Terrorismo callejero, podemita y separatista

¿Recuerdan ustedes frase de Fraga, diciendo que “la calle es mía”, dando a entender que era el Estado quien debía asegurar la paz y la convivencia en las calles, y que tan denostada fue por la izquierda…?

Pues en esas estamos.

Ahora “la calle es de los secuaces de Podemos y de los partidos separatistas, los tonton macoutes” del cambio de régimen.

Así empezó la guerra civil, con una situación de dominio de las calles por las izquierdas, pasando por la quema de iglesias y conventos (por desgracia, todo llegará), “las sacas” de personas de derechas, de orden, de sus casas, camino del asesinato en cualquier descampado, etc.

El ministro del interior, mientras tanto, sigue callado como una puta… Para ser exactos, creo que hoy ha dicho que respeta el trabajo de la policía, o algo así. Pero nada más.

Vista la total impotencia de la policía nacional para hacerse cargo de la situación, y la existencia de unidades de intervención rápida de la guardia civil, ¿por qué no se da orden de que intervengan también…?

Detención de Hasel

Los españoles pagamos numerosos impuestos, entre otras razones para poder salir de casa tranquilos, que cualquier maleante no le pegue fuego a nuestra vivienda o coche, si tenemos la desgracia de tenerlo aparcado en la vía pública, que nuestros hijos, mayores y menores de edad, pueden volver tranquilos a su casa, con su familia que les quiere, etc.

Vistas y oídas las declaraciones de altos dirigentes de Podemos –partido en el gobierno, dicho sea de paso-, incitando a la violencia, o quejándose de la actuación, meramente defensiva de la policía, que al parecer tienen la “obligación” de dejarse pegar, e incluso asesinar, sin mover un dedo, uno se pregunta en manos de quiénes estamos…

Y el presidente del gobierno y su partido, y no me refiero al PSOE de siempre, sino al “partido sanchista”, que ha configurado en torno a sí mismo, como abeja reina de la colmena de chupones de la rica miel de los presupuestos generales del Estado, sigue pasando de todo, como si la violencia no fuera con él, y el gobierno no tuviera el deber, jurídico y moral, de asegurar la convivencia ciudadana, y la paz social.

Habida cuenta de que es casi imposible conseguir un permiso de armas, y que tampoco vamos a andar por las calles con la pistola en el bolsillo, o en la guantera del coche, parece evidente que es el Estado quien tiene el deber jurídico de protegernos, de forma que la calle sea un lugar de tránsito pacífico, de personas de bien.

¿Y los radicales, perroflautas, podemitas y separatistas…? Pues deben ser identificados, sancionados o detenidos, puestos a disposición judicial, etc.

Como se hace en cualquier Estado de Derecho.

Pero, por lo visto, España ya ha dejado de ser un Estado de Derecho…, si es que alguna vez ha llegado a serlo.

Como me decía un amigo, fiscal: “No vivimos en un estado de derecho, vamos hacia un estado de derecho, que no es lo mismo”.

Y yo le contestaba, con socarronería aragonesa: “Manuel, no vamos hacia un estado de derecho, vamos hacia un estado de deshecho”.

Y en ello estamos.

www.graueditores.com


5 respuestas a «Terrorismo callejero, podemita y separatista»

  1. * Extraordinario artículo, que dice lo que pensamos el 95% de los españoles, y eso como mínimo.
    * Esta lamentable situación, tan perjudicial para la imagen de España en el mundo, y para los propios nacionales, tiene tres grandes culpables, a mi modo de ver, y es bueno señalarles con el dedo:
    1. El presidente del gobierno, QUE LA PERMITE Y CONSIENTE.
    2. LOS PODEMITAS, que son los «autores intelectuales» de todos estos delitos, y solo hay que ver sus manifestaciones y declaraciones públicas de apoyo, y
    3. LOS SEPARATISTAS CATALANES, que se han subido al carro del desorden, empeñados en hacer de Cataluña un estado independiente, LA NUEVA ALBANIA DE EUROPA. (Comunista, por supuesto, y donde imperen el hambre, la miseria y el endeudamiento con los judíos,para poder mantener su «miniestado» a flore).

  2. Ya era hora que alguien escribiera este artículo. Muchas gracias.
    No puedo añadir lo que pienso de todo esto porque tengo cosas mejores que hacer que acabar en la cárcel encima, pero si viniera un F. Franco y acabara con el caos, la violencia incendiaria, y la anarquía reinante, (y nunca mejor dicho lo de «reinante») en España, entonces dentro de 70 años vendría a volver a enseñar en las escuelas que Franco se levantó contra la «legalidad» (¿?) y contra el régimen «legítimamente constituido»(¿?). Porque a este país a estupidez o a cara dura, no han quien le gane.
    ¿Dónde está la legalidad aquí de todo lo que está pasando noche tras noche?
    Dónde está la legalidad de incendiar las calles, y las tiendas, y los coches, y lar marquesinas de los autobuses, garantizando la completa impunidad para sus autores envalentonados por la impunidad que el Gobierno y los mandos policiales les garantizan?
    ¿Dónde está la legalidad en no utilizar las grabaciones para identificar a los culpables y detenerlos y para que hagan frente a la responsabilidad penal y a la civil derivada de sus delitos, como se haría si los manifestantes fueran de signo contrario, en un pais donde se practica la «justicia de autor»?
    ¿Dónde está la legalidad de los saqueos a los comercios?
    ¿Dónde está la legalidad a que poseas una tienda y te revienten los escaparates y te la asalten y saqueen y la policia se quede mirando, porque en España si los delincuentes son muchos no se emplean medios policiales proporcionales a esos muchos para detenerlos a todos, sino que se les deja hacer en total impunidad. Es la tan ponderada en las escuelas y en los medios de comunicación «legalidad republicana».
    ¿Dónde está la legalidad de destruir las ciudades una noche, y otra, y otra, y dejarlos hacer sin ninguna consecuencia?
    ¿Dónde está la legalidad de unos mandos policiales entregados a la clase política para dejar hacer a los malhechores y que la policía permanezca impasible o se dedique a hacer el ridículo demostrando su nula profesionalidad (basta ya de aplaudir a una policía indigna que sólo tiene valor para ponerse chulos con los que van a misa al Valle de los caídos o con el que no lleva la mascarilla bien puesta, o con los que llevan una bandera de España el 2 de mayo aniversario del levantamiento contra Napoleón) y la necesidad que hay en España de crear unas fuerzas policiales de verdad, no las que hay al servicio de la arbitrariedad legal, el Comunismo y de la entrada ilegal de maletas de Delcy Rodriguez con se no sabe qué dentro, si lingotes de oro, si cocaína, si billetes de 100 dólares, o qué, porque se dejan entrar 40 maletas y no se revisan porque la Guardia civil no está contra el delito sino al servicio de lo que mande el Gobierno, sin más consideraciones?
    ¿Dónde está la legalidad de un Gobierno que es el verdadero responsable de lo que está pasando, que deja hacer a los delincuentes que quemen y saquen con total impunidad?, la famosa «legalidad republicana».
    ¿Dónde está la legalidad de unos medios de comunicación comprados, que tendrían que mejorar mucho para merecer únicamente el calificativo de basura, porque son bastante peor que eso, que presentan estos sucesos como algo anecdótico, sin la trascendencia y la importancia que estos sucesos tienen? ¿Qué no dirían si los sucesos se cometieran con mil veces menos gravedad por los de signo contrario?
    ¿Dónde está la legalidad de una Iglesia cómplice que todo lo que hablaba de más y sin verdadero motivo en tiempos de Franco guarda ahora silencio respecto de todos los males que amenazan a España y no dice ni mu, ni en este tema ni en ningún otro, les vayan a cobrar el IBI, demostrando lo que es y lo que son, pura basura? (y como lo saben trataron de ocultar el mensaje de la Virgen en Garabandal porque los señalaba a ellos como culpables de que tantas almas se perdieran?
    ¿Dónde está la legalidad de una sociedad estúpida que con su degeneración y con su maldad está arrastrando a la parte pacífica y sana de la sociedad a la ruina, al hambre, a la desesperación, al martirio y a la muerte?, ¿con qué derecho se condena a la gente de bien a vivir en el caos, en la violencia, en la amenaza de ser asesinados por estas bandas de malhechores como en 1931-39?
    ¿Dónde está la legalidad en la okupación ilegal de domicilios amparadas estas invasiones desde el propio Gobierno y su poder legislativo para la completa indefensión de los afectados que no encuentran amparo legal ni tutela judicial efectiva ante el robo de sus casas porque el Estado a quien ampara es a los ladrones? ¿Dónde está la legalidad en que todo el aparato estatal, -fiscalía y jueces incluidos-, esté al servicio de los ladrones y en contra de los legítimos propietarios de sus viviendas?, la famosa «legalidad republicana» de la que hablan los imbéciles, los degenerados y los perversos.
    ¿Dónde está la legalidad de un Rey que ha propuesta a Pedro Sánchez como candidato a Presidente del Gobierno a sabiendas que de lo que esto iba a significar ?
    Dónde está la legalidad de una monarquía que por tolerar tolera hasta que defender la república sea mejor que defender a la monarquía, y entregada a la extrema izquierda como pudimos ver en el viaje a Bolivia del Rey con Pablo Iglesias, cantando la Internacional puño en alto junto a un lado y otro del Rey como un pasmarote, que ni está ni se la espera frente a esta situación, sino que se dedica a la vida contemplativa de hacer el canelo 24 horas al día, los 365 días del año, mientras la extrema izquierda a la que el se ha entregado pide literalmente en sus proclamas que le corten la cabeza como a Luis XVI.
    ¿Dónde está la legalidad en España?
    Que no se diga dentro de 70 años que esto era la legalidad como se dice la República del Frente popular para engañar a los incautos.

    1. Excelente comentario, un auténtico artículo, al que me adhiero totalmente.
      ¿Quién va a pagar los graves y millonarios daños producidos, en una España en quiebra…?
      Parece evidente que habría que detener a los culpables, para que afronten las responsabilidades PENALES Y CIVILES CORRESPONDIENTES.
      Y, si son menores de edad, como parece que sucede con muchos de esos delincuentes juveniles, PUES PASAR LAS FACTURAS CORRESPONDIENTE A SUS PADRES, y así aprenderán a preocuparse de qué hacen sus retoños torcidos…
      Le reitero mi felicitación por todo lo que dice, que suscribo íntegramente.
      TAMBIÉN AL AUTOR DEL ARTÍCULO, POR SUPUESTO.

  3. Como dice el autor, vamos hacia un «estado de deshecho»…
    Y a pasos agigantados, añado yo.
    Todo ello con la connivencia, cuando no complicidad, del propio gobierno, y por razones que desconozco, pero que intuyo tienen que ver con su intención de cambiar de monarquía a república, promulgar una nueva Constitución, y proclamar a PEDRO SÁNCHEZ, PRESIDENTE VITALICIO DE ESPAÑAZUELA, y a su mano izquierda, PABLO IGLESIAS, PRIMER MINISTRO VITALICIO DE ESPAÑAZUELA…
    ¡Y, de ser así, y no dudo que esa es su intención, QUE DIOS NOS COJA CONFESADOS!

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad