Verdades sobre la suspensión del Mobile Word Congress. La chusma política está arruinando España

El Mobile Word Congress se ha suspendido por «causa de fuerza mayor», según la versión oficial, pero detrás existen razones no reveladas, entre las que destacan la reacción contra la torpeza y los errores de una clase política española, que ha hecho de España un país rechazado por el gran capital mundial y de Barcelona una ciudad insegura y agitada que ya no es sede optima para los grandes congresos.

Hay otras razones ocultas, como la lucha entre las empresas norteamericanas y chinas por los mercados, la batalla del 5G, donde los chinos tienen una importante ventaja, la guerra comercial en curso y la lucha por las patentes, pero las razones políticas, en especial el hecho de que España haya sido calificada como país comunista, tienen una importancia crucial y han servido como catalizador y potenciador de todas las demás causas.

En el ámbito político hay dos grandes culpables: en primer lugar Pedro Sánchez, por su política insensata y su provocadora alianza con comunistas y nacionalistas extremos; en segundo lugar los políticos catalanes, que han convertido Cataluña y Barcelona en un territorio de conflictos donde puede estallar la violencia en cualquier momento.

Muchos congresos, convenciones, actividades lucrativas y cónclaves de negocios están huyendo de Barcelona y desplazándose a otras ciudades españolas y extranjeras. El nacionalismo ha hecho de Barcelona una ciudad incómoda, insegura y degradada por carteristas, asaltantes y violentos, mientras que la España de Sánchez es ya considerada un país tóxico por el gran capital mundial. Entre unos y otros se han cargado uno de los grandes congresos mundiales, generador de más de 500 millones de euros de riqueza en la ciudad condal.

Tienen razón las autoridades sanitarias cuando afirman que el coronavirus nunca ha sido un peligro real para el Congreso. También tiene razón la vicepresidenta del gobierno de Sánchez, Carmen Calvo, cuando dice que la causa de la suspensión no es el coronavirus sino «otra», pero nadie se atreve a analizar y exponer toda la verdad que se esconde detrás de la suspensión.

En Holanda y en otros países se siguen celebrando grandes congresos sin problemas. ¿Entonces por qué se ha suspendido el Mobile Word Congress? No es por el coronavirus y la respuesta verdadera es que tanto los políticos nacionalistas catalanes como Pedro Sánchez han sido parte activa en el asesinato de la gallina de los huevos de oro. Y la tragedia del rechazo a España, si no se adoptan medidas urgentes, no ha hecho mas que empezar.

Cuando Sánchez introdujo a los comunistas en el gobierno y cuando después amenazó a Trump con aplicar la Tasa Google y otros impuestos especiales a las tecnológicas provocó un rechazo de la Casa Blanca que tiene un elevado precio. Uno de ellos es que el mundo de los negocios empieza a considerar a España como «país tóxico».

Muchas de las empresas que han desertado del congreso de Barcelona están presentes en otros cónclaves internacionales. De hecho, en la actualidad se está celebrando en Ámsterdam la feria Integrated Systems Europe (ISE). Este evento, dedicado a la industria de los sistemas integrados de imagen y sonido, cuenta con la participación de más de 1.300 expositores y en 2019 recibió más de 80.000 visitantes. Otras ferias como el Salón del Motor de Ginebra, la Semana de la Moda de París o la feria internacional de arte contemporáneo ARCO, que tendrá lugar a finales de mes en Madrid, mantienen su celebración sin problemas.

Desde el principio, los organizadores del Mobile observaron con preocupación irregularidades y dudas inexplicables en algunas empresas punteras del mundo de la telefonía móvil con respecto al congreso de Barcelona. La resistencia era inadecuada e inexplicable, sobre todo porque esa actitud no se manifestaba por igual en otras ferias y congresos, pero confiaban en que la importancia del Mobile venciera esa resistencia y se lograra un nuevo éxito, como en años anteriores. Varios miembros del equipo organizador sospechan de que alguien, desde hace más de un mes, ha estado boicoteando, desde las sombras, la celebración del congreso.

El Virus de Wuhan solo ha sido una excusa oportuna para largarse de un país conflictivo para Occidente y de una ciudad insegura, llena de carteristas y de golpistas corruptos y alucinados. Para colmo ha llegado Sánchez con su política comunista tóxica. El mundo de los grandes negocios se está vengando de Pedro Sánchez por haber introducido el comunismo en la OTAN y por su voracidad fiscal, política contraria a la que el resto del mundo practica para detener la recesión.

Nadie decía nada, pero se estaba fraguando un boicot silencioso y cruel, sin piedad, que ha terminado con hundir el Congreso y que, aunque nadie lo diga, también amenaza la celebración de las próximas ediciones. Las imbecilidades y los abusos se pagan en el plano internacional y ahora se están viendo las consecuencias de la política chulesca del «doctor» guaperas. Tendría que ocurrir un milagro que incluyera el fin de la presencia comunista en el gobierno, el fin de la alianza con la narcotiranía de Venezuela y el abandono de la política de impuestos altos y hostilidad a la empresa y al emprendimiento para que España se escapara del castigo que nos ha buscado el insensato Sánchez.

Sanchez, que empieza a sentir la dolorosa espuela del rechazo en sus costados, se reune con Pablo Casado para ofrecerle una alianza. Lo hace con asco, pero lo hace, sobre todo, porque está comprobando que gobernar un país como España, con gran valor estratégico, acompañado del comunismo de Podemos y de la escoria nacionalista, es poco menos que imposible.

Llevo días indagando sobre la debilidad creciente del congreso, en el mundo de los negocios y en mis contactos internacionales, donde he encontrado muy poca información y mucha opinión contraria y rechazo al gobierno español. Un periodista italiano muy bien informado me dice que los españoles tienen que darse cuenta pronto de que «Sánchez e uno stronzo» (gilipollas) y un norteamericano estrechamente vinculado a la geopolítica y la geoestrategia, cuyos análisis siempre son brillantes, me dijo algo parecido, pidiéndome respeto a su anonimato: «Los españoles deberían saber que el verdadero culpable de que el MWC esté en peligro (todavía no se había suspendido) se llama Pedro Sánchez».

Sin duda se refería al rechazo creciente que despierta en el mundo del dinero la política de Pedro Sánchez, en especial su loco empeño en subir impuestos cuando el resto del mundo los baja para ayudar a combatir la recesión y el retroceso en la actividad económica, una política incomprensible y que sólo se explica desde la avaricia y el deseo de contar con dinero abundante para cimentar el poder del propio gobierno español.

La suspensión del Mobile es solo un drama más de los muchos que el sanchismo está provocando en España, donde más de 35.000 empresas han cerrado ya desde que Sánchez gobierna.

Para votoenblanco.com


3 respuestas a «Verdades sobre la suspensión del Mobile Word Congress. La chusma política está arruinando España»

  1. No estoy de acuerdo.
    Además de lo que señala como verdadera causa de la cancelación (nuestra política desastrosa y peligrosa), lo que desecha, el coronavirus, es para mí lo importante y trascendente.
    El coronavirus es, seguramente, un ataque encubierto de Usa. Los yanquis están en crisis económica-financiera y, además, sus «revoluciones de colores – primaveras árabes» no han triunfado completamente. Eso, unido a que China se está encumbrando económicamente como líder mundial, con un ejército y una industria-tecnología puntera, y con el apoyo de una Rusia que no se pliega al NOM y tiene cierta superioridad en capacidades punteras en armamento, es inasumible por los yanquis.
    Y aquí está(n) la(s) respuesta(s): una epidemia que anula la economía china en gran medida. Epidemia que surge curiosamente en el único «puente-vacaciones» de los chinos, sus fiestas de año nuevo, cuando se registran millones de viajes interiores a sus ciudades de origen; y precisamente en una de las zonas más industrializadas y precisamente con industrias punteras, que, incluso, cuenta con un «superlaboratorio biológico» ideal al que echar la culpa de la hipotética fuga del virus.
    El golpe del Mobile Word Congress es apenas una pequeña derivada, pero va en la misma dirección: atacar la superioridad china en redes 5G y móviles. Por cierto, como el autor dice, otros congresos no se han cerrado y este sí, curioso.
    Y lo de que España esté en manos comunistas le encanta a la mayoría de nuestros “aliados” y “países de nuestro entorno”. Es más, juraría que muchos de ellos colaboran activamente en destruirnos (no hay más que ver cómo se comportan con Cataluña, Puigdemon, etc).
    Estamos en vías de una guerra mundial y todo esto es una de las escaramuzas previas.
    Rusia y China, que ya estaban alertadas, ahora pasarán a estar alarmadas, es decir, a tomar las armas

    1. Si lo del coronavirus no es un «invento» made in USA, ¡cómo lo parece!.
      Eso es, precisamente, lo único que me hace dudar de su paternidad; pero sin descartarla.
      Hace veinte años, China jugaba en tercera división y LA HAN convertido en el monstruo del doctor Frankenstein, pero no acepta órdenes y tiene sus propios planes, que nadie sabe ahora como sujetar. Por ahí van los «tirovirus», probablemente.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*