a ser la misma. La sombra de Roosevelt y su duplicidad al destruir lo que Kent sabía de los Estados Unidos antes de ese momento, seguiría a este último hasta el final de su vida en Kerrville, Texas, en 1988.

Aún más inquietante resultó ser la expansión de la doctrina insidiosa del Excepcionalismo estadounidense, la creencia rooseveltiana en la Presidencia Imperial norteamericana tal como la entendían los sucesores del Roosevelt, la explosión del crecimiento en un Estado de Seguridad Nacional estadounidense que amenaza la Declaración de Derechos y la capacidad de supervivencia del dólar estadounidense y la continua expansión del poder sionista en todas las instituciones básicas de la vida estadounidense desde el final de la era Roosevelt y la Segunda Guerra Mundial que, según muchos, marcó el comienzo del fin del mundo occidental.

¿Qué revela el documento publicado del Dr. Wilber, completo con los documentos originales de la CIA y el MI6 de esa época, ahora desclasificados?

Revela que la duplicidad y criminalidad organizada de Franklin Roosevelt se convertiría en la metodología fundacional de toda Administración estadounidense del período posterior a la Segunda Guerra Mundial, conducida por la élite del poder que ya hemos identificado específicamente, como la fuerza impulsora detrás de todo. Entendida de manera integral, la mitología de Franklin Roosevelt y Pearl Harbor se convierte en el prototipo y la base concreta de todas las mentiras públicas oficiales que seguirían, incluida la versión oficial falsa de por qué Harry Truman aprobó el uso de armas atómicas contra Hiroshima (una mentira que se contradice por la honestidad del General Curtis E. LeMay, entre otros); la falsa historia oficial sobre lo que le pasó a JFK en Dallas el 22 de noviembre de 1963; y la falsa historia oficial sobre quién y qué estuvo detrás del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York.


5 respuestas a «Sanciones económicas: el camino de la guerra. Pearl Harbor. 7.12.1941»

  1. Me ha gustado muchísimo. Esto deja claro todo “ el gato encerrado “ que hay en la mayoría de los acontecimientos histórico—políticos del siglo XX y hasta ahora mismo. Al final siempre son “los habichuelos “ los que dirigen el destino de la Humanidad. ¿ Por qué tienen tanto poder , tanta astucia y tanta suerte? No lo entiendo, ¿a ver si va a ser cierto que son el pueblo elegido?.

  2. USA habia ordenado un bloqueo energético, economico y de todo tipo contra Japon y eso es por derecho un casus belli.
    USA buscaba que los norteamericanos cambiaran su mentalidad anti-guerra y se implicara, como ya lo estaba el gobierno, en la guerra europea y la forma de conseguirlo fue la de siempre, la provocación y el enjuague.
    La expansión japonesa ponia en peligro el equilibrio económico de toda la zona asiática en la que USA tenia intereses clarisimos desde que, uso su torticera forma de ver las situaciones, para echar a España de Filipinas, haciéndola base de su expansionismo por la zona.
    El gobierno de los EEUU a tenor de la documentación mostrada en la actualidad sabia mas que de sobra como y cuando atacaría Japon y dejo en Pearl Harbour 4 barcos viejo mientras sacaba el grueso de la flota a mar arbierta.
    Resultado USA entro en Guerra contra Japon y contra el Eje consiguiendo por fin la hegemonía mundial que buscaban los poderes facticos que son los que, desde entonces, controlan occidente.
    Toda una muy bien estudiada y puesta en practica politica que dio los resultados apetecidos

  3. Felicidades al Autor, siempre resulta sumamente interesante leer sus documentados y acertados artículos, un soplo de aire fresco y de conocimiento en el desolador panorama informativo actual.

  4. El contenido de este jugoso artículo, aunque a más de uno le pueda parecer increíble, solamente relata uno de los muchos capítulos vergonzosos de la verdadera HISTORIA INTERMINABLE de los Estados Unidos de América.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad