Sentencia infame, prevaricadora y… stalinista

Por fin hemos podido leer los casi 50 folios de la sentencia del Tribunal Supremo sobre la profanación de la sepultura de Francisco Franco… bueno, y de sus restos, los que queden, porque a nadie le quepa la menor duda de que o la familia los entierra en lugar secretísimo o eso es lo que va a pasar antes o después pues es lo que quieren: un aquelarre al más burdo estilo frentepopulista de los cuales hay documentos gráficos para dar y tomar.

Como pocos van a ser capaces de leer semejante bodrio, les vamos a dar las claves de lo que es una manifiesta y clarísima infamia y prevaricación, pues sentencia de este Supremo es idéntica a aquellas que dictaron los tribunales soviético-revolucionarios durante las famosas y penosas purgas stalinianas de los años treinta del siglo pasado tras unos pretendido juicios legales e imparciales que en realidad eran verdaderas burlas a la justicia más básica, a la razón, a la inteligencia y la decencia impulsados por Stalin –que era quien las dictaba desde su despacho muchos antes de haber siquiera comenzado los juicios–, para quitarse de en medio a todos los que quiso con la única intención de sentar aún más su tiranía sobre la base del terror.

URSS 1922

En la sentencia, infame y prevaricadora encontramos que los jueces del régimen:

  • Reconocen que el Valle es inviolable, y lo reconocen porque la ley y otros acuerdos internacionales así lo hacen, pero, a renglón seguido dicen que no, y que las leyes estatales se pueden aplicar en su interior; o sea, que es inviolable, pero ellos autorizan a violarlo.
  • Reconocen que el real-decreto de «Perro» Sánchez para el caso ni era urgente, ni necesario y además que es ad hominen, pero a pesar de que ello vulnera las bases de los reales-decretos, a renglón seguido dicen que el Constitucional ya dijo que bueno… lo anterior no es siempre necesario, y en este caso en absoluto.
  • Reconocen que la familia tiene todos los derechos, puesto que los restos de cualquier difunto son de la familia, pero a renglón seguido dicen que no en este caso porque… no.
  • URSS 1937

    Reconocen que la familia tiene derecho a enterrar los restos en cualquier lugar, pero a renglón seguido dicen que menos en la Almudena porque en un pretendido informe de seguridad (¿?) hecho a medida y tan infame y prevaricador como la sentencia, elaborado por la Delegación del Gobierno en Madrid, por cierto socialista, dice que mejor que no, no vaya a ser que… el resto del informe de seguridad no son más que elucubraciones demenciales.

  • Reconocen que para hacer cualquier obra hace falta una licencia –que se lo digan a cualquiera de nosotros ¿verdad?–, pero a renglón seguido dicen que en este caso no porque para qué.
  • Reconocen en fin todo, pero a renglón seguido dicen que nada y es que para ello se basan en las mamandurrias también infames y prevaricadoras del abogado del Estado, o sea, del sicario, del mandado, del esclavo del Gobierno de turno que por una u otra cosa viene siendo el frentepopulista de «Perro» Sánchez» desde hace ya más de un año
URSS 1950

Así, tenemos 50 folios de retorcido lenguaje infame y prevaricador por el que unos jueces igual de infames y prevaricadores hacen de mamporreros de un Gobierno y de una ideología, ambos marxistas y totalitarios, que sólo saben de infamias y prevaricaciones, al que amparan en su tropelía para llevar a cabo un acto repugnante que clama al cielo y a cualquier ser humano o civilización por primitiva que fuera o es, pero que no haya degenerado y caído en el pozo sin fondo de la miseria humana en la que hemos caído aquí.

Así pues, España, ante la indiferencia de los propios españoles –tendréis lo que merecéis–, que siguen sin ver la que les está cayendo y les va a caer, da un paso más, ojo, este muy importante, hacia la tiranía de los nuevos marxistas que vuelven por sus fueros con las mismas argucias que lo viejos, que aquellos que sometieron a medio mundo a su repugnante ideología, la más perniciosa que hasta la fecha ha conocido la Humanidad, siempre fracasada entre ríos de sangre y toneladas de miseria.

No se olviden: hoy son los Franco, mañana serán ustedes. Esto no ha hecho sino empezar, sólo que con este vil acto se acelerará. Cuando les llegue la hora no podrán quejarse porque ustedes mismos, con su pasividad, se echaron la soga al cuello.

P.D.- No se olviden de estos «magistrados»:

  • Jorge Rodríguez-Zapata Pérez
  • Segundo Menéndez Pérez
  • Pablo María Lucas Murillo de la Cueva
  • Celsa Pico Lorenzo
  • Antonio Jesús Fonseca-Herrero Raimundo
  • José Luis Requero Ibáñez
Compartir

7 thoughts on “Sentencia infame, prevaricadora y… stalinista”

  1. Mucho me temo que España ya es una democracia fallida, y va camino de ser un estado fallido. Ojalá me equivoque, pero los indicios son cada vez más numerosos y alarmantes.
    Que todavía tengamos paz y prosperidad (feliz inercia de la España del franquismo) no significa, necesariamente, que el precipicio está muy lejos aún.
    Quien piense que estas infamias no suelen llevar asociadas consecuencias imprevistas e indeseables, es que no conoce bien a la especie humana y su historia.

  2. Pues yo soy uno de los que se ha leído las 58 páginas de la sentencia y la nota sobre esta.
    Sobre la sentencia y lo jurídico o no de esta ya comentaré pero lo que quiero hacer notar en este comentario es el error de fondo que ya parece endémico en esta sociedad.
    Pero vamos a ver, a que viene esto de «culpar» al pueblo español o de esperar reacción alguna contra esto o contra cualquier otra cosa; después de más de cuarenta años de traición de las élites, de todas, incluido las fuerzas de seguridad del Estado y cualquier poder y estamento ¿que le vamos a pedir al pueblo?
    Aquí el Régimen instaló a un rey que lo primero que hizo fue un acto de alta traición y la inmediata destrucción del régimen anterior, entre las alabanzas de toda «clase política», económica, militar, diplomática, etc. y mediante un aparato mediático como nunca se ha dado creo en ningún lugar y del que hizo uso el Régimen para mentir descaradamente sobre ese anormal al que nadie quería en España.
    ¿Y después de todo eso pedimos al pueblo que se levante? Bueno, no quiero seguir porque esto es de traca.
    Ya comentaré la sentencia y también el tipo de sociedad actual y sus leyes, aceptadas democráticamente, que es desde donde hay que partir para entenderla y no de irritaciones ya fuera de tiempo.

    José Luis González

    1. Tiene usted muy mucho de razón, apreciado José Luis.
      De todos modos, es un asunto muy complejo y no es simplificable fácilmente. Además, en esta dolorosa historia, son casi incontables los traidores y cobardes y hasta miserables que hemos padecido; procedentes de TODOS los estamentos de nuestra sociedad.
      Por otra parte, la deseada por algunos (y quiera Dios que nunca consumada) profanación de la tumba del Caudillo, sería (que nadie lo dude), el inicio de una nueva etapa en la historia de España; preocupante, desde el primer momento, y de consecuencias imprevisibles a cualquier plazo. Aunque sea de temer lo peor, desgraciadamente, y hay motivos sobrados para ello.

    2. Estimado seguidor: toda la razón. Ya es algo más de medio siglo de nuestra historia lloviendo sobre mojado. Toda la razón, pero no hay que perder la esperanza y seguir luchando por despertar a… los muertos, porque los españoles están más que dormidos. Nos gustaría sus comentarios sobre la sentencia que promete. Saludos cordiales

    3. Totalmente de acuerdo, D. José Luis.
      El Pueblo tiene una milésima parte de culpa.
      Y no solo es «el Régimen», con sus «poderes» (legislativo, judicial, etc) e Instituciones (Milicia, etc), son «los pastores», los obispos y sacerdotes en su mayoría los culpables por acción y omisión de lo que se ha hecho en política y de la perversión, insisto, por acción y omisión, de ese publo.

  3. Creo que hay una historia oculta en esta sentencia y es que unos días antes se decía que los miembros dela Sala del Tribunal Supremo no se ponían de acuerdo, y dos días después resolvían por unanimidad.
    ¿Qué ha pasado para este cambio tan repentino?
    ¿Tiene esto algo que ver con lo que contaba la Ministra de «Justicia» que ella presenció en Cartagena de Indias?
    ¿Se ha extorsionado de alguna manera a los magistrados para que hayan firmado la sentencia que quería el Gobierno?

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*