Síntesis de la persecución de Fuerza Nueva (I)

Desaparecido el partido político de Fuerza Nueva (FN) hace casi la friolera de cuarenta años, muertos ya sus principales dirigentes y extinguida la revista que fuera la génesis del movimiento, allá por 1966, es hora de que los investigadores políticos analicen detalladamente qué fue lo que ocurrió con dicha agrupación política o al menos que formulen algunas explicaciones convincentes para que este pequeño lienzo de la historia política reciente de España no quede definitivamente adulterado.

Pues bien, la agrupación política de Fuerza Nueva ha sido la triste cenicienta de la denominada Transición. Curiosamente, las críticas que efectuaba la revista Fuerza Nueva, sobre la transformación del régimen de Franco en uno parlamentario de tipo occidental, le granjeó ya la hostilidad burocrática en pleno tardofranquismo. Pero, la antipatía institucional contra el colectivo piñarista crecería enormemente tras la instauración del nuevo régimen político, habida cuenta que la oposición ideológica al mismo, por parte de la línea doctrinal de Fuerza Nueva, sumió a ésta en un aislamiento político, propiciado, en gran medida, por su criminalización mediática. Sin embargo, los hechos no sucedieron tal como lo contaban determinados medios de comunicación, parciales y alarmistas, con gran influencia en la opinión pública. De hecho, existió una persecución latente contra el movimiento azul y rojo, que en no pocas ocasiones se patentizó en ataques de todo tipo contra sus militantes y simpatizantes.

La persecución referida iba a concretarse, principalmente, en múltiples agresiones, coacciones y amenazas cometidas contra este novedoso colectivo azul; es decir, prácticas de terror callejero que siguen usando los grupos de la izquierda radical, sirviéndose en aquella época del anonimato o incluso de la colaboración de grupos terroristas implantados en el territorio peninsular. Como es obvio, esta fue una persecución absolutamente ilegal, que infringía el Código penal de la época, en materia de delitos y faltas. No obstante, al lado de esta persecución dolorosa, existió una reprensión de naturaleza prohibitiva y correctiva -formalmente ajustado al Derecho, aunque moralmente discutible- conducida por las distintas autoridades encargadas de velar por el orden público.

Curiosamente, la persecución izquierdista contra FN comienza tras su reconocimiento como asociación política, cosa que ocurre por acuerdo del Consejo de Ministros de fecha quince de octubre de 1976. En el mismo año y con anterioridad, Fuerza Nueva no había sido molestada; ni cuando Piñar habló en Madrid, ante cuatro mil personas, con ocasión de la conmemoración de la XXXVII Liberación de Madrid; ni en la ciudad de Sevilla, donde dio un mitin en un cine abarrotado de seguidores; ni siquiera en Lérida, adonde acudieron muchos seguidores de Cataluña y Aragón.

Pues bien, el 24 de octubre FN organiza un acto de afirmación nacional en el cine Consu de Molina de Segura, lleno hasta bandera, para hablar de la reforma política emprendida por el Gobierno. La situación fue aprovechada por grupos de izquierdistas  para acosar a los pacíficos asistentes. Los violentos insultan y golpean a varias personas pero, a la postre, son repelidos por los concurrentes al acto piñarista. Los agresores, que venían incluso de Barcelona y Cartagena, portaban toda clase de objetos contundentes (cadenas, barras de hierro, porras…). La noticia fue obviada por la prensa nacional, pese a su gravedad, pues se trataba del primer acto público de FN como partido político legalizado. Motivado por la injustificada falta de protección policial de un mitin (debidamente autorizado), en una ciudad de más de 25000 personas y muy próxima a la capital murciana, FN protestaría públicamente, proclamando que no dudarían “si la autoridad no cumple con su deber, de asumir nuestra propia defensa, la de nuestros actos legales y autorizados…”.

Víctor Legorburu

No era para menos, en febrero, el grupo terrorista ETA había asesinado a sangre fría en la provincia vizcaína a Víctor Legorburu Bergareche, suscriptor de la revista y alcalde tradicionalista de Galdácano, a quien le corresponde el honor de ser el primer caído de la organización azul y roja. Es decir, la violencia contra FN, tanto por parte de radicales de izquierda como por terroristas de igual adscripción ideológica, comienza al mismo tiempo que los hombres y mujeres de Fuerza Nueva inician su andadura como organización política. Y es que fueron a silenciarlos, pues se aprecia una situación similar a lo que ocurrió con los primeros asesinados de la Falange fundacional. Es decir, del mismo modo que había sucedido con los primeros falangistas, a partir de noviembre de 1933 (Ruiz de la Hermosa, De Paula Sampol…), la izquierda trató de suprimir, con el auxilio de la violencia, el nacimiento de Fuerza Nueva.

No en vano, el 26 de diciembre, la delegación de FN de Sevilla enviaría una nota a la prensa, poniendo de manifiesto que desde hacía dos meses –coincidiendo  con la legalización de FN como partido- algunos miembros destacados de Fuerza Nueva venían siendo vigilados por grupos de individuos o sujetos aislados y que otros afiliados habían recibido reiteradas amenazas por teléfono. De hecho, un grupo de desconocidos atentó la noche del 22 contra el joven Gonzalo Queipo de Llano, en la puerta de su domicilio. Pero éste, que era nieto del general laureado y vicepresidente provincial de Fuerza Nueva, logró zafarse de la agresión, sin sufrir lesiones graves.

La izquierda española es instintiva en la confrontación ideológica, pero emplea la inteligencia y astucia cuando persigue. Conocí de primera mano, por razones que no vienen al caso explicar, cómo se efectuaba ese acosamiento. Lo más inofensivo era que unos individuos, aprovechándose de la nocturnidad, pudieran embadurnar con pintura los inmuebles de conocidos militantes fuerzanuevistas; como le sucedió a un comercio de recuerdos turísticos en una ciudad de la meseta, poniéndole en la fachada principal una gran inscripción, con leyendas indecorosas… En cambio, los escraches y coacciones eran, por regla general, más rudos y drásticos, pues los radicales apalizaban incluso a cualquier simpatizante de FN que no les gustase, huyendo a continuación… Siempre eran varios, salvo que alguno de los agresores estuviera bebido, como comprobé en la provincia de Pontevedra… En Madrid, por ejemplo, coaccionaban a la hija de un guarnicionero de FN de la barriada del Pilar, impidiéndola que pudiera salir a bailar los fines de semana… Cuando se trataba de un militante juvenil, bien conocido en el barrio, la técnica de los grupos de la izquierda consistía en propinarle una paliza de consideración, como le sucedió a un compañero de Universidad, que necesitó estar hospitalizado durante  varias semanas a causa de una brutalidad de este tipo, infligida cuando acababa de dejar a su novia en el portal … Los ataques, como era lógico, provocaban secuelas físicas en las víctimas, como aconteció en la provincia de Valladolid con uno de los agredidos en 1977, al afectarle gravemente a la vista. Ello no quiere decir que las agresiones sin aparentes lesiones fueran más livianas, pues los asaltos no se convirtieron en desgracias por pura casualidad: en Burgos, sin ir más lejos, unos izquierdistas cegados de odio intentaron tirar al rio a una joven… Estos casos que expongo, a título de ejemplo, nunca se publicaron en ningún periódico, ni siquiera en la revista Fuerza Nueva, habida cuenta que los afectados eran simpatizantes piñaristas, que carecían de relación orgánica con el partido, o porque a las víctimas no les interesaba divulgar tales sucesos. Y no fueron pocos los incidentes, seguramente cientos, hasta el punto que aún son recordados por antiguos activistas de Fuerza Nueva, a quienes, por cierto, nadie les ha formulado pregunta alguna acerca de la violencia observada en la época que nos ocupa.

En realidad, los métodos no diferían mucho de los que ha empleado la izquierda aberzale en el País Vasco y Navarra. Moralmente, es obligado recordar el calvario que han soportado algunos ciudadanos españoles en la tierra del vascuence, mientras las autoridades preferían mirar para otro lado o no les prestaban la atención suficiente; pero persecución parecida la padecieron,  años atrás, concretos militantes y simpatizantes de Fuerza Nueva, y nadie se compadeció de ellos (seguramente porque los medios de comunicación catalogados de “progresistas” afirmaban cínicamente que eran los fuerzanuevistas los únicos violentos, al igual que lo que ha sostenido la prensa separatista respecto de los “españolistas”). En el fondo, dicha postura respondía a una estrategia política deleznable, pues lo que se pretendía era obtener un rédito sociopolítico, no muy diferente del que han perseguido los terroristas euscaldunes en su tierra: a saber, demonizar a los líderes del adversario y coaccionar a sus simpatizantes, todo ello a los efectos de eliminar determinadas creencias ideológicas, para imponer así su dominio y control sobre la sociedad.  Y qué duda cabe que lo consiguieron, pardiez.

Pero ¿cuál era el motivo principal para que individuos embriagados de fanatismo persiguieran a pacíficos ciudadanos, que  ni siquiera conocían? Tal vez, las “razones” aducidas por los terroristas vascos para justificar el asesinato del malogrado fuerzanovista Víctor Legorburu nos den la solución: fascista notorio, colaborador de los Guerrilleros de Cristo Rey y enemigo de la cultura vasca… Nada de ello era cierto, pero el odio visceral por razones políticas o sociales muchas veces nubla la mente, siquiera se la adorne con complementos democráticos, regionalistas o internacionalistas.

Y es que han sido abundantes las inexactitudes y medias verdades, pero también las falsedades y calumnias, que se han propalado sobre este movimiento político; incluso desde el ámbito académico. Es hora de corregirlas y aclarar los malos entendidos. 

Fuentes: Archivo Linz de la Transición española.
ABC, Madrid-Sevilla (1976-1978).
Diario de Burgos (1976).
La Vanguardia Española, (1976).
Fuerza Nueva (1976-1982).
El Alcázar (1977-1982).
Boletín informativo ‘Fuerza Nueva’ (1981-1982).
Boletines provinciales de Fuerza Joven (1977-1982).
Archivos y testimonios personales (1977-2017).

17 respuestas a «Síntesis de la persecución de Fuerza Nueva (I)»

  1. Sobre Fuerza Nueva, permítanme decir que Don Blas Piñar no solo era un gran político, también era un hombre muy inteligente que amaba España por encima de todo. Hay un canal en YouTube dedicado a su memoria y legado (Blas Piñar López) donde se recogen sus discursos en los mítines de Fuerza Nueva como sus intervenciones en el Congreso de los Diputados entre otros.
    Da gusto escuchar sus mítines y sus intervenciones en el Congreso. ¡Cuanta falta nos hace en estos momentos tan tristes para España un hombre de gran coraje como Blas Piñar en primera línea de la política española que ponga los puntos sobre las íes!
    Como Don Blas decía: ¡No tengáis miedo a nada ni a nadie, por la fe y por España, las banderas en alto VIVA CRISTO REY!!

  2. Queda claro que a FN se le hizo la vida imposible desde el Gobierno y desde todas las instituciones del Estado, franquista hasta entonces. Es chocante ver / oír / leer los discursos de Blas Piñar y darnos cuenta que exactamente «eso» es lo que está pasando. ¡¡Ale, a disfrutar lo votado!!

  3. Interesante artículo, en el que no obstante se analiza solamente una parte del problema: el acoso y derribo de Fuerza Nueva por parte de la Izquierda.
    Pero falta una segunda parte, tal vez más eficaz que esa persecución ejercida por la izquierda.
    Y es la que tuvo lugar desde las Instituciones del Estado al considerar que este movimiento político -más que «partido político- era «involucionista» al defender los principios de Religión y Patria como base de la justicia social y por tanto contrario al «signo de los tiempos» eufemismo utilizado para designar las «directrices» políticas diseñadas «entre columnas»
    Para entender esta injerencia del teórico «sistema de libertades» es esencial leer el libro DESDE EL CORAZÓN DEL CESID del general Juan María de Peñaranda (editorial Planeta 2012) donde este antiguo capitán de los servicios de inteligencia del Estado explica como el CESID (obviamente siguiendo órdenes y directivas superiores) «torpedearon» no solamente a Fuerza Nueva de Blas Piñar, sino incluso a la AP de Fraga. Lo cua, necesariamente se tradujo en un fortalecimiento del PSOE, al tiempo que se debilitaba a la «derecha»
    Luego, tarde y mal, al comprobar el resultado de aquello, trató de corregirse con el «golpe de timón» del 23 F cuyo resultado ya conocemos todos.
    Copio lo consignado en el pie de la portada del libro citado:
    EL OCULTO PAPEL DE LOS SERVICIOS SECRETOS EN UNA ETAPA FUNDAMENTAL DE NUESTRA HISTORIA , DESDE LA MUERTE DE FRANCO HASTA EL 23 DE FEBRERODE1981. UN LIBRO QUE REVELA LA HISTORIA DESCONOCIDAE INÉDITA DE LA CASA (todo en mayúsculas en el original)
    Y ya se sabe que «a confesión de parte, relevo de pruebas»

    1. Lo que cuenta ese «general» tiene escaso valor, por no decir cero:
      «–O sea, que contactó con Felipe González como militar del CESID…
      –Claro. Y las conversaciones con él fueron formidables. Le gustaba hablar. Alfonso Guerra era otra cosa: sólo intervenía para cortarle o puntualizar.»
      Copiado textualmente de un diario de «derechas». La Razón.
      Del siglo XX solo me quedo con:
      Miguel Primo de Rivera, José Antonio su hijo, Ramiro de Maeztu, José Calvo Sotelo, Mola, Sanjurjo, Blas Piñar y Carrero Blanco, todos personas de honor y patriotas.
      Por supuesto, la Comunión Tradicionalista, Falange Española – sin las Jons -, Renovación Española y Fuerza Nueva.
      El mencionado por usted, Fraga y su amiguete López-Rodó, ambos masones, miserables masones.
      Franco -por lo que cuenta el articulista- un «católico-liberal» más liberal que católico… bases americanas, Eisenhower…. perversidad y masonería en estado puro, el Opus Dei – en el limite del catolicismo-liberal y la masonería…. Amiguetes poco recomendables.
      Le recuerdo sus proclamas:
      Por la libertad, igualdad y fraternidad de todos los españoles, Viva la República – dos veces repetida –
      A buen entendedor…. caeros del guindo.
      Solo DIOS y PATRIA

      1. Anónimo, no voy a emplear mucho tiempo en analizar su comentario.
        Críptico como suele, hasta el punto de que se llega a pensar que es fuego ¿amigo? pero en cualquier caso destructivo.
        Si Fraga fue masón, que pudo serlo, ello no impide que “las fuerzas oscuras de la rosa y el mandil” cerraran el paso a AP en beneficio del PSOE.
        Por cierto ¿ha leído el libro reseñado?
        Me da la sensación que no, pero “pontifica” sobre él, algo habitual en sus comentarios.
        En cuanto a sus críticas al Caudillo le recuerdo que al ganar la GM II las fuerzas del “contubernio” se vio obligado a “templar gaitas” pero hasta su muerte España fue Una, Grande y Libre.
        Después vino el perjurio y la salida de los enemigos introducidos en el interior del Caballo de Troya.
        Caballo de Troya, eso sí debe reconocerse, metido dentro de la fortaleza por Franco.

  4. Ojala hubiera escuchado a Blas Piñar en su momento, pero, ya se ocupaban muy mucho de no publicar sus discursos en la televisión ¿y que otro medio había?. Lo que sacaban era para denigrarle y calumniarle, (por lo menos que recuerde) como suelen. Lo mismo me pasó con Lefevre. En las escasas noticias, tan solo que era un cismático extremista de la tradición, o cosas por el estilo. Jamás hubieran repetido lo que dijo de la masonería en el Vaticano.
    A la derecha naciente y aún no tomada, se la desactiva desde la derecha del sistema (medios incluidos), antes que desde la izda.
    A Franco le colaron el veneno desde el amigo americano, que también lleva mandil. No tenía más remedio, para integrarnos en lo que pensaba, y ahí pecó de confiado, era una Europa y una comunidad internacional, sin caras ocultas. O, tan ocultas como los son en realidad. Además (aunque nunca perdió la buena cabeza) ya era muy mayor, y estaba rodeado de excelentes actores.

  5. Algo conozco de este tema porque yo fui militante de FJ (la rama juvenil de FN) desde 1976 hasta 1982. Cuando digo militante quiero decir entregado por completo, o para que se me entienda, carne cañón al servicio de España mientras que los que cobraban un sueldo para servir a España estaban haciendo números. No soy una persona valiente, pero sí me tengo por una persona justa, por encima de la media en este punto, y recuerdo con amargura esa época no tanto por el miedo que pasé, -de hecho estoy vivo de milagro, porque mi Ángel de la guarda es un tipo fenomenal que Chaki Chang a su lado es un paralítico-, sino por la tristeza de ver con mis propios ojos la miseria moral de las instituciones, de todas ellas sin excepción, que en lugar de buscar la verdad y adherirse a ella, de hacer prevalecer la Justicia, es decir de darle a cada uno su derecho (que en eso consiste la Justica en la clásica definición de Justiniano: «Justicia es la constante y perpetua voluntad de darle a cada uno su derecho»), eran unas instituciones amañadas al estilo «Negreira».
    Siento un enorme desprecio por los jueces, confirmado después con los años, por las cadenas de radio y de televisión mentirosas hasta la saciedad, por la gente en el poder en general. que anteponen al deber del buen gobierno por el interés de sostenerse ellos en el cargo para cambiar de coche o para que a su mujer no les falte de nada aunque sea al precio de la indignidad como cargos públicos. La policía de la Transición, que era la que venía de la época de Franco, con honrosas excepciones de las que yo no puedo dar fe porque no conocí ninguna excepción, (bueno a decir verdad sí conocí una en Marbella), una vez, pero no viene al caso, era tan roja como lo puede ser ahora o incluso más. De la Guardia civil no puedo hablar porque no tuve contacto con ellos, más allá de los guardias (no sé si era sargento o subteniente o qué empleo tenían) del servicio de información que venían a la sede de FN a aparentar ser camaradas pero a lo que venían era a empaparse de todo y a quedarse con nuestras caras. Engañaban a muchos, no a mí y en cuanto que un tipo de estos aparecía, yo me marchaba, Yo no era nadie, de haberlo sido entonces les habría prohibido la entrada, Y el Ejército, cuando hice la mili ví también que no valían un pimiento ninguno, de los que yo ví. Las personas militares que escriben en esta página deben saber que ellos eran la excepción y no la regla general.

    Es decir, antes de que Franco se muriera el Edificio estaba infiltrado por un lado y carcomido por otro. El ejemplo más claro es el propio Blas Piñar, la persona más fiel y desinteresada que más defendía a Franco (porque otros lo defendían de forma interesada mientras tal defensa le reportaba algún interés), y que sin embargo fue injustamente tratado por el régimen. Sí, fue Director del Instituto de Cultura Hispánica, creo que el cargo es asimilable a un Director General, puesto realmente insignificante para una persona de la capacidad, de la talla intelectual, y de la valía de D. Blas Piñar), y fue procurador en Cortes, pero la talla moral e intelectual de D. Blas Piñar hubiera exigido cuando menos o como poco ser Ministro. El gran drama de España es que España ha poseído grandes hombres en todas las épocas, incluidas las de mayor decadencia, el problema de España es que estos grandes hombres por lo general han estado apartados del poder por fuerzas muy poderosas que no quieren al timón de España a la gentes de valía que España `posee y ha poseído siempre.

    Todavía en vida de Franco el comunismo y el pensamiento masónoco-liberal se había infiltrado en los corazones y mentes de los españoles y dominaba ya todo el sistema educativo (Ruiz Giménez fue ya Ministro de Educación en época tan temprana como 1955). Miren en las manifestaciones a favor de Franco como no faltan en ellas esas pancartas para idiotas que decías «Ni rojos ni azules, españoles» que era la forma encubierta de tapar el gran drama de la guerra de España con partidas de malhechores dominando las grandes capitales de España (Madrid, Barcelona, Valencia, Málaga, Bilbao, etc etc) y asesinado en la retaguardia.
    La rendija por donde se infiltró no era otra que el discurso antifascista relativo a la Segunda Guerra mundial y las figuras de Hitler y Mussolini. A través de esta artimaña se presentaban a rojos de la guerra de España como víctimas del «fascismo», es decir los asesinos de tantísimos españoles que le habían pegado fuego a las iglesias y a la riqueza nacional, en la televisión pública presentados como víctimas para blanquear dónde militaron, como fue el caso de la presentación del libro del Teniente de milicias rojas Mariano Constante en el programa famoso entonces de Íñigo «Estudio Abierto». Entrevistas como ésta eran posible porque para la gran masa de españoles lo que habían sido los crímenes del Frente popular y del Ejército rojo y sus bandas de malhechores , se había echado un tupido velo para taparlos (de ahí la pancarta «ni rojos ni azules). Mientras la llamada «derecha» o las llamadas «fuerzas nacionales» no realicen una enmienda a la totalidad sobre el discurso aliado, y por tanto comunista (Stalin) y masónico (F. Delano Roosevelt en EEUU y Jorge VI y W. Churchill en Gran Bretaña) del «fascismo» y la Segunda Guerra mundial, la fuente del lavado de cerebro no parará de manar, no digo yo que se cierre el grifo, pero al menos avisar con un cartel que el agua no es potable.

    Tras las guerras civiles que en el primer cuarto del siglo XIX llevaron a la América Española a segregarse de la Corona de España, los Estados centro y suramericanos que surgieron luego de esas guerras y de esas segregaciones se inventaron un discurso falso empezando por el propio nombre que le dieron a estos procesos, -«independencia»- , y siguiendo por presentarse ellos como sujeto de tales independencias para legitimarse políticamente, cuando tales Estados no son causa sino consecuencias ulterior de aquellos procesos revolucionarios auspiciados por los ingleses para destruir el Imperio Español. En 1910 varios Estados hispanoamericanos (Argentina, Colombia, Chile, México y Venezuela), decidieron celebrar el centenario de su «independencia de España» con todo el discurso maniqueo y falsario de la propaganda antiespañola. Cien años después, cuando se celebró en 2010 el «bicentenario» de esa «independencia», la puesta en escena, con todos sus mitos, de esas conmemoraciones como instrumentos para la apología de la historia oficial decimonónica antiespañola, se les volvió en contra a los organizadores, y se inició un movimiento encabezado por los historiadores de las universidades hispanoamericanas y que ha llevado a que la «historia oficial» de la «independencia» de Méjico, o de Ecuador, o de Argentina o Venezuela, la podrá defender a un lado y otro del Atlántico merluzos sin ningún conocimiento de Historia como el Presidente López Obrador o Pedro Sánchez, pero que ya no cuenta con el apoyo de los historiadores hispanoamericanos, ni siquiera de los más nacionalistas y antiespañoles. Han tenido que pasar 200 años para que este proceso tome cuerpo. Con el tema del «fascismo» tiene que ocurrir lo mismo. Mientras se siga cayendo en este complot hipócrita, no parará de manar la lluvia ácida de la propaganda antifascista que cala en los corazones y mentes de los desinformados, y es una garantía para los enemigos de España de una sociedad de rojos, engañados pero rojos a fin de cuentas.

    Esto que acabo de decir tiene que ver mucho con el tema porque gracias a este proceso generalizado de esparcimiento de lluvia ácida sobre los corazones y mentes de los españoles, los enemigos de España (y de FN porque el lema de FN era «al servicio de España»), se encontraron el terreno completamente abonado para demonizar a FN por un lado y para llevar a cabo en impunidad y con la colaboración ingenua de los propios españoles el golpe de Estado que en realidad supuso la Transición Española, un golpe de Estado dado desde el propio Gobierno y Jefatura del Estado, con la complicidad de todas las demás instituciones. Que todo estaba ya infectado lo demuestra los pocos Procuradores en Cortes que votaron NO a la «Reforma política», como eufemísticamente se llamo para ocultar su verdadero significado y alcance, a aquel golpe de Estado que malogró todo el sacrificio de los mártires de la guerra y de los que dieron su vida en los frentes de batalla para que España pudiera ser salvada al precio de su sangre y de su sacrificio.

    La persecución de Fuerza Nueva y de sus militantes y simpatizantes fue posible:
    – primero por esta politización generalizada en «antifascismo» de la sociedad en general,

    – fue posible, en segundo lugar, porque el golpe de Estado contra la España del 18 de julio (de lo que quedaba de ella), que FN en solitario (o casi) defendía, se estaba llevando a cabo desde el propio Gobierno y desde la propia Jefatura del Estado, con todos los resortes del poder que ello supone (jueces y fiscales, policias, servicios de información, etc. etc. etc) para ejecutarlo y para reprimir toda posible resistencia.

    -fue posible porque todos los medios pro 18 de julio, no eran medios privados (por eso se creó la revista Fuerza Nueva, porque no había nada) sino medios institucionalizados en poder o de titularidad del Estado, de modo que cuando el Estado se quitó la careta y se cambió de bando, con ese cambio se perdió de un solo golpe toda la malla del Movimiento y todo lo que pudiera defender al Estado del 18 de julio. La prensa del Movimiento desapareció y pasó a ser prensa amarilla al servicio del golpe, los sindicatos verticales desaparecieron y se perdieron los locales donde se ubicaban, que eran oficinas de la Administración pública, y de aquí pasaron muchos a manos de los Sindicatos marxistas con el cuento de patrimonio sindical requisado después de la guerra, digo cuento porque si los rojos hubieran tenido que pagar la responsabilidad patrimonial o civil de todo el daño que hicieron y de todo lo que robaron, no habrían podido saldar la deuda, sin contar intereses, hasta bien entrado el año 3000 con incautación hasta entonces de todos sus bienes presentes y futuros, de modo que «devolver» el patrimonio sindical a los partidos y sindicatos del enorme latrocinio de España en 1936-39 (que por robar robaron no solo el oro de España, y las joyas empeñadas por los más modestos en los montes de piedad sino hasta las monedas de plata y oro iberas, tartessas y árabes de los museos, que eso ya es para nota).

    – Una falta de medios de información libres y veraces, porque la Televisión, las cadenas de Radio y los periódicos, todos ellos en toda España con la excepción del Alcázar (al que se le negaba la publicidad institucional para cerrarlo) y alguno diario de ámbito provincial, todo estaba en manos del izquierdismo- , la Televisión era la principal fuente de información que entraba en los hogares españoles y engañaba a la sociedad, sin ningún medio que hubiera podido hacerle sombra, se silenciaron las agresiones a FN y cuando estas agresiones les salían mal a los rojos, (porque a diferencia de lo que pasa ahora con VOX que les pegan y se dejan, una nota característica de FN es que las agresiones se repelían y en muchos casos como en Covadonga, porque algunos militantes, mi hermano R. por ejemplo, hubieran merecido una «medalla militar individual» con mayor mérito que como se dan en la guerra) se tergiversaban hasta unos extremos increíbles. Fue entonces cuando yo, criado en una familia normal con mis padres que eran personas buenas y justas que jamás habían actuado de mala manera con nadie sino todo lo contrario, me encontré con una realidad que hasta entonces no conocía, que había gente, incluso en los poderes del Estado, que eran verdaderos hijos de puta, verdaderos delincuentes de cuello blanco. Hasta entonces yo había creído en mi ingenuidad que el Fiscal de la novela «El Conde de Monte Cristo» en realidad no era un personaje de ficción sino que en la vida real había mucha gente así ocupando puestos de la organización estatal.
    Está por escribir el complot de los medios de comunicación, muchos de ellos regados con dinero por poderes extranjeros, para el engaño colectivo que supuso la fabricación de la falsa imagen de FN como «violentos» en particular, y el golpe de Estado de la Transición en general.

    – Contribuyó la ayuda internacional que la URSS y los paises del Telón de Acero, así como otros como Méjico (Méjico fue un aliado del Frente popular y dió cobijo a los criminales de guerra que huyeron de la guerra de España y su presidente Lázaro Cárdenas, el clásico dictador corrupto y de bigotito, se quedó con parte del botín que Indalecio Prieto llevó en el barco Vita, y recuperó las relaciones diplomáticas con España en 1977), que financiaban el terrorismo y las actividades subversivas de los partidos de extrema izquierda. Los EEUU financiaban el separatismo canario y al PSOE, porque Felipe González era el hombre designado por la CIA para gobernar en España conforme a sus intereses. De ahí que una de las primeras medidas fuera abrir la verja de Gibraltar o dilapidar las empresas del INI (Instituto Nacional de Industria) o entrar en la OTAN después de haber engañado a los españoles diciendo que de entrada no. En Francia los terroristas de ETA se movían a sus anchas con total impunidad y citaban a los empresarios españoles chantajeados, para que se desplazan al sur de Francia a hacer efectivo el pago del llamado entonces «impuesto revolucionario» para evitar que les mataran a sus familias o a ellos mismos. Está por escribir la responsabilidad y complicidad de Francia en el terrorismo de ETA, aunque de esto no se hagan películas, pero la Francia de Valéry Giscard d’Estaing, (presidente de la República Francesa entre 1974 y 1981) tenía las manos manchadas con la sangre de las víctimas españolas de ETA.
    La situación de las fuerzas nacionales en cambio era de no contar con ninguna ayuda estatal extranjera.

    – La falta de formación en guerra psicológica e irregular de los miembros de las FFAA, les hicieron caer a la mayoría en la ingenuidad de que no podía ser lo que en realidad era, que el Gobierno y la Jefatura de España estaban trabajando para destruir España y venderse a intereses extranjeros. Sin la existencia de estos intereses extranjeros angloamericanos, no se puede entender la decadencia de España en estos últimos 50 años.

    – y por supuesto contribuyó la falta de nivel de la sociedad española en general y de la masa de simpatizantes de FN que llenaban los mítines pero que muchos de ellos demostraban el poco espiritu que tenían votando luego a Fraga Iribarne de Alianza Popular, el PP de entonces. El proceso de aculturización que sufría España ( Arias Navarro siendo Alcalde de Madrid inauguró en 1967 un monumento al traidor y asesino de españoles Simón Bolivar), y que se sigue sufriendo en la actualidad (y si no a ver si el lector es capaz de citar un solo General realista de los que lucharon por España contra los secesionistas de Simón Bolivar, Hidalgo o San Martín, esto jamás se ha estudiado en España) afectaba también a los simpatizantes del franquismo (de hecho los franquistas más tontos eran los que nutrian la UCD de Adolfo Suárez), y Blas Piñar tuvo que enfrentarse a esta realidad también.
    La metedura de pata de Tejero de acudir a las elecciones él que no era político, y fraccionar el voto de FN, supuso que D. B las perdiera el escaño. O el hecho de identificar al General Milans del Boch como icono del patriotismo, cuando despues de lo que el Rey demostró en 1976 vendiendo al Ejército y entregando traidoramente el Sahara a los americanos y al moro Hasan II a quien llamaba «su hermano mayor» (perdón un momento que voy a vomitar y ahora sigo), todo militar que se considerara juancarlista era un traidor a España por definición, son ejemplos del escaso nivel de la mayoría. Con honrosas excepciones como Gil de la Pisa.

    Frente a todo este poder estatal y extranjero, y a estos intereses enemigos de España, y a pesar del pobre nivel de la sociedad española (ahora estamos peor pero eso no conviiertte en buenos a los que entonces tampoco lo eran) D. Blas Piñar alzó una bandera… de España.
    El mérito de D. Blas y el mérito de los que se agruparon en fidelidad y servicio desinteresado en torno a aquella bandera aún no se ha reconocido.
    Quien no ha vivido esta época y se ha quedado en su cama durmiendo de noche, puede no ser consciente de lo que fue la actividad política en aquellas circunstancias. Que duda cabe que la guerra convencional, con sus pozos de tirador, sus alambradas, campos de minas y tierra de nadie, sus francotiradores, carros de combate, proyectiles de mortero zumbando por encima de tu cabeza, etc. etc. es muy peligrosa, pero por lo menos en esa guerra convencional no te piden si tienes o no tienes permiso de armas, ni te pueden meter en la cárcel (que para los fascistas no había amnistía ni piedad que valga, los asesinatos de los abogados laboralistas esos no prescriben nunca, los del resto sí. Compárese la violencia contra la policía, el saqueo de tiendas y el incendio de la ciudad de Barcelona durante el golpe de Estado de octubre de 2017 , comparece con los tres empujoncitos de Blanquerna y el lector entenderá lo que quiero decir sobre la diferente vara de medir de la justicia roja que reina en España desde 1973), por cargarte al enemigo, al contrario te pueden dar una medalla. Tenías con optar al salir de casa a una pegada de carteles nocturna o a un acto en un pueblo de jornaleros deslumbrados con la promesa de la toma de fincas, entre llevar algún medio para defenderte y arriesgarte a que la policia te cacheara y te lo cogiera, que eran super bordes y nada más ver un grupo te venían y te cacheaban (posiblemente para garantizar a los contrarios el monopolio de los objetos contundentes) , o bien optar para combatir en inferioridad numérica y encima desarmado. La inferioridad numérica es una constante entre los que combaten por España, el que quiera combatir en superioridad mejor que se aliste a los Marines USA, que esos por cada chalupa enemiga llevan 7 portaviones, y por cada pelotón de chavales de 15 años de las Juventudes Hitlerianas con una MG-34, llevan ellos tres batallones de tanques, y todavía piden apoyo aéreo. y se dan de baja el 30% por «fatiga de combate».

    Yo lo que ha pasado en otros sitios no lo sé, pero donde yo estuve, en todos los casos las provocaciones eran continuas y la agresión la iniciaban y protagonizaban siempre los rojos. Eran ellos los que venían a nuestros mítines o los que trataban de tirar nuestros puestos de venta, o a emboscar a un grupo que pegaba carteles.
    Si les salía bien la agresión no pasaba nada. Las autoridades no tomaban ninguna medida. Por ejemplo si una persona o varias eran apuñaladas, aunque hubiera cientos de fotos tomadas por periodistas , como fue el caso de una agresión a quienes llevaban una bandera de España en una manifestación por el día de Andalucía, no recuerdo si en Granada o en Córdoba donde esto pasó, la policía no identificaba a los agresores. Posiblemente es que ni lo intentaron.
    Si la agresión les salía mal a los rojos. por ejemplo en una pegada de carteles nocturna o un asalto a un puesto de venta de insignias pegatinas y cosa así, y se repelía la agresión, entones al otro día la prensa tergiversaba lo ocurrido y hablaban de «violencia fascista», por no dejarte abrir la cabeza.
    Lo que mucha gente no sabe, es que los rojos llevaban palos a los que les pegaban pegatinas de FN, de tal manera que si aparecía la policía poderles decir que los palos eran nuestros. Y los policías, que tenían el talento justo para acarrear pavos, caían en el engaño. Ellos y los jueces que a tontos y a rojos iban así así.

    Esta es la realidad de aquella persecución auspiciada desde los poderes del Estado, ejercida con todos los resortes del Estado y sin posibilidad de defensa.
    Luego estaban otro tipo de represalias, como en los centros de estudios, tomados por un profesorado fuertemente politizado en la extrema izquierda. Estudiar con un profesorado hostil tiene sus inconvenientes, en una poca donde la política era visceral en este tipo de gente, Un dato. Yo estudiaba COU cuando me tocó ir a la mili. Yo era del 4º reemplazo y tenía que irme en tren para mi destino el 24 de mayo. Los exámenes de fin de curso eran del 25 de mayo al 2 de junio. Si hubiera sido del PCE me habrían adelantado los exámenes, como era conocida mi filiación política, no me los adelantaron. Y los saqué despues. Y luego en el cuartel a pesar de que yo no tenía antecedentes penales pero sin embargo sí llegó a la 2ª Sección (Información) un informe sobre mí y se me prohibió ascender ni siquiera a cabo. Estos son los que luego se llenan la boca hablando de la Constitución. Menudos hipócritas.

    Está por escribir todo esta historia de lo que fue la lucha política en esta época. Las consecuencias de aquella lucha yo aún las pago, porque yo tuve que irme de mi ciudad para poder trabajar, y solo he visto a mi familia los fines de semana y no todos. Yo tuve suerte, hubo a quienes le abrieron la cabeza, los apuñalaron o les quemaron la casa de forma que pareciera un corto circuito (lo que hace temer quién pudiera estar de tales incendios, no descartaría que mandados por el Estado, y en ese caso la gente obedece sin ninguna moral), o como en el caso de D. Víctor Legorburu, o el General falangista de la Guardia civil D. Jesús Peña, los asesinaron en impunidad, porque los rojos si de algo han gozado históricamente sin solución de continuidad es de impunidad. La amnistía que se anuncia ahora para los separatistas catalanes del golpe de 2017 no es más que una más de las muchas amnistías de las que han venido gozando y seguirán gozando en el futuro.
    D. Blas Piñar fue un diamante que se desperdició, ese el el gran drama de España. A mí al menos me cabe el consuelo de que yo estuve a su lado, yo no lo traicioné, ni políticamente ni tampoco con mis actos. Vienen malos tiempos pero si uno lo piensa, poco es para lo que la gente en realidad se merece que le pase.

    1. Gracias Kevlar Steiner por ese testimonio tan sangrante e importante, de un tiempo en que no nos enterábamos de nada de eso, porque los medios ya estaban tomados y bien tomados desde bastante antes. Y gracias por haber defendido a España en esos difíciles momentos de confusión.
      España lleva demasiado tiempo bajo la bota de esa conspiración continua, que al final, parece que se va a salir con la suya. Pero esa, ya no será España, sino una republica bananera, de borregos progres, liberales vendidos pagados de si mismos y escoria comunistoide; contentos con su suerte y de haberse conocido, porque se lo dicen en la tele que es como tienen que estar; y decir si a todo.
      Su comentario, para mi gusto, es merecedor de un artículo.

  6. Gracias por dar testimonio de tu via crucis particular como militante de Fuerza Nueva, no en vano fueron decenas y decenas de hombres y mujeres los que sufrieron persecución por tales motivos, muchos ni siquiera mayores de edad por entonces… El apuñalamiento a que te refieres fue en Córdoba, siendo la conducta del fallecido comunista Julio Anguita absolutamente deleznable (un hombre, curiosamente, que venía de los servicios de información del régimen…). Insisto, te agradezco tu colaboración desinteresada, valiente y esclarecedora.
    No obstante, como el tuyo hubo muchos casos que siguen aún en el silencio. Lamentable y penosamente. Y es que el sacrificio de los militantes de FN es quizás equiparable al férreo y sangriento acosamiento que soportó la Falange prebélica.
    Un cordial saludo y qué Dios te bendiga.

  7. Amigo Kevlar
    Muchas gracias por tu impagable testimonio, al que unes unos acertados análisis de los que además extraes oportunas conclusiones.
    Detrás de todo lo que expones, el “Contubernio”
    Sin el cual no es posible entender ni explicar la historia del Frente Popular (el de entonces y el de ahora)
    Ni la destrucción de la España Una, Grande y Libre seguida de la persecución a Fuerza Nueva como fiel albacea testamentaria del Caudillo frente a la traición de quién lo heredó políticamente.
    Solo me queda felicitarte efusivamente y recordarte el viejo lema de la Cruzada:
    Ante Dios no serás héroe anónimo.

    1. Ante DIos nunca serás héroe anónimo…
      Lema del Requeté
      Respecto a «la persecución a Fuerza Nueva como fiel albacea testamentaria del Caudillo » conviene que se gradúe la vista.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad