Trepidante discurso de Trump

Con motivo de la festividad del 4 de Julio, fiesta nacional en los EE.UU., el presidente Donal Trump pronunció ante el monumento del Monte Rushmore un importantísimo discurso del cual les ofrecemos los párrafos más significativos de aplicación a los países como el nuestro donde llega la ola que también anega Norteamérica. No se lo pierdan.

Hoy, rendimos homenaje a las vidas excepcionales y los legados extraordinarios de George Washington, Thomas Jefferson, Abraham Lincoln y Teddy Roosevelt.  Estoy aquí como su Presidente para proclamar ante el país y ante el mundo: este monumento nunca será profanado, estos héroes nunca serán desfigurados, su legado nunca, nunca será destruido, sus logros nunca serán olvidados, y el Monte Rushmore será para siempre como un eterno homenaje a nuestros antepasados ​​y a nuestra libertad.

56 patriotas que se reunieron en Filadelfia hace 244 años y firmaron la Declaración de Independencia. Engarzaron una verdad divina que cambió el mundo para siempre cuando dijeron: “… todos los hombres son creados iguales”.

Nuestros Fundadores declararon audazmente que todos estamos dotados de los mismos derechos divinos que nos dio nuestro Creador en el Cielo. Y lo que Dios nos ha dado, no permitiremos que nadie nos lo quite, nunca. 

A medida que nos reunimos aquí esta noche, existe un peligro creciente que amenaza cada bendición por la que nuestros antepasados lucharon tanto, lucharon hasta que se desangraron para asegurarlas.

Nuestra nación está siendo testigo de una campaña despiadada para borrar nuestra historia, difamar a nuestros héroes, borrar nuestros valores y adoctrinar a nuestros hijos.

Multitudes enfurecidas están tratando de derribar las estatuas de nuestros Fundadores, desfigurar nuestros monumentos más sagrados y desatar una ola de crímenes violentos en nuestras ciudades. Muchas de estas personas no tienen idea de por qué están haciendo esto, pero algunos saben exactamente lo que están haciendo. Piensan que el pueblo estadounidense es débil, blando y sumiso. Pero no, el pueblo estadounidense es fuerte y orgulloso, y no permitirá que le quiten a nuestro país, y todos sus valores, historia y cultura.

Una de sus armas políticas es “Borrar la cultura”: expulsar a las personas de sus trabajos, avergonzar a los disidentes y exigir la sumisión total de cualquiera que no esté de acuerdo. Esta es la definición misma de totalitarismo, y es completamente ajena a nuestra cultura y nuestros valores…

Este ataque a nuestra libertad, nuestra magnífica libertad, debe detenerse y se detendrá muy rápidamente. Expondremos este movimiento peligroso, protegeremos a los niños de nuestra nación, terminaremos este asalto radical y preservaremos nuestro querido estilo de vida estadounidense.

En nuestras escuelas, nuestras salas de redacción, incluso en nuestras salas de juntas corporativas, existe un nuevo fascismo de extrema izquierda que exige lealtad absoluta. Si no habla su idioma, realiza sus rituales, recita sus mantras y sigue sus mandamientos, entonces será censurado, desterrado, incluido en la lista negra, perseguido y castigado. No nos va a pasar.

No se equivoquen: esta revolución cultural de izquierda está diseñada para derrocar a la Revolución Americana. Al hacerlo, destruirían la misma civilización que rescató a miles de millones de la pobreza, la enfermedad, la violencia y el hambre, y que llevó a la humanidad a nuevas alturas de logros, descubrimientos y progreso.

Para hacer esto posible, están decididos a derribar cada estatua, símbolo y memoria de nuestro patrimonio nacional.

Es por eso que estoy desarrollando la aplicación de la ley federal para proteger nuestros monumentos, arrestar a los manifestantes y enjuiciar a los delincuentes con el mayor rigor de la ley.

Me complace informar que ayer, agentes federales arrestaron al presunto cabecilla del ataque contra la estatua de Andrew Jackson en Washington, D.C. y, además, cientos más han sido arrestados.

Según la orden ejecutiva que firmé la semana pasada, en relación con la Ley de Reconocimiento y Preservación de los Veteranos y otras leyes, las personas que dañen o desfiguren las estatuas o monumentos federales recibirán un mínimo de 10 años de prisión.

El caos violento que hemos visto en las calles de las ciudades dirigidas por demócratas liberales, en todos los casos, es el resultado predecible de años de adoctrinamiento extremo y prejuicios en la educación, el periodismo y otras instituciones culturales.

Contra todas las leyes de la sociedad y la naturaleza, a nuestros hijos se les enseña en la escuela a odiar a su propio país y a creer que los hombres y mujeres que lo construyeron no fueron héroes, sino villanos. La visión radical de la historia estadounidense es una red de mentiras: se eliminan todas las perspectivas, se oscurecen todas las virtudes, se retuerce cada motivo, se distorsiona cada hecho y cada defecto se magnifica hasta que se purga la historia y se desfigura el registro más allá de todo reconocimiento. 

Ningún movimiento que busque desmantelar estos preciados legados estadounidenses puede tener amor por Estados Unidos en su corazón. No puede tenerlo. Ninguna persona que se quede callada ante la destrucción de esta herencia resplandeciente puede llevarnos a un futuro mejor.

La ideología radical que ataca a nuestro país avanza bajo la bandera de la justicia social. Pero en verdad, demolería tanto la justicia como la sociedad. Transformaría la justicia en un instrumento de división y venganza, y convertiría a nuestra sociedad libre e inclusiva en un lugar de represión, dominación y exclusión.

Quieren silenciarnos, pero no seremos silenciados… 

Declararemos la verdad en su totalidad, sin disculpas…

Estamos orgullosos del hecho de que nuestro país fue fundado sobre principios judeocristianos, y entendemos que estos valores han promovido radicalmente la causa de la paz y la justicia en todo el mundo.

Sabemos que la familia estadounidense es la piedra angular de la vida estadounidense.

Reconocemos el derecho solemne y el deber moral de cada nación de asegurar sus fronteras. Y estamos construyendo el muro.

Recordamos que los gobiernos existen para proteger la seguridad y la felicidad de su propia gente. Una nación debe cuidar primero a sus propios ciudadanos.

Creemos en la igualdad de oportunidades, la justicia equitativa y el trato igual para los ciudadanos de todas las razas, origen, religiones y credos. Cada niño, de cada color, nacido y no nacido, está hecho a la imagen sagrada de Dios.

Queremos un debate libre y abierto, no códigos de discurso y silenciar la cultura.

Aceptamos la tolerancia, no el prejuicio.

Apoyamos a los valientes hombres y mujeres de las fuerzas del orden.  Nunca aboliremos nuestra Policía o nuestra gran Segunda Enmienda, que nos da el derecho de mantener y portar armas.

Creemos que a nuestros hijos se les debe enseñar a amar a su país, honrar nuestra historia y respetar nuestra gran bandera estadounidense.

Nos mantenemos erguidos, orgullosos y solo nos arrodillamos ante Dios Todopoderoso.

Esto es lo que somos. Esto es lo que creemos. Y estos son los valores que nos guiarán a medida que nos esforzamos por construir un futuro aún mejor.

Quienes buscan borrar nuestra herencia quieren que los estadounidenses olviden nuestro orgullo y nuestra gran dignidad, para que ya no podamos entendernos a nosotros mismos ni al destino de Estados Unidos. … buscan disolver los lazos de amor y lealtad que sentimos por nuestro país y que sentimos el uno por el otro. Su objetivo no es una América mejor, su objetivo es el fin de América.

En su lugar, quieren poder para sí mismos.

Nunca dejaremos que saquen a los héroes de Estados Unidos de nuestros monumentos o de nuestros corazones. Al derribar a Washington y Jefferson, estos radicales derribarían la herencia por la cual los hombres dieron sus vidas para ganar la Guerra Civil; borrarían el recuerdo que inspiró a esos soldados a morir…

Derribarían los principios que impulsaron la abolición de la esclavitud en Estados Unidos y, en última instancia, en todo el mundo, poniendo fin a una institución malvada que había plagado a la humanidad durante miles y miles de años. Nuestros oponentes destrozarían los mismos documentos que Martin Luther King utilizó para expresar su sueño, y las ideas que fueron la base del movimiento justo por los Derechos Civiles. Derribarían las creencias, la cultura y la identidad que han hecho de Estados Unidos la sociedad más vibrante y tolerante en la historia de la Tierra.

Conciudadanos, es hora de hablar en voz alta, fuerte y poderosa y defender la integridad de nuestro país.

Es hora de que nuestros políticos invoquen la valentía y la determinación de nuestros antepasados estadounidenses. Es el momento de plantar nuestra bandera y proteger a los más grandes de esta nación, para los ciudadanos de todas las razas, en cada ciudad y en cada parte de esta gloriosa tierra. Por el bien de nuestro honor, por el bien de nuestros hijos, por el bien de nuestra unión, debemos proteger y preservar nuestra historia, nuestra herencia y nuestros grandes héroes.

Aquí esta noche, ante los ojos de nuestros antepasados, los estadounidenses declaramos nuevamente, como lo hicimos hace 244 años: que no seremos tiranizados, no seremos degradados y no seremos intimidados por personas malas y malvadas. Eso no sucederá.

Ante las mentiras destinadas a dividirnos, desmoralizarnos y disminuirnos, mostraremos que la historia de Estados Unidos nos une, nos inspira, nos incluye a todos y hace que todos sean libres.

Debemos exigir que a nuestros hijos se les enseñe una vez más a ver América como lo hizo el reverendo Martin Luther King, (quien) Llamó a sus conciudadanos a no destruir su herencia, sino a vivir de acuerdo con su herencia.

Sobre todo, a nuestros hijos, de todas las comunidades, se les debe enseñar que ser estadounidense es heredar el espíritu de las personas más aventureras y seguras que jamás hayan caminado sobre la faz de la Tierra.

Los estadounidenses somos las personas que perseguimos nuestro Destino Manifiesto a través del océano, hacia el desierto inexplorado, sobre las montañas más altas, y luego hacia los cielos e incluso hacia las estrellas. 

Desde esta noche y desde este magnífico lugar, avancemos unidos en nuestro propósito y afianzados de nuevo en nuestra resolución. Vamos a criar a la próxima generación de patriotas estadounidenses. Escribiremos el próximo capítulo emocionante de la aventura estadounidense. Y les enseñaremos a nuestros hijos a saber que viven en una tierra de leyendas, que nada puede detenerlos y que nadie puede detenerlos.

Ha sido un gran honor para la Primera Dama y para mí estar con ustedes. Amo vuestro estado. Amo este país. Me gustaría desearles a todos un feliz cuatro de julio. A todos, que Dios los bendiga, que Dios bendiga a sus familias, que Dios bendiga a nuestro gran ejército y que Dios bendiga a los Estados Unidos. Muchas gracias.


5 respuestas a «Trepidante discurso de Trump»

  1. En conjunto, no pasa de ser un típico discurso patriotero al estilo «americano»; pero, ¡ya quisiera yo!, ver y sentir ese mismo grado de «patrioterismo» en los políticos españoles.

    1. No es un discurso patriotero, si me lo permites. Está cargado de mensajes y referencias
      a valores y principios que son la esencia de la revolución americana y que, a diferencia de España y «UROPA», los han «vacunado» y proteguido de comunismos, relativismo moral y el laicismo «talibán» durante 245 años. Dios bendiga a este hombre, le proteja y le ayude a ganar las elecciones, de lo contrarío el mundo caminará hacia un nuevo orden y los primeros en caer seremos los europeos, y entre ellos, los españoles.

      1. Después de leer su comentario, ya solo cabe esperar que aparezcan los personajes de Marvel y DC al completo para salvarnos a todos.

        El malvado N.O.M. (con sede en Andorra, como es sabido…) jamás alcanzará sus propósitos, por mucha ayuda que reciba de sus esclavos europeos. God Bless America!

        En fin, tiene usted derecho a pensar como le plazca.

  2. Este presidente tiene algo interesante no es perfecto y menos santo pero si se que Dios lo toma como instrumento para detener en algo el nuevo orden mundial es la piedra en el zapato para los del estado profundo y globalistas satanicos que quieren imponer un comunismo mundial Dios bendiga a este señor provida y patriota.

    1. Estimado seguidor: exacto. Trump ni es santo, tampoco de nuestra devoción, ni perfecto, ni el ideal, entre otras cosas porque es yanqui, pero hoy por hoy es de los muy pocos que cantan la cuarenta en algunos aspectos, lo que siendo el presidente de la primera potencia mundial, ya es bastante. Otros, tampoco santos ni ideales, pero que lo quieren parecer, no se atreven ni a la mitad, sino todo lo contrario. Saludos cordiales

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*