«Sólo la Tradición puede restaurar la Iglesia»; entrevista a Antonio Caponnetto

Entendemos por cristiandad cuando el cristianismo impregna todo el orden temporal. Desgraciadamente hoy en día esto no sucede, pues el catolicismo tiene una presencia marginal en la mayoría de Estados del mundo y por lo tanto su influencia es muy escasa. En casi todos los países occidentales son las propias legislaciones las que amparan el aborto, la eutanasia, las uniones homosexuales…No se respetan los derechos de Dios. La relajación de las costumbres es escandalosa. Está bien vista y generalizada la inmoralidad en todas sus formas, en la mayoría de ámbitos y niveles. Es una sociedad totalmente decrépita y degradada.

Antonio Caponnetto

La profunda crisis de la Iglesia, ha contribuido poderosamente a una fuerte de laicización de la sociedad y su consiguiente degeneración moral. Salvo honrosas excepciones no es fácil encontrar sacerdotes que den la vida por sus ovejas, que prediquen con contundencia contra el pecado, que denuncien con fuerza el mal y el error.

Antonio Caponnetto, Profesor de Historia y Doctor en Filosofía, analiza el espíritu de la cristiandad frente al de la modernidad, también presente desgraciadamente en el seno de la misma Iglesia.

Antes de abordar de la situación actual de la Iglesia, sería bueno que precise que se entiende por cristiandad… 

La Iglesia ha sido muy clara al respecto, por lo que no habría más que recordar de modo sintético lo que ella dijo. La Cristiandad es un concepto histórico-político, cuya naturaleza consiste en la comunidad o comunión de las naciones bajo el propósito de Instaurar todo en Cristo. Es el anhelo de la Reyecía Social o Principalía Social de Nuestro Señor. Para lo cual se necesitan gobernantes o príncipes o monarcas que estén dispuestos a asegurar -desde el poder temporal- que ese primado se ejecute, se consolide y respete.

Es el ideal de León XIII expresado en la Inmortale Dei: que la filosofía del Evangelio gobierne los Estados o el de San Pío X: omnia instaurare in Christo. No se trata de cristianos individuales, cuya existencia siempre será buena, por cierto, sino de un Orden Social Cristiano.

Pero además, este concepto tiene en Jesús a su mismo garante y propulsor. Pues fue Él quien les pidió a los apóstoles que fueran y evangelizaran y bautizaran a todas las naciones, erga omnes. Y los apóstoles le hicieron caso, aún a costa de su vida.

Lo triste es constatar cómo, en las actuales circunstancias de la Iglesia, todo este riquísimo e inamovible magisterio ha sido sustituido y traicionado por los conceptos de sincretismo religioso, aconfesionalidad de los Estados, separación de los poderes temporales y espirituales y construcción de sociedades pluralistas e irenistas.

¿Por qué es necesario que el cristianismo impregne todo el orden temporal?

Fue Cristo -está en el capítulo 15 de San Juan-  quien nos dijo «Sin mí nada podéis hacer». Y es San Pablo, en la Primera carta a los Corintios, el que reclama la necesidad de que Cristo reine hasta poner a todos los enemigos bajo sus pies. No es difícil deducir que ese «nada» podéis hacer incluye al orden temporal. No dijo Nuestro Señor: Conmigo podéis hacer todo, menos fundar las sociedades. Tampoco dijo que había que contemporizar con sus enemigos, convertirse en ellos obrando como ellos, y terminar besando las manos, genuflexamente, a los mismos deicidas. No. Pidió que, mediante un orden temporal justo, que lo tuviera a Él por cabeza y columna, hasta los mismos enemigos sintieran el peso benéfico y salvífico de su reyecía. Todo lo contrario de lo que hoy se predica y se dice desde la misma Iglesia. Cristo ha sido destronado, y está a los pies de sus peores enemigos.

¿Cuáles son los principales enemigos de la cristiandad?

Todos aquellos que no quieren que ella exista, y que han luchado para destruirla, sea con las armas físicas o ideológicas, o ambas combinadas. Nombro al judaísmo y a la masonería, en primerísimo lugar. A algunos de sus frutos nefastos como el socialismo, el liberalismo, el marxismo. No me quedaré sin decir tampoco la responsabilidad que le cabe al mahometanismo, siempre y cuando se conozcan bien sus raíces hebreas, como lo ha probado Gabriel Théry.

Pero los principales enemigos de la Cristiandad están hoy, y desde hace ya largo rato, enquistados en la Iglesia. Son los propulsores de la herejía modernista, conglomerado de todas las herejías, al buen decir de la Pascendi, que remozados o no, insisten una y otra vez en destruir los cimientos de la Fe, y el concepto mismo de Cristiandad. Vemos con inmenso dolor, perplejidad e indignación, que no pocos de estos errores modernistas son predicados hoy, de manera corriente e impune, desde la misma Cátedra de Pedro.

Vamos a centrarnos en la modernidad, ¿Cómo nace esta ideología y cómo socava los cimientos de la cristiandad?

Es un tema muy largo de hablar. Hace poco di una charlita a la que titulé: «Explicaciones de la Modernidad». Allí decía, en pocas palabras, que la modernidad admite, por lo menos, cuatro explicaciones. Una antropológica, otra política, otra histórica y otra teológica. No conviene escindir una explicación de la otra. La mirada se angosta.

Además, tampoco conviene establecer periodizaciones rígidas o lineales o sucesivas. Pues si bien es cierto que esta periodización es real, posible y necesaria, en historia suele darse aquello de los corsi e recorsi de los que hablaba Giambattista Vico.

De todos modos, y yendo a su pregunta, creo que en el origen de la Modernidad hay que buscar al Nominalismo. El siglo XIV es el primero y trágico siglo moderno que existe. Al menos en la era cristiana. Así como antes de Cristo, el siglo V de la sofística. Claro que en ambas circunstancias, aparecieron en un caso Sócrates y en el otro, robustos herederos de Santo Tomás, como Diego de Deza, que echó a los nominalistas de la Universidad de Sevilla o Juan Estanyol. Hoy los nominalistas, no sólo no son combatidos sino que son poder. Y poder aún en importantes estructuras y jerarquías eclesiales. Es el drama de la cizaña que parece prevalecer sobre el trigo, según terrible diagnóstico de Benedicto XVI, en su último Vía Crucis como Papa.

Hasta que punto es grave que el espíritu de la modernidad se infiltrase en la misma Iglesia, en los Seminarios….

Tan grave como puede ser, dentro de un rebaño, un lobo disfrazado de cordero, en una casa un ladrón que entre subrepticiamente, un caballlo de Troya en la Ciudad de Dios, según conocida imagen de Dietrich von Hildebrand. La gravedad de esa infiltración es mucho mayor si se piensa que la Iglesia ha bajado el puente levadizo para que ingrese. El humo de Satán entró en el templo de Dios, al decir de Paulo VI, pero porque alguien le abrió la puerta, o se olvidó de cerrar las ventanas adrede. La infiltración ya no es sólo «foquismo» sino «entrismo», según la terminología trotskista de la IV Internacional. Ha entrado en la Iglesia y se ha convertido al principio en focos, pero gradualmente lo ha ido invadiendo y corroyendo todo, sin que se le pusiera el freno adecuado. Hoy los «infiltrados» somos nosotros: los católicos que tratamos de mantenernos leales y fieles a la Verdad.

¿Cómo se puede combatir eficazmente la modernidad cuando es la ideología dominante?

Recetas no conozco, ni las recomendaría. Pero el Padre Castellani decía que era mejor dar los ingredientes de una receta que la receta misma. Algunos de esos ingredientes para combatir la ideología dominante, o mejor dicho, los mejores, son los que recomendó el mismo Cristo: hablar sí, si; no, no; gritar desde los tejados; dar testimonio de la Verdad a tiempo y a destiempo; no estar tristes sino alegrarse y confortarse. Y le digo mi ingrediente favorito. Está en Lucas 21,28: «Cuando estas cosas comenzaren a suceder, cobrad ánimo y levantad vuestras cabezas, porque se acerca vuestra redención». Hay toda una pedagogía, una criteriología y una metodología en esta perícopa evangélica.

También puede ayudar, ¡ y mucho!, releer el Sermón 340 de San Agustín. No falta nada en el curso de acción que nos propone:  «Corregir a los indisciplinados, confortar a los pusilánimes, sostener a los débiles, refutar a los adversarios, guardarse de los insidiosos, instruir a los ignorantes, estimular a los indolentes, aplacar a los pendencieros, moderar a los ambiciosos, animar a los desalentados, apaciguar a los contendientes, ayudar a los pobres, liberar a los oprimidos, mostrar aprobación a los buenos, tolerar a los malos y ¡pobre de mí! amar a todos »

¿Qué circunstancias tendrían que darse que se diese un resurgir de la cristiandad?

Estimado amigo la futurología no es lo mío. Pero como no quiero que piense que le rechazo la pregunta, le daré una respuesta vinculada a estos días que vivimos. El 18 de Julio se cumplen 80 años de la Cruzada Española. Allí tiene usted una buena ocasión para saber qué circunstancias tendrían que darse para que pudiera resurgir la Cristiandad.

Acépteme una respuesta encuadrada en la poesía promisoria joseantoniana; la que compuso Hernando de Acuña, después de la victoria de las armas imperiales, contra los protestantes, junto al río Albis:

«Ya se acerca, Señor, o ya es llegada,

la edad gloriosa que promete el cielo,

una grey y un pastor solo en el suelo

por suerte a vuestros tiempos reservada

Ya tan alto principio, en tal jornada

os muestra el fin de nuestro santo celo

y anuncia al mundo para más consuelo

un Monarca, un Imperio y una espada»

Esto haría falta, cual circunstancia propicia para un resurgir de la Cristiandad. En lugar de eso, le piden perdón a Lutero y se hacen amigotes y socios de los que fusilaron al Corazón de Jesús.

¿Sería necesaria una restauración en la Iglesia para volver a la Tradición?

Creo que es un poco al revés. Sólo un regreso a la Tradición podría restaurar la Iglesia. Lo único que deseo aclarar al respecto, es que esa Tradición a la que es necesario volver, no empieza en Trento. No cometamos el mismo error de los progresistas, que parten al mundo en un antes y después del Vaticano II. Volver a la tradición o parádosis, como decían los Padres griegos, es volver a anclarse en el misterio trinitario y teándrico. Y arrancando desde allí, claro, recorrer los grandes jalones tradicionales de la vida temporal y doctrinal de la Iglesia, entre los cuales está Trento, no lo dudo.


2 respuestas a ««Sólo la Tradición puede restaurar la Iglesia»; entrevista a Antonio Caponnetto»

  1. Pasa sencillamente lo que el Señor nos predijo, que cada vez estamos más cerca del Fin del Mundo.
    También todos nostros desde que somos engendrados vamos a nuestro fin, queramos o no. Lo que pasa es que, como los que se mueren son los otros parece que a cada uno de nosotros no nos toca nunca. Pues nos toca, solo hace falta recordar a nuestros seres queridos y conocidos que se fueron y ni ganas que tienen de volver, porque con Dios se está mejor y es donde hay que estar.
    A la Pelota, al Mundo, no le doy más de 20 años, pero todo dependerá de las Tragaderas de Dios: los 40 a 60 millones de no nacidos asesinados anualmente en todo el Mundo, un gran río de sangre inocente que requiere una Gran Tragadera: «¿Hasta cuándo Señor?» ¡Hasta cuándo Señor!

    1. «Pasa sencillamente lo que el Señor nos predijo, que cada vez estamos más cerca del Fin del Mundo.»

      Sí, y no.

      Sí, estamos viviendo la Tribulación previa a la Parusía redactada por San Juan en el Apocalipsis.

      Y no, no estamos viviendo el fin del mundo, sino el fin de los tiempos.

      Cuando nuestro Señor, Jesucristo, vuelva a la Tierra -que será bien PRONTO, por cierto-, a ésta, le quedarán aún 1.000 años largos. Aunque será totalmente restaurada por Él. +

      Huelga decir que la vida en la Nueva Tierra gobernada por Cristo y su santísima Madre será totalmente DISTINTA a la actual.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad