Sthépabe Courtois: comunismo y totalitarismo ayer y hoy

Sthépabe Courtois

Antiguo militante de extrema izquierda (anarco-maoísta), Stéphane Courtois es historiador y director honorario de investigación en el CNRS (Centro nacional para la investigación científica, París). Fue director de la revista universitaria Communisme y director de colecciones de varias editoriales parisinas (Seuil, Le Rocher, Cerf, Vendémiaire). Es autor de una treintena de libros sobre el comunismo y el totalitarismo. Es autor del famoso Libro negro del comunismo (1997), que fue un bestseller mundial (26 traducciones, más de un millón de ejemplares vendidos). Se especializó en la historia del comunismo desde muy pronto, y fue uno de los primeros investigadores que se adentró en los archivos soviéticos en 1992. Su biografía política Lenin, el inventor del totalitarismo, publicada en Francia en 2017 y en España en 2021, ha sido reeditada recientemente en una versión revisada y ampliada con motivo del centenario de la muerte de Vladimir Ilich Uliánov (21 de enero de 2024). Stéphane Courtois ha tenido la amabilidad de responder a nuestras preguntas.

Arnaud Imatz: A finales de los años 90, la publicación de El libro negro del comunismo fue muy mal recibida por los comunistas y sus compañeros de viaje. ¿Qué pasaría si un libro así apareciera hoy por primera vez?

Stéphane Courtois: Eso fue hace más de un cuarto de siglo, y desde entonces la opinión sobre el comunismo del siglo XX ha cambiado mucho. Una ingente cantidad de trabajos de historiadores —rusos, franceses, anglosajones, de Europa Central y Oriental e incluso españoles (pienso en los trabajos del exmilitante del PCE Antonio Elorza)— han mostrado la realidad del comunismo en el poder y la naturaleza totalitaria de este tipo de régimen. Basándose en los archivos abiertos tras la caída de los poderes comunistas, estos trabajos ya ni siquiera son cuestionados por los comunistas y la extrema izquierda trotskista o castrista, que se contentan con insistir sin cesar en su mitología revolucionaria, «antifascista» y «antiimperialista». Es sintomático que el Libro Negro del Comunismo no haya dado lugar a una sola refutación histórica. Aparte de las campañas de desprestigio, la única reacción de los comunistas y de los izquierdistas en Francia fue la publicación de un Livre noir du capitalisme (Libro negro del capitalismo) —¡que se remonta a la Antigüedad!— y un Siècle des communismes (Siglo de los comunismos) destinado a cuestionar la unidad del comunismo del siglo XX en un intento de separar a los «buenos» — Lenin, Trotski, Castro, etc.— de los «malos» —Stalin, Mao, Pol Pot. Pero el terror de masas como medio de gobierno era común a todas las potencias comunistas, precisamente porque todas se basaban en el mismo software ideológico y político: el leninismo.

A.I.: ¿Cómo se explica la indulgencia y complacencia de que Lenin y sus seguidores siguen gozando hoy en día en los círculos académicos y político-culturales de Europa (particularmente en España y Francia) y América, cuando el trabajo de los especialistas ya no deja lugar a dudas sobre la naturaleza mortífera de sus acciones?

S.C.: En primer lugar, quedan los restos del poder de la idea revolucionaria y de las organizaciones comunistas y de izquierda en las universidades, en una parte de la prensa —con la persistencia en Francia de una prensa comunista ampliamente subvencionada por el Estado en nombre de la «diversidad de opiniones»— y en una serie de medios culturales ampliamente subvencionados —cine, teatro, etc.—. Una gran parte de la generación de 1968 que se infiltró y luego se impuso en estos círculos ha dejado herederos que utilizan un discurso revolucionario como marcador ideológico para estigmatizar a los que no pertenecen a su movimiento. Su objetivo es conservar sus puestos de trabajo, pagados con el erario público.

A.I.: ¿Qué responsabilidad tuvo Lenin en la creación del primer régimen verdaderamente totalitario de la historia?

S.C.: Fue decisivo. Antes de 1914, el movimiento socialista europeo era ciertamente marxista, pero estaba orientado hacia la democracia parlamentaria. Pero en su libro de 1902 ¿Qué hacer? Lenin teorizó la noción fundamental de un «partido de revolucionarios profesionales», que está en la raíz de los movimientos y regímenes totalitarios. A diferencia de los partidos democráticos, este tipo de partido no defiende ni los intereses colectivos específicos de un sector de la población —campesinos, obreros, industriales, católicos, laicistas, habitantes de una región, etc.— ni los intereses generales de un país. Persigue sus únicos objetivos ideológicos y políticos: hacerse con el poder en beneficio propio, imponer su monopolio en todos los ámbitos —político, ideológico, económico, intelectual, artístico, etc.— y mantenerse en el poder por todos los medios necesarios; la transferencia violenta de toda la propiedad privada al partido-Estado que, administrando la escasez, le da el control cotidiano sobre la población; y el terror de masas que aplasta toda resistencia.

A.I.: ¿La juventud, la familia, la infancia y la educación de Lenin influyeron en sus opciones y convicciones políticas? ¿Qué autores influyeron más en su visión del mundo?

S.C.: Vladimir Ilich pasó su juventud en el seno de una familia culta de pequeños notables provincianos, su padre incluso fue ennoblecido por el Zar. Tuvo una educación excelente, que le allanó el camino para una carrera de éxito. Pero en 1886 y 1887, a la edad de quince años, sufrió un doble trauma: primero, la repentina muerte de su padre a causa de un derrame cerebral y, después, la condena a muerte y ahorcamiento de su hermano mayor, que se había unido a un grupo revolucionario que preparaba el asesinato del Zar. Fue a partir de entonces cuando Lenin tomó el camino revolucionario. Primero se radicalizó con la famosa novela revolucionaria de Nikolái Chernyshevsky, ¿Qué hacer? Los hombres nuevos, en la que quedó fascinado por la figura de Rajmétov, el prototipo de revolucionario clandestino que ya había servido de modelo a su hermano.

Esta radicalización romántica y utópica se intensificó con el descubrimiento de los escritos de Marx, que parecían proporcionar una base pseudocientífica para la revolución. Ya en su Manifiesto del Partido Comunista de 1848, Marx afirmaba que la dirección de la historia estaba controlada por la lucha de clases entre la burguesía y el proletariado, y profetizaba su resultado: el comunismo o «la abolición de la propiedad privada». En 1871, en su libro La Comuna de París, Marx teorizó que la revolución debía pasar necesariamente por una fase de sangrienta guerra civil. Esta era la lección que ya había extraído de la Guerra Civil estadounidense de 1861-1865, criticando a Abraham Lincoln por librarla «constitucionalmente» en lugar de «revolucionariamente», es decir, exterminando al bando del Sur.

A.I.: ¿Cuál fue el origen de la profunda y morbosa convicción de Lenin de que el comunismo no podía establecerse sin una fase de terror de masas, chantaje, deportación, campos de concentración, purgas y masacres? ¿Puede el comunismo, que a su vez surgió del socialismo y cuyos lejanos orígenes se remontan a los principios de isonomía eunomía ya conocidos en Esparta y Atenas, construirse de otra manera?

S.C.: Originalmente, comunismo y socialismo eran dos conceptos muy distintos, claramente identificados antes de 1900 por el gran sociólogo Émile Durkheim. Aunque la palabra no apareció en Francia hasta 1797, con el significado de «comunidad de bienes», el comunismo es una doctrina que se remonta a la Antigüedad, por ejemplo, con Platón, que postulaba la posibilidad de una sociedad perfecta en la que la igualdad estaría garantizada por la abolición de la propiedad privada. La palabra «socialismo» apareció por primera vez en Francia en 1830-1831, reflejando la urgente necesidad de resolver los problemas sociales causados por la aparición de una nueva clase, los obreros, como consecuencia de la revolución industrial, cuya situación era desastrosa en aquella época. Además, muchos socialistas, empezando por Proudhon, nunca fueron colectivistas. Fueron Marx y Engels quienes, ya en 1848, utilizaron hábilmente este «socialismo» de nuevo cuño para conseguir la aceptación de su idea de «comunismo».

El fracaso de la Comuna de París relegó por un tiempo el proyecto comunista y los socialistas se reconvirtieron a la vía parlamentaria, radical en las palabras, pero reformista en la realidad. Jean Jaurès y Karl Kautsky eran entonces los líderes. Pero ya en 1902, en su ¿Qué hacer?, Lenin restableció claramente la palabra y el objetivo del comunismo. Y su toma del poder en noviembre de 1917 le dio un enorme prestigio en los círculos revolucionarios, socialistas e incluso a veces anarquistas, en nombre del «poder obrero y campesino», en realidad, el poder del Partido Bolchevique. Luego estigmatizó a los socialistas, acusados tras la guerra de 1914-18 de «reformismo» y «socialpatriotismo», y los combatió ferozmente a partir de 1918 en Rusia —tanto a los mencheviques como a los socialistas-revolucionarios— y a partir de 1919-1920 a nivel internacional con la creación de la Internacional Comunista (la Comintern) concebida como un partido comunista mundial.

A.I.: ¿El «malvado» Stalin era un «desviacionista» y un enterrador de las ideas del «buen» Lenin o, por el contrario, fue su fiel sucesor?

S. C.: Contrariamente a lo que han dicho posteriormente los trotskistas, el veinteañero Josip Dzhugashvili se afilió al Partido Obrero Socialdemócrata Ruso en 1898. En 1905, se unió al grupo de los bolcheviques, unidos en torno a Lenin, pero lejos de la mayoría entre los socialistas marxistas, tan intolerable era para los mencheviques e incluso para … Trotski. Lenin detectó a Stalin ya en 1906 y sobre todo en 1907, después de que éste organizara un famoso atraco en Tiflis, en asociación con Kamo, el mayor bandido del Cáucaso. En 1912, Lenin lo incluyó en el Comité Central Bolchevique, formado por una decena de miembros. Y después de que Lenin regresara a Rusia en abril de 1917, Stalin apoyó constantemente su línea ultrarradical. Después del 7 de noviembre, se convirtió en uno de los principales lugartenientes del hombre que ahora era el amo del Kremlin, tras la transferencia del poder de San Petersburgo a Moscú. Tanto es así que, en 1922, Dzhugashvili fue nombrado secretario general del Partido Bolchevique, antes de asumir su dirección a la muerte de Lenin, en enero de 1924, y pasar a ejercer un poder cada vez más personal a partir de 1929. Y a finales de diciembre de 1922, ya muy enfermo, Lenin nombró a Stalin como su heredero más probable.

A diferencia de Trotski y de la mayoría de los demás dirigentes, Stalin comprendió muy pronto lo que era el software ideológico-político inventado por Lenin, que aún no se llamaba «totalitario» —el adjetivo fue acuñado en 1924 por el demócrata italiano Giovanni Amendola, antes de ser reivindicado en un famoso discurso por Mussolini en 1925—. Stalin se limitó a sistematizar y generalizar el modelo, que se extendió a todos los partidos comunistas gracias a la Comintern, cuyas 21 condiciones de adhesión, establecidas por Lenin en 1920, constituían el verdadero software del comunismo totalitario. La 12ª condición imponía el «centralismo democrático», «una disciplina férrea rayana en la disciplina militar». La 3ª condición exigía que cada partido creara una dirección clandestina, incluso en un país democrático, por si estallaba una guerra civil revolucionaria, que los comunistas debían preparar activamente. La 14 exigía que cada partido diera «apoyo sin reservas» a todas las repúblicas soviéticas; y la 16 exigía obediencia «obligatoria» a «todas las decisiones» de la Comintern.

A.I.: ¿Fue la revolución bolchevique del 25 de octubre al 7 de noviembre de 1917, que vino después de la revolución de febrero del mismo año, la «Gran Revolución Socialista» celebrada por la historiografía de la propaganda comunista y social-marxista, o simplemente un golpe de Estado exitoso?

S.C.: Yo respondería que ninguna de las dos cosas. En francés se suele distinguir entre golpe de Estado y putsch. En principio, un golpe de Estado tiene lugar dentro del aparato estatal o del gobierno existente. Un putsch es un golpe dirigido por los militares. Los bolcheviques dieron lo que el revolucionario francés Auguste Blanqui llamó un «golpe de armas»: unos miles de hombres armados tomaron el control de San Petersburgo en la noche del 6 al 7 de noviembre. El famoso «asalto al Palacio de Invierno» presentado por el cineasta-propagandista Serge Eisenstein en su película Octubre de 1928, en el que se ve a miles de «proletarios» asaltando el palacio, no es más que una vulgar puesta en escena. Este «asalto» imaginario se saldó con un total de ¡seis muertos por parte de los defensores del gobierno y ninguno por parte de los atacantes!

Lenin bautizó entonces este acontecimiento inexistente como la «Gran Revolución Proletaria Mundial», que correspondía a su fantasía de llevar la guerra civil y el comunismo a toda Europa, y tan lejos como Estados Unidos y las colonias. Este sueño se hizo añicos en el verano de 1920 a las afueras de Varsovia, cuando el asalto del Ejército Rojo a Polonia y Alemania terminó en una estrepitosa derrota. Hasta agosto-septiembre de 1939, cuando la alianza de Stalin con Hitler permitió a la URSS apoderarse, sin disparar un tiro, de la parte occidental de Ucrania —polaca desde 1919—, luego de la Carelia finlandesa y, en el verano de 1940, de los tres Estados bálticos, de las provincias rumanas de Besarabia y Bucovina septentrional y, por último, en 1945, de la Rutenia subcarpática y de la ciudad alemana de Kœnigsberg, actual Kaliningrado.

Después de 1945, con la fuerza del nuevo poder de la URSS y gracias a una formidable propaganda «antifascista», «anticolonialista» y «antiimperialista», Stalin se lanzó a la conquista del mundo. Sovietizó violentamente toda Europa Central y Oriental. Suministró armas, asesores, dinero y apoyo militar directo a los comunistas de China, Corea del Norte y Vietnam del Norte. Y puso a los partidos comunistas de Europa Occidental en contra de sus propios gobiernos —sobre todo en Francia e Italia—, primero ordenándoles que se infiltraran en el gobierno y el Estado, y después obligándoles a rechazar el Plan Marshall propuesto por los estadounidenses para ayudar a reconstruir Europa. El 5 de marzo de 1946, Winston Churchill ya había denunciado el «Telón de Acero» que caía sobre Europa, anunciando una Guerra Fría de intensidad variable que terminó en 1991.

A.I.: ¿Existe algún vínculo entre los jacobinos franceses y los bolcheviques rusos?

S.C.: Sí, el vínculo es evidente. En primer lugar, porque para todos los revolucionarios del siglo XIX, hasta 1917, la Revolución Francesa fue el modelo insuperable. Ya sea en su primer periodo constitucionalista y en la «Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano». O en su fase republicana antimonárquica desde 1792 hasta la muerte de Luis XVI en enero de 1793. O sobre todo durante el apogeo jacobino del Comité de Salud Pública, el más radical, hasta la caída de Robespierre y sus partidarios en julio de 1794. Fue entonces cuando se introdujeron muchos de los ingredientes del ascenso del bolchevismo al poder: La aparición de la noción de «enemigo del pueblo», la censura general de la prensa, la ley de sospechosos —500.000 detenciones—, la creación del tribunal revolucionario que sólo votaba la absolución o la muerte, la introducción del terror de masas que llevó en la Vendée al exterminio de toda una población —hombres, mujeres y niños— en lo que debe llamarse un «genocidio revolucionario» —al menos 170.000 muertos en dos años de una población de unos 700.000 habitantes—. Alexandre Solzhenitsyn ha comparado repetidamente el exterminio de los vendeanos con el aplastamiento de la gran revuelta campesina de Tambov contra los bolcheviques en 1920-1921. Otro elemento convergente fue el deseo de los jacobinos de exportar su revolución a toda Europa a punta de bayoneta, como intentarían los bolcheviques a partir de 1918.

Sin embargo, yo sólo calificaría este periodo jacobino de «proto-totalitario». Faltaban dos elementos decisivos para el totalitarismo: un partido de revolucionarios profesionales y una ideología asimilada a una ciencia de la Historia y de la Sociedad. La ideología de Robespierre de «Virtud y Terror» era sumaria y seguía basándose en principios morales. Por el contrario, la ideología marxista, con su vertiente cientificista —una falsa ciencia—, era mucho más coherente, basada en el postulado de una lucha de clases radical y en un sentido ineludible, y por tanto necesario, de la Historia. Es más, aunque los jacobinos tenían varios miles de clubes en toda Francia, no eran más que una muy pálida prefiguración del partido leninista y de su férrea disciplina. Fue Lenin quien, combinando una interpretación marxista maximalista con su modelo de partido, creó el primer movimiento y luego el primer régimen totalitario. Mussolini, que, no lo olvidemos, procedía de la extrema izquierda italiana, lo copió en su estela, y Hitler lo plagió.

Por definición, un régimen totalitario es revolucionario porque, además de derrocar al poder, pretende reformar la sociedad en todos los ámbitos y, sobre todo, crear un «Hombre Nuevo» —uomo novo, Neue Mensch—. Así lo demostró claramente el académico francés Jean Clair en su magnífica exposición (y catálogo) de 2008 en la Galería Nacional de Canadá, titulada The 1930s. The Making of the New Man (Los años 1930. La fábrica del Hombre nuevo). Robespierre y Saint Just ya habían lanzado esta idea bajo el término de «regeneración», pero sin ir más lejos. Y desde este punto de vista, no hay que confundir el régimen totalitario con el régimen autoritario que, por el contrario, se apoya en valores y fuerzas tradicionales —la moral cristiana, el respeto de la propiedad privada, la Iglesia, el ejército, los campesinos propietarios, los industriales y el comercio, el respeto del derecho internacional, etc—. Este tipo de régimen, inaugurado por Napoleón III y Bismarck, retomado después por Franco, Salazar y muchos otros, se orientaba también hacia una verdadera modernización de la sociedad —distinta de la que condujo al hundimiento de la URSS— y permitía la transición a la democracia parlamentaria. Esto es precisamente lo que la sociedad rusa no logró alcanzar tras el colapso de la URSS, con el régimen de Vladimir Putin reintroduciendo un totalitarismo de baja intensidad basado en una ideología ultranacionalista y neoimperial.

A.I.: Sus adversarios comunistas, criptocomunistas y otros compañeros de viaje camuflados le reprochan que diga que las masacres comunistas provenían de la ideología marxista, al igual que las masacres nazis provenían de la ideología nacionalsocialista. Según ellos, no hubo cerca de 100 millones de víctimas del comunismo en el mundo, sino diez veces menos. Esa misma gente hace hincapié en el carácter «errático», «improvisado» y «no planificado» de los crímenes estalinistas, a diferencia de los del «fascismo» (porque para ellos el fascismo italiano y el nacionalsocialismo alemán son una misma cosa, mientras que las víctimas mortales del régimen de Mussolini se contaban por centenares o incluso miles y las del régimen de Hitler por millones). También le acusan de tener una visión «conspirativa», de reciclar viejos tópicos anticomunistas, de no distinguir entre comunismo ideal, comunismo de movimiento y comunismo de régimen burocrático. ¿Cómo responde a esto?

S.C.: Dos respuestas. En primer lugar, la apertura de los archivos comunistas demuestra que no hubo nada improvisado en los crímenes de masas, tanto bajo Lenin como bajo Stalin, Mao, Pol Pot y los demás. Durante el Gran Terror, de julio de 1937 a octubre de 1938 en la URSS, que se saldó con el asesinato de más de 700.000 personas (que recibieron un tiro en la nuca) y con otras más de 700.000 deportadas definitivamente al Gulag, ¡el jefe del NKVD, Nikolái Yezhov, fue recibido 278 veces en el Kremlin por Stalin para decidir las cuotas de ejecución por regiones! El verdugo jefe del NKVD, Vasili Blojín, disparó en la cabeza a unas 15.000 personas en 25 años. Y la masacre de más de 25.000 oficiales y funcionarios polacos en la primavera de 1940 fue decidida por una orden del 5 de marzo de 1940 firmada por todos los miembros del Buró Político, ¡incluido Jruschov, que en 1956 condenó los crímenes de Stalin! Podría citar cientos de ejemplos idénticos para todos los regímenes comunistas.

En cuanto al comunismo ideal, ¡hablemos de ello! Todo lo que tienen que hacer es releer a Marx, Engels, Lenin, Stalin, Mao e incluso Trotski. Todos ellos apoyaban la idea de la guerra civil y la «dictadura del proletariado». Y aunque Trotski condenó los crímenes de Stalin, justificó los inmensos crímenes cometidos bajo su propia autoridad como jefe del Ejército Rojo, un ejército de guerra civil nacional e internacional. Pero desde hace décadas, los comunistas y los izquierdistas intentan eximirse de responsabilidad por este inmenso crimen cometido no en nombre del «Mal» —como los nazis y su antisemitismo exterminacionista— sino en nombre de un supuesto «Bien» e incluso, para algunos, ¡del «Amor»! Un amor al pueblo que consiste en exterminar a todos los que discrepan…

A.I.: El 21 de febrero de este año, el militante comunista Missak Manouchian (1906-1944) y su esposa Mélinée fueron introducidos en el Panteón de París, al parecer por decisión expresa del presidente de la República Francesa. ¿Por qué Emmanuel Macron decidió rendir homenaje a un resistente armenio, conocido por haber sido comunista estalinista durante y antes de la Segunda Guerra Mundial, cuando las hazañas de Manouchian fueron muy modestas en comparación con las de otros resistentes que han caído en el olvido?

S.C.: A falta de una política eficaz, el presidente francés se refugia en las conmemoraciones del pasado y busca asociar su imagen a la de grandes figuras —el General de Gaulle de nuevo el 6 de junio, aniversario del desembarco de Normandía—. Y como busca votos para las próximas elecciones, ha decidido recuperar su virginidad «antifascista» rindiendo homenaje a dos militantes permanentes comunistas que cumplieron las órdenes de la Komintern, en un improbable discurso de elogio de «esta Internacional de la libertad y del valor», de la «fraternidad humana», del «ideal comunista» de «justicia y dignidad».

Nacido en 1977, ¡es evidente que el presidente francés no ha leído el Libro Negro del Comunismo de 1997! Sobre todo, porque los archivos de Moscú nos dicen que Manouchian fue un orgulloso estalinista en los años 30 y de nuevo durante la alianza Hitler-Stalin, cuando la Tercera República prohibió el PCF en septiembre de 1939. Los archivos policiales recientemente abiertos muestran que Manouchian fue un mediocre líder de la Resistencia. Desde su primera y única operación, se retiró de la acción armada contra las fuerzas de ocupación; incapaz, por imprudencia, de evitar que le siguieran, o de proteger a sus camaradas de la policía, fue detenido sin defenderse a pesar de ir armado, y ese mismo día detalló sus actividades, sin haber sido torturado. Haberle convertido en héroe es tanto borrar el nombre de Boris Holban —el judío rumano Baruch Bruhman— que era el verdadero jefe de este grupo de resistencia, como ocultar el papel desempeñado por los judíos —81 contra 6 armenios—.

A.I.: En su opinión, ¿existen las semillas del totalitarismo en las democracias representativas occidentales?

S.C.: Desde 1917, el totalitarismo ha sido un virus muy contagioso. Fue muy poderoso durante el periodo soviético hasta 1991. Desde hace unos veinte años, Vladimir Putin lo ha reactivado en Rusia bajo una forma ultranacionalista. Y desde 1979, se ha extendido por todo el mundo musulmán, desde Irán y Afganistán —e incluso el califato de Daech— y a través de la red de los Hermanos Musulmanes que se extiende por toda Europa. La reciente crisis en Oriente Próximo pone de relieve la convergencia de esta red con todo el movimiento de izquierda —¡en Francia, por ejemplo, con Jean-Luc Mélenchon, que obtuvo el 22% de los votos en las elecciones presidenciales de 2022!— lo que reactiva la amenaza totalitaria que pesa sobre nuestras democracias.

Para La Gaceta


3 respuestas a «Sthépabe Courtois: comunismo y totalitarismo ayer y hoy»

  1. Buen artículo. La ideología del comunismo es un instrumento para darle poder al estado, pero porque al capital le interesa en ese periodo de tiempo poner a sus testaferros adoctrinados contra ese pueblo que quieren expropiar y contrarrestar su desarrollo alcanzado, al no ir acorde con la agenda del gran capital. La cuestión es discernir la raíz del creador de esta ideología y el objetivo que hay detrás.

    Hay una fuerza maligna contra Europa, que no la deja despertar en su plenitud. Tanto el marxismo y liberalismo cultural, son las dos caras de la misma moneda, lo venimos arrastrando desde la creación de la comunidad europea. Pero la realidad es que somos una colonia de ese mismo capital con objetivos de gobierno mundial. Voy a desgranar como están cociendo la rana europea y su principal aviso de que el agua está muy caliente, es la gran manifestación europea por el pacto verde oscuro que hay detrás.

    La agricultura y ganadería, es la sostenibilidad europea, y la agenda impuesta en Bruselas, que ni el parlamento tiene voz en ello, solo son testaferros de las decisiones que se toman en el cuarto oscuro, por una silla subvencionada, mientras duren las zanahorias. Esta agenda verde tiene un objetivo, mermar la capacidad de alimentación autóctona, para introducir alimentación externa, de muy mala calidad y posible contaminación. Hay que sumarle la agenda de inmigración, la sustitución de la ciudadanía autóctona. Tiene un objetivo muy oscuro y doloroso, o mejor dicho genocida.

    Una vez tengan mermada la capacidad de producción alimentaria autóctona, paralizarán la alimentación que viene de fuera de Europa, sea por conflicto bélico o por lo que tengan agendado. El objetivo es arrasar con la cultura cristiana autóctona, para eso han dejado entrar a tanto musulmán, engañados y con imanes adoctrinados para la guerra santa. El pistoletazo de salida será que no se pueden pagar las ayudas sociales, sumado con la merma de entrada de alimentos, será peor que todas las bombas nucleares, sería una muerte rápida, al contrario de una muerte agonizante, será un caos sangriento en las calles. Es un camino de no retorno y el maligno siempre tiene los ojos puestos en Europa. ¿Qué tendrán los autóctonos europeos que odia tanto el maligno? La respuesta es evidente para el que ha despertado.

    ¿Acaso no ven a donde nos llevan los dirigentes de Europa?

    Saludos cordiales

  2. El comunismo es una antítesis de los amos marranos; y su solución para el resto de la humanidad ‘a su cuidado’. Otra cosa es la ficción, apoyada en numerosas gnosis y en los clásicos griegos, que se les cuenta a sus lacayos masones de izdas y dchas; y otra, la que le cuentan estos a la escoria revolucionaria/borregos. Una montaña de mentiras.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad