Un fenómeno criminal

«Nunca antes un fenómeno criminal ha tenido tan amplio apoyo internacional por parte de gobiernos, partidos políticos, organizaciones religiosas y civiles, opinión popular, ni nunca antes un estado soberano ha renunciado a ejercer control sobre sus fronteras». (Gianandrea Gaiani en la introducción al último libro de Francesca Totolo, Inferno Spa).

Francesca Totolo

Francesca Totolo es una periodista de investigación independiente que colabora con diversas agencias de prensa y sitios web italianos e internacionales. Su nuevo libro, que escribió teniendo en cuenta el Infierno de la Divina Comedia de Dante, se basa en una investigación sólida, minuciosa, diligente y exhaustiva. El resultado es el equivalente a una enciclopedia de quién es quién en el negocio (Spa es el acrónimo italiano de sociedad anónima) de la industria de los inmigrantes, una industria que mueve un flujo interminable de seres humanos y de dinero.

Su libro lo ha dividido en diferentes secciones, tituladas con algunos de los apelativos de Dante en su Divina Comedia: primero, los barqueros o Carontes que entregan miles de seres humanos al otro lado, luego las ONG hipócritas, seguidas por los traidores al país, al lado de los medios dominantes políticamente correctos, omnipresentes y organizaciones bien financiadas de todo tipo.

Todos estos personajes infernales tienen al final una “jefe”: George Soros y su alucinante red. Totolo está asegura, al final de su libro, que Soros es asimismo un actor, aunque del más alto nivel, que presta su rostro a los que ya han decidido que la población europea original debe ser reemplazada.

GEFIRA: ¿Cuánto tiempo llevas trabajando en este tema y cuáles son tus fuentes principales?

FT: En realidad, mi interés se vio reflejado en los artículos iniciales de Gefira (finales de 2016 – principios de 2017) que documentaron sin duda el contrabando de inmigrantes. El libro es, por lo tanto, el producto de dos años de investigación. Desde entonces, he estado revisando una por una estas ONG, sus sitios web e incluso pidiéndoles que revelen información, especialmente sobre sus finanzas: no hace falta decir que me he enfrentado con la mayor negación o, en el mejor de los casos, con informes estrictamente higienizados que no decían nada sobre sus fuentes financieras. Lo que me llamó la atención sobre algunos de estos sitios web de ONG es que se sabían por encima de la ley, con absoluta certeza de impunidad.

GE: ¿Qué pasa con los llamados medios de comunicación tradicionales, los grandes periódicos: qué hay de sus fuentes cuando escriben sobre este tema?

FT: Sus fuentes principales son los comunicados de prensa de las propias ONG.

GE: En su opinión, ¿qué tienen en común todas esas ONG?

FT: Todas esas ONG internacionales como Avaaz, Oxfam, Amnistía Internacional, Human Rights Watch y muchas otras tienen una cosa en común: su fuente financiera es Soros. Su papel ha sido, y sigue siendo, hacer que los italianos se sientan culpables si no aceptan a los inmigrantes: legales o ilegales, que deben ser aceptados sin importar nada. Así que estas ONG, o los modernos Charons, como me gusta llamarlas, han contrabandeado a Italia de manera efectiva, directa o indirectamente, algo así como 700.000 personas en los últimos años. Debe entenderse, por ello, que algo como esto es una operación planificada desde su comienzo.

GE: ¿Desde cuándo?

FT: Desde 2008 que se fundó la asociación «Carta di Roma» en Roma, que puede considerarse la primera ONG financiada directamente por Soros en Italia. ¿Cuál es el propósito de esta “asociación de periodistas”? “Promover información correcta sobre inmigrantes, refugiados, solicitantes de asilo en Italia”. ¿No te hace pensar eso inevitablemente que Soros ya sabía en 2008 lo que sucedería tres años después en Libia y, por lo tanto, estaba allanando el camino para un «cambio»?

GE: ¿Qué pasa con la galaxia de ONG italianas financiadas por Soros?

FT: Los puse en mi libro entre los traidores a su propia gente. Uno de ellos sin duda: ASGI.

GE: ¿Qué es ASGI?

FT: Me gusta llamar a ASGI el brazo judicial de Soros en Italia. ASGI (Associazione Studi Giuridici sull’Immigrazione) trabaja no solo para promover una nueva legislación a favor de los inmigrantes, sino también para contrarrestar de manera efectiva, por medios legales, todas las medidas del gobierno italiano para hacer cumplir la ley con una gran cantidad de recursos que bloqueen el poder judicial haciéndolo notoriamente lento. Incluso lograron promulgar el derecho de cada recién nacido, independientemente de su estado legal, a recibir un bono de 800 euros del INPS, la agencia de asistencia social italiana. También fueron tan lejos como para defender en la corte a varios criminales convictos, confesos y condenados impidiendo su deportación a sus países de origen. Además, las ONG italianas como ASGI forman parte de una red internacional de ONG como ENAR.

GE: ¿Qué es ENAR?

FT: ENAR significa Red Europea Contra el Racismo, que comprende varias ONG y asociaciones. Una red que recibe fondos no sólo de Open Society, sino también de la UE y de una ONG estadounidense, el NDI (Instituto Nacional Demócrata), financiada directamente por el gobierno de los EE. UU. A través de la notoria y omnipresente agencia de USAID. Todas estas agencias contribuyen a crear lo que podríamos llamar un nuevo lenguaje o neolengua orwelliano.

GE: ¿Qué quieres decir con eso?

FT: La mencionada asociación de prensa «Carta di Roma» ahora «recomienda» que cualquier posible referencia al origen étnico de un delincuente se elimine de los artículos. Como periodista, podría enfrentarse incluso a cargos penales por el uso de palabras como «clandestino» o «Gipsy», y la única mención de la nacionalidad de un delincuente de ser siempre oscura, nunca clara.

GE: Ese nuevo lenguaje o neolengua debe ser implementado por la prensa y por políticos conformes dedicados a la causa. ¿Qué políticos italianos nombras en tu libro?

FT: No podría comenzar esta lista sin nombrar a Emma Bonino. Puede ser considerada por todos los medios la mano derecha de Soros en Italia. Ha fundado «Più Europa» (más Europa), una fiesta que recibe fondos directos de Open Society.

GE: ¿Qué pasa con los ex primeros ministros como Matteo Renzi?

FT: Mientras realizaba una investigación con Luca Donadel, otro periodista de investigación, hice un interesante descubrimiento de un acuerdo secreto de 2015 que Renzi en su calidad de primer ministro del gobierno italiano hizo con Irlanda y Malta, y que fue prolongado por su sucesor Gentiloni. Duró, por lo que hemos podido averiguar, al menos hasta 2017. Se llamó operación Pontus.

GE: Pontus nos recuerda vagamente un puente, ¿no es así?

FT: ¡Un puente operado por la Armada de Irlanda con al menos seis barcos militares diferentes y muy probablemente pagado, sin saberlo, por los contribuyentes italianos! Este descubrimiento se remonta al verano de 2017 cuando, junto con Donadel, descurbí un buque de guerra irlandés que visitaba regularmente los puertos sicilianos. Lo que nos hizo sospechar fue el hecho de que, en ese momento, la Irlanda no formaba parte de la Operación Frontex, el grupo de trabajo italiano coordinado SAR de la UE (Búsqueda y rescate). Esta actividad no fue mencionada en absoluto por la prensa italiana. Los irlandeses, sin embargo, dieron una respuesta a nuestras preguntas, sin renuencia.

GE: ¿Y la respuesta fue?

FT: Que la Armada irlandesa estaba efectivamente involucrada en operaciones de SAR bajo un acuerdo bilateral con el gobierno italiano firmado en mayo de 2015 y luego renovado en 2016 y 2017. La declaración oficial publicada por el Departamento de Defensa de Irlanda dejó en claro que la Armada de Irlanda estaba operando en estricta colaboración con las autoridades italianas. Entonces, de repente, los irlandeses se quedaron callados: dejaron de responder a mis preguntas sobre la financiación de esta operación un tanto secreta. ¿Por qué esta repentina reticencia? Supongo que Renzi y Gentiloni tuvieron su propia operación SAR financiada por los contribuyentes italianos, y los irlandeses se sintieron incómodos por revelar lo que realmente estaba sucediendo. Más tarde resultó que esta no era la única operación secreta llevada a cabo por el gobierno italiano.

GE: ¿Qué más estaba pasando?

Arian Delia

FT: En julio de 2018, el líder de la oposición al gobierno maltés, Arian Delia, reveló la existencia de un acuerdo secreto que se remonta a 2014 entre Renzi y el Primer Ministro de Malta, Joseph Muscat. Delia mencionó nada menos que un contrato entre los dos: Malta otorgaría a Italia los derechos de explotación petrolera en aguas maltesas a cambio de no permitir que los barcos SAR descarguen inmigrantes en los puertos malteses.

GE: ¿Algún comentario sobre esto de los dos gobiernos?

FT: Ninguno hasta ahora.

GE: ¿Qué hay de otros políticos italianos amigables con Soros que vale la pena mencionar?

Emma Bonino

FT: Emma Bonino con su amistad de décadas con Soros en realidad abre una lista bastante larga. Hay al menos catorce miembros italianos del parlamento europeo clasificados como «aliados» de la Open Society. Esto fue hecho público por piratas informáticos que hurgaron en el servidor de Open Society. Soros siempre cuenta con “viejos amigos” en la política italiana, como Romano Prodi, quien en 1995 llegó al punto de que la Universidad de Bolonia otorgó un título honorario en Ciencias Económicas a Soros, un hombre que se había embolsado solo tres años antes ¡el equivalente a 8 mil millones de euros de hoy especulando contra la lira italiana! En el siguiente año, 1996, Prodi se convirtió en primer ministro y en 1999 presidente de la comisión de la UE. Pero, por supuesto, estas son meras coincidencias.

GE: Por último, pero no menos importante. ¿Cuál es su opinión sobre los acontecimientos actuales en Libia y su posible peligro para una nueva ola de migrantes a Europa a través de las costas italianas?

FT: Lo que debería hacer que cada italiano se preocupe por la situación en Libia es que se asemeja dramáticamente a la de 2011: un gobierno italiano dividido incapaz de dejar una huella real en la escena internacional, una variedad de países siempre listos para maniobrar contra Italia y contra sus intereses nacionales.

GE: ¿Quién se destaca entre estos países?

FT: Francia, sin duda. Francia no está dispuesta a perder ninguno de sus intereses económicos que tiene en Libia. Francia eliminó efectivamente a Gaddafi en una operación conjunta con los EE. UU. en 2011, lo que condujo a la desestabilización completa del país y la consiguiente migración masiva de corte bíblico de los africanos subsaharianos. Puede volver a suceder si Libia se ve envuelta en una guerra civil a gran escala. Hay informes no confirmados de unas 800.000 personas listas para avanzar hacia Europa. Tengo informes de que las mismas ONG obsequiosas que mencioné en el libro están presionando para que se abran «corredores humanitarios» a Europa que traten a cualquier inmigrante como «refugiado». La situación es realmente volátil y debemos esperar que el actual gobierno italiano se mantenga firme en su decisión de mantener los puertos cerrados.

GE: Como siempre, hay muchos tiburones listos para hacer su mejor pesca en aguas turbias.

FT: Así es.

Compartir

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*