Sobre los Concilios

¿A qué se llaman Concilios? Llámase concilio a la 1ª asamblea de obispos congregados para tratar asuntos religiosos.

¿Tienen los obispos derecho a reunirse en concilio? Sí, porque el derecho de reunión es un derecho natural, de que todo el mundo goza, y con mayor razón los pastores de las almas.

¿Cuántas clases hay de concilios? Dos: concilio general, o ecuménico, que representa a toda la Iglesia; y concilio particular, que representa a una o varias provincias eclesiásticas.

¿Qué es concilio ecuménico, o general? Aquel en que el Papa y los obispos se congregan, personalmente o por representación, para deliberar y juzgar sobre la doctrina y la disciplina.

¿Qué condiciones se requieren para el concilio ecuménico? Están cinco: 1º El concilio general ha de ser convocado por el Sumo Pontífice, o si no con su consentimiento. 2º Todos los obispos que ejercen jurisdicción han de ser convocados al concilio, porque todos tienen igual derecho a juzgar en las cosas de la fe. No es necesario que todos los obispos, ni aun siquiera el mayor número, asistan al concilio. Además, la confirmación dada por el Papa alas decisiones del concilio resuelve todas las dificultades que pudieran surgir a causa del escaso número de los asistentes. 3º El Papa, por sí o por sus legados, ha de presidir el concilio. 4º En las deliberaciones del concilio ha de haber la más entera libertad. 5º Las divisiones del concilio han de ser confirmadas por el Papa.

¿Son necesarios los concilios generales? No son absolutamente necesarios, porque la autoridad doctrinal o gubernamental del concilio general no es mayor que la del Papa solo.

¿Y son útiles? En ciertas épocas son muy útiles, porque la doctrina católica se proclama en ellos con mayor solemnidad, el pueblo se penetra mejor de que la doctrina definida es la de toda la Iglesia, y el Papa recibe el auxilio de más luces humanas.

¿Cuántos concilios ecuménicos ha habido? Además de la asamblea de Jerusalén, celebrada por los Apóstoles, ha habido hasta la fecha, veinte concilios ecuménicos, los ocho primeros en Oriente y los otros en Occidente. 1 ° El concilio de Nicea (325), en que fue condenada la herejía de Arrio, que negaba la divinidad del Verbo. 2º El concilio de Constantinopla (381), en que fue condenada la herejía de Macedonio, que negaba la divinidad del Espíritu Santo, y la de Manes, que profesaba el dualismo. 3º El concilio de Éfeso (431), donde fue condenada la herejía de Nestorio, que negaba la unidad de persona en Jesucristo y la maternidad divina, y la de Pelagio, que negaba la necesidad de la gracia. 4º El concilio de Calcedonia (451), donde fue condenada la herejía de Eutiques, que negaba la dualidad de naturalezas en Jesucristo. 5° El segundo de Constantinopla (553), donde fue condenada la herejía de los tres Capítulos, que no era otra que la de Nestorio. 6º El tercero de Constantinopla (680), donde fue condenada la herejía de los monotelitas. 7° El segundo de Nicea (787), donde fue condenada la herejía de los iconoclastas, o destructores de imágenes. 8º El cuarto de Constantinopla (869-870), donde fue condenado y depuesto Focio, el autor del cisma griego. 9° El concilio de Letrán (1123), donde fue ratificado el concordato de Worms, con que había terminado la guerra de las investiduras. 10° El segundo de Letrán (1139), donde fueron condenadas las herejías de Pedro de Bruys y de Arnoldo de Brescia, sobre el Bautismo y la Eucaristía. 11º El tercero de Letrán (1179), donde fue reglamentada la elección de los Papas. 12° El cuarto de Letrán (1215), donde fueron condenadas las herejías de los Valdenses y Albigenses, y declaradas obligatorias para todo fiel cristiano la confesión anual y la comunión pascual. 13° El concilio de Lyón (1245), donde fue excomulgado el emperador Federico II, como hereje y expoliador de la Iglesia. 14° El segundo de Lyón (1274), donde los griegos reconocieron, de acuerdo con la Iglesia romana, la doble procesión del Espí­ritu Santo. 15° El concilio de Viena, del Delfinado (1311-1312), donde fue abolida la orden de los Templarios. 16º El concilio de Florencia (1439-1442), donde la Iglesia griega se unió de nuevo a la Iglesia romana. 17° El quinto concilio de Letrán (1512), cuyo objeto fue el res­tablecimiento de la disciplina en la Iglesia. 18º El concilio de Trento (1545 -1563), donde fueron condenaos los errores de Lutero, Calvino y Zuinglio. 19º El concilio del Vaticano I (1869-1870), donde fue proclamada la infalibilidad pontificia. Algunas sesiones del concilio de Constanza (1414) y del de­ Basilea (1431) son consideradas como ecuménicas. 20º El concilio Vaticano II (1963-1965).

¿Qué es concilio particular? Aquel en que se congregan los obispos de una nación o pro­vincia para deliberar y juzgar sobre la doctrina o la disciplina.

El concilio nacional o provincial ¿es infalible? No, a menos que sea expresamente confirmado por el Sumo Pontífice, lo que haría obligatorias para todos los fieles las decisiones confirmadas.

¿Cuáles son los concilios particulares cuyas enseñanzas han llegado a ser dogmas de fe? El de Milevi (416), aprobado por Inocencio I, que condenó los errores de los pelagianos sobre la gracia, y el segundo de Orange (529), aprobado por Bonifacio II (530), que condenó los errores de los semipelagianos.


Una respuesta a «Sobre los Concilios»

  1. Si alguna bendita vez volvemos a tener papa los católicos…, este tendrá que decidir qué hacer definitivamente con el «Conciliábulo» Vaticano II y con la NUEVA Iglesia neoluterana nacida de las consecuencias prácticas del mismo (las novedades litúrgicas no engañan).

    Se ha pasado de convocar concilios para combatir las herejías, a hacerlo con el artero fin de imponerlas desde el seno de la propia Iglesia. Una increíble jugada maestra de quien todos sabemos…

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad