Vamos a contar mentiras… sobre la guerra en Ucrania… tralará

Y es que la mentira tiene las patas muy cortas y antes se coge a un mentiroso que a un cojo:

  • En Marzo del año pasado, en los inicios de la guerra, los medios de desinformación, incomunicación y manipulación occidentales, cuya cabeza son los norteamericanos, nos dijeron que los rusos habían agotado su arsenal de misiles. Pues bien, desde entonces son casi 5.000 los lanzados sobre Ucrania, siempre sobre objetivos militares o susceptibles de serlo, nunca sobre civiles y menos sobre la población. EEUU planchó literalmente Belgrado con sus misiles, civiles incluidos, incluso en contra de las resoluciones de la ONU.
  • Nos han dicho que Putin es un belicista que ha ido a la guerra a la primera oportunidad y que se quería merendar toda Ucrania. Pero Angela Merkel nos ha desvelado que los acuerdos de Minsk fueron una trampa con la que EEUU y la OTAN quisieron ganar tiempo porque no estaban preparados caso de que Putin, que llevaba aguantando bofetadas diplomáticas y amenazas desde hacia años, optara por la guerra.
  • Nos han repetido hasta la saciedad que Putin estaba en las últimas por cáncer, que tenía Parkinson galopante, que su cerebro estaba comido por todo tipo de virus, que… incluso Zelensky afirmó hace muy poco que había muerto. Pues ahí está y como una rosa.
  • Nos han dicho, primero, que las sanciones económicas iban a dar al traste con Rusia; segundo, que las armas «no ofensivas» (¿existe alguna que no lo sea?) iban a acabar con los rusos; y, tercero, que enviando morteros y artillería la cosa estaba cantada. Pero nada, ni con esas, pues los rusos siguen cómodamente en sus posiciones sangrando a los ucranianos y minimizando sus bajas como pocas veces en un conflicto armado.
  • Nos dijeron que la «gran ofensiva» ucraniana iba a ser la monda y que como poco iba a llegar hasta los arrabales de Moscú. Pues bien, se quedó en el vacío que hábilmente provocaron los rusos al ordenar un repliegue estratégico que se hizo sin una sola baja y en completo orden, entregando a los ucranianos zonas cuya orografía las hacía indefendibles, que para nada en realidad valían, que representaban sólo el cinco por ciento de todo lo hasta ahora ocupado por los rusos que es a su vez, léanlo bien, el veinte por ciento del territorio ucraniano.
  • Nos dijeron que Putin era un criminal de guerra de libro, causante de masacres a las que los medios dieron nombres fáciles de aprender al estilo última guerra mundial (por ahora). Pues bien, o no lo fueron porque nada han demostrado o las masacres lo fueron por errores de los propios ucranianos (caso del misil en Polonia, en el mercado y otros) o fueron groseros y burdos montajes o, pero aún, los crímenes de guerra conocidos y grabados en vídeo lo han sido los de soldados ucranianos asesinando fríamente a soldados rusos ya rendidos y desarmados.
  • Nos dicen ahora que los Leopard, Challenger y Abrams van a ser la tumba de Moscú. Pero no nos dicen que su envío complica hasta lo infinito su mantenimiento y reparación, así como su logística pues cada uno es de su padre y de su madre; que ya no hay batallas de carros como las de la II Guerra Mundial y  que los carros sin aviación son carne de cañón; que una cosa es disponer de un arma e incluso saberla manejar y otra muy distinta saberla o poderla emplear eficazmente en el campo de batalla; que –y esta es la gorda– el envío de un par de centenares de carros tan diversos y distintos –por ahora sólo se habla de tres decenas y para dentro de dos meses– nada valen frente a los casi 8.000 carros de combate de que aún dispone Putin que son, además, de fabricación propia, probados y en uso, fáciles de mantener y reparar, etcétera.
  • Nos dicen que la moral de los rusos está por los suelos, que desertan en masa, que Putin tiene problemas con sus Generales. Pero lo cierto es que ya huele a nueva ofensiva rusa, que los cerca de 300.000 llamados a filas se han presentado y que las unidades están al cien por cien, entrenadas y listas para el combate.
  • Nos dicen que Zelensky es un demócrata y que los ucranianos unos héroes que resisten lo que se les eche. Pero lo cierto es que Zelensky ha borrado del mapa, cárcel incluida, a toda la oposición y que se ha visto obligado, presionado por los EEUU, a realizar una purga draconiana por la inmensa corrupción de sus más altos cargos que en plena guerra se quedaban con la pasta de las ayudas e incluso exportaban armas a África (lo ha denunciado públicamente el presidente de Nigeria), que se coge por las calles de las ciudades a los jóvenes en edad militar para llevarlos al frente a la fuerza a morir sin entrenamiento ni equipo ni armas, que se intenta que los que se fueron huyendo de la guerra –¿o de Zelensky y los suyos?– vuelvan para combatir y ya sabemos que la «picadora de Bakmut» ha sido una sangría sostenida por Kiev sólo con ánimo propagandístico sin interés militar alguno habiéndole importado un bledo las enormes pérdidas de hombres que ha sufrido.
  • Nos han dicho que los malos son los rusos y los buenos, cómo no, nosotros. Pero lo cierto es que la OTAN, sin justificación alguna, no se disolvió cuando lo hizo su enemigo que era el Pacto de Varsovia, llevaba décadas expandiéndose sin razón hacia Rusia, sus bases la rodean por todos los lados menos por el de China e Irán, y que para transgresores profesionales del derecho internacional los EEUU y la OTAN en Vietnam, Serbia, Irak, Afganistán, Siria, Libia,…

Y más, muchas más mentiras. Entre otras la última ha sido ya de risa cuando la CIA aseguró que las cartas bomba enviadas en España a objetivos ucranianos y otros eran debidas a la ¡¡inteligencia rusa!! y… miren ustedes por donde lo fueron por un jubileta de 74 años de Burgos; hay que joderse.

Lo peor es que son nuestros dirigentes elegidos democráticamente los que mienten, y aún peor es que a quienes mienten es a nosotros, a sus ciudadanos, a los que pagamos sus grandes emolumentos y considerables prebendas con nuestros impuestos, a los que sufrimos la crisis debida a su ineptitud que intentan ocultar con una guerra provocada con alevosía y premeditación a la cual poder echar la culpa.

PD.- Y lo malo es que quien se beneficia de todo son los EEUU que con esta guerra por ellos montada desde hace casi una década –«¡Que se joda la UE!» Victoria Nuland dixit– persiguen, por un lado, desgastar a una Rusia que con Putin comenzaba a levantar cabeza –y a reclamar el lugar que como potencia le corresponde y no se le puede negar– tras la debacle de la perestroika y el desastre del borracho Yeltsin; y, por otro lado, atornillar a una Europa que comenzaba a dar de nuevo señales de estar cansada de su sometimiento al totalitarismo imperialista yanqui.


3 respuestas a «Vamos a contar mentiras… sobre la guerra en Ucrania… tralará»

  1. Más que bueno, don Pedro.

    Si la Federación Rusa no estuviese dirigida por álguien tan firme y sereno como Vladímir Putin, su presidente (Q.D.G.); sinceramente, cualquier desgracia imaginable relacionada con este conflicto habría sucedido ya.

  2. Buen artículo pero su PD. mucho mejor.
    Después de Kerch, Nord Stream 1 y 2, después de un año de sacrificios de carne joven ( guerra civil ) habría que preguntarse … no será que Biden Putin Zelensky y sus generales están todos dirigidos por la misma mafia internacional a su vez controlada por los “elegidos” para aniquilar europeos ( pueblo ) y debilitar Rusia para luego saquearla
    Por qué se le permitió a Alemania ( país intervenido desde 1945 ) construir los 2 gaseoductos con y desde Rusia él peor ( supuestamente ) enemigo de Tío Sam y, porqué Putin y sus generales no contraatacan a los sabotajes de la OTAN en plena guerra o acaso el todopoderoso y famoso arsenal ruso
    es solo humo o,
    como algunos informadores nos quieren hacer creer … Putin y sus generales van poquito a poco ( mientras siguen sin prisa pero sin pausa sacrificando a los jóvenes del “mismo” bando ) para no hacer demasiado daño al enemigo.
    Teatro dirigido y organizado por los que no participan en la función pero con víctimas reales.

  3. En la bandera de Estados Unidos falta una estrella, concretamente la de «Marshall planetario» que ellos mismos se han dado. El presidente Monroe afirmó que América era para los americanos. Desde entonces los siguientes ocupantes de la Casa Blanca, en particular los habidos después de la IIGM, decidieron que no era suficiente, tiene que ser todo el planeta para ellos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad