Sobre Dios

¿Quién es Dios?  Dios es un puro espíritu, infinitamente perfecto, Criador del cielo y de la Tierra, y soberano Señor de todas las cosas.

¿Qué se quiere decir con las palabras: Creo en Dios?  Se quiere decir: 1º Creo que hay un Dios principio y fin de todas las cosas. “La vida eterna consiste en conocerte a ti, solo Dios verdadero” (Juan XVII, 3); 2º Creo a Dios, es decir todo lo que Él ha revelado. “Fiel es el Señor en todas sus promesas” (Salmo CLXIV, 13); 3º Confío con amor en su protección, porque es la misma bondad. “Carísimos, nosotros somos ya ahora hijos de Dios” (Juan III, 2).

¿Cómo sabemos que Dios existe?  Sabemos que Dios existe por la revelación y por la razón.

¿Cómo lo sabemos por la revelación? Porque Dios mismo nos ha probado su existencia por las revelaciones que ha hecho a los hombres desde Adán hasta Jesucristo.

¿Es artículo de fe la existencia de Dios? Si: porque la Iglesia declara anatema a quienquiera que niegue la existencia de un solo. Dios verdadero, Criador y Señor de todas las cosas visibles e invisibles.

¿Cómo sabemos por la razón que Dios existe?  Porque, por la consideración de las cosas creadas, puede ele­varse la razón al conocimiento, cierto de un solo Dios verdadero.

Pruebas de la existencia de Dios 

¿Sobre qué principio se apoya la razón para elevarse hasta el conocimiento de Dios, por la consideración de las criaturas?  Sobre el principio de que cualquier cosa que no tiene en sí misma su razón de ser, debe tenerla en otra que tenga en sí su razón de ser.

¿Cómo se clasifican las pruebas de la existencia de Dios que se apoyan sobre este principio?  En prueba física, pruebas metafísicas y pruebas morales.

Prueba física 

¿Qué es la prueba física?  La prueba física, o de las Causas finales, es la que se saca de la consideración de las relaciones que existen entre los medios y los fines de los seres que componen el mundo exterior.

Formulad brevemente esta prueba. «Vemos  –dice Santo Tomás– que los seres desprovistos de inteligencia, como los cuerpos físicos, tienden a un fin, pues se mueven siempre, o muy a menudo, de la misma manera, para obtener el mejor efecto. Luego no al acaso, sino intencionalmente, consiguen su fin.» «Pero las cosas privadas de inteligencia no llegan a su fin, sino bajo la dirección de un ser inteligente, del mismo modo que la flecha no da en el blanco sino dirigida por el tirador.» «Hay por consiguiente un ser inteligente que conduce las cosas a su fin, y este ser es el que todos los hombres llaman Dios.» “Pregunta, si no a las bestias, y te lo enseñarán: y a las aves del cielo, y te lo declararán: habla con la tierra, y te responderá; y te lo referirán los peces del mar. Quién no sabe que la mano del Señor hizo todas estas cosas” (Job., XII, 7-9) . – “Tú dispones todas las cosas con justa medida, número y peso” (Sab., XI, 21). 

Pruebas metafísicas 

¿Qué se llaman pruebas Metafísicas?  Se llaman pruebas metafísicas las que se sacan de la consideración de la naturaleza de las cosas.

¿Qué hay que considerar en las cosas de este mundo para elevarse hasta el conocimiento de Dios?  La contingencia de los seres, la subordinación de las causas eficientes, y el movimiento.

¿Cómo prueba la existencia de Dios la contingencia de los seres?  Los seres de este mundo son contingentes, es decir, que así como existen podrían no existir, porque la existencia no les conviene necesariamente: luego no existen por sí mismos. Pero todo ser que no existe para sí mismo existe por otro ser distinto. Los seres de este mundo existen, por tanto, virtud de otro ser, que es el ser necesario. Si este ser por quien todos los demás existen, fuera a su vez contingente, tendría su razón de ser en otro, y éste, en otro, y así sucesivamente; pero como no se puede proceder en infinito, hay que detenerse en un ser que tenga en su esencia la razón de su existencia. Este ser necesario es Dios.

¿Cómo prueba la existencia de Dios la subordinación de las causas eficientes? Ningún ser puede producirse a sí mismo; pues el ser que a sí mismo se produjera existiría antes de existir, lo cual es absurdo. Por consiguiente, todo ser producido, lo es por otro que es su causa eficiente, como se observa en una serie de seres vivos, plantas o animales, que nacen unos de otros. Pero como no se puede proceder en infinito, necesario es pararse en una causa eficiente primera que haya producido el primer término de la serie sin ser producida ella misma, pues de lo contrario no habría causa eficiente secundaria, ni se produciría nada. La primera causa eficiente es Dios.

¿Cómo se prueba la existencia de Dios por el movimiento?  La materia es esencialmente inerte por su naturaleza; es indi­ferente por sí misma al movimiento o al reposo. Por consiguiente, todo movimiento de un cuerpo supone una causa de movimiento, un motor. Si este motor es movido, necesita a su vez otro motor, y éste, otro, y así indefinidamente; pero como no se puede proceder en infinito, preciso es pararse en un motor primero que mueva todo sin ser él movido; pues, de lo contrario, no habría motores secundarios. Este motor primero os Dios.

 Pruebas morales 

¿Qué se llaman pruebas morales?  Se llaman pruebas morales las que se sacan de la misma naturaleza humana.

¿Cuáles son las principales pruebas morales? La prueba por el consentimiento universal y la prueba por la ley moral.

¿Cómo se prueba la existencia de Dios por el consentimiento universal?  Todos los pueblos, siempre y en todas partes, han reconocido una divinidad a la que se debe rendir culto.  «No existe nación ninguna, por inculta o bárbara que sea, que ignore que existe un Dios, aunque no conozca cuál es su naturaleza. » (CICERÓN)  «Yo, por mi parte, declaro que no conozco un solo pueblo al que con alguna apariencia de razón se pueda llamar ateo.» (DE QUATREFAGES) Ahora bien, cuando una creencia universal y perpetua tiene por objeto una cosa fácil de conocer de gran importancia y contraria a las pasiones, es una creencia fundada en la verdad; pues no puede explicarse sino por la evidencia de la intuición o del raciocinio. Tal es la creencia en la existencia de Dios. Tiene por objeto una cosa fácil de conocer, pues la razón humana se eleva sin dificultad de la consideración de los seres de este mundo al conocimiento de su autor. La existencia de Dios es la cosa que en más alto grado interesa a todos los hombres, pues la vida del hombre se encaminará muy diversamente según Dios exista o no. La existencia de Dios es una cosa contraria a las pasiones: el esfuerzo de las pasiones tiende a borrar del pensamiento la idea de Dios, testigo, juez y vengador del vicio. Luego el consentimiento universal en favor de la existencia de Dios es una prueba de que Dios existe.

¿Cómo prueba la existencia de Dios la ley moral?  Todos los hombres se sienten encadenados por la ley morar; la cual les manda ciertas cosas y les prohíbe otras, y según que obedezcan o quebranten esa ley, sienten en sí mismos gozo o remordimiento. De ahí se sigue que existe un legislador universal y supremo -que obliga a la voluntad humana a hacer el bien- y a evitar el mal; un testigo de todas nuestras acciones, y un juez infalible e inevitable, que recompensa o castiga por medio de los gozos o remordimientos de la conciencia. Este legislador, este testigo y juez es Dios. “Uno solo es el legislador y el juez, que puede salvar y puede perder” (Sant., IV, 12) .– “Mira que el testigo de mi inocencia está en el cielo, y allí arriba reside el que me conoce a fondo” (Job., XVI, 20). – “Bienaventurados los que proceden sin mancilla, los que caminan según la ley del Señor” (Salmo CXVIII, 1) . – “Para los impíos no hay paz, dice el Señor” (Isaías, XLVIII, 22).

¿Qué conclusión debemos sacar de las pruebas de la existencia de Dios?  Ésta: que no se explica nada sin Dios, y que con Dios se explica todo, porque Él es la causa primera de todas las cosas. “Yo soy el alfa y la omega, el principio y el fin de todas las cosas, dice el Señor Dios, que es, y que era, y que ha de venir, el Todopoderosos” (Apoc., I, 8).

¿Qué se debe pensar de los pretendidos sabios que niegan la existencia de Dios? Que son unos insensatos que andan en tinieblas y unos cerebros vacíos de la verdadera ciencia. “Vanidad, y no más, son ciertamente todos los hombres en quienes no se halla la ciencia de Dios; y que por los bienes visibles no llegaron a entender el Ser Supremo, ni considerando las obras reconocieron el Artífice de ellas” (Ecles., II, 14).


Una respuesta a «Sobre Dios»

  1. “Y hay también otras muchas cosas que hizo Jesús, las cuales si se escribieran una por una, pienso que ni aun en el mundo cabrían los libros que se habrían de escribir”

    Cuando N.S. JESUCRISTO estuvo con nosotros, los hechos asombrosos no paraban de suceder: Paz en la naturaleza y dominio sobre ella (estrella de Belén, mar y vientos, multiplicación de alimentos,…), dominio sobre la vida (resucitar y auto resucitarse, curación de todas las enfermedades, liberación de poseídos, lectura del pensamiento y corazón,…). TODO y TODOS (excepto los duros de corazón) a su alrededor se liberaban sin límite, solo se reflejaron los casos representativos de ellos. Por ello, el centurión le dijo:
    “Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente di la palabra, y mi criado sanará. Porque también yo soy hombre bajo autoridad, y tengo bajo mis órdenes soldados; y digo a este: Ve, y va; y al otro: Ven, y viene; y a mi siervo: Haz esto, y lo hace. Al oírlo Jesús, se maravilló, y dijo a los que le seguían: De cierto os digo, que ni aun en Israel he hallado tanta fe. Y os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham e Isaac y Jacob en el reino de los cielos; mas los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes. Entonces Jesús dijo al centurión: Ve, y como creíste, te sea hecho. Y su criado fue sanado en aquella misma hora”.
    El centurión sabía perfectamente que JESUCRISTO curaba de todo incluso a aquellos que no se lo pedían directamente (por ejemplo: la hemorroísa). La vida de N.S. JESUCRISTO es un tiempo ininterrumpido de amor, “una fábrica” de producción ininterrumpida de milagros. Solo la dureza de un corazón (y debido al LIBRE ALBEDRÍO) el hombre (ese hombre) queda fuera.
    Todo lo dicho en la Biblia es cierto. DIOS existe y es AMOR.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad