¿Ustedes se lo creen? Nosotros tampoco

Y es que es realmente increíble lo de que Ternera haya sido «detenido», ahora, justo ahora.

No vamos a hacer referencia alguna a la vileza, miseria, inhumanidad y bestialidad de individuo tan repugnante que, entre otras muchas cosas, o sea, que debido a sus crímenes, su fanatismo y alucinamiento, hace mucho que merece menos consideración que la más vulgar de las cucarachas.

Dicho lo anterior vallamos al grano de lo que nos interesa.

Ahora, precisamente ahora, cuando se acerca el triplete electoral que puede instaurar la dictadura sanchista-marxista como ni el más aluciando de los rojos de todos los tiempos soñó, van y «detienen» a Ternera.

Ahora, precisamente ahora, que Sánchez, crecido por el éxito increíble, repetimos que increíble, en las generales, después de haberles dado todo lo que querían durante siete meses a los etarras, y necesitando de su ayuda para consolidarse, van y «detienen» a Ternera.

Ahora, después de diecisiete años, que mira que ha habido tiempo, la policía gala o la Guardia Civil o los dos en comandita, por fin «encuentran» a Ternera; que debe ser como Hudini, y al que habría que contratar en un circo porque se ha convertido en el mayor de los escapistas de la historia, amén de record Guinness de burlador de policías y servicios de inteligencia, y que, a juzgar por las fotografías, está claro que no ha permanecido ese largo tiempo en un zulo tipo Ortega Lara.

Ahora, y no antes, Sánchez, el PSOE y la dictadura marxista que se nos viene encima ya sin pelos en la lengua ni funda en la porra, van a apuntarse el tanto definitivo del «fin de ETA» con la detención de su icono por excelencia.

Ahora, señoras y señores, ahora, cuando el proyecto frentepopulista de toda la vida, o sea, el descuartizamiento de España, está a punto de consolidarse, van y «detienen» a Ternera.

Y «detienen», precisamente, al etarra al que se dejó y facilitó escapar en su día por estos políticos y mandos policiales corruptos hasta el tuétano; y al que más se ha enaltecido y mimado.

Pues no, no nos lo creemos. Y es más, para nosotros, y de verdad que de conspiranoicos no tenemos ni un gramo, la cosa está pactada y venía siendo preparada desde hacía meses. Porque el plan de «acabar» con ETA fue siempre el mismo: hacer que ETA lograra, en principio sotto voce, pero luego a las claras, sus objetivos: hacerse con las instituciones vascongadas, imponer su dictadura, secesionarse de facto, liberar a su «héroes» y… todavía más, sí, porque además ya lo vemos también: lavar su imagen de forma que las próximas generaciones de todo el mundo conozcan que ETA fue un «movimiento de liberación» contra la tiranía y la explotación de los imperialistas españoles de esa leyenda negra que no cesa porque… la alimentan los propios españoles, unos por anti-españoles, y otros por su cobardía e incomparecencia.

No nos lo tragamos, no, y verán cómo a no tardar mucho los hechos nos dan la razón, bien que para entonces será tarde.

La «detención» de Ternera es un hecho fundamental y prueba esencial de que la destrucción-decadencia de España no tiene remedio ni a corto ni a medio plazo; tal vez a largo, larguísimo, pero para entonces, además de todos nosotros calvos, nada será como fue y debería seguir siendo.

Compartir

5 thoughts on “¿Ustedes se lo creen? Nosotros tampoco”

  1. Extraordinario artículo, como siempre.
    Hay mucha hipocresía en el tema de ETA, la propia detención ahora pone de manifiesto el camelo, pero que seguro que hace tiempo que lo podían haber detenido. Viendo la cantidad de mandos de la Policía de uniforme en el entierro de Rubalcaba/Ministro del Interior caso Faisan,a de la Policía uno se puede esperar cualquier cosa, ninguna buena. Todo está al servicio del PSOE, incluida la Monarquia.

    1. Estimado seguidor: muy bien dicho todo y, especialmente lo último, lo de la monarquía, porque algunos a la chita callando ya se sabe. Saludos cordiales

    1. Estimado seguidor: magnífico recordatorio de algunas de las tropelías, por decir poco, que desde hemos tenido que aguantar. Así nos va. Saludos cordiales

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*