Un abismo insalvable separa hoy a Rusia de Occidente

El pasado 28 de Noviembre, se celebró en Moacú un nuevo Pleno del Consejo Mundial del Pueblo Ruso, organización que va más allá de lo que su nombre puede hacernos creer a simple vista. En él, hubo dos discursos esenciales: el del filósofo y politólogo Alexander Dugin, y el del propio Vladimir Putin. Tanto uno como otro, así como la propia celebración de este nuevo Pleno, han pasado desapercibidos para los ciudadanos occidentales por mor de la censura que sobre todo lo que venga o suceda en Rusia se ejerece en nuestros tan «democráticos» y «liberales» países, debido al globalismo que se nos impone prohibiendo, censurando e impidiendo activamente que accedamos a lo que se piensa y sucede en la Federación Rusa. Para paliar lo anterior, vamos a resumir lo dicho por Dugin y mejor aún por Putin, cuyo discurso, máxime viniendo de quien tiene las responsabilidades del poder es esencial para saber qué piensa y qué pasa en Rusia, y por ello el por qué Occidente, de la mano totalitaria del globalismo anglo-norteamericano, se empeña en combatir, con Ucrania como campo de batalla militar, contra Rusia.

El discurso de Dugin:

Alexander Dugin

Alexander Dugin subrayó la importancia de que Rusia tenga una ideología basada en su patrimonio y valores históricos, pero que no sea creación artificial o calco de las ideas venidas de afuera. Según Dugin, la idea rusa debe fundarse en:

  1. Rusia debe conocer su pasado y trazar su futuro, haciendo hincapié en la necesidad de establecer una continuidad histórica. Rusia tiene un pasado que sigue vivo, pues el pueblo ruso fue, es y será.
  2. Es necesario superar las divisiones de derecha e izquierda. Se debe encontrar una forma de defender al mismo tiempo la cultura rusa y evitar las desigualdades sociales. Es necesario combinar el tradicionalismo y la justicia social.
  3. Rusia esta compuesta por el pueblo ruso y otros pueblos hermanos que se han unido a ella a lo largo de los siglos. Estos pueblos no son enemigos, sino hermanos.
  4. Rusia debe deshacerse de la influencia que el Occidente liberal ejerce sobre ella, pues los valores liberales son incompatibles con la idea rusa“La civilización occidental se ha desligado de sus raíces históricas y puede ser considerada como satánica. Esto no es una simple metáfora, pues hasta nuestro presidente ha hablado de ello. El liberalismo occidental nos impuso sus parámetros después de nuestra derrota y esto dio como resultado el nacimiento del neonazismo ucraniano. Debemos liberarnos de esta ideología global».
  5. Es necesario practicar la amistad con otras civilizaciones en términos de igualdad, como lo son el mundo chino o hindú, que tienen una visión muy diferente al mundo occidental.
  6. Rusia debe luchar por asumir el lugar que le corresponde en el mundo.

El discruso de Putin:

Putin basó su discurso en una idea-fuerza simple pero contundente: un abismo insalvable separa a Rusia de Occidente, de ese Occidente en plena y galopante decadencia que, además, se empeña, ciego, en acelerar.

  • Rusia lucha en Ucrania «no sólo por la libertad de Rusia, sino por la libertad del mundo entero», contra la dictadura de la hegemonía del mundo unipolar reinante desde después de la II Guerra Mundial (cuyo hegemón es EEUU). En esa lucha, Rusia intenta bloquear «el camino de los que aspiraban a la dominación del mundo y al excepcionalismo».
  • Rusia no sólo es Rusia, el pueblo ruso no sólo son los rusos, sino que forman una «gran nación rusa, una trinidad de rusos, bielorrusos y ucranianos».
  • Rusia «se enfrenta a la ingente tarea de desarrollar vastas zonas desde el Pacífico hasta el mar Báltico y el mar Negro», y para ello, necesita preservar y aumentar su población, lo que constituye un «objetivo para las próximas décadas e incluso generaciones venideras». Este es el futuro del mundo ruso, la Rusia milenaria y eterna». Esta tarea sólo puede ejecutarse mediante familias numerosas que «se conviertan en la norma, en una forma de vida para todos los pueblos de Rusia» porque «la familia no es sólo la base del Estado y la sociedad, es un fenómeno espiritual, una fuente de moralidad», pero bien entendido que al trascendental y urgente reto demográfico no se puede responder «únicamente con dinero, prestaciones sociales, subsidios, privilegios o programas específicos», porque «los puntos de referencia de la persona en la vida importan más. El amor, la confianza y una base moral sólida son los cimientos sobre los que se construyen la familia y el nacimiento de un hijo».
  • Aunque «la Iglesia está separada del Estado […] la Iglesia no puede separarse de la sociedad ni de las personas», por eso, es adquiere suma «importancia la participación de los representantes de todas las religiones tradicionales rusas en la educación y la crianza de nuestra juventud, y […] en la consolidación de los valores espirituales, morales y familiares».
  • Rusia es la continuación en el tiempo y en la historia de «la antigua Rus, el zarismo de Moscovia, el Imperio Ruso, la Unión Soviética y la Rusia moderna».

En lugar de invitar y promover la inmigración, el líder ruso pide a su pueblo que «sea fecundo y se multiplique [y] pueble la tierra en abundancia»; en lugar de promover poner parches a los problemas, o las familias monoparentales, o los “matrimonios” homosexuales, Putin alienta al renacimiento de la familia tradicional y numerosa en hijos; en lugar de promover el secularismo, el laicismo, la relajación espiritual, etcétera, el presidente ruso subraya la importancia de la religión; en lugar de promover la cultura de la cancelación, Vladimir Putin tiene en alta estima la continuidad histórica de su nación, sintiéndose heredero de toda ella, con sus luces y sombras, pero sin vilipendiar ni estigmatizar ninguna de sus etapas.

Putin considera que Rusia tiene el deber de combatir por la libertad propia y la del mundo o, al menos, de su mayoría, de los que se le quieran unir, en contra de la dictadura de lo políticamente correcto, del mundo unipolar que los EEUU y sus diversos sicarios o secuaces vienen imponiendo desde hace casi un siglo.

Y llamativa es, y debe ser tomada muy en cuenta, la descripción de rusos, ucranianos y bielorrusos como una sola y gran nación, concepto que va más allá de lo meramente retórico y superficial.

Así pues, la Rusia actual, la Rusia de Putin, es todo lo que el Occidente actual, decadente, no es, y viceversa. Estamos ante la constatación de la existencia, consolidación y profundización de un abismo que separa a Rusia de Occidente. El futuro dirá quién vence en esta guerra de civilizaciones o, mejor decir, por la civilización.


5 respuestas a «Un abismo insalvable separa hoy a Rusia de Occidente»

    1. Diría que es un discurso orientado desde Duguin, aprender de los errores cometidos para no repetirlos y sobre todo no olvidar la memoria que conecta con su ancestro. El franquismo solo fue una pequeña etapa de nuestro tiempo, pero también tenía sus errores, pero se superaban con la visión de la Fallange. Aplicar la función regia da sus frutos en el tiempo, pero cuando se deja de aplicar, todo se degenera hasta el día de hoy. De esos pequeños errores del franquismo, la puerta estaba entre abierta para diseminar toda la subversión ideológica que nos ha llevado hasta hoy.

      El discurso de Putin está envuelto con el garante de la familia autóctona, el valor más importante para sobrevivir contra el cáncer de occidente, MULTICULTURALISMO, del liberalismo por parte de la derecha moderna y marxismo cultural por parte de la izquierda, son las dos caras de la misma moneda que balancea el sionismo internacional a su interés. Posiblemente, los sabios de Putin sepan algo que nosotros no sabemos, pero intentamos imaginarlo, tienen trazado una estrategia desde hace tiempo, para combatir las hordas subversivas, el cáncer tecnocrático de todo el planeta, caballo de Troya de la extinción humana. Por lo tanto, harán lo que sea para sobrevivir y lo tienen muy claro desde la mente y el espíritu, lo que nosotros como país nos cuesta discernir para poder trazar nuestra propia estrategia, si es que queremos sobrevivir.

      Saludos cordiales

  1. Llevo más de 10 años leyendo artículos escritos por Alexander Dugin, en su blog llamado Geopolitika, y he llegado a la conclusión de que está anclado en una idea romántica de la Rusia zarista del Siglo XVIII. Por otra parte, su Cuarta Teoría Política, que está basada en el «eurasianismo», tiene unos grandes fallos porque propone que el pueblo ruso forme un bloque geopolítico con China, con India y con los paises musulmanes (aunque, al parecer, se ha debido dar cuenta de que los musulmanes no son unos aliados fiables porque no los ha mencionado en este Congreso). El pueblo ruso tiene mucha más afinidad cultural con Europa que con China o con India y, además, China reclama a Rusia la devolución de grandes extensiones de su territorio, en la Siberia oriental, que fueron conquistados en el Siglo XIX por la Rusia zarista.
    La mejor estrategia que podrían adoptar los paises europeos, una vez que termine el conflicto armado en Ucrania, es restablecer las relaciones diplomáticas y comerciales con Rusia (llegando incluso a un acuerdo de libre comercio) y oponerse a que Ucrania se incorpore a la OTAN porque esa sería una espina clavada en el corazón de Rusia (aunque Ucrania sí que podría integrarse en la Unión Europea). Si a Estados Unidos le sentara mal esa estrategia europea pues…que le den. A Europa le interesa llevarse bien con un inmenso país, con el cual tiene miles de kilómetros de frontera, y que está armado con bombas atómicas. Ojala algún día los paises occidentales y Rusia sean aliados militares porque los rusos no son nuestros enemigos, como tampoco lo son los chinos ni los hindúes. Dejo a la imaginación de quienes lean este comentario que deduzcan quienes son nuestros verdaderos enemigos, desde hace 1.400 años.

    1. Muy de acuerdo con usted, pero Europa no es soberana, es una colonia anglosionista, manejada por la OTAN y los fondos de inversión BlackRock y Vanguard. Por lo tanto, Rusia ha sido desplazada hacia China por la desidia de Europa, lo mismo que el poder del dinero se ha trasladado a la ruta de la seda, tiene que ver con el gobierno mundial que han diseñado. Si Europa fuera soberana, tendría buenas relaciones con Rusia y no se hubiera desplazado a las manos de China, que no la gobiernan los chinos, más bien el estado profundo de los innombrables. Europa padece una invasión inmigratoria para que no despierte y se haga soberana, por eso diseñaron el plan Kalergi y la subversión ideológica del MULTICULTURALISMO. Una Europa soberana no se hubiera dejado invadir por la inmigración de las guerras que azuzan en oriente para que así sea y las empresas de producción no estarían en China, somos dependientes y nos están importando el crédito social chino. El enemigo lo tenemos dentro de Europa y España es el primer país que han elegido para balcanizar toda Europa para implantar las euro regiones, con su euro digital de ciudades de 15 minutos. Tanto el marxismo cultural, como el liberalismo, los controla el colonialismo anglosionista, o se despierta de una vez o ya no tendremos oportunidad. En referencia a Duguin, es la parte de filosofía para hacer frente a la subversión ideológica que padece occidente, y ante este cáncer, necesitan defenderse con la cuarta teoría política de Duguin.

      Saludos cordiales

  2. Europa, probablemente desde su proyecto comunitario (sino antes), está destinada a ser un apéndice de Rusia; la comedura de coco era, como conseguirlo. Y la respuesta es africanizándola y corrompiéndola hasta la medula.
    Finalmente quedara un gran corral para la escoria humanoide: Africa y Eurasia, al fin domadas con mano de hierro.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad