¿Se enteró Estados Unidos del atentado terrorista Crocus espiando a Kiev?

El jueves, el New York Times (NYT) citó fuentes anónimas para informar de que «la relación de enemistad entre Washington y Moscú impidió a los funcionarios estadounidenses compartir más información de la necesaria sobre el complot (del atentado terrorista Crocus), por temor a que las autoridades rusas pudieran conocer sus fuentes o métodos de inteligencia». Esto da la razón al Presidente Putin, de quien Occidente afirmaba hasta ahora que había restado importancia a las amenazas terroristas en vísperas de uno de los peores atentados de la historia rusa.

Los terroristas asesinando en Crocus

Sin datos de inteligencia concretos y con la única información de la vaga advertencia de Estados Unidos de que las grandes concentraciones, como los conciertos, podrían ser pronto un objetivo, sus servicios de seguridad fueron incapaces de detener a los conspiradores, lo que significa que Washington es parcialmente responsable de lo ocurrido al ocultar información específica al respecto. De forma igualmente escandalosa, este bombazo también ha suscitado especulaciones sobre las fuentes y métodos exactos que Estados Unidos empleó para enterarse por primera vez de este atentado.

Aunque es posible que EE.UU. se enterara de esto espiando el canal radical de Telegram cuyos responsables supuestamente reclutaron a los culpables, algo así como si la CIA tuviera un topo dentro del equipo de esa red, se puede argumentar también de forma convincente que tal información podría haber llegado asimismo a su conocimiento espiando a Kiev. Las filtraciones del Pentágono de la primavera pasada confirmaron que EE.UU. había estado espiando a Zelensky, lo que, según dijeron funcionarios ucranianos a la CNN, no les sorprendió, aunque les dejó «profundamente frustrados».

Esos documentos también confirmaron que Estados Unidos estaba espiando también al servicio de inteligencia militar ucraniano GUR, a través del cual se enteraron de un complot para atacar el puerto ruso de Novorossiysk en el primer aniversario de la operación especial y luego les ordenaron retirarse para no provocar a Moscú. Viendo cómo el Washington Post (WaPo) informó medio año después de que la CIA reconstruyó el GUR desde cero después de 2014, es obvio que insertaron topos dentro de esa institución desde el principio.

Los EEUU no siempre se enteran de los complots terroristas antes de tiempo, ya que su infiltración en la GUR y otras agencias gubernamentales ucranianas no es total, pero aún así suelen ser capaces de concluir, algún tiempo después, con que Kiev fue el responsable cada vez que ocurre un ataque grave en Rusia. Tal fue el caso el pasado mes de mayo, cuando el NYT informó de que Kiev era responsable del atentado con drones contra el Kremlin, en cuyo artículo también recordaban a sus lectores que hasta ese momento también había estado detrás de otros atentados.

Entre ellos figuran los asesinatos de Darya Dugina y Vladlen Tatarsky, las incursiones terroristas transfronterizas en la región rusa de Belgorod y el bombardeo del Nord Stream II. Sobre este último, la afirmación de complicidad ucraniana podría muy bien ser una pista falsa planeada de antemano para desviar la atención de la implicación estadounidense después de que Seymour Hersh sirvió de medio para que miembros disidentes de la Comunidad de Inteligencia (CI) informaran al público de que su país, los EEUU, fue quien ordenó ese ataque.

Sin embargo, lo que es importante señalar en este contexto narrativo más amplio es que el Wall Street Journal afirmó el verano pasado que Estados Unidos se enteró de los planes de Ucrania de volar ese oleoducto a través de fuentes holandesas y luego le dijo a Kiev que no lo llevara a cabo. Independientemente de que Ucrania estuviera realmente implicada y de cómo Estados Unidos obtuviera supuestamente la información, por no hablar de si eso llegó a ocurrir, la cuestión es que el CI quería que los estadounidenses supieran que le dijo a Ucrania que no lo hiciera.

Vasili Maliuk, jefe del servicio de inteligencia ucraniano cuya detendión ha solicitado Rusia como presunto autor intelectual del atentado terrorista contra Crocus

WaPo luego informó en noviembre pasado que un ex alto funcionario de GUR coordinó la voladura del Nord Stream II con más altos funcionarios, que supuestamente recibieron órdenes del ex Comandante en Jefe Valery Zaluzhny, y todo esto supuestamente se llevó a cabo a espaldas de Zelensky. No importa si algo de esto es cierto, ya que la importancia radica en el hecho de que el WaPo, conectado con el CI, introdujo esta narrativa en el discurso global de miembros ostensiblemente deshonestos del CI ucraniano que tramaban ataques de tal envergadura.

Para recapitular todo lo que se ha compartido hasta ahora por los principales medios de comunicación: los EE.UU. espían a Zelensky, la GUR, y otras instituciones ucranianas; saben y han aprendido a través de estos medios que Kiev fue responsable de ataques terroristas anteriores; a veces se enteran de ellos antes de tiempo y ordenan a sus apoderados que se retiren, algo que tuvo éxito en febrero de 2023 cuando Ucrania decidió entonces no atacar Novorossiysk; pero fracasó en el verano de 2022 después de que miembros autónomos del CI ucraniano volaran el Nord Stream II.

Teniendo esto en cuenta, las sospechas de que Estados Unidos ocultó información de inteligencia posiblemente procesable sobre el entonces inminente atentado terrorista Crocus para no revelar sus fuentes y métodos ucranianos tienen mucho más sentido. Los jefes del FSB y del Consejo de Seguridad ya sospechaban de la implicación ucraniana, el presidente Putin informó a la nación de que los contactos de los terroristas en ese país habían preparado una «ventana» para que cruzaran la frontera, y los investigadores acaban de descubrir pruebas de que Kiev les pagó a través de criptodivisas.

El vicepresidente del partido gobernante turco también declaró recientemente que «es obvio que es imposible llevar a cabo una acción tan profesional sin el apoyo de los servicios de inteligencia de cualquier Estado. Tales eventos siempre tienen patrocinadores, grupos de presión que quieren que la guerra (ucraniana) continúe». Teniendo en cuenta que su país es miembro de la OTAN, arma a Ucrania, vota contra Rusia en la ONU y no reconoce la reunificación de Crimea, no hay motivos para sospechar que tenga segundas intenciones, por lo que sus palabras deben tomarse en serio.

Ante estas acusaciones, Estados Unidos se reafirmó con violencia en su afirmación de que Ucrania no era responsable, lo que el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, calificó de «sospechosamente» «obsesiva». Su portavoz, Maria Zakharova, había descrito anteriormente el informe de Bloomberg de que personas del Kremlin dudan de la implicación de Ucrania, que era posiblemente un desvío narrativo plantado por el CI, como «la madre de todas las falsificaciones». La tendencia es que Estados Unidos está intentando desesperadamente convencer a todo el mundo de que Kiev no fue responsable.

Todo esto sugiere que Estados Unidos sabe que Ucrania estuvo implicada, pero teme lo que Rusia pueda hacer una vez que las pruebas sean indiscutibles. Por ejemplo, esto podría justificar ante el mundo la transformación legal de la operación especial de Rusia en una guerra total, que podría preceder a otra ofensiva rusa. Finalmente podría producirse una ruptura y el gobierno podría derrumbarse poco después, exactamente como el Comité de Inteligencia de Ucrania advirtió a finales de febrero que podría ocurrir este verano.

Esta visión añade contexto al bombazo del NYT, ya que podría muy bien haber sido que la CIA se enteró de la trama Crocus espiando a sus protegidos del GUR, lo que este análisis aquí explica cómo podrían haber orquestado todo, pero luego les dijo que lo cancelaran. Al igual que el GUR supuestamente retrasó la voladura del Nord Stream II, también parece en retrospectiva que pudiera haber retrasdo este baño de sangre, para luego llevar a cabo ambos, independientemente de si fueron aprobados formalmente o realizados por miembros renegados del CI.

Esta versión de los hechos explica por qué Estados Unidos sólo transmitió información vaga a Rusia, al presuponer que el GUR no llevaría a cabo el complot Crocus, pero Washington seguía queriendo desacreditar al gobierno y a los servicios de seguridad de su rival, de ahí la provocadora advertencia de su embajada en aquel momento. Después de que se produjera el atentado terrorista y empezaran a acumularse pruebas de la implicación de Ucrania, Estados Unidos se apresuró a interferir en favor de sus apoderados porque teme las consecuencias de la posible reacción militar de Rusia.

No está claro en qué estaban pensando los miembros del CI estadounidense que hablaron con el NYT cuando le dijeron que informara de que sus servicios ocultaron a Rusia detalles del entonces inminente atentado terrorista Crocus para no traicionar sus fuentes y métodos, pero el contexto narrativo más amplio en el que este detalle fundamental entró en el discurso global arroja más dudas sobre Ucrania. Cada vez parece más evidente que Kiev estaba implicada, y es probable que sólo sea cuestión de tiempo que se encuentre una pistola humeante.


7 respuestas a «¿Se enteró Estados Unidos del atentado terrorista Crocus espiando a Kiev?»

  1. Al principio se había indicado en varios medios que se había utilizado en este atentado-carnicería a unos “matados del tres al cuarto” por lo de carentes, no solo de todo principio moral y nivel mental, sino también de proceder de una de las zonas más paupérrima donde pululan este tipo de salvajes de la edad de piedra. Así lo tiene indicado, por ejemplo, Juan Aguilar o Roni Aledo, entre otros por la muy llamativa poca cantidad de dinero (5.000 euros o dólares) por lo que supuestamente fueron contratados.
    Ahora, ya se indica o sugiere unas cifras muchos mayores; pero lo que sí aún llama más especialmente la atención es el pago en criptomonedas, sabiendo que el pago en “metálico” es igualmente difícil de rastrear, más práctico y menos susceptible de crear sospechas entre gente de la edad de piedra.
    También existen otras informaciones (por algún comunicador alternativo) de los encuentros entre los patrocinadores o encargados del atentado por parte de ucranianos y estos “salvajes ejecutores” en un centro hotelero turco, en contraposición a hacerse el “no enterado” el gobierno turco:
    ….” vicepresidente del partido gobernante turco también declaró recientemente que «es obvio que es imposible llevar a cabo una acción tan profesional sin el apoyo de los servicios de inteligencia de cualquier Estado. Tales eventos siempre tienen patrocinadores, grupos de presión que quieren que la guerra (ucraniana) continúe». Teniendo en cuenta que su país es miembro de la OTAN, arma a Ucrania, vota contra Rusia en la ONU y no reconoce la reunificación de Crimea, no hay motivos para sospechar que tenga segundas intenciones, por lo que sus palabras deben tomarse en serio.”…
    Por último, hay un detalle significativo y que no encuentro datos aclaratorios por ninguna parte. Sabiendo que desde la Sala Crocus hubo muchas llamadas pidiendo auxilio, es poco entendible la parsimonia y, al mismo tiempo, rapidez en la ejecución de estos “matados” ante tan gran carnicería y ante una inminente llegada de la Policía (lo deberían tener muy bien ensayado) y, por otra parte, ante la llegada de “la policía o quienes fuesen” la rápida identificación y localización y, sobre todo, la CRUCIAL DECISIÓN desde el primer momento de “dejarlos huir bajo control hacía su madriguera” (evidentemente también -los rusos- profesionales del más alto nivel por su frialdad y precisión).

    1. Según este vídeo (parece editado en Rusia)
      https://www.youtube.com/watch?app=desktop&v=fh-oZZbzn8A
      los asaltantes tardaron TRECE MINUTOS en cometer esta masacre. Empezaron disparando en el exterior del Centro CROCUS en plena calle.
      En este mismo vídeo aparecen los 2 policías que primero llegaron al centro y lo primero que hicieron fueron visionar las cámaras de grabación. Es decir, que a pesar de los tempranos disparos en el exterior y, las más que probables tempranas llamadas de auxilio a la Policía ¿solo aparece UN SOLO coche policial después de unos larguísimos TRECE MINUTOS?
      Por otra parte, según este vídeo, se da a entender que uno de los detenidos por cómplice recibió financiación por ¡transferencia! en oficinas de cambio criptomonedas ¡en Rusia!
      A un fotógrafo (KirillSmolyaninov) presente en la Sala le dispararon pero continuó filmando pensando que era un simulacro militar (debía estar hasta las cejas de vodka). Y otro fotógrafo el día 7 de marzo anteriormente al atentado realiza un “robado” perfectamente encuadrado (casi parece una pose de retrato) a uno de los inhumanos que participó en la matanza.

  2. Lo de siempre, crimen de estado perpetuado
    por/o con la colaboración del estado “anfitrión”, si quedasen generales Rusos honestos ya hace mucho tiempo que se tenían que haber cargado a Putin ( titere infiltrado por la mafia internacional) y terminar o ni siquiera haber comenzado esa guerra civil entre rusos. De que sirve a Rusia tener ( según las malas lenguas ) el mayor arsenal del planeta si luego se pasa 2 años sacrificando a sus jóvenes en una guerra que podía haber ganado en dos meses, da la sensación que a Putin lo que menos le importa es Rusia y los rusos.

  3. Ha sido todo tan chapucero que cuesta creer que lo organizaran directamente los servicios de inteligencia anglosajones, y más bien apunta a los zafios y sin escrúpulos servicios de «inteligencia» ucranianos. Ya mataron a la hija de Duguin, al bloggero pro-putin con un bombazo en una discoteca, ya enviaron drones indiscriminados a las calles de Moscú, etcétera, por lo que son capaces de algo así. Quisieron hacerlo durante las elecciones y no pudieron, pero las medidas de seguridad bajaron después de la victoria electoral de Putin y aprovecharon la primera oportunidad para estropearle la fiesta al presidente ruso.

    Creo sin embargo que los Otanianos sí es posible que lo supieran con antelación, y que dejaran que el «experimento» terrorista se llevara a cabo, sobre todo por la reacción posterior afirmando que era el ISIS (el mensajito asumiendo la autoría no sabemos quién lo puso). Normalmente deberían haber condenado el terrible atentado y lamentado la muerte de tantos civiles inocentes, pero creo que se pusieron de perfil y levantaron los hombros flemáticamente, por decirlo así.

    En fin, creo que ha sido el GUR ucraniano, yendo por libre en su desesperación, pero también me parece posible que los servicios de inteligencia anglosajones lo supieran con antelación y no lo frenaran cuando era el momento… en todo caso supongo que habrá represalias, porque «casus belli» contra lo que llaman el «occidente global» los tiene Rusia a docenas (casi centenas), y no han reaccionado por un cálculo político, pero todo se paga y puede haber un boomerang cuando menos se lo esperen.

  4. También lo sabían los iraníes? ,también son otanistas ?,ganas de meter bulla inventada .Usted como yo no sabe nada de quién está detrás ,de todos modos Putin se merece más ,pena lo pague la gente que tal vez no o si le apoya.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad