Vecinos por Torrelodones (VxT) amparador de un maltratador infantil (4/5)

Vecinos por Torrelodones (VxT) no sólo ampara a un golpista municipal, y al autor intelectual del asesinato de seis personas, así como el ordenante del encarcelamiento de otras 44, sino que, como vamos a ver, Vecinos por Torrelodones (VxT) ampara también a un maltratador infantil, al cual tuvieron la desfachatez de poner como ejemplo ante los propios jóvenes y niños de Torrelodones; algo, realmente repugnante.

Mariano Cuadrado Fuentes, maltratador infaltil

Mariano Cuadrado era maestro, profesión que ejerció siempre hasta que su afición a la política le ocupó todo su tiempo una vez que se hizo con la alcaldía de Torrelodones mediante un «golpe municipal». Como maestro ejerció primero en su localidad natal, Saldaña (Palencia) de 1914 a 1927, año en que es trasladado a Villarejo de Salvanés (Madrid), siendo trasladado en 1931 a Alcorcón para pasar en 1934 a Torrelodones. El caso es que tantos traslados, que en profesión tan estable como la suya llama la atención, se debieron siempre a choques con las alcaldías, juntas locales de enseñanza y no pocos padres de las localidades citadas; y es que el activismo político revolucionario de Cuadrado se solapaba con el de la enseñanza provocando enfrentamiento allá donde se encontraba. Pero peor aún, porque de Saldaña salió, sobre todo, como consecuencia de un expediente por maltrato físico a sus alumnos, lo mismo que, como veremos, le ocurrió en Villarejo de Salvanés; todo un recalcitrante de cuyo carácter autoritario, despótico, autosuficiente, egoísta y egocéntrico dejó huella hasta el día de su muerte, siendo incluso reconocido por no pocos de los que le trataron.

Que Cuadrado, en lo técnico, no era mal maestro lo acredita el inspector del expediente más importante que se conserva que es el de 1930 elaborado en Villarejo. Expediente que es todo un larde de pulcritud, profesionalidad y ecuanimidad, dicho sea de paso. (Archivo Gral. de la Administración. DAAE.- Exp. disciplinario 1ª Enseñanza (5) 1.19 y 32/10672).

El caso es que a Mariano Cuadrado se le abre expediente en Villarejo (AQUÍ los cargos contra él) a raíz de la denuncia de Damián Martínez Paris, porque a su hijo Damián, uno de su alumnos, al que Cuadrado daba clases particulares –por cierto ilegalmente como se verá–, en una de ellas le había dado una bofetada al niño arrancándole un diente (AQUÍ la denuncia); ni que decir tiene que de una simple bofetada no se arranca un diente, luego aunque se califica como tal debió ser algo más.

Como es natural, ante tamaña denuncia, se reunió la Junta Local de 1ª Enseñanza del pueblo en presencia del Inspector de Enseñanza (AQUÍ el acta de la reunión), documento de gran interés, pues en él se acredita que era de sobra conocido el maltrato infantil que Cuadrado propinaba a sus alumnos, alguno de los cuales había ya sido certificado por el médico de la localidad (AQUÍ uno de los certificados de maltrato). De todo ello no hay lugar a dudas a tenor del párrafo del acta de la reunión de dicho Consejo que dice: «Los señores Cura párroco y Farmaceútico hacen constar que no les guía afán ninguno de perjudicar al Sr. Cuadrado, como lo demuestra el hecho de no haber querido cursar denuncias anteriores, alguna de las cuales consta en actas de sesiones de la Junta Local, habiendo realizado repetidas gestiones de índole particular para conseguir que Don Mariano Cuadrado enmendase su proceder y únicamente  en vista de que el Sr. Cuadrado prosigue en sus procedimiento de dureza con sus alumnos, se ven en la necesidad de dar a este asunto el curso legal que corresponde para evitar de una vez este estado de cosas que es a todas luces escandaloso.»

Placa en la plazoleta cuyo texto no puede ser más escandaloso por falso

El resto del acta es, asimismo, muy interesante, pues evidencia la ecuanimidad del inspector en toda su actuación, como veremos en el siguiente documento que es el que elabora dicho técnico tras haber finalizado su inspección que fue exhaustiva pues entrevistó a padres y niños.

El informe del Inspector (AQUÍ el informe) aporta un primer dato significativo «En el año 1927 hubo de instruir esta Inspección un expediente de naturaleza análoga al repetido maestro de Villarejo de Salvanés», aclarando con ello cual fue el motivo de su traslado de Saldaña, así como la recalcitrante actitud de Cuadrado.

Ángel Girao y Elena Biurrun, concejal de comunicación y alcaldesa, respectivamente, en 2016, ambos de VxT, artífices principales del asunto Cuadrado, ahora jefe de comunicación y de gabinete, respectivamente, del actual ministro de Asuntos Sociales socialista-podemita… todo cuadra, nunca menor dicho.

El Inspector da los nombres de los niños con los que se entrevistó, pone sobre el tapete el palpable hecho de que Cuadrado se haya enfrentado con, al menos, medio pueblo y, sobre las alegaciones de éste, en la que pretende que todo es «víctima de una persecución enconada y sistemática, por el simple hecho de no querer formar en las filas de ese pretendido partido conformista», es decir, que para Cuadrado todo se debe a su ideas políticas, lo que el Inspector desmonta, primero, dejando constancia de que Cuadrado «procede desde el primer momento  –sin siquiera sea observando un criterio de legítima defensa– con inusitada violencia contra la Junta Local de 1ª Enseñanza y contra su propio compañero el otro maestro nacional», segundo, afirmando que «las únicas denuncias formuladas contra el Sr. Cuadrado (en Villarejo) se han formulado por su severidad en los castigos y nunca por otra razones» y, tercero, manifestando que «se acusa el Sr. Cuadrado de violento y que el Sr. Cuadrado con sus actos y con sus palabras demuestra que lo es y que por ello y por no poseer la discreta ponderación, el necesario espíritu de adaptación, que es imprescindible a todos y más que a nadie al maestro, se ha hecho incompatible con todas la autoridades y con casi todo el pueblo».

El Inspector no se corta más adelante en afirmar la competencia técnica de Cuadrado como maestro (figura en el expediente una carta de apoyo firmada por 75 padres, había 130 alumnos, bien que en ella los firmantes no desmienten lo de los malos tratos), que considera como atenuante; y prueba importantísima al tiempo de la imparcialidad y ecuanimidad del inspector que, por lo mismo, avala las acusaciones contra Cuadrado de maltrato a sus alumnos, algo que hay que tener muy en cuenta. Como conclusión, recomienda que se le traslade a otra localidad (lo será a Alcorcón al año siguiente).

Pero es que hay más, porque contra lo dicho, Cuadrado eleva las correspondientes alegaciones que son más de lo mismo en referencia a que sufre una persecución de índole política, lo que el Inspector vuelve a desacreditar, como ya había hecho, con un nuevo informe de réplica (AQUÍ el informe de ratificación) que es un verdadero modelo de pulcritud, pues después de afirmar, apercibiéndose en ello cierta indignación, su «ecuanimidad y una independencia de criterio absolutos juzgando con arreglo a su conciencia y cuidando asentar su razón sobre base segura», recalca que en el expediente «figuran declaraciones de niños y de mayores, certificaciones técnicas y manifestaciones de autoridades dignísimas. Según el Sr. Cuadrado todos faltan a la verdad: desde los niños que confesaron al Inspector que el maestro los castigaba corporalmente, hasta el médico que certifica la existencia de unas lesiones que por lo visto no existían (…) el Sr. Cuadrado arremete él contra todo y contra todos (…) La Inspección insiste en su criterio y se atiene a lo que consta en el expediente (…) cree el Inspector suficientemente demostrado que el Sr. Cuadrado se ha excedido en el castigo a sus discípulos y que se dedica a dar lecciones particulares sin la debida autorización».

García Plata, actual alcalde por VxT, aplaudido por sus acólitos, y con ello y por extensión a Cuadrado, demostrado maltratador infantil

Pues bien, esta es la persona a la que homenajea Vecinos por Torrelodones (VxT); este es el maltratador infantil al que se pone como modelo a seguir a jóvenes y niños de Torrelodones; esta es una de las caras que se ocultan a dichos infantes, y por ende a sus padres, porque de darla a conocer sería imposible que se le diera nombre a una plazoleta del pueblo; esta es la verdad de un criminal que, si hacía lo que se demostró que hacía con los niños, nada nos tiene que extrañar que se hiciera con la alcaldía en plena república mediante un «golpe municipal» y, menos aún, que viéndose en el poder, llegada la guerra, llevara a cabo una cruenta represión contra aquellos que no coincidían con sus opiniones haciéndoles encarcelar y a algunos de ellos asesinar, consecuencia lógica, hoy bien estudiada, del perfil de maltratador infantil de Mariano Cuadrado. Este es el personaje del que Vecinos por Torrelodones, filial del PSOE, primo hermano de IU/Podemos, así como de la Sociedad Caminera del Real Manzanares, está tan orgulloso.

Primera parte   Segunda parte   Tercera parte


Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*