Sigues sin aprender Feijóo

Alberto Núñez Feijóo, (a) Fiascóo:

Después de la reprensión que te dirigí por tu deplorable declaración institucional el pasado 11/11/2022, en vista de que no solo no has prosperado sino al contrario, me veo en la penosa obligación de volver a las andadas intentando que prosperes albergando pocas esperanzas al respecto.

Desde mi derecho a decirle a la gente lo que no quiere oír porque según el filósofo americano Ralph Waldo Emerson, “los hombres sólo son respetables en la medida en que ellos respetan.” y desde mi irrenunciable ideología derechista, que no es la tuya por cuanto manifiesto a continuación, te dirijo estas líneas sobre tu discurso en el pleno del Senado para enfrentarte a Pedro Sánchez el pasado martes 22/11/2022.

Es del dominio público que careces de carisma, y si a eso se le añade que tuviste que leer tu discurso en el pleno del Senado para enfrentarte a Pedro Sánchez, es obvio que lo que le dijiste no lo sientes, que es algo artificial.

En principio llama la atención que no hablases de economía, al parecer tu flanco fuerte y débil de Sánchez, animándole a crecerse ante tu endeble acometida.

Acusaste a Sánchez de presidir un Gobierno en llamas, de haber entrado en shock, de que los daños que ha ocasionado son ya irreparables, afirmaciones que revelan que donde la inteligencia calla, la necedad habla.

Repruebas la política de Sánchez que en solo 15 días ha conseguido desproteger el Estado, derogar el principio democrático básico de igualdad de todos los ciudadanos ante la Ley, dañar el prestigio internacional de España y “seguir evidenciando que lo único que mantiene a su Gobierno unido es el ansia de poder “o sea, lo mismo que vienes haciendo tú con mis reiterados requerimientos para que respetes la Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, reguladora del derecho de reunión, en la tramitación de actos religiosos en la vía pública.

Dijiste también que “no hay institución, organismo, o política de Estado que no se hayan impregnado de un barniz de indignidad. Y están generando un clima irrespirable en España” o sea, la misma contumacia que estás empleando para negarte a enviar una circular a los alcaldes militantes del PP, entre ellos el de la capital de España, para que respeten y hagan respetar la citada Ley Orgánica 9/1983.

En el citado cara a cara amenazaste a Pedro Sánchez con que “ojalá pudiéramos hacerle una moción de censura”, frase que provocó la hilaridad del sujeto en cuestión.

Si amagas con una moción de censura tienes el deber de presentarla enmudeciendo en caso contrario para no demostrar que te faltan “arrestos” para ello.

Los extremos a los que hemos llegado exigen esa moción de censura, por no decir la exigencia de responsabilidad criminal de Pedro Sánchez ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, como dispone el Artículo 102 de nuestra Constitución.

Tuviste también la osadía de vender la piel del oso antes de cazarlo al decir que “con 350 diputados, la mayoría le debe obediencia debida y la otra está encantada con usted y no lo digo yo, lo dice Otegi”.  Como quiera que Pedro Sánchez empezaba a respirar tranquilo, añadiste que “esto no quiere decir que no vaya a hacerse, la moción de censura se hará, y se hará el 28 de mayo” agregando que “la moción no se hará en una urna en el Congreso de los Diputados, sino en miles de urnas en todos los Ayuntamientos de España”.

Con esta frase demuestras que padeces un lamentable complejo de inferioridad ya que, exceptuando los aplausos de tu bancada demostrando que una necedad aplaudida por muchos que no superan la condición de turiferarios a sueldo, no deja de ser una necedad, eres incapaz de concitar esa obediente mayoría que criticas a tu rival, atribuyendo la idea al etarra Otegui en tanto que omites tus reuniones con Andoni Ortuzar, presidente del PNV y simpatizante de Otegui, con el fin de alcanzar los mismos objetivos que reprochas a Sánchez.

También dijiste a Pedro Sánchez que “su Gobierno ha entrado en shock y los daños ya son irreparables para estar unos meses más en la Moncloa está arrastrando a toda la Nación, generando un clima irrespirable en España”. Estas palabras y tus hechos demuestran que estás continuamente en shock, en tanto que los españoles quisiéramos saber las actuaciones que has llevado a cabo para evitar tan calamitosa situación.

En una palabra, que te pareces a los alfileres cuya cabeza no es lo más importante de su cuerpo.


Una respuesta a «Sigues sin aprender Feijóo»

  1. Este miserable personajillo, aprendiz de dictadorzuelo de cuarta en su Galicia natal, bufón de pacotilla de las élites globalistas masónico-satánicas -al igual que su «álter ego», el psicópata narcisista-, es tan imbécil que a estas alturas cree que la mejor opción de enfrentar a un desgobierno de rojos criminales y traidores encabezados por un tarado desmelenado, es la inacción, como si ¡¡seis meses!!, para las elecciones autonómicas y municipales, y ¡¡un año!! para las generales, no fueran tiempo más que de sobra para que el lunático y su piara aberrante y asquerosa lance a sus hordas mercenarias, día sí y día también, a quemar las calles, a organizar huelgas y algaradas, como ya están haciendo, o para dar el pucherazo llegado el caso si la violencia callejera, política y mediática no surte el efecto deseado.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad