Una más de «presos políticos» del Valle de los Caídos

Hace unas pocas semanas, y en el transcurso de una visita a la Basílica del Valle de los Caídos, en la que acompañaba en visita guiada a un grupo de visitantes extranjeros, tuve la oportunidad, más bien la obligación, de salir al paso y desmentir categóricamente las afirmaciones que sobre el Valle vomitaba una señora, guía oficial de un tour operador que se encontraba, como nosotros, en visita grupal, ella con turistas españoles, «explicando» a éstos los «horrores» de la construcción del recinto. Nuestro encontronazo derivó en una discusión sería sobre la historia del Valle y su proceso constructivo. Por supuesto –no faltaba más– afloraron los recurrentes tópicos sobre la construcción de tan magnífico conjunto monumental, esos tópicos que tan solo se sustentan en una tradicional oral transmitida en el tiempo por aquellos que no se han preocupado ni por un minuto de tomarse  la molestia de verificar con datos –que los hay– en archivos públicos y privados –que los hay unos y otros–  si lo que en su día les contaron sobre la construcción del Valle es leyenda interesada o basado en hechos probados.

A estas alturas el lector ya puede imaginar que el argumento de los «presos políticos» fue uno de los primeros esgrimidos por la guía turística con vehemencia que tan sólo puede proceder del odio. Sobra decir, que después de todo lo que hemos tenido que estudiar sobre este caso, lo de los «presos políticos» no lo aceptamos y así se lo hicimos saber a la guía, que en el momento en que nos encontrábamos ya había reconocido sus filias socialistas, hay que reconocer la honestidad en este caso, pero honestidad, al fin y al cabo.

Dado que el tono iba en aumento y que nunca podría yo tolerar que se me llamase la atención en ese lugar por los decibelios de la discusión, decidí cortar por lo sano y emplazar a la contrincante a hacerle llegar vía correo electrónico una síntesis, a modo de ejemplo muy resumido, de parte de los procesos penales seguidos en su día, inmediatamente después de finalizada la contienda, contra quienes terminaron siendo presos trabajadores del Valle de los Caídos. Traigo hasta aquí estos cinco ejemplos de sumarios, escogidos al azar, que fueron enviados a la tan nombrada, en estas líneas, guía turística. De estos hace 24 días, aún estoy esperando respuesta.

RECLUSO JUAN JOSÉ PAÑOS PARREÑO.-

Destacamento penal de Banús (Cuelgamuros)

Del Archivo General e Histórico de la Defensa

Sumario TMT1:.385/Legajo 201-7

Intervino en el asesinato de Cándido Martínez y seis vecinos más de Casasimarro en la carretera de Almodóvar del Pinar. Dejaron los cadáveres abandonados en el mismo sitio de su asesinato. Perteneció a los milicianos de UGT.

Tomó parte en la destrucción de la iglesia y en asesinatos. Sembró el terror en Casasimarro, interviniendo en todos los desmanes y denuncias, causando la muerte de su convecino Ramón Aroca. Condenado a muerte en Marzo de 1944 y conmutado a 30 años de reclusión ocho meses más tarde, salió en libertad condicional en 1949.

RECLUSO JACINTO GARCÍA GARCÍA.-

Destacamento penal de Banús

Del Archivo General e Histórico de la Defensa

Sumario TMT1:. Legajo 10237/5050

Miliciano armado por el Comité del Frente Popular, practicó detenciones, saqueos, destrucción de las iglesias y asesinatos, entre ellos los de Félix Avia García, 46 años, diputado de Cortes por la CEDA y abogado, juez municipal; Abel Rivas, 53 años, comerciante, presidente de la patronal de comerciantes y de José de la Osa, 48 años, afiliado a Acción Popular.

Participó en las detenciones de D. Amalio Moreno Hijón, 26 años, estudiante afiliado a Falange Española y de D. Lucio Pacheco Rodríguez, 30 años, fiscal municipal y afiliado a Falange Española, ambos asesinados posteriormente.

Condenado a muerte en Febrero de 1944 y conmutado a 30 años de reclusión cuatro meses después, salió en libertad condicional en Mayo de 1950.

RECLUSO JUSTO ÁLAMO GARCÍA NUERO.-

Destacamento penal de Banús (Cuelgamuros)

Del Archivo General e Histórico de la Defensa

Sumario 43228. Legajo 5241

Sumario: 467, Legajo 3917

Escrito de denuncia de FELICIDAD RODRÍGUEZ, 30 años de edad, vecina de NOVÉS (Toledo), que «tiene el honor de denunciar contra Justo Álamo García Nuero, que por venganzas personales fue quien se presentó voluntario para disparar contra mi marido la noche del 5 de Diciembre de 1936» NOVÉS, 4 d Abril de 1939. (Ratifica denuncia el 4 de Julio del mismo año).

Fue uno de los autores materiales del asesinato de Claudio Ruiz Cano, alias «el comilón» y un yerno de éste. Los asesinaron después de haberlos maltratado, saqueado su domicilio y tomando parte de un entierro bufo (de las víctimas) en el que el procesado portaba un estandarte y una cruz de madera colgado del pecho, vistiendo sotana y mofándose de los artículos sagrados.

Condenado a muerte por partida doble en dos sentencias diferentes y conmutado de las mismas a 30 años de reclusión unos meses más tarde, salió en libertad condicional en Julio de 1949. En un primer momento debería haber extinguido su condena el 5 de Junio de 1969.

RECLUSO CIPRIANO SALAS ROMERO.-

Destacamento penal del monasterio de Cuelgamuros

Del Archivo General e Histórico de la Defensa

Sumario 48537 Legajo 6099

Vecino del Puente de Vallecas, de profesión carpintero empleado en la Cía. de ferrocarriles. Según informe de la Guardia Civil del Pueblo de Vallecas (18/10/1939), el encartado es «hombre de pésimos antecedentes. Afiliado al Partido Socialista antes del Alzamiento nacional. Prestó servicios con armas e intervino en la detención de varias personas que más tarde fueron asesinadas».

Se le procesa junto a 167 encartados más por ser uno de los asesinos del tren de Jaén.

Cipriano Salas y otro llamado Casimiro de la Torre participaron el 10 de Octubre de 1936 en el asesinato del ciudadano D. Manuel Lorenzo. Lo llevaban en un coche desde Vallecas a municipio de Vaciamadrid, donde lo asesinaron, abandonando su cadáver y volviéndose a Vallecas en el citado coche.

RECLUSO TOMÁS BLASCO SERRANO.-

Destacamento penal de Banús

Del Archivo General e Histórico de la Defensa

Sumario TMT1:. 33159/Caja 3730

Afiliado al Partido Socialista desde antes de la guerra, se afilió a la UGT cuando las elecciones de Febrero de 1936 y perteneció al primer comité rojo del pueblo.

La Guardia Civil informa de buena conducta, «aunque perteneció durante el Movimiento a partidos de izquierdas»

Perteneciendo al comité rojo del pueblo entregó en el mes de Septiembre de 1936 al sacerdote de la localidad D. Eugenio Blanco Fernández por orden del jefe político Sr, López Madrid. El sacerdote fue asesinado a tres kilómetros del pueblo la misma noche de su entrega.

Se le condenó, en Consejo de Guerra celebrado en Mérida (Badajoz9 el 28/06/1940 a la pena de muerte, conmutada por la de 30 años de reclusión mayor tan sólo unas semanas más tarde. Consiguió la libertad condicional el 05 de Abril de 1946. De este modo, tan sólo estuvo privado de libertad 6 años, 8 meses y 19 días. Atendiendo a la condena impuesta, debería haber conseguido la libertad el 20/11/1969.

Para AFAN


5 respuestas a «Una más de «presos políticos» del Valle de los Caídos»

    1. No se ha podido detectar nada en contra: ni esclavos, ni forzosos, ni subalimentados, ni atados con cuerdas, ni fusilados por ser lentos picando piedra… Hay unos profesionales (y también muchos amateurs) del Antifranquismo que hablan de ¡decenas miles, de, esclavos y muertos! Por supuesto no aportan documentación alguna. En fin…

  1. Yo he tenido que buscar y leer varios libros sobre El Valle de los Caídos, para tener un conocimiento suficientemente objetivo de cómo se construyó ese impresionante y colosal monumento, único en el mundo. La mayoría de ellos resultaron ser pura propaganda antifranquista. Obras escritas desde la más lastimosa ignorancia de los hechos, pero con la clara intención de dañar el recuerdo del régimen anterior.

    Teniendo un presente tan saturado de mentiras y rencores, no me sorprende que España tenga un futuro tan incierto por delante.

  2. La siniestra izquierda, valga la redundancia, siempre mintiendo, dividiendo, sembrando el odio, el conflicto, la división, siempre destruyendo la convivencia y la armonía entre compatriotas, siempre avivando, azuzando viejos rencores, reabriendo heridas ya cerradas… El día que desaparezca la izquierda -no me llamen iluso por tener una ilusión y menos recién comenzado un nuevo año- España podrá vivir en paz.

  3. Esos civiles indefensos que mataron cobardemente las hordas armadas, fuera del campo de batalla, que lo mismo iban por mujeres que por ancianos o incluso adolescentes; piden más pena de la que se les dio a gritos desde sus tumbas. No la de muerte, por ser uno cristiano, pero bien gorda si… y mira, que bien librados salieron casi todos; pues que harían aquellos a los que finalmente se les condenó a muerte: escabechinas al cubo. De ser al contrario, cualquiera sabe, dado el paño, lo que ellos habrían hecho, y no solo muerte sino tortura brutal, como es costumbre en los idiotizados de la escoria Disraeli; tal como aparece bien documentado en otros artículos de este sitio.
    Para que luego vengas unas tiparracas y tiparracos a contar mentiras allí donde se benefició a esos asesinos de su calaña: la leyenda negra de toda la vida. La poderosa basura protestante anglo sionista nazi marrana masona gnóstica comunista.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad