Sólo un Ejército de traidores condecora a un traidor

Gral. Varela Salas

A propuesta del JEME, el Gral. Fco. Javier Varela Salas (a)«mapache», ese que ha tenido la desvergüenza de poner su nombre a una nueva base militar (AQUÍ), el Ejército de Tierra propuso, y el Gobierno ha dispuesto encantado –Margarita Robles también–, conceder la Gran Cruz del Mérito Militar, es decir, la más alta distinción en tiempos de paz de dicho Ejército, nada más y nada menos que al presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, «Si (los indultos) llevan a normalizar las cosas, bienvenidos sean», es decir, otro traidor más aliado de secesionistas en este caso por la vil «pasta» (AQUÍ).

La primera reflexión que se nos viene a la cabeza es la de no saber ya hasta qué punto de indignidad pueden llegar estos Generales de hoy en día, a imagen y semejanza de los de las últimas décadas; bueno, si es que son de verdad Generales, cosa que hace mucho que dudamos.

La segunda es la de qué pasa por sus cabecitas, a qué se dedican, cuáles son sus principios si es que los tienen, qué es lo que realmente les mueve en la vida –porque está claro que España no es– y hasta dónde puede llegar su mediocridad, indigencia intelectual, sumisión, buenismo y… estupidez.

La cuarta es saber que se siguen dando condecoraciones porque sí, para hacer la pelota, para… eso mismo: decorar al alguien como se decora un salón, un comedor o el puñetero baño.

La quinta es hasta qué nivel de ignorancia llegan estos Generales que o no saben o no quieren saber la calaña que les rodea, con la que se tratan, dejándose impresionar, por ese complejo de inferioridad que les aqueja, por su cargos, trajes o coches.. o invitaciones a…

Y, la peor, la sexta, porque nos da en la nariz que todo lo anterior tiene su razón de ser en la corrupción moral y material de nuestros, al menos, mandos superiores, que esperan que con sus favores militares, como este de la medallita, se le abra alguna puerta giratoria cuando se retiren, como hemos visto en tantos casos.

En definitiva, sólo unos traidores condecoran a otros, porque si no lo fueran sabrían muy bien quién es el tal Garamendi y por mucho presidente de la CEOE que sea ni le saludarían.


4 respuestas a «Sólo un Ejército de traidores condecora a un traidor»

  1. Yo tengo respuestas para todas y cada una de las preguntas que se hacen en este artículo, pero en esta España Frentepolulista, desde 1973 la libertad de expresión, -como los indultos la magnanimidad y la generosidad del Gobierno- , es para los enemigos de España, para los que opinan de contrario, no hay indultos magnanimidad ni generosidad que valga sino fiscalía del odio, cárcel, y revanchismo comunista. ¿Dónde estaba la magnanimidad y la reconciliación de la que hipócritamente habla el Presidente del Gobierno y las televisiones que lo blanquean cuando se procedió a profanar la tumba de Franco, (o en Blanquerna, y en Callosa del Segura, o en tantos y tantos ejemplos que podríamos citar de corrido)?
    Con esto de las medallas yo creo que pasa lo mismo que cuando la Masonería tras la transición consiguió que de las salas de los Juzgados y Tribunales fueran retirados los crucifijos. La medida, vista desde la ingenuidad de la buena fe efectivamente una una afrenta, pero viendo cómo se prevarica en esas salas de Justicia, cómo se mancilla el ideal de Justicia, casi mejor que no se profane la figura de Cristo estando presente en esas salas y en esos actos de pura iniquidad. España no tiene militares, como no tiene una verdadera Conferencia Episcopal, España tiene cipayos, sí sí, CIPAYOS. Cipayos al servicio del NOM, de Zapatero, de la ETA o de lo que haga falta, porque si algo caracteriza a los cipayos es que ellos está para lo que sea, sin límite.
    El Escudo del Ejército de Tierra con el Águila de frente y la Cruz de Santiago en el centro, institucionalmente se ha ido cambiando por un logo de color amarillo (como los buzones actuales de Correos que sustituyeron el color a aquellos de la época de Franco que eran grises con la franja de la bandera de España para de este color amarillo poder ocultar la bandera) , con media ala del águila de perfil y la corona, para ir transformando y sustituyendo poco a poco el escudo el escudo tradicional por este «logo». Me desagrada hasta cierto punto, como con los crucifijos porque para lo que ha quedado el Ejército y para lo que es y para quien trabaja Igual que con los crucifijos, deberían quitar totalmente el escudo y sustituirlo por una foto de Zapatero o incluso mejor por una foto de Mohamed VI de Marruecos, que la llevaran todos en la hebilla del cinturón troquelada, y en los despachos ofiales la foto de Mohamed VI o de Rockefeller o de Bill Gates, o el símbolo del dolar $, al menos el Honor de lo que fue el Ejército Español no quedaría mancillado utilizando sus símbolos y sus banderas para el servicio a la antiEspaña.
    Estos tíos sólo tienen un ideal y es actualizar la cartilla en el cajero automático, y ver el saldo, ese es su momento cumbre, no entonar «la muerte no es el final». Donde estos tíos se sienten realizados como militares es con el sonidito de la impresora del cajero y el ruidito de expulsar la cartilla, y ese acto de cogerla cuando sale por la rendija y mirar el resultado. Es en lo que están . Se quejaba José Antonio Primo de Rivera en 1934 de que había algo todavía peor que el separatismo catalán de entonces (que en octubre de 1934 dió un golpe de Estado) y era la indiferencia de los Españoles (2 años después esos españoles pagaron bien cara su indiferencia, porque la estupidez no siempre sale gratis). La nota principal del Ejército Español actual y de sus mandos superiores (yo diría que todos, porque la concentración de bobos y de tontos que hay en las Fuerzas Armadas es muy difícil encontrarla en tal alta proporción en otros «colectivos») es precisamente LA INDIFERENCIA hacia España y la falta de formación en moral militar, por eso no hacen ascos a servir a los enemigos de España como lo hacen, con total entrega mientras vayan cobrando y vayan cayendo las palmaditas en la espalda y las prebendas. Están vacíos, están tan imbuidos del sistema imperante, se identifican estúpidamente tanto de él y en él que no se dan cuenta ni de lo bajo que están cayendo ni de las consecuencias que eso está teniendo para España, que en apenas 15 años hemos malogrado una Reconquista que costó 8 siglos de sangre, de razzias, de dolor y de fuego. Se les tacha de traidores, pero yo no estoy muy de acuerdo con este apelativo porque mucho tendrían que mejorar para merecer sólo el apelativo de traidores, son mucho peor que eso, son la antítesis del verdadero soldado del verdadero militar de España, cuando uno vende a su madre no creo que uno merezca sólo el nombre de traidor, es mucho más, mucho peor.

  2. TRAIDOR ES AHORA…
    Antes era solamente un «mercenario», que estaba en el «mercado», DISPUESTO A VENDERSE A CAMBIO DE ALGO.
    Podríamos decir que es un PROSTITUTO EPRESARIAL, O UN PROSTITULO DE LA POLÍTICA…
    Por cierto he leído que cobra un SUELDAZO DE 300.000 EUROS ANUALES DE LA CEOE, bueno, en realidad de nuestros impuestos, pues la CEOE vive del dinero de todos los españoles, a base de impuestos y transferencias a esa «cosa», vía subvenciones a fondo pérdido.
    La CEOE, Confederación Española de Organizaciones Empresariales, debería suprimir la E de sus sigles, y pasar a ser simplemente la COE, Confederación de Organizaciones Empresariales, aunque la mayoría de sus dirigentes, más que empresarios son mafiosos, que hacen sus «negocios» a la sombra del poder político, económico y social.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad