Sobre la destrucción de la cruz de Aguilar de la Frontera

Es de todos conocidos el nuevo, deleznable y triste episodio por el que ha sido destruida con escarnio público una cruz; en este caso la que existía pegada a la fachada de un convento en la localidad de Aguilar de la Frontera. Como lo sucedido es de sobra conocido, no vamos a incidir en ello. Lo que sí vamos es a plasmar una serie de reflexiones sobre el particular:

  • La infame e infecta Ley de Memoria Histórica y su ampliación Democrática, es la consecuencia, y al tiempo herramienta, de la izquierda, tanto la socialista (PSOE) como la comunista (IU-Podemos), así como de la derecha –el PP, con Rajoy con mayoría absoluta, no la derogó, y siempre que se ha aplicado se ha abstenido farisáicamente o incluso ha votando a favor–, para demonizar, con falsedades mayúsculas que no resisten el mínimo análisis histórico, y mucho menos el contraste con las pruebas documentales, tanto el alzamiento cívico-militar, o sea popular, del 18 de Julio de 1936, que lo fue no contra la República, sino contra el ilegal e ilegítimo gobierno del Frente Popular, como la etapa de gobierno del Generalísimo Franco, cuyos beneficios de todo orden son también incontestables.
  • Lo anterior demuestra una clara coyunda entre la izquierda –en España es siempre extrema y revolucionaria, anticlerical y sectaria– y la derecha, para legitimar per sé el actual régimen que de democrático de verdad sólo tiene la apariencia y la mayoría de las veces ni eso.
  • Dicho régimen es manifiestamente sectario, totalitario, antinacional y, por supuesto, anticlerical, o mejor decir anticatólico, cuyo objetivo ha sido la destrucción de nuestra sociedad en todos los órdenes, convirtiendo a los españoles en una masa aborregada fácil de manipular. La erradicación del catolicismo, siempre piedra fundamental de nuestra nación, ha sido objetivo preferente perseguido con ahínco y habilidad desde el principio. La destrucción de cruces –son ya incontables– con la excusa de que eran «franquistas» y demás estupideces habituales, no es sino muestra de que tanto la izquierda como la derecha saben que se encuentran en fase ya muy avanzada en la imposición de un nuevo orden, al hilo del mundial, pero más férreo aún en España; o mejor decir en esa España que ya no la conoce ni la madre que la parió y menos aún se la va a reconocer a no tardar mucho.
  • El éxito conseguido en este plan de destrucción nacional, en todos los órdenes, también en el espiritual –no se olviden que son ya 50 años, medio siglo, de lluvia fina pero sin tregua–, se debe en buena medida a la cantidad ingente de traiciones que se han consumado con todo tipo de excusas, intereses o cobardías por parte de todos los colectivos institucionales y sociales. No hay ni uno que se salve que no haya sido afectado y protagonizado tan grave mal.
  • El pueblo español, por lo anterior, se ha visto sometido a unos ejemplos tan groseros como bárbaros de parte de sus pretendidas élites de forma que su capacidad de resistencia no ha soportado tamaña influencia hasta dejarse corromper hasta el tuétano, por eso viene desde hace tiempo ya contemplando impasible tan bochornosos espectáculos sin chistar –así como todo tipo de anormalidades convertidas en lo normal– y, peor aún, sin que se le revuelvan las entrañas lo más mínimo y menos en lo más íntimo. Idiotizado y aborregado, puede que privadamente se queje, pero nada hace ni va a hacer; su inacción es ya marca de estas generaciones, y casi con  toda seguridad de las que vienen porque sus referencias son únicamente la actuales y muy pocos sabrán buscar las verdaderas anteriores a ellos.
  • La cruz de Aguilar de la Frontera es un ejemplo paradigmático, no único, e increíble, de lo dicho:
    • personas que aún hoy en día, en Europa, en España, con los antecedentes más que conocidos profesan la ideología marxista-leninista en sus vertientes socialista y comunista y que hacen alarde de ella y trabajan para imponerla a los demás por los métodos más que conocidos de siempre.
    • un consistorio gobernado por marxistas-leninistas (socialistas y comunistas) en pleno siglo XXI, en Europa y más en concreto en España con los antecedentes históricos tan cercanos de sobra documentados, elegido por votación popular, a pesar también de la historia que tal ideología arrastra y que es de sobra conocida.
    • una alcaldesa que no tiene otra cosa que hacer que derribar una cruz.
    • unos empleados del ayuntamiento que obedecen dócilmente sin rechistar.
    • otras autoridades locales, provinciales y gubernamentales que con su silencio amparan el hecho.
    • una derecha local, provincial y nacional, líderes y votantes, que con su mutismo son cómplices hipócritas del hecho.
    • una jerarquía eclesiástica que lo más que ha llegado a decir, por boca del obispo de la diócesis correspondiente –la CEE calla, luego otorga–, que «los católicos somos pacíficos, pero tomamos nota», lo que constituye una completa sandez, además de un penoso subterfugio para calmar conciencias.
    • nadie, en definitiva, excepción hecha de una asociación privada como es Abogados Cristianos, algo VOX y puede que algún otro menor, nadie, repetimos, realmente, ha movido un dedo, sea o no católico, creyente o no, y practicante o no, por impedir tan grave acto como ha sido el derribo de la cruz de Aguilar de la Frontera, cuya imagen en el vertedero municipal han difundido los autores para mayor escarnio de todos aquellos que, debiendo, estando obligados, nada han hecho.

Colectiva o individualmente: a Dios nadie le engaña; de Dios nadie se ríe; a Dios nadie le derrota; Dios todo lo ve y apunta; todos, todos, nos sentaremos un día en el banquillo de los acusados, y una de las acusaciones será, sin duda: ¿Y tú que hiciste cuando mis enemigos declarados derribaron mi cruz en Aguilar de la Frontera? La misericordia de Dios es infinita, pero dura mientras estamos vivos. Cuando morimos, lo que impera es Su justicia inapelable. ¿Qué Dios no condena? Revisen la Biblia y verán como sí. Allá cada cual, pero luego que nadie diga que no lo sabía… y que nadie se queje ya de cómo  estamos y menos de cómo vamos a estar.


5 respuestas a «Sobre la destrucción de la cruz de Aguilar de la Frontera»

  1. ¿Y la Fiscalía, no tiene nada que decir y hacer sobre ESTE DELITO DE OFENSA A LOS SENTIMIENTOS RELIGIOSOS, previsto y penado por el Código Penal vígente…?
    Además de un posible delito de daños, destrucción de un bien cultural, o de valor histórico, etc. etc.

  2. La Ley de Desmemoria histórica es nefasta y es un fraude de Ley en sí misma, pero no le echemos la culpa a la Ley, porque eso es como cuando se habla de «la Administración», así de un modo impersonal, para referirse a una actuación administrativa injusta, cuando en realidad la «Administración» no existe, lo que existe es la actuación concreta de determinados funcionarios o autoridades administrativas, con nombres y apellidos, que toman las decisiones, redactan y dictan las resoluciones, y que luego se esconden detrás de la voz «Administración», como si esta pudiera actuar con vida propia.
    La Ley es el pretexto detrás del cual se escudan los culpables pero leyes hay muchas y no por eso se aplican, sino que eso depende de lo que les convenga a los imperantes y su séquito. Por tanto lo verdaderamente culpable es la voluntad de unos individuos sin escrúpulos en destruir la Cruz, y la falta de voluntad de otros, de no defenderla.
    La Constitución Española también es una norma jurídica, teóricamente la más importante de todo el Ordenamiento jurídico, y sin embargo también existe pero no significa nada porque para lo que conviene, por ejemplo para esto, y para un montón de cosas más, no se aplica (art. 16 CE) y no pasa nada este incumplimiento sistemático en esta y en otras muchas cuestiones.
    De hecho el Código Penal también es una Ley, una Ley Orgánica, tan válida o más que la otra, y tiene un artículo que es el 510 que tipifica el delito de odio, el Ayuntamiento ha arrancado la cruz, pero no se ha limitado a arrancarla, como hicieron en Callosa del Segura, sino que a mayor escarnio y a mayor aquelarre satánico la ha tirado a un vertedero, esto además de un delito contra los sentimientos religiosos (art. 525 CP) es un delito de odio (art. 510 CP), y sin embargo la srª Fiscal del odio de Córdoba, ni el Fiscal Jefe de la Audiencia Provincial, le van a quitar el capuchón al boli por este tema. Sólo faltaría. Lo que una vez más demuestra que el delito de odio, y el uso que la Fiscalía hace de este artículo en funciones de policía política antifascista, es un tipo penal sectario ideado exclusivamente para perseguir a las personas de una ideología determinada, y no a todos los generadores de odio. Y si no que algún lector se atreva a mencionar, (sólo mencionar sin juicio de valor), a Lidice, o a cierta litografía de un árbol de un grabador barroco de Lorena, veremos lo que tales fiscales tardarían en tirarse en plancha y a la yugular para acusar a esta persona. Ahora la alcaldesa de Aguilar que duerma tranquila que no hay problema, que la Justicia en España es de autor, y la fiscalía vela sus sueños. Y otro tanto de lo mismo podemos decir de los medios de comunicación, que si hubiera sido una mezquita o una sinagoga la que habrían orquestado y cómo se habrían abierto los telediarios.

    El hecho es muy grave porque no es solo la intolerancia y el atentado a la libertad religiosa de arrancar una Cruz, sino el escarnio añadido y posterior de, en lugar de guardarla en algún almacén municipal o llevarla al cementerio del pueblo, tirarla a un vertedero. A un vertedero. Qué pasaría si otros símbolos religiosos de otras confesiones se retiraran y se tiraran a un vertedero. ¿Cómo se abrirían los Telediarios y qué no se diría lo que ahora se calla?

    En mi modesta opinión aquí hay dos clases de culpables:
    – unos, los rojos sectarios que en su odio y en su intolerancia han arrancado la Cruz, ya que han nacido con 2000 años de retraso y han llegado tarde a poderle escupir directamente a Jesucristo a la cara y gritarle a las autoridades «¡crucifícale!» (votar por Barrabás sí pueden hacerlo, porque eso todavía es posible y de hecho de la máxima vigencia), pues se contentan con arrancar su Cruz y luego tirarla a un vertedero, que eso debe ser el «summum» de la satisfacción anticristiana para estos miserables.
    – Y otros son los que por razón de sus cargos deberían impedir este estado de cosas, estge escarnio y este atropello, y sin embargo miran para otro lado. Y aquí hay que meter al Obispo acomodaticio de Córdoba, a la Conferencia episcopal, la Fiscalía, que en este tema queda completamente retratada, los Colegios religiosos, tantas y tantas instituciones que el propio artículo cita, y las asociaciones Cofrades de Córdoba (y de toda España pero especialmente las del Pueblo de Aguilar de la Frontera, la de los pueblos colindantes, y las de la capital),que mucho pan de oro y candelabro de plata en los pasos de Semana Santa, mucho traje negro, mucha gomina en el pelo, mucho: «tos por igual, valientes», mucha medalla cofrade para figurar, mucha mantilla y medias negras en Jueves Santo para lucir palmito, pero a la hora de la verdad, la Cruz, -y lo que ella representa-, se ha quedado sola, como hace 2000 años, o incluso peor. porque si Jesucristo viviera hoy día lo volverían a crucificar. Lo cual demuestra la falsedad que hay en el mundo. El Papa que no diga nada y la cúpula eclesiástica en España, menos todavía.
    ¿No hay nadie de esos ricachones olivareros y viticultores de la zona y de la capital, para coger un camión y retirar del vertedero la Cruz y guardarla como es debido? No queda ni un hombre justo en toda esa comarca.?

    Este suceso tiene muchas otras lecturas, muchas, muchísimas, entre ellas el papelito de la policía del pueblo, del Puesto y de la Comandancia de la Guardia civil que lo mismo celebra la Patrona de la Virgen del Pilar el 12 de octubre que coadyuva a que la Cruz se arranque y se tire a un vertedero, de los operarios municipales, y de los propios vecinos del pueblo, de los pueblos colindantes y de la propia capital.
    Una de esas lecturas es hacer notar que la alcaldesa de Aguilar de la Frontera es maestra de primaria, lo que da idea el nivel y en manos de qué clase de gente está buena parte la Educación en España a todos los niveles, (Pablo Iglesias, Monedero, etc. etc.), que es uno de los sectores clave junto con las televisiones, las producciones cinematográficas, la fiscalía y la judicatura, que desde antiguo cayó en manos de la subversión, y de aquellos polvos vienen estos lodos, y luego nos sorprendemos que un Ministro de sanidad que no ha podido llevar peor la gestión de la pandemia, que era para que estuviera en la cárcel, no sólo sea el candidato del PSOE sino además el que las encuestas señala como posible ganador de las elecciones. Hasta este nivel de degradación está la en otro tiempo «reserva espiritual» de Occidente, e imperio donde no se ponía el Sol.
    Todo lo que nos pase, como sociedad, será poco para lo que merecemos.

    Enhorabuena al autor, por defender la Cruz cuando otros callan, y a Abogados Cristianos quue están dando la cara que no dan los prelados ni tantos otros que por razón de sus cargos estarían llamados a haber actuado para evitar este escarnio.

  3. Dos semanas antes del bombardeo de Cabra por la aviación roja durante la Cruzada de liberación de 1936-39, aviones traídos de la Rusia de Stalin y desembarcados en el puerto de Alicante, bombardearon también este pueblo de Aguilar de la Frontera, matando a una cincuentena de personas.
    En su memoria se levantó esta Cruz.
    Con lo cual, además del escarnio religioso que apunta Kevlar Steiner en su comentario, hay también que añadir el componente político ideológico de desprecio a las víctimas de aquel bombardeo infame sobre la población civil, y de apología de crímenes de guerra, porque lo que han tirado al vertedero no es solo el símbolo cristiano (que por supuesto también) sino la memoria de los asesinados en aquel bombardeo por la aviación roja, y las futuras víctimas que pudieran ser asesinadas en el futuro. Hay toda una declaración de intenciones en este suceso.
    Es decir, es una declaración del Ayuntamiento comunista sobre los crímenes del comunismo y sobre el respeto que a ellos les merecen las victimas de tales crímenes.

    Desde el año 1979 Aguilar de la Frontera tuvo alcaldes del PCE (Pablo Hurtado Zurera, Juan José Poyato, y Manuel Espinosa), hasta el año 1987 que tuvo dos alcaldes del PSOE (Rafael Leiva y Francisco Solano). Tras ellos la actual alcaldesa ya lo fue entre 1995 y 2003. Es decir se trata de una localidad, como es habitual en la campiña cordobesa y andaluza, con una población muy ideologizada en la extrema izquierda.

    1. Muy «Ideologiazada la población de ese pueblo en la extrema izquierda», pero bien que cuando se quedan sin trabajo no van a pedir a la puerta de Pablo Iglesias ni de Carmen Calvo, sino que van a las parroquias para que allí les llenen el carrito de la compra y poder comer.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad