Sobre las reliquias de la Pasión y el terrible final de los culpables de ella 

¿Se conservan los objetos que sirvieron para la pasión de Nuestro Señor? La mayor parte de esos objetos han sido conservados por la piedad de los fieles, y en nuestro tiempo se encuentran expuestos a la veneración en diversas iglesias de la cristiandad.

Santa Elena

¿Qué ha sido de la verdadera cruz? Gracias a los cuidados de Santa Elena, madre del emperador Constantino, la cruz de Nuestro Señor fue hallada, en el año 326, enterrada en la colina del Calvario. Milagros estupendos la hicieron distinguir de las de los ladrones. Buena parte de ella fue enviada al emperador Constantino, otra parte se dio a la iglesia de Santa Cruz de Jerusalén, que había mandado edificar en Roma Santa Elena, y la parte mayor se guardó para la iglesia que la misma santa hizo construir en el Calvario. El año 614, la parte conservada en Jerusalén cayó en poder de Cosroas, rey de los Persas; pero catorce años más tarde el emperador Heraclio la rescató y la llevó en triunfo a Jerusalén. Ambos acontecimientos se conmemoran en la Iglesia: uno con la fiesta de la Invención de la Santa Cruz, el 3 de mayo, y el otro con la de la Exaltación, el 14 de Septiembre. Con el tiempo se han ido quitando una infinidad de partículas de la verdadera cruz para distribuirlas por toda la cristiandad. San Luis recibió una parte considerable, y la depositó en la Santa Capilla: actualmente se conserva en Nuestra Señora de París.

¿Qué ha sido de los clavos que traspasaron los pies y manos de Jesús? Los clavos fueron hallados juntamente con la cruz y con la inscripción en el monte Calvario. Uno de ellos se conserva en Roma, en la iglesia de Santa Cruz de Jerusalén, y otro en Nuestra Señora de París. Un fragmento adornaba la corona de hierro de los reyes Lombardos, y otro está engastado en la clave de la bóveda del coro de la catedral de Milán. La catedral de Tréveris posee un clavo al cual no le falta más que un pedazo en la punta.

¿En dónde se conserva la inscripción que Pilatos hizo colocar en lo alto de la cruz? En la iglesia de Santa Cruz de Jerusalén, en Roma. Aún se le notan algunos de los caracteres de las diversas lenguas en que fue escrita.

¿Dónde fue a parar la corona de espinas después de la muerte de Jesucristo? Puede creerse que María Santísima conservó tan precioso tesoro y que lo confió a San Juan o a algún otro discípulo del Salvador. En el año 1239, el emperador de Constantinopla, Balduino II, se la regaló a San Luis, que para recibirla mandó edificar la Santa Capilla. Esta traslación se celebra anualmente en París, el 11 de Agosto. La santa corona carece de sus espinas y se encuentra, desde la Revolución, en Nuestra Señora de París. Las espinas han sido distribuidas entre diversas iglesias, donde son veneradas en nuestros días.

¿Qué se ha hecho de la esponja? Una parte de ella está en la catedral de Venecia; otros pedazos hay en Roma en las iglesias de Letrán, Santa María la Mayor, San Marcos, San Silvestre y Santa María in Transtévere.

¿Cómo se ha conservado hasta nuestros días el hierro de la lanza? La santa lanza se conservó primero en la iglesia del Santo Sepulcro, en Jerusalén; pero cuando la invasión de los Sarracenos, fue enterrada secretamente en una de las iglesias de Antioquía. Descubierta por los cruzados, fue llevada a Jerusalén, y poco después, a Constantinopla. En 1492, el sultán Bayaceto la envió al Papa Inocencio VIII, metida en un rico estuche. En nuestros días, forma parte del tesoro de la basílica de San Pedro. La punta de la lanza, que pertenecía a San Luis, se perdió en tiempo de la Revolución.

¿Dónde está el lienzo con que fue limpiado el rostro de Jesús? En el tesoro de la basílica vaticana.

¿Dónde se veneran los vestidos de Jesús? La túnica inconsútil, que había ido creciendo al mismo tiempo que Jesús, se encuentra en la iglesia de Tréveris, a la que fue legada por Santa Elena. Otro vestido de Nuestro Señor hay en Argenteuil, cerca de Paris.

¿Qué se ha hecho de los sudarios y lienzos con que fue amortajado Jesús? Las iglesias de Turín, Besançón, Cadouin (Périgord), la capilla del hospital de Carcasona, la catedral de Oviedo, en España, se glorían de poseer tan preciosas reliquias. Algunas iglesias de Roma guardan pedazos de dichas reliquias.

¿Dónde está la escalera del pretorio? La escalera de ocho peldaños de mármol blanco que subió el Salvador para ir al pretorio, fue transportada a Roma por orden de Santa Elena y colocada en el edificio llamado Escala Santa, cerca de San Juan de Letrán.

Judas Iscariote

¿Dónde se halla la columna de la flagelación? En Roma, en la iglesia de Santa Práxedes.

Terrible final de los culpables

¿Cuál fue la suerte que corrieron los que se hicieron culpables de la muerte de Nuestro Señor?

  • Judas se ahorcó desesperado.
  • Pilatos, llamado a Roma por haber maltratado a los samaritanos, fue destituido y desterrado a Viena, en el Delfinado, en donde se suicidó.
  • Herodes Antipas y su mujer Herodías fueron desterrados por el emperador Calígula, primero a Lyón y luego a España, donde murieron miserablemente.
  • Caifás, desposeído del pontificado el año 37 por Vitelio, prefecto de Siria, se suicidó en un acceso de pesadumbre.
  • La nación judía fue dispersada por Tito en el año 70 tras la toma de Jerusalén.

2 respuestas a «Sobre las reliquias de la Pasión y el terrible final de los culpables de ella »

  1. Espectacular la erudición de este artículo. No tenía ni idea de que se pudieran conservar tantas reliquias, y de que estuvieran localizadas.

    Si se piensa toda toda esta temática de la religión está proscrita de los medios audiovisuales, de modo que se le priva a la población, para conseguir así su ateísmo y que vivan de espaldas a Dios, y sin temas desaparecidos de los medios oficiales. Un tratamiento de estos temas tendría el efecto de hacer germinar la religiosidad en la población, y claro esto a la Sinagoga de Satanás no le interesa. Pero da idea de lo manipulada que moral e ideológicamente está la sociedad española en particular y la Occidental a nivel general.
    Muy buen artículo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*