Servilismo y miedo hispánico (1/5)

El presente tema, del cual la “anécdota” que seguidamente reseñaré es solo una muestra, no ha sido tratado a nivel científico, sociológico o psicológico, pero es de tal enjundia que en el futuro se escribirán sesudas tesis doctorales para tratar de esclarecer tan increíble situación y el cómo una cultura en su totalidad puede oscurecerse, atacarse y denigrarse a sí misma con tal saña, con olvido consciente de los hechos más evidentes, comprobables y cruciales.

Esta cultura es la hispánica, única en todo el orbe que es capaz de denigrarse a sí misma, con España como ejemplo más increíble y notorio.

Vayamos a la anécdota ocurrida recientemente cuando, viendo una página sobre hispanismo en apariencia de cierta solvencia intelectual y ánimos reivindicadores, observo una noticia sobre la conmemoración de la primera vuelta al mundo, que para mi sorpresa sitúa prácticamente en igualdad la aportación española y ¡portuguesa!

Seguidamente mi comunicación con el autor y página sobre el tema:

—————————–

Buenos días,

Estoy viendo sus magníficos videos, sus extraordinarias aportaciones y su excepcional idea latente de unión hispánica.

Por ello me he sorprendido cuando veo una conferencia suya sobre la primera vuelta al mundo, prácticamente situando en igualdad a España y Portugal, cuando este país no tiene nada que ver con ese hecho.

También observo que dicha conferencia estaba mediatizada por la asistencia de asociaciones portuguesas, en lo que debe radicar la incorrecta apreciación anterior sobre dicho viaje.

Estas cosas también son parte de la leyenda negra, que minimizan la aportación hispana cuando no la anulan, situándola  “a la par” con otras que no tienen nada que ver; vamos a ver: nadie atribuye la proeza de la llegada a la Luna a Neil Armstrong, sino a los Estados Unidos, del cual las personas particulares bien pudieron ser otros, el que deseasen situar allí. En el caso de España es tal la guerra psicológica civilizatoria y mundial desatada a lo largo de los siglos que hasta los que pretenden defenderla están imbuidos en propaganda y conceptos falsos como el señalado.

NO, Colon no “descubrió América” sino una expedición de la Corona de Castilla para España, fuesen quien fuesen los que allí navegaban, y Magallanes no dio ninguna vuelta al mundo sino la Corona de Castilla de la que era servidor él como todos los demás; con Portugal no quería saber nada, estaba naturalizado español y ni siquiera dio tal vuelta, aunque como digo es indiferente, pues no son las personas individuales sino el país y por tanto la cultura que lo realiza.

Pero ya se han encargado durante siglos de borrar la referencia a “España” sustituyéndola por nombres particulares para no atribuir absolutamente nada a la cultura hispánica. No caigamos nosotros en esas trampas mentales que privan de toda fuerza y sumergen cada vez más profundamente al intelecto en la ofuscación y la mentira.

Por cierto, no se espere nada de los “hermanos portugueses” que estos son todos menos tales “hermanos”, nada se hará contando con ellos que solo son rémora y traición final asegurada. Lo único a dirimir con ellos es el por qué han robado medio continente que no les pertenece y evacuarles de allí más pronto que tarde. Con esta gente jamás se conseguirá nada positivo en el continente americano.

Saludos cordiales, José Luis González Sanz Madrid- España.”

———————————-

Como contestación a lo anterior recibo la siguiente respuesta:

“Estimado SR

Respecto a esa conferencia me han llegado opiniones similares a la suya pero amerita que se responda cada una.

Esa conferencia la di a pedido de la colectividad española en Argentina y me solicitaron que incluyera de alguna manera a Portugal, pues iban a estar ambas embajadas. El motivo es la difícil situación política argentina en la cual todos los argentinos de distintas colectividades tratan de mantenerse unidos.  Me parecía muy difícil hacer algún reconocimiento a Portugal conociendo la historia y sabiendo que el rey de Portugal saboteó al esfuerzo español.

Si se fija bien, notará que hago una mayor valoración de España a lo largo del texto, sobre todo de cuando Portugal estaba sometida a España desde Felipe II y un reproche  a la posterior separación ibérica. Por supuesto que, dada la presencia de ambas legaciones diplomáticas, saludé a ambos países. A veces hay que mantener la cabeza fría sometiendo al corazón caliente. Sepa comprenderme.

Le dejo la publicación de la conferencia para que la pueda leer con detenimiento y le saludo a ud fraternal e hispánicamente.

Patricio Lons y Fuentes Ortíz

………………………………… 

Como se puede observar una muy débil defensa de la propia posición y un claro sometimiento a la voluntad ajena, de la que según dicha respuesta, participaba la “colectividad española”, siempre dispuesta al servilismo hacia lo ajeno e incluso a la traición declarada; en fin, problema muy grave, único en el orbe y que requiere un profundísimo estudio que sin duda, sorprendidos y alucinados expertos, realizarán en el futuro, si es que, con esta actitud queda algo o alguien que recuerde que alguna vez existió tal cultura, pues con las ansias que demostramos en “exterminarnos” a nosotros mismos lo más probable es la completa desaparición.

Estos errores, de enorme gravedad deberían ser evidentes para cualquier persona simplemente constatando el hecho de que ningún otro país o cultura los realiza, en realidad ni se les pasa por la imaginación y todo lo contrario, si lo precisan inventan las historias, mentiras y fantasías más descabelladas siempre que les engrandezcan y halaguen.  ¿No deberíamos pensar qué mentir contra nosotros mismos debe ser algo “incorrecto” y no lo debemos hacer?

Es un conocimiento psicológico y social tan evidente que hasta las reglas psicológicas empíricas que comúnmente rigen nuestras vidas, tanto a nivel personal como de nación o cultura, se rigen por comportamientos no acordes con los que  se admiten en la “contestación”.

Es increíble y absurdo el desconocimiento que la cultura hispana tiene sobre los resortes del poder y como este se debe buscar o mantener y mucho más cuando los hechos irrefutables están de la propia parte. Existe un libro del autor Robert Greene titulado “Las 48 leyes del poder”, que si la cultura hispana las hubiese contemplado solo mínimamente, en el momento actual sería todavía la cultura dominante en el orbe.

Veamos alguna, de las que como cultura y ya parece que personal e individualmente, el “homus hispanicus” no tiene ni la menor idea de su existencia y menos de su aplicación:

&&&&&&&&&&

LEY 5: DEFENDER LA REPUTACIÓN CON LA VIDA (MUCHAS COSAS DEPENDEN DE ELLA)

La reputación es la piedra angular del poder. Solo a través de la reputación se puede intimidar y ganar; una vez que se pierde, sin embargo, uno se vuelve vulnerable y blanco de ataques por todos los lados. La reputación debe ser algo inexpugnable. Siempre hay que estar alerta ante la posibilidad de un ataque, para defenderse antes de que ocurra. Mientras, hay que saber destruir al enemigo minando su propia reputación. Luego hay que tomar distancia y dejar que la opinión pública les lleve a la horca.

Comentario personal: Pues no parece que apliquemos tal ley, ni siquiera la intuimos, y entonces por supuesto todo termina como debe, cediendo nuestra reputación a otros de modo fraudulento; como se suele decir “tirando piedras contra nuestro tejado”

&&&&&&&&&&

LEY 7: CONSEGUIR QUE OTROS HAGAN EL TRABAJO Y LLEVARSE EL MÉRITO

Hay que utilizar la sabiduría, el conocimiento y el trabajo de los demás en beneficio propio. Este apoyo no solo ahorra tiempo y energía, sino que produce un aura divina de eficacia y rapidez. Al final los ayudantes quedarán en el olvido y nosotros seremos recordados. Nunca debemos hacer nada que puedan hacer los demás por nosotros.

Comentario personal: En efecto, esto es lo que hacen el resto de las culturas y en el caso tratado los portugueses haciendo que los “tontus hispanicus” les den el mérito en algo que incluso trataron de evitar a toda costa. De risa y sin más comentario.

&&&&&&&&&&

LEY 9: GANAR A TRAVÉS DE LA ACCIÓN, NUNCA DE LA DISCUSIÓN

Cualquier triunfo momentáneo obtenido por una discusión no es más que una victoria pírrica: el resentimiento y la animadversión que se crean son más fuertes y duraderas que cualquier cambio momentáneo de parecer. Tiene mucho más poder hacer que los demás cambien de opinión a través de las acciones, sin decir una palabra.

Comentario personal: Otro concepto totalmente ausente de la mente hispana; cualquier cuestión debe imponerse por “hechos consumados”, jamás esperar que te reconozcan mérito o valor, no lo harán en absoluto, pero una vez ejecutada la acción sin más y con la suficiente determinación y contundencia (mucho mejor si tienes la verdad de tu parte) todos la aceptarán finalmente. En el caso que nos ocupa, simple e irrevocablemente es España en exclusiva quien ha realizado la circunvalación y no se acepta ni siquiera se nombra cualquier otra “historieta”. Sin más.

&&&&&&&&&&

LEY 20: NO COMPROMETERSE CON NADIE

Es idiota el que se apresura a tomar partido. No se debe estar a favor de otra causa que no sea la propia. Si se mantiene la independencia, se llegará a mandar sobre los demás (poniendo a unos en contra de los otros) haciéndoles ir tras ese poder.

Comentario personal: La parte subrayada lo explica todo. Sin más.

&&&&&&&&&&

LEY 28: ENTRAR EN ACCIÓN CON AUDACIA

Si no tenemos claro qué camino seguir para llevar a cabo una acción, es mejor no intentarlo. Las dudas y la vacilación la estropearán. La timidez es peligrosa: es mejor entrar con audacia. Cualquier equivocación que se cometa por audacia puede resolverse fácilmente con más audacia. Todos admiran al audaz; nadie honra al tímido.

Comentario personal: La audacia, algo totalmente olvidado en el “homus hispanicus”, sobre todo si la tiene que aplicar contra lo foráneo ¡es que tiembla, ni se le ocurre! Mejor estar intimidado, vacilar y dar a los demás lo que es tuyo. ¡Para lo que hemos quedado!

&&&&&&&&&&

Cualquiera de las 48 leyes nos sería aplicable pero baste con la muestra ofrecida, de las que nuestra cultura no tiene siquiera noción y que jamás ha aplicado, sobre todo contra elementos foráneos.

Por mi parte doy por terminado el tema ya que realmente me resulta bastante desagradable verme sumergido en el oprobio continuo y ser el hazmereir de cualquiera en el mundo, que  nos toma, como se dice en España, “por el pito de un sereno” y para más detalle, con nuestra colaboración y por nuestra propia culpa.

Fin Parte 1 de 5


Una respuesta a «Servilismo y miedo hispánico (1/5)»

  1. Tratando el tema de la primera circunnavegación de la Tierra decir que precisamente por los portugueses casi no se llegó a consumar dicha proeza por Juan Sebastián Elcano. En la última “etapa”, la Victoria tuvo que aprovisionarse en el archipiélago de Cabo Verde por necesidad imperiosa de suministros. Al enterarse los portugueses de que los españoles venían de distinto lugar del de América intentaron apresar a los españoles por tenencia de especias (apresaron a 13), el resto (17) con Elcano en cabeza escapan de Cabo Verde. Es decir, los portugueses no solo no participaron en esta gesta, sino que estuvieron a punto de llevarla al más rotundo fracaso justamente cuando ya se habían superado los mayores peligros.
    Podéis ver la ruta de Elcano en:
    https://www.rutaelcano.com/la-primera-vuelta-al-mundo
    Más relativo a la escala en Cabo Verde en:
    https://www.diariodecadiz.es/v_centenario_vuelta_al_mundo/Elcano-Cabo-Verde-salvar-gesta_0_1701131511.html
    Por cierto, el emperador Carlos V recibió a los supervivientes en Valladolid y concedió a Elcano una renta anual de 500 ducados en oro y un escudo de armas con un globo terráqueo y la leyenda: Primus circumdedisti me (“El primero que me circunnavegaste”). Viene a cuento por la tirria que tengo a los actuales tontos de turno que están con lo de la Tierra plana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad