Sevillanas para enanas

(Recítese entonando la conocida sevillana «me casé con un enano»)

Les arrejuntó un enano,

Salerito, un enano del pepé.

¿Qué por qué? Pues no sé muy bien porqué, yo que sé.

 

Carapolla del Estado,

Y alumno del Retamar,

Traicionó a Bobo Casado,

Y la Carmena a su lado

Es un pedazo de pan,

Lenguaraz,

De los progres es secuaz.

 

Machihembraba a un tal Padula,

De nombre muy singular,

Con un pavo más bien mula,

De los de dar y tomar, sin parar,

No para ni a respirar,

en su afán,

no para ni «pa» mear.

 

Fue la ladrona de cremas,

Que fue presi de Madrid,

Y Margallo y sus eccemas.

Y la Ñoña Villacís, sí, sí, sí,

Que la Ñoña estuvo allí,

Villacís,

Con Rosa Villacastín.

 

Y el Garzón y su querida,

Y quién se forró en Alcàsser.

Y la mema de Karina,

Y los golfos de la Ser, y también

Los que no están en la Ser,

Que la Ser,

Es igual que Antena Tres.

 

Y Samper y la Lomana,

Gente «molto» refinada,

Que asisten cada semana,

A estas y otras marranadas,

Para hacerse perdonar,

Tralará,

Su pecado original.

 

Y Rappel y los retoños,

De los Onega y los Prat,

Que vistiéndose de otoño,

Olvidaron su fervor primaveral,

Nacional y sindical.

Ahí es ná,

En la prensa nacional.

 

Y lo que más gracia hace,

Es ver como esa derecha,

Más que idiota, kamikaze,

Enciende la misma mecha

Que le tiende la rojez,

¿Con su tez?

¿Euprepio les pone a cien?


Una respuesta a «Sevillanas para enanas»

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad