Sin palabras, Cataluña 1936-1939

El Memory of the World Programe (Programa Memoria del Mundo) es una iniciativa internacional propulsada y coordinada por la Unesco desde 1992 con el fin de procurar la preservación y el acceso del patrimonio histórico documental de mayor relevancia para los pueblos del mundo, así como también promocionar el interés por su conservación entre los estados miembros.

Inspirándose, con cierta tergiversación en este programa, en el 2007 se aprobó en España “La Ley de Memoria Histórica”, concepto ideológico e historiográfico de desarrollo y esfuerzo de la izquierda española por encontrar su pasado, sea este real o imaginado, valorándolo y tratándolo en formas subjetiva apoyados en la memoria de acontecimientos no vividos directamente, sino transmitidos por otros medios de su interés. Y lo más significativo: haciendo caso omiso a la objetividad de la Historia.

Es necesario hacer notar la gran diferencia existente entre la Historia y la Memoria, y sobre todo lo peligroso que es permitir que la Memoria sustituya a la Historia. Todo el mundo sabe o debe saber que mientras la Historia adopta necesariamente la forma de un registro, continuamente reescrito y reevaluado a la luz de evidencias antiguas y nuevas, la Memoria se asocia a unos propósitos públicos, no intelectuales: “me lo contó un pariente”, “el padre de un amigo mío fue testigo”, “lo ha dijo un programa televisión”, “es un acontecimiento sabido”. Etc., etc., etc. Estas expresiones de memorias del pasado son inevitablemente parciales, insuficientes, selectivas y casi siempre partidistas; los encargados de elaborarlas se ven antes o después obligados a contar verdades a medias o incluso mentiras descaradas, y la mayor parte de las veces con la peor de las intenciones; otras veces no. En todo caso, no pueden sustituir a la Historia.

Ante esto, creo y está claro que no se puede imponer por una Ley un único relato de la Historia, ya que ninguna ley debe o puede variar los hechos históricos. No se debe borrar por una ley la cultura, el sentimiento ni la memoria de un pueblo, y menos aún por razones ideológicas.  Legislar sobre la Historia o contra la Historia es, simplemente, un signo de totalitarismo, absolutismo y fascismo. Y, a pesar de que se haya promulgado en la democracia, es antidemocrático y liberticida.

Y hay aún otra cosa más que añadir en favor de la Historia, algo que los medios de comunicación han silenciado. Me refiero a la existencia de miles de imágenes verídicas de unas efemérides acaecidas, que han sido filmadas, y son tan verídicas como fieles a la autenticidad, y que hablan por sí mismas sin palabras.

Con esta expresión de «sin palabras» quiero decir que una persona puede quedar tan sorprendida por lo que ve, que involuntaria y simplemente no pueda expresarse con palabras, pero, al mismo tiempo, por la impresión que revive comprende al instante el significado de lo que está viendo.

Eso es lo que he pretendido al realizar el video-resumen titulado: “SIN PALABRAS – CATALUÑA 1936-1939”, elaborado con imágenes reales, en el que extracto e informo con secuencias gráficas, explicitas y verídicas sobre lo acaecido tras el 18 de julio del 1936 en esta parte del noreste de España, en la cual, desde el primer día, imperó el terror rojo controlado por los anarquistas y comunistas, y no me refiero solo a lo acaecido en las checas de las calles Zaragoza y Vallmajor, ni a asesinatos a mansalva, ni a los fusilamientos en Montjuit, y a los de las cunetas y los “paseos”, etc., sino que sobre todo me refiero a la miseria moral de la vida cotidiana en un territorio en manos de pistoleros.

Hasta, por fin, desembocar, tras la derrota de la batalla del Ebro y la fractura en dos del ejercito del frente popular, en el aislamiento de Cataluña del resto del territorio nacional, y consecuentemente, en lucha abierta, reconquistar pueblo a pueblo y ciudad a ciudad, hasta el triunfo total en Cataluña de las tropas nacionales, devolviendo a esta querida región española la paz, con un gran avance social y una prosperidad inigualable.


Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad