Un tibio al frente del Tribunal Constitucional

Glez. Rivas

Retengan este nombre, Juan José González Rivas, de perfil muy bajo, otros dicen discreto, para la gran mayoría de las personas, pero que desde 2012 es miembro del Tribunal Constitucional y al que por Real Decreto 281/2017, de 22 de marzo, se le nombró como su presidente, cargo que ocupa en la actualidad.

¿Habían oído hablar de él?

Según los medios estamos ante un magistrado conservador. Hasta el Consejo General de la Abogacía Española le cataloga con el mismo adjetivo. ¿Conservador?, ¿Dónde está el emoticono al que le caen dos lagrimones y se parte de la risa, para ponerlo a continuación de éste texto? Yo diría que es un tibio más de los muchos que abundan, a raudales, en nuestra sociedad en su estrato más alto. 

LA SENTENCIA SOBRE LA INCONSTITUCIONALIDAD DE LA LEY DEL ABORTO DE BIBIANA AIDO DESCANSA EN UN CAJÓN

El Excelentísimo, por varias veces, magistrado, es el mismo que según el Confidencial Digital, en artículo de Irene Dorta Hermoso de 24 de febrero pasado, decía: 

“La ponencia sobre la constitucionalidad de la ley del aborto está escrita desde hace años, pero sigue en un cajón. Concretamente en el cajón del despacho de Andrés Ollero, magistrado del Tribunal Constitucional. Y todo apunta a que ahí se quedará. La sentencia escrita por él nunca verá la luz porque, según todas las fuentes consultadas en el órgano, el presidente Juan José González Rivas no tiene intención de convocarla al pleno. Quiere evitar que se produzca un debate que divida al tribunal en un tema tan sensible y espera a la renovación de parte de sus miembros para que un nuevo magistrado redacte una nueva sentencia”.

¿Han leído bien lo que dice Irene Dorta? En román paladino, es decir en lenguaje llano y claro, el presidente del TC está a la espera de la renovación de los miembros para que otro ponente redacte una nueva sentencia declarando, por supuesto, la constitucionalidad de la Ley de Bibiana Aido, dado que la emitida por Andrés Ollero señala la inconstitucionalidad de la misma.

Señor magistrado, ¿Cómo llamamos a eso? ¿Prevaricación? ¿Sentencia a la carta? 

Usted no debería estar un minuto más presidiendo ese, cada día, más desprestigiado Tribunal.

Señor magistrado conservador, dimita y que en la dimisión le acompañe el también magistrado Andrés Ollero, al que los medios señalan como miembro del Opus Dei e igualmente conservador.

De ser cierto esto, está tardando el señor Ollero, otro grandísimo tibio, en irse a su casa por ser ninguneado y no levantar la voz en algo tan importante para la defensa de la vida de los no nacidos. Habrá que recordarles a estos magistrados conservadores lo que dice el artículo 15 de la constitución: Todos tienen derecho a la vida…

Señores González Rivas y Ollero, ¿Cuántos abortos se hubieran evitado de haberse declarado anticonstitucional la Ley de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo o Ley de Bibiana Aido? Quedará esto en sus conciencias.

Doy por perdida a esta sociedad enferma que, en su mayoría, entre otros síntomas, es capaz de posicionarse defensora del aborto. Ahora bien, que dos personas, en teoría con principios morales y religiosos, con poder para evitar, en España al menos, el mayor genocidio del presente siglo, se posicionen al respecto como las activistas de Femen, es para llorar.

Decía que la mayoría de la humanidad está enferma y por tanto, con toda seguridad, a muchos este retrógrado que les escribe les causará hilaridad por lo que dice. En esta línea y para que toda esta sociedad, entre atea y agnóstica, siga riéndose me despido con una cita del Apocalipsis 3:15-17, la cual dedico a los tibios magistrados Juan José González Rivas y Andrés OlleroTassara, así como al gran tibio de Oriente, quiero decir de occidente, Mariano Rajoy de Brey, que tuvo la ocasión y oportunidad de tirar a la basura semejante Ley criminal. 

“Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡!Ojalá fueses frío o caliente¡¡ Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo”.


3 respuestas a «Un tibio al frente del Tribunal Constitucional»

  1. Muy buen artículo.
    Pero no esd cuestión de que se vayan sino de que se queden para ser juzgados, Estos canallas tienen que ser Juzgados por haber prostituido la Justicia Constitucional, en el tema del aborto, -el genocidio de los antifascistas, el último genocidio, porque llevan en su haber unos cuantos aunque de ninguno de ellos se hagan películas-, y en todo lo demás. Una sociedad verdaderamente democrática no mantiene el enorme gasto de estos rufianes de cuello blando para que no hagan nada bueno., para que el 96 y pico % de los recursos de amparo constitucional los tiren a la papelera, fundados hasta la saciedad, exponiendo además del caso los motivos de relevancia constitucional porque no es suficiente la violación de Derechos Fundamentales hay que justificarle al Tribunal de Kaifás en que se ha convertido el TC la relevancia constitucional del caso, y hacerlo con argumentos que son de antología, pero que como el Derecho en España no vale para nada se tiran a la papelera, y como la Constitución como norma Jurídica es papel mojado el TC se limpia las posaderas con ella y con los arts. 5, 1º y 5, 4º LOPJ. El art. 10, 1º CE consagra el caracter inviolable de los Derecho Fundamentales, pero con este panorama y con este índice de inadmisiones del 96 y pico %, que es del 100% de la gente corriente si quitamos los alguno tipo Colón de Carvajal o los Albertos y quitamos los terroristas de ETA y los separatistas catalanes, que estos sí tienen acceso a la justicia constitucional, nos quedamos con que el art. 10, 1º CE es papel mojado. Entonces que se vayan no, que se queden y que sean juzgados y que sean Juzgados como Dios manda, por un Tribunal que no esté corrompido, lo cual habrá que buscarlo, y con penas proporcionales a sus delitos . Y a ver si VOX, si no está en el conchaveo, despabila y empieza a enterarse de la película y empieza a combatir el mamoneo de falta de Justicia que hay en España en lugar de estar permanentemente haciéndole la pelota.
    Las sentencias una vez dictadas no se pueden modificar (art. 267 LOPJ). Si la sentencia no está dictada formalmente, pero está escrita la ponecia y se deja en un cajón porque es de un sentido que no conviene a la extrema izquierda, porque importa que formalmente la sentencia no haya sido dictada, porque equivale a lo mismo y no sacarla por el sentido anticonstitucional de la misma es un fraude de ley como una catedral que evidencia, bien a la claras la catadura moral de esos que se disfrazan con togas y la indefensión que los ciudadano tenemos poniéndonos en sus manos. Si algo está demostrando la conducta absolutamente indigna del Ministro Marlaska, como punta del iceberg de lo que es la Magistratura o una parte importantes de la Magistratura, es precisamente esto evidenciar la catadura moral de estos canallas de cuello blanco.

  2. Gracias, amigo Javier, por defender el derecho a la vida, desde la concepción hasta la muerte natural, como defendemos los católicos.
    En estos tiempos de cobardías sin fin, es agradable ver que muchos seguimos en nuestras trincheras, defendiendo nuestros principios, aunque los vientos soplen en sentido contrario.
    Gracias, de nuevo.

  3. Sepulcros blanqueados .
    Está denuncia y todo lo que hay detrás de la prostitución de la Justicia incluida a mayor inri la «Justicia constitucional», lo que evidencia buen a las claras es la falacia wu repite la propaganda de los imperantes y su séquito, de que España es un «Estado de Derecho». Resulta evidente que esto es otra mentira más de las muchas que jalonan este régimen antidemocrático

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad