Vecinos por Torrelodones (VxT) ¡apesta!

Venimos siguiendo con interés el experimento socialista denominado Vecinos por Torrelodones (VxT), es decir, el subterfugio del PSOE (VER AQUÍ)para hacerse con el poder de manera subrepticia en aquellas localidades donde por sus condicionantes sociales ni por asomo lo conseguiría. Este es el caso de VxT, partido local que alcanzó las mieles del poder en la localidad madrileña de Torrelodones allá por el 2007, feudo durante años del PP, vestido de «cordero», es decir, de partido independiente, sin ideología, equidistante de los dos mayoritarios, etc., pero que en realidad era y es una marca blanca del PSOE. La verdad es que la cosa les salió bien, no tanto por el citado truco del almendruco, sino porque el PP de Torrelodones, que des-gobernaba desde siempre, estaba infectado por el caciquismo, la ineptitud, el egoísmo y la estupidez, por lo que se lo pusieron a huevo.

Pues bien, como socialistas que son, los de VxT ya emanan ese olor fétido a chanchullos y corruptelas característicos de todo buen marxista, en este caso en forma de una sentencia judicial demoledora y de un requerimiento fiscal igualmente contundente.

Para no aburrirles se los resumimos:

  • Elena Biurrun

    Elena Biurrun, anterior alcaldesa de Torrelodones por VxT (el actual, Alfredo García-Plata, es un individuo sin personalidad, pobre de espíritu, pero no de ambiciones, un paniaguado, un títere de quien en realidad manda en VxT) largó con la clásica patada de marxista a la calle a cuatro policías locales porque… simplemente habían cumplido con su deber de hacer cumplir la ley y poner en su sitio a un inmigrante que, alucinado, montó un pollo de mírame y no me toques. Pero como ya sabemos que los sociatas son alérgicos a la ley y al orden, porque viven del caos y la anarquía, la cosa fue que Elena Biurrun hizo lo que hizo. Tras luchar en los tribunales con perseverancia, al final la Justicia ha dado la razón a los policías obligando al Consistorio torrensano, que sigue en poder de VxT, a readmitirles y a abonarles los sueldos no cobrados durante estos años, o sea y en total unos 200.000€… una pasta gansa.

Así pues, toda una vergüenza y evidencia de que el socialismo sigue en esa dinámica totalitaria rancia que le infecta desde su fundación. Toda una prueba del algodón de que llámese como se llame, se enmascare como se enmascare, sea como PSOE o su filial VxT, no tiene remedio.

¿Dimitirá Elena Biurrun de su actual carguito de jefa de gabinete del Ministro (socialista, por supuesto) de Asuntos Sociales, Escrivá? ¿Reconocerá públicamente sus malas formas y fondo en este caso que la acusa directamente y sin paliativos? ¿Resarcirá a los policías y a sus familias de su propio bolsillo, que bien que cobra, o al menos por los graves daños morales y psicológicos causados? Ya le podemos adelantar que no. Ni una palabra. Ni un gesto… que para eso es socialista y fue/es de VxT, partido que apesta tanto como su madre el PSOE.

  • Santiago Fernández y Elena, la feliz pareja

    En tiempos de esa «lumbrera» que es la ya citada Elena Biurrun, el concejal de Urbanismo, Santiago Fernández –que se hizo pareja de Biurrun al encontrar el amor con ella durante su mandato, qué casualidad–, dio orden digital, o sea a dedo, en contra de todo lo reglado para estos casos y «Pese a sentencia firme y a que al aval ha sido ejecutado, se acuerda la devolución del aval a Destajos S.A.» (Informe del Secretario del Ayuntamiento), de devolver 100.000€ a tal empresa, hecho irregular a todas luces, por no decir delictivo, que no tuvo más remedio que reconocer en sesión extraordinaria el nuevo alcalde, García-Plata, recuérdese que también de VxT, como hemos dicho, porque… vio venir el toro y… hasta ahí podía llegar la afinidad ideológica y la lealtad partidista. Así, el Ayuntamiento de Torrelodones declaró la «lesividad» de esa operación porque… las obras ni siquiera se habían llevado a cabo por la empresa en cuestión. En fin, lo de siempre: la pasta que va y que viene, el dedo y el mangoneo.

Óscar Fernández
Susana Albert
Escrivá

Y… pues Elena Biurrun es jefa del gabinete del ministro José Luis Escrivá, socialista, claro, que lo es de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones; y la pareja de Biurrun es analista de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal que depende de… Escrivá, el ministro socialista. Y no hay que olvidar a Ángel Guirao que fue mano derecha de Biurrun como concejal de comunicación durante sus dos mandatos como alcaldesa de VxT en Torrelodones y que ahora es el jefe de comunicación de… lo han adivinado: Escrivá, ministro socialista. Es decir, que todo cuadra, la cueva socialista con careta de Vecinos por Torrelodones (VxT) se ha trasladado en buena parte al Ministerio de Asuntos Sociales. Y decimos en parte porque la que sigue des-gobernando Torrelodones es aún inmensa, destacando entre sus habitantes al concejal de comunicación, Óscar Fernández Hernández, un gañan, un tronco de chupa de dómine, y a la de Asuntos Sociales, Susana Albert Bernal, cuya carita lo dice todo, a la que habría que preguntar que dónde estaba cuando Biurrun le pegó la patada a los policías, porque nada más propio de «asuntos sociales» que preocuparse por la justicia y por los desfavorecidos como fue el caso de los cuatro policías y sus familias durante el tiempo que ha durado su calvario.

A todo esto, el deterioro en todos los órdenes de localidad otrora tan emblemática como encantadora de la sierra de Madrid sigue acelerándose (VER AQUÍ).

Ah… por cierto, esto no acaba aquí, porque, según parece, puede que esté en ciernes al menos un nuevo escándalo. Y es que el tufo que desprende Vecinos por Torrelodones, marca blanca del PSOE, es inaguantable.


Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*