Estigma de infamia e indignidad

La sepultura y los restos de Francisco Franco, y los de José Antonio, van a ser profanados; porque aunque se vista de exhumación, profanación es.

Compartir
mm

No hay parangón en la historia de la Humanidad de un hecho similar. En todo caso, y hay grandes diferencias, habría que retrotraerse a las profanaciones de los sepulcros del Cid y del Gran Capitán por las tropas napoleónicas, o a las llevadas a cabo por los milicianos frentepopulistas –del PSOE, PCE, anarquistas y separatistas de ERC– de los sepulcros de monjas y sacerdotes previos y durante nuestra contienda de 1936-39.

El hecho, la profanación que se anuncia, y que si Dios no lo remedia se va a llevar a cabo en breve, no cabe en cabeza humana; sólo si corresponde a la de unos degenerados morales, pervertidos mentales y corrompidos espirituales, es decir, en cabeza de verdaderos y absolutos desechos humanos o de posesos.

Pero además de ellos, con  el patético Pedro Sánchez a la cabeza que en su locura stalinista ha tomado el protagonismo, disfruta con ello y cree que está haciendo Historia, en el buen sentido de la palabra, el estigma de infamia e indignidad va a pesar también sobre los siguientes:

* El PSOE y Podemos; todos sus afiliados, votantes y/o simpatizantes.

* Los demás partidos que votaron a favor; fundamentalmente los separatistas de toda ralea; catalanes, vascongados y gallegos; todos sus afiliados, votantes y/o simpatizantes.

* En la partitocracia española, corrupta y corruptora; régimen y sistema bajo cuyo amparo se va a realizar.

* El Congreso y el Senado españoles; todos sus miembros.

* El Partido Popular que siempre actuó con bien calculada hipocresía, cinismo y cobardía; todos sus afiliados, votantes y/o simpatizantes.

* La Casa Real, comenzando por Juan Carlos I, que nunca ha defendido en lo más mínimo a quien todo se lo debe, siguiendo por Felipe VI, que de tal palo tal astilla, y aún peor.

* Las Fuerzas Armadas, cuyos componentes no han sido capaces de dar la cara por el que posiblemente sea el mejor soldado que ha tenido España, ejemplo insigne donde los haya de militar y encarnación sublime de patriotismo y de amor a España.

* La Iglesia española, sobre todo su jerarquía y clero y religiosos, que pudiendo y más aún debiendo, no sólo han callado, sino que facilitan la profanación; esa Iglesia, que también todo se lo debe a Franco, pues evitó que fuera barrida literalmente de la faz de España; quien fue además católico excepcionalmente ejemplar, que todo lo hizo y dio por Dios y por su Iglesia.

* El pueblo español de estas últimas décadas en su conjunto, salvo escasas excepciones –que por escasas son más honrosas todavía–, beneficiario directo, absoluto y total de la etapa de gobierno de Franco –excepto, claro, los que eran y son enemigos de España–, que con su pasividad, indiferencia o apoyo con sus votos o acciones a todos los citados anteriormente, va a demostrar que son mal nacidos por desagradecidos.

Que a nadie le quepa la menor duda de que esta mancha, este estigma de infamia e indignidad gravará la historia de España, a España y a los españoles de una forma singular para siempre; que a nadie le quepa duda de que este tipo de acciones se pagan antes o después, y se pagan muy, muy caras.

Esta mancha, este estigma de infamia e indignidad permanecerá indeleble por los siglos de los siglos como marca con hierro candente.

Sólo con la devolución de tales restos al lugar que hoy ocupan, en acto solemne y con representación de todos aquellos sobre los que va a recaer esta mancha, este estigma, podrá lavarse y reparar la infamia y la indignidad que suponen, de la que, como hemos dicho al principio, no hay parangón.

Compartir

7 thoughts on “Estigma de infamia e indignidad”

  1. Este extraordinario artículo expresa con palabras lo que muchos sentimos, y le honra como español, como persona de bien, y como militar. Y expresa también la grandeza interior y la limpieza de corazón de quien lo escribe.
    Lo que estos jueces no saben es que algún día ellos serán Juzgados y comparecerán no como jueces sino como reos ante Dios Nuestro Señor, y que Dios se apiade de su triste destino.
    Si la Iglesia Española fuera de verdad la Iglesia Católica, mañana misma instaba la excomunión de tales jueces injustos, y de todo el Gobierno masónico, pero la Iglesia Española está para excomulgarla a ella.
    Fe en la Recta Justicia de Dios, porque el Tribunal Supremo con esta decisión se ha mancillado así mismo.

    «No hay peor tiranía que la que se ejerce a la sombra de las leyes y bajo el calor de la justicia» (Montesquieu).

  2. Magnífico artículo que refleja con total exactutud y precisión lo que sentimos muchos españoles, sentimiento que no tiene eco ni cabida en los medios de comunicación, todos ellos al servicio de los enemigos de España, de la «Progresía» y del pensamiento único de la izquierda impuesto con la connivencia cobarde, cuando no traidora, de la derecha.
    Pero si indigno y triste es todo esto que está sucediendo en torno a la figura del Caudillo, más indigno y triste es la indiferencia, el desinterés y la frialdad de aquellos que le deben al Generaliísimo reconocimiento y gratitud eterna.

  3. Por qué quiere el PSOE desenterrar a Franco.

    (Del artículo de Jesús Lainz, en Libertad Digital, el domingo 29-9-2019)

    «…
    José Manuel Otero Novas, diputado y ministro de UCD:

    – La noche del 30 de abril al 1 de mayo de 1976 le pedimos a Felipe González y otros dirigentes socialistas que suprimieran de un libro en ciernes una reivindicación orgullosa de su golpe de Estado de 1934. Les argumentamos que no era un buen comienzo de la democracia defender un ataque violento a las instituciones democráticas. Y se negaron. Salió la reivindicación. Y en 1984, el PSOE ya en el poder celebró en muchos puntos de España el cincuentenario del golpe, después de haber erigido estatuas a Prieto y a Largo Caballero, junto a la de Franco, al pie de los Nuevos Ministerios.

    Por todo lo anterior, y por mucho más que no cabe aquí, el PSOE lleva ochenta años intentando reescribir la Historia. Porque, ocultando la verdad y construyendo –según la certera expresión de Besteiro– un Himalaya de mentiras, lo que pretende el PSOE es borrar su culpa como principal responsable del hundimiento de la República y del estallido de la Guerra Civil y transferírsela a Franco. De este modo se blanquea su pasado y se legitima su presente y su futuro.

    Etapas de este plan han sido las condenas parlamentarias al 18 de Julio, la Ley de Memoria Histórica, las incesantes campañas de derribo de estatuas y cambios de calles, la continua agitación de rencores ideológicos e históricos en los medios de comunicación, etc. Y el último paso, de sin igual carga simbólica, está siendo la exhumación de Franco, lo que conducirá a otros pasos que se seguirán dando con el Valle de los Caídos, la Constitución de 1978, la Monarquía y la propia existencia de España como nación.»

    http://www.jesuslainz.es

    RECOMIENDO A QUIEN LEYERE EL ANTERIOR EXTRACTO, LA LECTURA COMPLETA DEL ARTÍCULO. NO TIENE DESPERDICIO.

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*