Una inmersión profunda en el wokismo. Examinando los fundamentos marxistas de la ideología woke (del despertar)

Noelle Mering

Llegados a este punto, cabe preguntarse: ¿qué más hay que decir o escribir sobre la incoherencia, el dogmatismo y la beligerancia del movimiento woke? Después de leer el libro de Mering, yo diría que bastante.

Mering, miembro del Ethics and Public Policy Center, prolífica escritora y locutora sobre teología de la vida familiar, es una católica californiana madre de seis hijos. Su formación y experiencia la sitúan en una posición ventajosa para abordar el fenómeno woke. Su extraordinaria amplitud y profundidad de investigación y su capacidad para extraer y comunicar ideas clave hacen que este libro sea accesible y esclarecedor.

En los últimos tiempos hemos asistido a una oleada de doctrinas y afirmaciones cada vez más asombrosas por parte de los ideólogos woke. Justo cuando pensamos que hemos alcanzado el «pico woke«, aparece algo aún más sorprendente y extraño.

En esta parte del mundo, la controversia sobre la Ley Escocesa de Reconocimiento de Género, que permite a cualquier persona mayor de dieciséis años autoidentificarse como «hombre» o «mujer», incluso a violadores convictos, dándoles derecho a ser internados en centros de detención de mujeres, puede parecer el desenlace final del movimiento.

Sin embargo, hemos visto lo suficiente para saber que debemos contener la respiración. Como observa Mering en su libro, los meros «datos» como las estadísticas y los hechos escuetos se consideran intolerancia. «No se trata de la realidad, sino de la agenda».

Sin discusión

Detrás de todo el caos y las contradicciones, se pide a las personas que crean que hay alguna «verdad» más profunda que sigue intacta, y que las motivaciones de quienes captan escenarios discutiblemente problemáticos no se basan en nada más que prejuicios y odio, en busca de un manto de justificación.

Esta es una postura que se puede identificar en todo el espectro de la defensa progresista, desde la escocesa Nicola Sturgeon hasta los políticos irlandeses que se niegan a aceptar que las protestas locales contra los inmigrantes indocumentados son otra cosa que una conspiración de extrema derecha, hasta el padre James Martin SJ, quien igualmente descarta como “venenosos” los argumentos de que el movimiento LGBTQI+ representa una amenaza para la integridad del matrimonio y la familia.

Mering ofrece algunos ejemplos sorprendentes de su propia experiencia de la falta de conciencia de los demás y de la falta de conciencia de sí mismos de los fanáticos woke. A pesar de la regla de oro del «consentimiento», la única medida de moralidad sexual para los woke, un hombre que no se acuesta con una mujer trans al descubrir que «ella» es un varón biológico es un «intolerante». ¿Cuánto falta para que esto pase a engrosar la lista de delitos de odio?

¿Cuánto tiempo, es posible preguntarse, antes de que esto se una a la lista de crímenes de odio?

Mering también cuenta cómo un “hombre blanco” se vio obligado a dimitir como coordinador de asuntos multiculturales en el Wellesley College de Estados Unidos porque no era “representante de la diversidad”. El individuo en cuestión aceptó fácilmente la validez de las objeciones a su nombramiento. Lo curioso de su degradación es que “él” era de hecho una mujer biológica. Pero eso no contaba porque “él” ahora era un ícono del privilegio de los hombres blancos. Un ejemplo aún más intrigante de racismo para los ideólogos despiertos es la imposición de «normas blancas» como «puntualidad», «trabajar antes que jugar» y «planear para el futuro» en otras etnias.

Se podría decir que la huida de la realidad es tan total que rebatirla carece de sentido. Como la desconcertada Alicia ante la pomposa declaración de Humpty Dumpty, que la mira, en todos los sentidos, desde su asiento en la pared, de que «... una palabra significa justo lo que yo decido que signifique, ni más ni menos«, podría parecer más sensato alejarse como Alicia, sola con sus pensamientos, hasta que oyó «un enorme estruendo» detrás de ella.

En la ficción como en la vida, la tensión entre realidad y simulación es insostenible más allá de cierto punto. La lectura del libro de Mering hace pensar en la desintegración que aguarda a la confusión woke, y la incoherencia no puede estar lejos o no lo estaría en un mundo cuerdo.

Filosofía de fondo

Lo más interesante y revelador de este libro es la forma en que Mering sitúa lo que llamamos «marxismo cultural» dentro del manifiesto original de Marx. Su revolución económica, la «dialéctica del materialismo» que derribaría el capitalismo y el sistema de clases y los sustituiría por el comunismo, se basaba de hecho en lo que a menudo consideramos erróneamente un desarrollo posterior de la doctrina de Marx.

Desde el principio, Marx vio que la familia se interponía en el camino de su visión socioeconómica. La estructura familiar representaba la continuidad y el linaje, la propiedad privada, la herencia y el respeto a la tradición. Por su naturaleza jerárquica, encarnaba y sustentaba para Marx la dinámica de poder social que él quería destruir. En la familia, el padre representaba al burgués, y la mujer y los hijos al proletariado, como decía su amigo y colaborador Friedrich Engels.

Marx, Gramsci, Marcuse y Lacan

Para llevar a cabo la ruina del orden capitalista, fue necesario abolir la familia. Para Marx y sus seguidores, una forma clave de lograr esto era a través de la ruptura de toda restricción sexual. Se ha visto cómo la cultura del libertinaje sexual continúa desgarrando el tejido de la vida familiar y alejando a los padres en particular de sus hijos. Paralelamente al debilitamiento de la función paterna, aumenta y se amplía el papel del Estado en el cuidado y la educación de los niños.

Los discípulos de Marx, en particular los de la Escuela de Frankfurt, se centraron mucho en el papel de la educación para alejar a los niños de la influencia de sus padres. De hecho, fue el influyente pedagogo y marxista John Dewey quien jugó un papel decisivo en la reubicación de la Escuela de Frankfurt en la Universidad de Columbia después de la toma del poder por los nazis en Alemania en 1933, donde utilizaron la plataforma más grande de la academia de la Ivy League para promover:

  • La educación marxista radical.
  • Teorías de la educación.
  • Y la liberación sexual.

Dios y la familia eran los enemigos de los que había que liberar a los niños, según las principales figuras del instituto, como Theodor Adorno, Herbert Marcuse y Erich Fromm. Para ellos, «la moral es siempre represiva», por lo que la educación sexual radical debe sustituir a la instrucción religiosa en las escuelas. La liberación sexual de la libido, y de la cultura en consecuencia, se consideraba a la vez un fin en sí misma y un medio para alcanzar un fin, porque facilitaba la destrucción de la familia, que era un escollo para la revolución.

En la actualidad, podría parecer que la liberación sexual se ha convertido en un proyecto autónomo con fronteras cada vez más nuevas que traspasar. En lugar de hacer avanzar la revolución de Marx, tiende a considerarse parte de una lucha más general por la igualdad y la inclusión social, librada codo con codo con quienes buscan liberarse del racismo que está en «el ADN caucásico» y es «biopolítico», según el filósofo francés de izquierdas Michel Foucault.

Política de identidad posmoderna

Tanto la teoría crítica de género como la de raza se basan en el mismo vocabulario marxista, utilizando términos como «marginación» y «alienación» junto con términos acuñados recientemente como «interseccionalidad» y «heteronormatividad». La fusión de los dos movimientos está bien ilustrada por el ejemplo que da Mering de cómo ser a la vez blanco y “masculino” coloca a un individuo, al menos simbólicamente, doblemente en la clase opresora y así lo descalifica para ser un coordinador de asuntos multiculturales en la mejor universidad americana.

La declaración de la misión de Black Lives Matter extrañamente, afirma que:

“Interrumpimos la estructura familiar nuclear prescrita por Occidente. Fomentamos una red de afirmación queer”. 

El movimiento es parte de una revolución mucho más radical para derrocar el orden social y cultural bajo el cual Occidente se desarrolló y floreció durante siglos.

Para los woke, la narrativa es siempre reduccionista del poder y la opresión en todos los niveles de interacción social, económica y política entre individuos y grupos. Es el leitmotiv de la historia y de todas las instituciones. Ambos deben restablecerse de acuerdo con la narrativa del despertar.

Los elementos que no quieran o no puedan adaptarse deben ser anulados y borrados.

«La discriminación presente (es) el único remedio a la discriminación pasada». Para Mering, lo que quieren es «una inversión del poder, no una igualdad humanizadora«.

Para ilustrar el grado de penetración de la ideología, Mering cita un artículo del Washington Post en el que se pedía a los hombres blancos que no se presentaran a cargos políticos para despejar el camino a las mujeres y las minorías.

Así, la historia de origen de la América moderna no es la Declaración de 1776 que entronizó los principios democráticos, la separación de poderes y los derechos de los ciudadanos, sino “el proyecto de 1619” que trajo esclavos africanos a la nueva colonia. La historia, por supuesto, es un continuo, y el pasado está entrelazado con el presente, pero algunas fechas se consideran más significativas y quizás más definitorias que otras, y el hecho de que algunas se celebren o conmemoren significa un compromiso con lo que representan. Sin embargo, para los revisionistas despiertos, los principios fundamentales son una retórica hueca asentada en una hipocresía egoísta, no aspiraciones genuinas por las que luchar y realizar con el tiempo, aunque sea de manera incompleta e imperfecta.

Mering establece los vínculos que unen a los teóricos críticos tanto del género como de la raza. Se encuentran en la «historia de origen» compartida del dogma marxista. Aprovechan los agravios y los deseos frustrados y los explotan para destruir la dinámica de poder del statu quo, siguiendo el camino de la teoría crítica desarrollada por la Escuela de Frankfurt, «para identificar, exponer, describir, interrumpir, desmantelar y deconstruir» el orden prevaleciente. en todos los niveles En particular, se centran en “el patriarcado”, que para Mering es un “eufemismo de paternidad y familia”.

No son modelos a seguir

Mering establece otro vínculo muy esclarecedor entre la fijación de la ideología en la liberación sexual y los estilos de vida personales de sus principales pensadores y activistas, desde Marx y Engels hasta las figuras clave de la Escuela de Frankfurt y Michel Foucault. Algunos de sus ávidos seguidores cancelarían hoy a los conservadores por mucho menos de lo que se les puede imputar.

Uno se pregunta cuánto sabe o quiere saber la gente sobre Karl Marx, padre y esposo:

  • Tuvo seis hijos. Cuatro murieron antes que él (murió a los sesenta y cuatro años).
  • Las dos hijas restantes se suicidaron.
  • Algunos fantasiosos apologistas de Marx han dicho que fueron víctimas de la pobreza endémica y de las privaciones de un sistema opresivo.

La verdad es, como señala Mering, que Marx no trabajó para mantener a su familiaSe consideraba demasiado intelectual para trabajar. A pesar de su oposición a la herencia y a la propiedad privada, aceptó de buen grado la ayuda de Friedrich Engels cuando éste heredó de sus ricos padres. Fue este dinero contaminado, en términos marxistas, el que llenó, en la medida en que lo hizo, el vacío dejado por su abandono de la responsabilidad paterna.

Mering contrasta el libertinaje y la irresponsabilidad parental de Marx y sus discípulos con el modelo cristiano de vida familiar en el que florecen los individuos. Cita un estudio de Harvard de 2014 según el cual «el predictor número uno de la movilidad económica de los niños pobres es la proporción de familias biparentales en su comunidad».

Por supuesto, prosperar significa mucho más que movilidad material y social. Para Mering: «La familia no consiste en que los hombres dominen a las mujeres, sino en que los seres humanos dominen las partes más bajas de sí mismos».

Las familias más fuertes, añade, son «terreno fértil para la Iglesia». Juntas, la familia y la Iglesia son y han sido siempre «una influencia estabilizadora» en la sociedad.

La masculinidad tóxica es el resultado de “jóvenes varones que crecen sin padre”, “animados por la permisividad sexual”. Barack Obama, en absoluto único entre los políticos de su tiempo, habló una vez de «la crisis de la paternidad». Hoy en día, haría falta un político muy valiente para expresar un hecho tan ideológicamente inconveniente.

Falta de pensamiento crítico.

Para Mering, el discurso público ahora se centra en la “teoría crítica” en lugar del “pensamiento crítico”. Los lemas son la moneda del pensamiento. La gente no es tonta, pero ha perdido “la capacidad de pensar”.

Hace referencia a los comentarios de la filósofa Hannah Arendt sobre Adolf Eichmann, uno de los principales organizadores del Holocausto, después de observarlo en su juicio en Jerusalén en 1961. Arendt señaló que hablaba y parecía pensar en los eslóganes de propaganda del nazismo. Ella lo juzgó «no estúpido», pero marcado por «una incapacidad para pensar». Tales observaciones son escalofriantes, porque se puede reconocer fácilmente lo que ella describe en el «pensamiento de grupo» de tantas personas hoy en día.

Para mercatornet


6 respuestas a «Una inmersión profunda en el wokismo. Examinando los fundamentos marxistas de la ideología woke (del despertar)»

  1. Vamos a ver
    ¿Eres marxista o antimarxista?
    Eres español o eres antiespañol?
    ¿Eres normal o socialista?
    ¿Te gustan las mujeres guapas o los tios como Marlasca?
    ¿Eres patriota o globalista?
    Cuando respòndas a esas preguntas sabras que si son las adecuadas a las que toda persona sensata tiene no necesitas nada mas
    A por ellos y que se metan sus viciosas estupideces donde les quepan

  2. El lacayo masón iluminado Marx fue financiado por el Rothschild de turno en Londres. Como dictan los Protocolos de los amos anglo sionistas, se pone al intelectual «a disposición de quien compra su actividad». Marx plagió todo lo que pudo a su inspirador ideológico, precursor del sionismo, Moisés Hess (el rabino rojo), que predicaba que «lo esencial es la negación». Despilfarrador y borrachín, su padre, un marrano ilustrado y masón, hijo de rabino, le despreciaba también por su sumisión a los poderoso… «solo respeta a los aristócratas» (Karl Schurz). Mientras sableaba a su «amigo» Engels y utilizaba a su «amigo» Heine, un masón criptojudío, por su cercanía a James Rothschild, cuyo hermano Nathan, a decir de Heine, «era uno de los más grandes revolucionarios». Heine, Rothschild y Marx asistían a las fiestas de masones ilustres (Stern, Listz, los Wagner, etc.) donde se fraguó la «revolución» y los panfletos propagandísticos como «El Capital». Todo por encargo de los banqueros, de los amos anglo sionistas nazis. Nathan firmó los cheques (Museo Británico) a favor de los lacayos masones Illuminati, esa organización pasó de llamarse «Liga de los hombres justos» a llamarse en 1847 «Liga comunista». El comunismo se financió desde la City (la parcela) y se sigue financiando/controlando desde la Reserva Federal Rothschild (el cortijo) «Permitidme fabricar y controlar el dinero y no me importará quien gobierne». Todo para ejercer el predominio del que habló el marrano pre sionista Disraeli, sobre los seres inferiores, los pobres, los débiles, los marginados, los enfermos, los viejos, los niños, los inconvenientes, los otros… que limitan el libre crecimiento y desarrollo de los más aptos… dándose la paradoja de que al tiempo de víctimas, son su mejor arma antes que las bombas (Protocolos). «Nos valemos de los ateos (masones) y de la escoria (revolucionaria) para destruir la odiosa cristiandad (las sociedades/culturas establecidas)» (Disraeli/Rothschild)

    Marx dijo que las clases dominantes imponen sus ideas a la sociedad, y yo añadiré… sin que esta lo perciba (ingeniería social). Y ¿qué tipo de ideas impondría un banquero usurero/granjero/ganadero a su explotación? ¿No intentaría optimizarla? Pero hablando de humanos, antes tienen que dejarse… embrutezcámoslos, asustémoslos, dividámoslos, etc.

    Protocolo III (1900): «Nos mostraremos ante el obrero como libertadores de su yugo, proponiéndole su entrada en los ejércitos socialistas, anarquistas, comunistas… que financiaremos constantemente so pretexto de la solidaridad entre los miembros de nuestras masonerías».

    Hoy queda claro que, el movimiento rojo era/es coyuntural, aplicable según espacio y tiempo, sustituible por otros tipos de escoria revolucionaria, sembrada entre las minorías de cara al mismo fin, la imposición del novus ordo seclorum, o granja humanoide global modelo chino. La erradicación física e ideológica del cristianismo, que tan avanzada está.
    No se cansan de repetir que, para hacer algo mejor, hay que destruir lo existente… en esas están desde hace mucho tiempo. El problema (y sobre todo para ellos) es que están cavando su propia fosa, al tiempo que la de casi todos.

  3. Recuperar la Cristiandad, reconstruir la Cristiandad sobre los valores católicos que la hicieron grande y dominadora, es la única solución al mundo actual , a la hegemonía masónica actual.
    La superioridad masónica sólo es posible cuando el catolicismo ha sido derrotado o debilitado drásticamente, de forma tal que nada significa en el devenir de la sociedad.
    La más absoluta destrucción del catolicismo es la premisa imprescindible para el avance masónico junto a sus aliados: liberalismo, socialismo, comunismo e indiferentismo.
    Destruye la espiritualidad del hombre, arranca de su corazón y mente la idea de Dios; destruye la familia cristiana,; destruye la verdad del hombre creado a imagen y semejanza de Dios. Ten como aliado para esta obra de demolición a quien únicamente y exclusivamente puede llevar a cabo esta deshumanización, la Jerarquía católica, y entonces tendrás el más absoluto dominio del ser humano, de sus acciones, deseos y aspiraciones. Entonces el mundo estará en
    tus manos.
    La más absoluta depravación moral asola nuestra sociedad, y nadie alza la voz de alerta. Ni los mismos animales, seres irracionales, tienen actuaciones como el pervertido ser humano actual. Las mismas leyes del instinto irracional son más «dignas,» que las leyes que gobiernan al ser racional..
    La destrucción del ser humano es una realidad cuando las leyes que le gobiernan atentan contra su propia naturaleza.

    Si el hombre obedece un ley imicua termina transformándose en inicuo él mismo. Y un hombre inicuo es un depredador para sus semejantes. Y una sociedad inicua es un verdadero infierno en la tierra, la verdadera antesala del crujir de dientes eterno.
    Sólo hay una solución: reconstruir la Cristiandad, volver a alzar el estandarte de la Cruz de Cristo en las sociedad.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad