Sobre la querella de Iglesias contra el Col. Diego Camacho

Col. Camacho

Diego Camacho, 76 años, coronel del Ejército jubilado desde hace 11 años, especialista en Inteligencia, campo en el que desarrollo su carrera profesional, tiene las cosas muy claras sobre la querella que el vicepresidente segundo del Gobierno, y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha interpuesto contra su persona: «Se quiere cobrar una pieza importante porque soy militar y porque he trabajado en los servicios de inteligencia durante la mayor parte de mi vida profesional».

Y añade: «A Iglesias, además, le viene muy bien porque estamos con el escándalo de los mensajes de los grupos de wasaps de militares retirados».

Entiende que la querella por calumnias e injurias graves es una especie de aviso para navegantes muy claro para sus compañeros de armas.

«Yo no tengo conciencia de haber ofendido ni haber calumniado a Iglesias. Daría lo que fuera por haberme equivocado. Porque donde se centra toda la querella es en el campo de la seguridad nacional. Sin seguridad nacional el resto de los derechos no son operativos de ninguna de las maneras«, explica el coronel Camacho.

FALLIDO ACTO DE CONCILIACIÓN

El militar explica que recientemente se celebró el acto de conciliación, previo a la interposición de la consiguiente querella. Asistió personalmente.

Iglesias no fue.

En ese acto la abogada del líder de Unidas Podemos le ofreció un acuerdo: Que se retractase de sus palabras, reconociendo públicamente su culpabilidad, y que indemnizara a Iglesias con un euro.

«Era un documento que terminaba con la coletilla clásica de ‘sin renunciar a las acciones legales que pudieran corresponder’. Una cosa no casaba con la otra. ¿Con ello dejaban la puerta abierta a demandarme en un futuro por lo mismo? Después de leerlo me ratifiqué en la decisión que había tomado previamente: No me iba a retractar. ¿Por qué? No tengo conciencia de haber calumniado, ofendido o perjudicado a Iglesias«, explica.

El coronel Camacho dedujo una intención oscura en ese acuerdo porque entiende que, en el caso de haberlo firmado, Iglesias podría haber iniciado una demanda con esa prueba de cargo.

Dicha frase era una contradicción en sí misma porque si se llega a un acuerdo no se puede pretender la reserva de acciones posteriores.

¿FUGARME? ¿A DÓNDE IBA A IR?

Iglesias, en su querella, presentada el 7 de enero pasado –que todavía no conoce el coronel Camacho–, solicita que se le imponga una fianza de 18.000 euros por riesgo de fuga, debido a la gravedad de sus declaraciones  y a la gran difusión que han tenido. 

El coronel Camacho se sonríe. «Tengo 76 años. Vivo con mi familia. ¿A dónde me voy a fugar? Iglesias está en su derecho de pedir lo que quiera, pero hay que llamar a las cosas por su nombre. Lo que pretende con esta fianza es una condena adelantada«, subraya.

La cantidad que solicita el vicepresidente segundo del Gobierno, de acuerdo con fuentes legales consultadas por este periódico, contradice el «principio de congruencia».

Si en la conciliación Iglesias valoró su honor en un euro es incongruente que ahora solicite una fianza por 18.000 euros.

La querella de Iglesias contra el coronel Camacho tiene su base a unas manifestaciones publicadas en un artículo en elcorreodeespana.com y en dos entrevistas publicadas en Youtube. La primera en un programa titulado «El Club de los viernes» y la segunda en «Aquí Europa».

Iglesias durante la huelga general contra Rodríguez Zapatero

En ellas, vinculó al líder de Unidas Podemos con el narcotráfico y el terrorismo internacional. 

«Su vinculación con el narcotráfico es una cosa superconocida, con arreglo a la información que tengo. Es una información que se viene publicando desde hace ocho años en medios de comunicación de España y América desde hace ocho años. Y no ha emprendido acciones legales ni en Venezuela ni en ningún otro sitio. Lo hace ahora, precisamente», cuenta.

«Yo he leído y he escuchado cosas durísimas sobre Pablo Iglesias a compañeros suyos, como Carlos Herrera o Federico Jiménez LosantosYo en mi columna y en mis declaraciones en la televisión podré haber sido duro por hacer esa vinculación pero en ningún momento deslizo insulto o descalificación personal hacia Iglesias. Lo que me lleva a preguntarme: ¿por qué yo, ahora? «, añade. «La respuesta es evidente».

El coronel Camacho tiene confianza en la Justicia.

Sobre el Gobierno hace tiempo que se viene preguntando si ha ordenado a los servicios de inteligencia investigar qué hay de cierto en esas informaciones que vinculan a Iglesias con el narcotráfico y el terrorismo.

«El Gobierno tiene la obligación de hacerlo», asevera. Y si fueran ciertas lo lógico es que Iglesias no estuviera en el Gobierno.

Para confilegal


6 respuestas a «Sobre la querella de Iglesias contra el Col. Diego Camacho»

  1. * Que un viceprsidente segundo de un gobierno, y ministro (aunque se aun gobierno comunista), se querelle en los tribunales contra un señor retirado, militar para más inri, es una clara demostración del Estado totalitario y bolivariano en el que tenemos la desgracia de vivir.
    * TODO MI APOYO AL ILUSTRE CORONEL. ESTOY SEGURO DE QUE LA VERDA SE IMPONDRÁ, Y LOS JUZGADOS Y TRIBUNALES LE DARÁN AL MARQUÉS DE GAPALAGAR LO SUYO…

  2. No hay que preocuparse por recibir las represalias de esta gente despiadada… el coronel Camacho se ha arriesgado valientemente por España, y ahora sufre las consecuencias. Pero es un honor haberlo hecho. Ahora a trabajar y que todo esto sirva finalmente para algo, sobre todo por el peligro nacional que esta gente representa. Un peligro más que real. Póngase en manos de Dios, coronel, y a dar la batalla, como usted sabe.

  3. Pero vamos a ver ¿ël puede injuriar a quienquiera por ser vos quien sois, y ninguno de nosotros podemos decir de este escuchimizado personajillo lo que se nos pase por la cabeza?¿es de ley que quiera que los mayores de 75 años nos vayamos a donde queramos, A LA MIERD A o a Castell Gandolfo, es decir que nos muramos, en roman paladino y no pasa nada? Yo le digo, para estar en las mismas condiciones que el escuchimizado Iglesias, diciendo lo que se le pasa por esa cabeza de chorlito que tiene, que deseo que le pase lo peor del mundo, aunque sea muy duro decirlo, escribirlo y, a la vez, desearlo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad