Todo, lo de ahora también, fue siempre mentira

Los vientos de cuatro décadas de repugnantes y colectivas mentiras han traído estos lodos.

Sí, en España desde hace cuatro décadas todo es mentira.

* No hubo una reforma política, fue una revolución pactada que asoló la legalidad y legitimidad anterior.

* No hay monarquía, es una república coronada.

* No hay democracia, es una brutal partitocracia corrupta y corruptora.

* No hay Estado de derecho, lo es de impunidad.

* No hay patria, sólo país.

* No hay una nación, sino varias nacionalidades.

* No hay una bandera nacional, sino diecisiete pendones inventados para la ocasión.

* No hay un pueblo español, sino «los pueblos de España».

* No hay autonomías, son mini-estados sediciosos, reinos de taifas.

* No hay españoles, hay el tenista catalán, el escritor murciano, el político aragonés.

* No hay historia española, sino de esta región, de aquella provincia, de aquel lugar.

* No hay una lengua oficial, sino varias.

* No hay independencia judicial, sino injusticia politizada.

* No hay Fuerzas Armadas, sino funcionarios de uniforme en Afganistán, Líbano o Irak.

* No se ama a España, se avergüenzan públicamente de ella.

* No se puede gritar viva España, porque es fascismo.

* No hay lealtad, sino traición.

* No hay honor, sino villanía.

* No hay libertad de expresión, porque sólo se puede decir lo que conviene al sistema.

* No hay autoridad, sino inmensa permisividad.

* No hay sindicatos, son soviets.

* No hay periodistas, sino propagandistas.

* No se educa, se adoctrina y se corrompe.

* No se enseña, se embrutece.

* No hay orden, sino anarquía.

* No hay industria, todo son servicios.

* No hay agricultura, es propiedad de monopolios internacionales.

* No hay seguridad social, está derruida, saturada y mal gestionada.

* No hay cultura, hay horterada y mediocridad.

* No hay respeto, hay chulería e intimidación.

* No hay educación, hay grosería y vulgaridad.

* No se ha derrotado a ETA, campa a sus anchas en Vascongadas y Navarra.

* No hay católicos, aunque algunos dicen que lo son pero no práctican como deberían.

* No se predica el Evangelio, se distorsiona y se oculta por un clero en su mayoría aburguesado.

* No hay libertad religiosa… para los pocos católicos que quedan, claro, a los cuales se persigue.

* No hay ong,s, viven de las subvenciones oficiales.

* No hay machismo, hay feminismo totalitario institucionalizado.

* No hay hombres, hay castratis afeminados.

* No hay paz, hay crispación y agresividad.

Sí, en España todo es mentira. Fue mentira el 23-F y lo es el 1-O. La única verdad es que desde hace varias décadas se lleva a cabo un plan maquiavélico para destruirnos como nación, como pueblo y como seres humanos, y que ese plan avanza sin descanso y cumple sus etapas con precisión matemática.

 


Una respuesta a «Todo, lo de ahora también, fue siempre mentira»

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*