Todo lo que es universal es masónico

Así se manifestaba un conocido masón francés en su libro[1], por cierto, elogiosamente dedicado a las papas protagonistas del Concilio Vaticano II, Juan XXIII y Pablo VI.

La Sociedad de Naciones establecida en 1919 fue el primer paso para la futura creación del Nuevo Orden Mundial, que tendrá sus cimientos con la institución de la Organización de las Naciones Unidas en 1946, tras la segunda guerra mundial. Pero un Orden Mundial no podría llevarse a cabo y consolidarse sin la colaboración de la Iglesia católica, o bien sumisión, pero en todo caso “visto bueno” de la institución referencia en el mundo.

La Iglesia que ejercía su autoridad para defender la fe y la verdad del ser humano creado a imagen y semejanza de Dios, la Iglesia de estructura jerárquica, firme y sólida, La Iglesia que condenaba sin paliativos la masonería, el comunismo, la herejía, el cisma, la Iglesia que alentaba a las naciones católicas, la Iglesia que no se decantaba por una determinada forma de gobierno, con tal que las leyes respetaran la dignidad del hombre, la Iglesia dogmática, violentamente despreciada por la masonería, esa Iglesia no “cabía” en el Nuevo Orden Mundial que ya en los años 60 del siglo XX se estaban diseñando. Esa Iglesia era un estorbo, una barrera que había que derribar.

El cardenal John Joseph O’Connor (1920- 2000) , arzobispo de Nueva York en un encuentro con masones «católicos»

Era necesario transformar la Iglesia, crear una estructura nueva dentro de la cual la nueva Iglesia, asociada al Orden nuevo, se desenvolviera. Había que conseguir que la Iglesia se transmutara en una simple sociedad política más, y, por tanto, que se manifestara como tal. Era imprescindible que quedara en el recuerdo la Iglesia jerárquica, dogmática, hegemónica, influyente, alentadora de los Estados católicos, fiel a la tradición. Era imprescindible una nueva Iglesia democrática, que en su organización interna no se diferenciara de las nuevas sociedades pluralistas.

Hoy constatamos la realidad de la “nueva” Iglesia sumisa al Nuevo Orden Mundial, que comparte su agenda mundialista, sometida a la autoridad que emana de este Nuevo Orden. Nos encontramos con una Iglesia que “habla” el lenguaje del “mundo”, que tiene las preocupaciones del “mundo”, que está preocupada por “el aquí y ahora”, sin ninguna visión sobrenatural. En definitiva, tenemos una Iglesia que desea congraciarse con el mundo y sus poderes.

El Concilio Vaticano II vino a preparar a la Iglesia para el futuro Orden Mundial.

En influyentes Universidades católicas se estableció una enseñanza teológica que atacaba directamente al dogma católico y a la fe, que introducía la aceptación de la herejía dando rienda suelta al modernismo y liberalismo. En muchas facultades de Teología un luterano se podía sentir como “en casa”. Esto ha supuesto que durante años han salido, y siguen saliendo, promociones de sacerdotes y laicos con tal formación anti dogmática y anticatólica.

20 de agosto de 2012. Para conmemorar “el día del masón”, se celebró una misa sacrílega en Belo Jardim, diócesis de Pesqueira, en Pernambuco, Brasil

La estructura jerárquica ha sido “tocada” con la creación de la Conferencias Episcopales, que han terminado en transformarse en núcleos de poder que se oponen al propio Magisterio de la Iglesia. Ello ha llevado consigo una devaluación manifiesta de la autoridad eclesiástica, y, por ende, de su propia credibilidad.

Con el ecumenismo y diálogo religioso, la Iglesia se presenta ante el mundo como una institución que dialoga con todos, que ya no tiene nada que condenar, ni en realidad nada que defender,  porque su nueva misión es el diálogo y la construcción de una sociedad plural y abierta a todas las creencias. Su nueva misión es la de construir un mundo mejor, de paz, fraternidad y amor.

Hoy tenemos una Iglesia que actúa como cualquier institución política, que aspira al Nuevo Orden Mundial, y que se somete a sus arquitectos.

Todo lo que es universal es masónico.

[1] Yves Marsaudon. L’oecumenisme vu par un franc-macon  de tradition. Editions Vitiano. Paris. 1964


7 respuestas a «Todo lo que es universal es masónico»

  1. Hace ya mucho tiempo que la Iglesia está eclipsada, como se ha anunciado desde el principio, por eso los católicos de conciencia no se sorprenden ni se preocupan ya de lo que suceda en la Cloaca Máxima Vaticana o en los aquelarres de los sectarios y gobernantes criminales. Todo sucede por orden y a su debido tiempo según el plan de la Divina Providencia, que no es destino ni determinismo puesto que Dios nos ha hecho a Su propia imagen y semejanza o sea libres.
    No nos quedemos boqueabiertos, que todo esto tenía que pasar, y está bien que así sea para que llegue pronto el fin del crimen y la impiedad.

  2. La humanidad siempre padeció de los “ataques” de la Serpiente Antigua. Desde CRISTO la Santa Iglesia supo cumplir con sus obligaciones –anunciar La Palabra de DIOS-, defenderse, crecer y, aún a costa de grandes tribulaciones, brillar con luz propia. Los asaltos a la Silla de Pedro fue el primer objetivo de estos dementes, casi lo consiguieron en el cónclave de 1903 con Rampolla. Llama la atención que uno de los Papas más preclaros y luchadores en el tema de la Masonería tuviese de mano derecha a su Secretario de Estado el Cardenal Rampolla. Ello indica que estos dementes ya eran muy activos desde la Ilustración infiltrándose en el clero y posteriormente escalando posiciones. La Iglesia de principios del siglo XX, a pesar de las manzanas podridas dentro de sus filas, se mantenía bien y fue, justo con la usurpación de Roncalli en 1958, cuando la demolición fue ininterrumpida. Entraron a saco y no han parado.
    Llama poderosamente la atención que no han tenido una oposición clara aún con sus “cantosas” actuaciones; por ejemplo la “confraternización” con el popurrí de religiones realizado por Wojtyla algo que cualquier católico de a píe con 2 dedos de frente debería poner el “grito en el Cielo”. Con Bergoglio se ha llegado al summum de la destrucción. En la actualidad nadie que se considere cristiano puede permanecer en silencio, tiene la obligación de dar la cara aún a costa de las consecuencias negativas que pueda padecer. Que tengan presente los cristianos, los que salgan de su letargo, que jamás nos dejará colgado Nuestra Santísima Madre la Virgen María y que DIOS toma nota de todas nuestras actuaciones. Hay que tomarse muy en serio nuestra FE y tenerlo muy claro: Nos están atacando y no estamos defendiéndonos.
    … Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos. No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada. Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra; y los enemigos del hombre serán los de su casa. El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí;…

  3. El Cristo vino a señalar el desvío de los labradores arrendatarios asesinos que adulteraron el odre viejo de Abraham. Pero desde el minuto cero el odre nuevo (nueva alianza, nuevo deposito de confianza del Padre en su creación rebelde) sufrió ataque, como predijo Daniel y el propio Cristo, cuando en le monte de los olivos y mirando al templo explicó al atónito y confuso grupo de discípulos lo que habría de venir. Siempre ha sido una lucha entre el sacrificio inherente a la genética de supervivencia egoísta que nos ata a la tierra, y la misericordia para con tu especie humana, pero «todo» el prójimo, punto y aparte del resto de especies. Para el viejo novus ordo racista de los amos anglo sionistas (cuyo padre, es el padre de la mentira), otrora marranos; siempre labradores arrendatarios de turno… como para sus lacayos masones de toda antítesis, la ley es la de selección natural de esta vida, la de las bestias, donde solo cuenta el más fuerte (en todos los sentidos), el que somete al resto (como dijo Disraeli). No es casual pues el odio hacia el Cristo y su doctrina, la Luz, la Verdad absoluta (por contraposición al relativismo que siempre da la razón al que tiene la fuerza de imponerla de uno u otro modo), ya que es radicalmente opuesta la visión de la realidad. Estamos asistiendo a un genocidio planeado desde antiguo, el sueño del masón Nietzsche, de Aristóteles, de Platón en su Republica pre masónica; eliminara a los más débiles y dedicar todos los recursos a los «mejores», a los más convenientes, a los amiguetes, a los que más temes, etc. De seguir indefinidamente este mundo/vida, probablemente terminaría quedando uno solo, porque es una filosofía auto destructiva.
    Creced y multiplicaos, pero no de cualquier modo, sino sino tendiendo una red de apoyo entre todos, para que un Padre pueda sentirse orgulloso de sus hijos.

    La Verdad os hará libres. Eso es lo que más temen del verdadero cristiano, porque no se doblega. Así, conquistó un imperio, con los mártires, no con la espada. La adulteración se multiplicó justo cuando la iglesia «toco» poder terrenal. Y la Reforma, lejos de corregir, abundo en el error, apoyándose en el odre viejo (rebosante de sacrificio) y arrinconando el nuevo (rebosante de misericordia). Toda la oposición ha venido de ahí.

    «Y esta es la condenación: que la Luz vino al mundo y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Todo el que hace el mal, odia la luz y no viene a la luz para que no sean criticadas sus obras. Pero el que obra el bien viene a la luz para que se vea … (para que todos vean y no unos pocos elegidos interesados) que sus obras están hechas conforme a Dios.»
    Más claro no se puede decir, masoncetes que os decís católicos, cristianos,… en el fondo sois todos ateos, como vuestros amos; cuando no degenerados adoradores del Malo, del mal, directamente.

    La masonería operativa, era la gremial de canteros cristiana original, cuyas reuniones estaban protegidas por el derecho real para reunirse en secreto y guardar así las técnicas arquitectónicas que permitían distinguir a una ciudad de otra por la expresión de su mayor fe, gracias a los mayores alardes constructivos, lo que llevó a evolucionar este arte, sentando las bases del cálculo vectorial. La élite marrana, dispersa en poderosas urbes con puerto de mar desde donde operaban las adineradas familias endogámicas, conectadas entre si, infiltró a sus testaferros bajo chantajes y sobornos, forzando la inclusión de masones «aceptados» que no tenían nada que ver con la construcción, so pretexto de enriquecer las tenidas. El paso siguiente fue echar a los canteros y vaciar la masonería de contenido para rellenarla de mentira y veneno: sería el arma conspirativa perfecta con la que conquistar el mundo. Rápidamente se impusieron filtros anticristianos con las Constituciones de Anderson.
    Se montó el teatrillo de marionetas (poli bueno, poli malo) de las antítesis relativas, para manejar a la escoria Disraeli Rothschild. Así, a la GLUI le salió una aparentemente opuesta en el nuevo cortijo USA (la City se quedó pequeña), que se disolvió inmediatamente después de tomar posesión del nuevo monstruo. Más tarde, de la Revolución Francesa vendría la masonería irregular, revolucionaria, de izdas, etc. que fabricaría un nuevo monstruo rojo, base del proyecto granja de humanos que nos ocupa actualmente: ganado, el justo.
    El paripé: aparentemente enfrentadas, pero realmente tan solo en las bases, porque el secreto y la obediencia radicales permite a los altos grados servir a los amos, que diría Mazzini a Pike. En fin, una basura detrás de otra.
    Es realmente una pirámide de mentiras, a más abajo, más mentiras y más burdas. La infiltración en las instituciones, lo es también: de arriba abajo. El ojo del billete, no es el de ningún Rothschild, no hay que ser muy listo para saber que es del príncipe encargado de este mundo/vida.

    1. «élite marrana …puertos de mar…»
      curioso que el palacio sumum de esta escoria se halle en una isla (tenerife),vaya a ser restaurado con dinero público…
      curioso que a mediados del s.17 apenas quedaban Españoles en las islas afortunadas,siendo más que probable la sustitución étnica y la inmigraciòn masiva de marranos a esos lares y el odio perpetuo a los Españoles originales.
      Ya se sabe islas ratas y piratas.

  4. El Encargado, por voluntad propia, de enviarnos las tentaciones y las desgracias: no nos dejes caer en la tentación, más líbranos del Malo (Mateo). Sospecho que Dios no condena a nadie, nos condenamos solos. Somos juez y parte. El regalo es, que podemos elegir.

  5. La misión de la Iglesia desde sus inicios es de cumplimiento dificilísimo. Siempre en conflicto entre el mundo y la Verdad. Siempre atacada por las fuerzas del mal, pero también y de otra forma por los mismos católicos que bajo interpretaciones bienintencionadas quieren preservarla de lo que ellos suponen son errores. Ya en su origen, la Iglesia enfrentó el problema de la circuncisión y de abrirse a los no judíos. Este tema, en aquellos tiempos, debió representar una cuestión vital a los cristianos judíos, los cuales debieron ver una novedad contraria a sus ideas. Pero el tiempo ha demostrado que esa novedad, inadmisible para muchos, era en realidad el designio de Dios.

    Con esto no se quiere decir que toda novedad deba ser aceptada como buena, pero debe servir para reflexionar y ser prudentes sobre lo que nos pueden parecer errores del momento.

    Yo matizaría algunas afirmaciones del artículo: “Con el ecumenismo y diálogo religioso, la Iglesia se presenta ante el mundo como una institución que dialoga (quiere dialogar) con todos, que ya no tiene nada que condenar (sigue condenando los temas esenciales), ni en realidad nada que defender (sigue defendiendo los dogmas), porque su nueva misión es el diálogo y la construcción de una sociedad plural y abierta a todas las creencias. Su nueva misión es la de construir un mundo mejor, de paz, fraternidad y amor. (Su misión de siempre sigue siendo la de predicar el Evangelio y la de trabajar para un mundo mejor, de paz, de justicia y de amor).
    La Iglesia, a pesar de las dificultades, permanece guiada por Dios

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad