¿Vamos los españoles y los antiespañoles a la guerra civil? Eso depende de…

Eso no depende de la voluntad de los españoles y los antiespañoles sino que depende de Dios, porque eso es precisamente lo que se afirma en el Padrenuestro “hágase Tú voluntad”, oración que nos enseñó el mismo  Hijo de Dios, que por Amor a su creatura tomó Carne y Sangre de la “Llena de Gracia”, la Mujer elegida por el Padre desde el Principio al Fin del Mundo Esposa del Espíritu Santo y Madre del Hijo.

Y con eso ya lo he dicho todo pero falta la más cruda y sangrienta realidad. Porque cuando por primera vez en la Historia de la Humanidad Dios deja de hablar desde las nubes o a través de sus intermediarios llamados profetas y va y da la Cara resulta que algunos seres humanos van y le sacuden, le azotan hasta casi desangrarle y le matan: esa es la realidad humana, pues vamos a esa realidad.

Conociendo un poco la verdad –que no la desmemoria- de la Historia de España, en el año 1.900 hubiera escrito –“a toro pasado”, así cualquiera- que para ir a la Guerra Civil se tendrían que dar tres hechos:

  1. Que España se dividiese en dos bandos y un bando comenzase a asesinar a los del otro bando hasta que respondiesen (ejemplo A) y  llegar a unos dos muertos por día –sin contar los heridos- hasta  un total de unos 600 muertos. (ejemplo B).
  2. Que los dos bandos estuviesen armados.
  3. Que los dos bandos a ser posible fuesen apoyados por potentes fuerzas internacionales (ejemplo C).

Ejemplo A:

Entierro de Matías Montero, primer falangista asesinado (10.02.1934)

Esto no lo van a saber por los que escriben mentiras desde los pesebres ideológicos. Antes que Falange Española asesinara por primera vez, tengo a la vista  los nombres y dos apellidos, día, lugar y circunstancias  de los falangistas  asesinados: 7 simpatizantes, 4 militantes, 1 de las JONS simpatizante también de FE y 1 de FE-JONS cuando ambas formaciones se unieron. Total 13 asesinados.

FE no asesinó porque ya no aguantaba más asesinatos de los suyos, sino por la brutal forma que fue asesinado un falangista de 18 años hijo de un inspector de policía, que una mañana fue acorralado y linchado por un grupo de Juventudes Socialistas que habían ido a un entrenamiento paramilitar. Y según el parte médico: “Se apreciaron en el cadáver dos heridas de arma blanca en los labios y dos, producidas por bala, en un costado, y desgarros en una oreja”. En represalia, por la tarde un grupo de falangistas esperaron el autobús de las Juventudes Socialistas, dispararon e hirieron a tres, dos chicos y una chica de 28 años que moriría días después. El entonces republicano responsable de Interior ordenó que el entierro del falangista se realizara en la intimidad familiar y no permitió manifestación alguna; eso sí, autorizaría un gran manifestación  de republicanos, anarquistas, discursos incendiarios de socialistas y comunistas y un conocido como poeta, un “intelectual” del cuento, un “ceja” de los de ahora.

Ese ministro republicano responsable del Interior justo dos años después fue detenido y fusilado por el llamado Frente Popular, pues pesaba sobre él dos penas de muerte: porque  hacía unos años que había abjurado de la Masonería y porque ya no simpatizaba con el Frente Popular.

Ejemplo B:

Octubre 1934

En el año 2.009 se editó un importante y poco conocido libro, donde el autor desarrolla un gran trabajo de hemeroteca y de humildad. Sencilla y humilde sinceridad cuando en un hecho concreto al dar las cifras totales oficiales de muertos y heridos y las cifras de sus investigaciones afirmaba: “es más seguro que ninguna de ambas sea correcta”.

Pues bien, en su apartado estadístico de APÉNDICE DE VÍCTIMAS daba la cifra de los totales de muertos, que para abreviar solo voy a transcribir los muertos:

1.931 muertos 288. 1.932 muertos 276. 1.933 muertos 538. Y claro estaba 1.934 comienzo de la Guerra Civil con 1.879 muertos.

Los socialistas llevaban más de un año preparando…: “Nadie espere triunfar en un  día en un movimiento que tiene todos los caracteres de una guerra civil”.

Y el 4-5 de octubre de 1.934 lanzaron la Guerra Civil. Que al “principio” perdieron porque su líder creyó que se bastaban solitos, pero pasó aquello de “ve tú que a mí me da la risa”, más el añadido que el Gobierno de la II República de la bandera tricolor respondió a los tres días “Declarando el Estado de Guerra”.

Estado en que quedó la Casa Cuartel de La Felguera, en Sama de Langreo, tras ser atacada y dinamitada por los revolucionarios

Pero no pasaba nada porque los socialistas tenían prevista su coartada: Si ganaban la Guerra habían sido solo ellos, pero si se perdía la culpa era del pueblo que “espontáneamente” se había alzado en armas “como protesta contra la política que se sigue en la República”.

En menos de un mes de lucha, la única diferencia entre el año 1.934 y el año 1.936 es que no tuvieron tiempo, no tuvieron tiempo de asesinar a ninguna monja,  a ningún obispo, ni a ningún militar de alta graduación, el resto fue todo igual. Entró en juego las baterías antiaéreas por ambos bandos y un avión cayó a tierra, los unos dijeron que lo habían derribado y los otros que había tenido una avería, ya saben la propaganda es la propaganda Y el genocidio religioso se puso en marcha asesinando a novicios, seminaristas, frailes, frailes sacerdotes y sacerdotes, se quemaron y destruyeron iglesias en casi toda España, “solo” 58 por falta de tiempo.

En el año 1.935, por estar encarcelados y algunos escapados “solo” hubo un total de 142 muertos.

La Guerra Civil española es como ese incendio que empieza con fuerza, pero los agentes y las gentes acuden a sofocarlo y después de unos días de lucha contra el fuego lo creen apagado, pero quedan las humeantes y traidoras brasas y que con una fuerte  ráfaga de viento violentamente se reanuda de forma definitiva la catástrofe.

Ejemplo C:

Esa violenta y definitiva “ráfaga de viento” fue en realidad “una invitada ráfaga de viento internacional”: más  de 50 nacionalidades participaron en el final de la Guerra Civil española, hubo hasta algunos chinos venidos de los Estados Unidos. Y no escribo más: AQUÍ.

Hoy 22 de mayo de 2.020, en este momento de confinamiento del mal llamado “Estado de alarma” doy respuesta al título del escrito: Los españoles y los antiespañoles irán a la Guerra Civil si quieren los gobernantes y servicios secretos de los Estados Unidos.

Seré muy breve. Después de la II Guerra Mundial España fue apartada internacionalmente, porque no se podía permitir que el bando ganador de la Guerra Civil fuera la única Guerra que había ganado el bando perdedor de la II Guerra Mundial, es decir, la entonces nazi Alemania y la fascista Italia, y como bien saben todos los lectores de Japón ya se encargó personalmente los Estados Unidos: de los cielos les vino a los japoneses el infierno y creo que no es necesario escribir más.

Los Estados Unidos como la gran potencia del momento vio con claridad que España tuvo razón al oponerse al imparable avance comunista que  después se adueñaría y esclavizaría a media Europa.

Estados Unidos no dejó pasar la oportunidad y se ofreció a España con sus kilos y kilos de queso color rosado y leche en polvo que se repartían a los niños en algunas escuelas públicas, además  de su respaldo internacional, además de estar preparada con sus Bases Militares en suelo español por si se daba el caso de tener que defenderla de la Bestia Comunista y todo ello “desinteresadamente”.

Desde ese momento estuvimos tutelados por los sucesivos gobiernos de los Estados Unidos queramos o no, nos demos cuenta o no.

A Francisco Franco le perdonaron la vida, a Luis Carrero no – y que no les cuenten el cuento del ogro porque ETA solo desplazó a Madrid a unos chicos para que se dejaran ver y así poner luego su logotipo y poder apuntarse el magnicidio- y lo mismo le pasó a Aldo Moro: para estos asuntos mejor pregunten al que estuvo casi presente durante los asesinatos y ahora es un decrépito con gafas y pelo ondulado que siempre fue y es uno de los grandes timoneles  del denominado Nuevo Orden Mundial.

Hay mucho más pero no quiero cansar al lector, solo un “pequeño” detalle a modo de cuento o bulo -que ahora dicen que se lleva mucho- y que al final se hizo realidad:

El coche de Carrero

Hace años un joven estudiante español en los Estados Unidos no se perdía manifestación contra los Estados Unidos por la Guerra del Vietnam. Cuando vino a España era un socialista que daba mítines contra la OTAN, recuerdo la foto de un cartel donde se le veía arremangado de camisa blanca y en pose de grito ante los estudiantes de la Universidad Complutense de Madrid: “¡NO A LA OTAN!”.

Y así estuvo el sujeto y el Partido del sujeto año tras año dando la lata mintiendo y engañando a los españoles y antiespañoles. Y hasta escribió y fue editada como separata de El Socialista: “50 razones para decir No a la OTAN”.

Unos años después el sujeto desaforado y gritón era nada más y nada menos que el Secretario General de la OTAN, SECRETARIO GENERAL DE LA OTAN, el mismito que afirmó durante la Guerra de la antigua Yugoslavia, que los bombardeos de casas y edificios con gente dentro los muertos no eran muertos, eran “Daños colaterales”.

Así pues, que Pablo “el Coleta” seguramente es otro lacayo de los servicios secretos estadounidenses y Pedro “el Mentiroso” un lacayo de Soros que fue al que primero recibió cuando llegó al Poder; por eso, es algo que a nadie que conociese lo de “Míster Daños colaterales” le debería extrañar lo más mínimo  todo lo que está ocurriendo y lo que va a ocurrir en esto que todavía llaman España.

CONCLUSIÓN FINAL:

Todo todito todo depende  de Dios, “porque cada pelo de nuestra cabeza los tiene contados”, hasta lo de los calvos. Según el intermediario salmista, Dios nos tiene fichados a cada uno desde que somos “formados en el secreto vientre materno”.

Y Dios es queramos o no nuestro Padre que nos quiere a todos, infinitamente Misericordioso pero… ¡pero nunca ha dicho que sea infinita sus tragaderas: “¡Hasta cuándo he de aguantaros!”.

Así pues, si nuestro Padre tiene una “mala hora” nos puede soltar lo que ya soltó –en traducción libre y personal- al intermediario profeta Zacarías: “No os aguanto más: el que tenga que morir, que muera; el que tenga que perderse, que se pierda; y los que queden, que se maten unos a otros”: ¡Joder con Papá!

Si recurrimos al Hijo nos dirá lo que dijo a uno y que vale también para casi todos –también traducción libre y personal-: “Señor, te seguiré pero deja primero que vaya a sepultar a mi padre”. Y el Señor le contestó con un “Deja a los muertos que sepulten a sus muertos y sígueme”. Y claro, el problema de conciencia y responsabilidad de ese hombre era que todavía vivía su padre y parece que tenía cuerda para rato.

Y como Dios es Dios te puede soltar eso de –traducción libre y personal-: “Ya te lo he dicho todo: habrá terremotos, hambrunas, pestes, enfermedades, os perseguirán y matarán y guerras, muchas guerras”: ¡Pues vaya noticia fresca, eso lo dice también la pitonisa bruja Coruja y no es Dios!

En definitiva, que es mejor no ser cotilla y no preguntar a Dios no sea que te responda y entonces es cuando uno se lía. ¿Pero si nos dijo que debemos “pedir y se os dará”? Sí, pero también nos dijo un cortante “No sabéis lo que pedís”: le digo a usted señor guardia…

Pero la “Llena de Gracia” que es Madre de Dios y también Madre nuestra, como Mamá está siempre pendiente de sus hijos que la reconocen como Madre.

Por eso, en cierta ocasión se apareció y dijo a algunos videntes cuando comenzaría la Guerra Civil y cual sería el bando vencedor. Y como se apareció en tierra vasca y pidió a un vidente que rezase en vasco porque los que acudían eran gente sencilla del campo, “kaseros” que no entendían bien el español, el vidente obedeció. Y poco tiempo después le pidió al mismo vidente que rezase en español. El vidente preguntó el ahora con esas de cambio de idioma y la respuesta fue porque ahora venían muchos y la mayoría no entendía el vasco. Entonces los secesionistas vascos vieron el cielo abierto porque la “Amatxo venía a salvar a Euskadi” de la liberal, masona y pecadora España; pero cuando la Madre al ser preguntada por una pequeña comitiva de la dirección del PNV, recibieron la respuesta con desprecio, porque además de lo respondido encima lo hizo en español. Total, que el secesionista PNV con su clero vasco a la cabeza mandaron a la Aparición a la mierda.

Por cierto, los videntes fueron más de 200. Uno de los más significativos videntes a los pocos meses de la aparición tomó el hábito de fraile de San Juan de Dios y según testimonios de sus nuevos compañeros murió un año después como un santo. Otro vidente recibía a la numerosa prensa tumbado en una cama vestido con traje y corbata y fumando a lo “majo vestido”. Unas cuantas videntes jóvenes se metieron monjas. Y otra joven vidente soltera y sin novio quedó embarazada y no del Espíritu Santo: ¿pero qué me dices…? Pues digo lo mismo que han dicho otros antes que yo, que donde hay una aparición verdadera siempre está al quite Satanás y donde hay una aparición falsa… pues con más motivo para que “Lucero brillante” –según el intermediario profeta Isaías- tenga que estar al pie de su obra.

Debo añadir lo que en su día edité:

Del magnicidio de Luis Carrero Blanco transformado después en cuento, alguien extrajo enseñanzas para el futuro sobre cómo sería el comportamiento ético y moral y a qué grado de abyección podrían llegar los españoles: si se tragan ese cuento se lo tragarán todo. Acertó.

Los autores guía seleccionados para este escrito son: Cristóbal Córdoba. De cada cuatro cayeron tres. Persecución y muerte de la Falange fundacional. Madrid, 2.011. Juan Blázquez Miguel. España turbulenta. Alteraciones, violencia y sangre durante la II República. Madrid, 2.009.


3 respuestas a «¿Vamos los españoles y los antiespañoles a la guerra civil? Eso depende de…»

  1. Más bien nos masacrarán y asesinarán.
    Siento ser tan pesimismo, pero que realista.
    La mayoría de los militares son, simplemente, funcionarios de uniforme.
    Y lo mismo es aplicable a la guardia civil y policía nacional.
    Respeto a los «guardias de asalto», mozos, ertzainas, etc.,. me temo lo peor, como en el 36.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad