Si los marcianos vinieran ahora

mm
Carl Sagan

La sonda Pioneer 10 fue lanzada desde cabo Cañaveral el 2 de marzo de 1972. Su misión, junto con la Pioneer 11, fue explorar los planetas gigantes (Júpiter y Saturno) del sistema solar.

Dado que una vez realizada su misión, saldrían del sistema solar y nunca más volverían a él, estos dos satélites serían las primeras botellas interestelares enviadas por los hombres al espacio exterior en toda la historia.
Es por ello que Carl Sagan (astrónomo y divulgador científico estadounidense) pensó en poner a bordo un par de planchas de oro con un mensaje simbólico que informaría sobre el ser humano y su lugar de procedencia, a una posible civilización extraterrestre que llegara a interceptar las sondas.
Es muy interesante analizar el mensaje que lanzamos como humanidad hace casi 50 años, a la luz de la ideología de género y el hembrismo actual. Se puede observar que
  1. Sólo habían dos sexos. El femenino y el masculino. No aparece ningún otro personaje. Son pareja heterosexual. No aparecen ni caben otras «realidades»
  2. Que el hombre tienen pilila y pelo corto mientras que la mujer tiene pechos y pelo largo.
  3. La mujer es de menor estatura que el hombre.
  4. Desde la cultura europeista desde la que diseñó el mensaje Carl Sagan (un hombre), la lectura es de izquierda a derecha y aparece primero el hombre y luego la mujer. Por tamaño y orden de aparición, es preponderante el hombre sobre la mujer.
  5. La mujer asume una postura pasiva, mientras que el hombre asume una postura activa. Además es el que representa a los dos alzando la mano en forma de saludo

Si ahora hubiera que lanzar de nuevo una Pioneer… ¿Os imagináis cómo sería la placa?
Ciertamente, deberíamos lanzar una sonda ahora mismo para alcanzar a las dos pioneer y cambiarles el mensaje por incorrecto. ¿O es esto un aldabonazo a nuestra deriva ideológica y una llamada de atención a las incoherencias en las que hemos ido cayendo?
Fijaos a dónde nos ha llevado todo este engendro en sólo 50 años.

Compartir

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*