Víctor Pradera fuente de inspiración para Franco

Víctor Pradera

Para muchos, en general los no muy entendidos en estos asuntos, es desconocido el hecho de que en buena medida Franco bebió del pensamiento de Víctor Pradera, con quien le unió estrecha amistad, a la hora de reconstruir la España arrasada por la guerra. Para salvar tal desconocimiento, nada mejor que conocer quién fue Pradera y en qué momento histórico entró en relación con Franco.

Víctor Pradera nació en Pamplona en 1872. Jurista, tradicionalista, activo católico, pensador y uno de los máximos exponentes de la esencia católica de España. Tras terminar el bachillerato, estudió en Burdeos. A su regreso estudió en la Universidad de Deusto, pasando después a Madrid donde se licenció como ingeniero de caminos para, a continuación, en 1897, marchar a Tolosa para ocuparse de la dirección de la industria papelera familiar.

Con 26 años, y miembro del partido carlista, Pradera consiguió, con el apoyo del marqués de Elósegui, acta de diputado a Cortes en 1899 por Guipúzcoa, ocupando su escaño hasta 1902. Siguiendo la costumbre carlista de entonces, el 2 de Junio prometió, no juró, su cargo, ni tampoco juró fidelidad ni obediencia a Alfonso XIII ni siquiera “guardar y hacer guardar la Constitución de la Monarquía española”. Por su inteligencia y cualidades oratorias enseguida se convirtió en el portavoz de la minoría tradicionalista.

Carlista por convicción y tradición familiar, Pradera defendió el catolicismo, el foralismo y el legitimismo durante la Restauración, desarrollando un gran interés y preocupación por la solución de los acuciantes problemas sociales de los más necesitados, los obreros, siempre mediante soluciones basadas en la doctrina social de la Iglesia.

Vázquez de Mella

Defendió la causa del pretendiente carlista Carlos VII. Siguiendo a Vázquez de Mella, su mentor, advirtiendo los profundos cambios sociales, los efectos de la industrialización y las nuevas formas de vida, entendió que no bastaba la integridad doctrinal carlista para influir en el devenir de la nación, por lo que abogó por confluir con el parlamentarismo liberal en cuanto a la necesidad de adoptar nuevas técnicas de propaganda, en colaborar con la Monarquía alfonsina reinante y en asumir las doctrinas sociales del Papa León XIII. Durante las dos cortas legislaturas en que ejerció como diputado sorprendió y llamó considerablemente la atención incluso de sus adversarios políticos.

Cursó también estudios de Derecho, Filosofía y Teología, ejerciendo la abogacía durante algún tiempo, mientras en lo político seguía la estela de Vázquez de Mella intentando conectar al tradicionalismo carlista con el liberalismo moderado. Polemizó con Francisco Silvela, Fernando Primo de Rivera, Canalejas, Romero Robledo y, más tarde, con Antonio Maura con el que, sin embargo, le unió gran amistad.

Sabino Arana

De nuevo diputado en 1901, ante las aspiraciones autonomistas de Cataluña (protagonizadas por Lerroux y Cambó), así como con las manifiestamente separatistas de Sabino Arana en Vizcaya y la ofensiva anticlerical de los liberales Segismundo Moret, el conde de Romanones y José Canalejas, Pradera abandonó en no poca medida la defensa del legitimismo carlista para centrarse en la defensa del ideario católico y español.

En las elecciones de 1903, Pradera no consiguió acta de diputado. Entre 1903 y 1918, estuvo ausente del Congreso, dedicándose, entre otras actividades, a la intelectual de plasmar buena parte de su pensamiento en lo político y moral.

En 1918 volvió a ser representante jaimista por Pamplona en el Congreso de los Diputados (Cortes). En la breve vida parlamentaria de tal legislatura –acabó en 1919–, Pradera se opuso a las demandas autonómicas de Cataluña y Vascongadas; especialmente duros y agrios fueron sus enfrentamientos con los separatistas vascos Sota y Arana, portavoces del “odio a España”. También se opuso Pradera al gobierno de concentración de Antonio Maura.

Durante la Primera Guerra Mundial defendió la neutralidad española declarando que “la neutralidad es soberanía”; y ello a pesar de que la mayoría de los carlistas eran abiertamente germanófilos.

Entre 1918 y 1919, el tradicionalismo se escindió, separándose la denominada corriente “mellista” dirigida por Vázquez de Mella en la que se integró Pradera, siendo elegido diputado, tomando clara posición en contra del tradicionalismo que ya iba desembocando en el separatismo confluyendo con Arana, consolidándose Pradera como enemigo acérrimo del separatismo de cualquier clase, también del incipiente catalán. Su radical oposición frente a los pretendidos Estatutos autonómicos de Vascongadas y de Cataluña fue pública y notoriamente activa. De estos instantes viene el odio de los separatistas vascongados, en concreto del PNV, que en definitiva sería lo que años después le costaría la vida como veremos.

En 1918, Víctor Pradera captó en toda su intensidad la amenaza del marxismo en alza, de la dictadura del proletariado recién triunfante en Rusia y de la irremediable marcha hacia la descomposición de los gobierno de la Monarquía constitucional reinante.

Gral. Primo de Rivera

Llegada la Dictadura de Miguel Primo de Rivera en 1923, Pradera exclamó “¡Gracias a Dios! ¡Ya era hora!”. Para él, este régimen se legitimaba por su evidente “necesidad” política y social, así como por los prácticamente unánimes apoyos recibidos de parte de la “voluntad popular” que incluso le permitieron hacerse con el poder sin derramamiento de sangre ni altercados de ninguna clase. El General convocó a Pradera siete días después del golpe, acogiéndole en calidad de asesor doctrinal para su proyecto regeneracionista, encargándole redactar cuatro memorias: organización natural e histórica de la Nación española; carácter y modo de elección de las Cortes en el nuevo régimen; futura organización de los funcionarios de la administración de Justicia; y organización del Gobierno y sus relaciones con las Cortes. No todo lo que en ellas plasmó se llevó a efecto.

En su obra “Dios vuelve y los dioses van. Modernas orientaciones de economía política derivadas de viejos principios” (1923), Pradera enunciaba ya el “Estado nuevo y bueno, adecuado al cumplimiento de los fines nacionales” que debía sustituir al liberal, teniendo como base política los principios católicos, autoritarios y orgánicos; además, diseñaba una idea de economía política orientada según principios corporativos buscando la humanización de la sociedad, planteando como referente el modelo histórico de los Reyes Católicos y un nuevo orden  político sustentado en una monarquía representativa, tradicional y social concebida sobre los pilares de la familia, el municipio, la región y la nación. Como puede verse, lo dicho será fuente de inspiración de Franco para la construcción de ese nuevo Estado tras la contienda civil.

Tras la caída de la dictadura de Primo de Rivera, Pradera se sintió imbuido de un agrio sentimiento de fracaso, quejándose amargamente de la oportunidad perdida, considerando que, pese a los grandes éxitos conseguidos –paz social y pacificación de Marruecos–, Miguel Primo de Rivera no había logrado evitar el descrédito de la “dictadura comisaria” como solución al caos reinante de antes y menos aún del que se veía venir.

Fue tras el desembarco de Alhucemas en 1927, cuando Pradera tomó contacto personal con Franco, entonces ya General, estableciendo con él una estrecha relación de amistad y continua comunicación en la que intercambiaban informaciones e ideas sobre cómo solucionar los graves problemas de España; especialmente el peligroso avance de la revolución marxista que se extendía por nuestra patria como por toda Europa, cuya realidad ambos conocían en profundidad.

Pradera consideró que la II Republica no era sino una fase revolucionaria más, especialmente por su legislación antirreligiosa y su intervencionismo estatal.

osé Antonio Aguirre
Manuel de Irujo

Fue vocal del Tribunal de Garantías de Navarra entre 1933 y 1936, defendiendo la identidad específica navarra contra las aspiraciones anexionistas de los separatistas del PNV dirigidos entonces por José Antonio Aguirre y Manuel de Irujo.

Junto con el Conde de Rodezno defendió la necesidad de superar el estricto marco territorial vasco-navarro tradicionalista, buscando mayor implantación a nivel nacional y apoyos políticos en sectores hasta ese momento despreciados, convirtiéndose en el ideólogo y principal portavoz de dicha estrategia expansionista.

JTras la Sanjurjada de 1932, la nueva Junta Suprema del carlismo pasó a manos de Oriol, Lamamié de Clairac, Bilbao y del mismo Pradera, apostando por unir a las distintas sensibilidades monárquicas frente a los otros dirigentes políticos del momento también monárquicos pero liberales –Herrera Oria y Gil Robles–, participando en actos con los alfonsinos de Renovación Española. Su posición ante la novedad que supuso la aparición de Falange Española en 1933 fue más positiva que la del carlismo en general.

Tras la revolución de Octubre de 1934, Pradera intensificó su labor en Acción Española. En diciembre de tal año, y junto con Calvo Sotelo, fundaron el Bloque Nacional desarrollando una intensísima campaña de propaganda contra las izquierdas, así como también contra la CEDA de Gil Robles a quien censuraban su ingenuo posibilismo.

Pradera en un mitin

En 1935 publicó El Estado nuevo, su obra capital, muy admirada y tenida en cuenta por Franco durante toda su vida.

Frente a la culminación revolucionaria de la II República, Pradera propuso abiertamente, siguiendo sus propios pasos ya establecidos en “Dios vuelve y los dioses van. Modernas orientaciones de economía política derivadas de viejos principios” en 1923 y en El Estado nuevo de 1935, un nuevo concepto del Estado según el cual éste debía descansar sobre la unidad de todas las fuerzas contrarrevolucionarias, un nuevo régimen destinado a edificar un Estado superior, moral y políticamente, tanto al monárquico constitucional fenecido ya entonces, como al republicano revolucionario. La dictadura militar necesaria para esa construcción y esa “reacción nacional” sería sólo transitoria al servicio de dicha empresa, evitando así, además, su mayor peligro que para Pradera sería que “terminará por devorarse a sí misma”. Volvemos a ver en lo dicho la esencia del régimen construido por Franco durante su etapa de gobierno.

Frente al ingenuo posibilismo de la democraciacristiana de Gil Robles y su CEDA, Pradera apoyó decididamente la constitución de un frente nacional contrarrevolucionario de cara a las elecciones de Febrero de 1936. Tras el acceso al poder del Frente Popular en tal mes mediante un monumental pucherazo electoral, Pradera sentenció profético “La República ha culminado. Llega a su final, que para nosotros será horrendo. Ella morirá, víctima de sí misma. ¿A cuántos nos adelantará la hora de la muerte?”.

Poco antes de partir Franco para Canarias, en Mayo de 1936, se reunió con Pradera confesándole que, caso de tener que alzarse “no será para volver a la posición de partida”; término militar aplicable a cualquier situación, mediante la cual Frano dejaba clara su posición de que, si había que llegar al pronunciamiento militar, no sería para volver a los partidos políticos que a la vista estaba lo que habían causado a España, como menos aún dejar paso a la nueva revolución que todos sabían que preparaba el Frente Popular.

Pradera apoyó el Alzamiento del 18 de Julio, al que, una vez producido, definió como reacción contrarrevolucionaria instauradora de una “monarquía representativa hereditaria”; en sintonía con otros carlistas como el Conde de Rodezno y en no poca medida con el propio Gral. Mola. “¡Que Dios nos ayude!… si fracasamos, nos cortarán el cuello”, dijo al dirigente carlista Tomás Domínguez Arévalo.

Telesforo Monzón

Fracasado el Alzamiento en Guipúzcoa, donde se encontraba, Pradera fue detenido en San Sebastián por orden expresa del diputado peneuvista Manuel de Irujo, dirigiendo el arresto el también peneuvista Telesforo Monzón, a la sazón “ministro de la Gobernación de Euzkadi”, llevándose a cabo por militantes también del PNV. De nada le valió hacer valer su condición de aforado por ser miembro del Tribunal de Garantías Constitucionales. Tras unos días en prisión, el 6 de Agosto de 1936 fue fusilado en el cementerio de Polloe de la capital donostiarra. Entre sus últimas frases, según testigos, destacan: “Nada importa la suerte que nos toque si la patria se salva”; “Os perdono a todos, como Cristo perdonó en la cruz. Este es el Camino, la Verdad y la Vida. Vosotros me matáis y El me hace inmortal; volveos a Él y os salvaréis”; “La única pena que tengo al morir es no ver aún a mi España salvada”; “¡Padre, perdónalos, que no saben lo que hacen!”. Su único hijo fue fusilado al día siguiente.

Si analizamos las breves reseñas que hemos hecho sobre su pensamiento y los pasos dados por Franco en la reconstrucción nacional y durante toda su etapa de gobierno, vemos que el Generalísimo logró llevar a la práctica aquél en toda su extensión, con el éxito que de todo punto de vista logró; mejor homenaje a Pradera de su parte ninguno.

PD.- Otra cosa es lo que han hecho los sucesores del Caudillo con la herencia recibida.


28 respuestas a «Víctor Pradera fuente de inspiración para Franco»

  1. El tándem Víctor Pradera + Ramiro de Maeztu, y añadir a José Calvo Sotelo y también José Antonio Primo de Rivera. No se si los lectores estarán de acuerdo.

    1. Totalmente.
      Cuatro grandes patriotas españoles, de los que ya casi no quedan.
      Feliz Año Nuevo, amigo, y que Dios y la Virgen del Pilar nos ayuden a echar a Pedro Sánchez y su banda del gobierno, y enviarles a la cárcel.

  2. La cuestión es siempre justificar a Franco a cualquier precio.

    La postdata no tiene desperdicio: “PD: Otra cosa es lo que han hecho los sucesores del Caudillo con la herencia recibida”

    Pues no señor autor o quién lo haya escrito: los “sucesores” eran elegidos y protegidos por él, cayendo en los dos gravísimos y definitivos errores que ningún mandatario puede cometer sin librarse de las mismas culpas, a saber:

    1) “In eligendo”: Si se ha elegido incorrectamente (lo que era evidente a todas luces) se tiene el mismo descredito que el elegido.

    2) “In vigilando”: Si se no se vigila al elegido y se descubre su inviabilidad se tienen las mismas culpas que este.

    Y no quiero entrar en otras cuestiones para no alargarme y perder el tiempo, porque en la realidad no hay “ni por dónde cogerlo”, aunque solo lo señalado basta para hundir todo lo que se hubiese realizado previamente y por tanto suponer una traición para ello.

    1. O sea, que Franco era pitoniso y debería haber sabido que el Juanca iba a salir rana… Sin comentarios.
      Por otro lado, según tú, a quién debería haber nombrado sucesor? A Carlos Hugo, a Javier de Borbón Parma, a Sixto Enrique, al conserje del Pardo…?

      1. En primer lugar deje de tutearme que no he comido con usted, ni quiero, en ninguna parte.

        En segundo lugar mejore su comprensión lectora y argumente sobre lo expuesto, no sobre sus filias y fobias.

        Iba a seguir pero ni merece la pena. Venga, a vivir de sus mitos.

        1. Y tú limítate a responder a mí sencilla pregunta, tan sencilla que incluso tú eres capaz de entender, y no te vayas por los cerros de Úbeda. Sigo sentado esperando tu inteligencia respuesta…

          1. Conteste usted a las cuestiones por las que empezó a insultar y berrear, que sus cuestiones están más que sobradamente comentadas y contestadas, para el que sepa leer y escribir, claro
            ¡¡Cuñaoooo!!

    2. Sigue la línea del Franco «tonto de remate» que solo sabe mandar justiito un batallón… y gana una guerra; que es lerdo en gestión… pero lleva de 1940 a 1970 a España a ser 8ª potencia industrial; que no sabe de política… y torea a Hitler, Stalin, Churchill y Roosevelt. Para ser un semi inútil no lo hizo tan mal. Creo que desde dentro se cargaron el Régimen los meapilas del traje cruzado mil rayas de mucho ir a misa y mucho tener fulanas en pisito y mucho consejo de administración… Quizá el gran acierto de Franco fue que los españoles cobraran todos los meses y comieran tres veces al dia algo impensable en España antes de 1950. Recuerden la frase de Carrero: «No nos, quieren pero nos, necesitan, cuando no nos necesiten nos, destruirán». Lo peor que hizo Franco fue buscar aliados allí donde solo han habido, hay y habrán enemigos: el mundo anglosajón.

      1. D. Rafael, conteste usted a lo expuesto y no a lo que su pasión le lleve ¿Tiene algo que decir sobre lo expuesto o no? Argumente y déjese de alabanzas que no vienen al caso.
        La obsesión franquista con el personaje es realmente patética.

        ¿Acaso Franco ganó solo la guerra? ¿Es que todos los demás eran unos inútiles?¿Quién les dice que sin él, con otro en el mando, no se hubiese ganado? Alguien sí se lo dice: cuarenta años de propaganda que parecen perdurar en las mentes.

        Y sigue el mito del progreso por el cual sin Franco solo habríamos pasado hambre. Y se pasó con él, ya que solo su presencia evito la entrada en la reconstrucción de Europa y ya sin peligro de “comunistas” al estar en el lado geográfico adecuado. El mundo estaba en una total reconstrucción y en un cambio de paradigma profundo y prácticamente con cualquier gobierno y con el relance económico de Europa y con nuestra privilegiada posición geográfica (que hasta en eso hemos tenido suerte) además de la demostrada capacidad de trabajo y sacrificio del entonces ejemplar pueblo español, se habría conseguido fácilmente la situación de 1970 o mejor.

        Ya de Franco político (del que usted mismo indica un error tan garrafal que por sí solo le descalifica como estadista), “decisor” del destino de España, etc. ni entro, porque “pá que”.

        1. Pues si un mediocre, según la excelsa consideración de tu preclara inteligencia, convirtió un erial en la novena potencia económica del mundo, qué hubiera logrado teniendo un poco más de la sobreabundante inteligencia que posees?
          Conversión teniendo en cuenta… la situación de la España que asumió, los obstáculos que afrontó, los adversarios que tuvo, con un sistema tributario ridículo, sin recibir ni un centavo de los yanquis…
          Coño, si llegas a gobernar tú, jotaele, nos convertimos en dueños del mundo…

          Otrosí: si un mediocre como el Caudillo, ganó una guerra teniendo todo en contra, como dijo por la radio el miserable Inda Prieto, si llega a ser un genio militar…

          1. Comentario de barra de bar de personas sin la menor capacidad crítica, sin el menor conocimiento y sin comprensión lectora ninguna.

            No sé si con mi «inteligencia» habríamos llegado a algo pero lo que se puede asegurar es que con la suya estaríamos más que perdidos.

            Estudie algo y piense por sí mismo al menos en alguna ocasión.

        2. Pues si un mediocre, según la excelsa consideración de tu preclara inteligencia, convirtió un erial en la novena potencia económica del mundo, qué hubiera logrado teniendo un poco más de la sobreabundante inteligencia que posees?
          Conversión teniendo en cuenta… la situación de la España que asumió, los obstáculos que afrontó, los adversarios que tuvo, con un sistema tributario ridículo, sin recibir ni un centavo de los yanquis…
          Coño, si llegas a gobernar tú, jotaele, nos convertimos en dueños del mundo…

          Otrosí: si un mediocre como el Caudillo, ganó una guerra teniendo todo en contra, como dijo por la radio el miserable Inda Prieto, si llega a ser un genio militar…

          1. Comentario de barra de bar de personas sin la menor capacidad crítica, sin el menor conocimiento y sin comprensión lectora ninguna.

            No sé si con mi «inteligencia» habríamos llegado a algo pero lo que se puede asegurar es que con la suya estaríamos más que perdidos.

            Estudie algo y piense por sí mismo al menos en alguna ocasión.

        3. Dando por sentado que a los imbéciles como tú lo mejor es no hacerles el menor caso, rompo la regla para señalar el guion y hasta el banderín de tu estupidez.
          Así, dices, mejor dicho, rebuznas: «¿Acaso Franco ganó solo la guerra? ¿Es que todos los demás eran unos inútiles?¿Quién les dice que sin él, con otro en el mando, no se hubiese ganado? Alguien sí se lo dice: cuarenta años de propaganda que parecen perdurar en las mentes.»
          Sin entrar al reduccionismo de la sandez que planteas, que se sepa el mando único no es mala cosa cuando de una guerra se trata, no digamos si tiene como es el caso el carácter de civil. Por lo tanto, claro que la ganó Franco, y claro que lo eligieron como comandante general, como Generalísimo, en la finca de don Alipio, sus compañeros generales que tuvieron eso que los manfloritas como tú desconocen para enfrentarse a la piara de hijos de puta antiespañoles, a los que tú indirectamente ensalzas, y de los que en realidad sugieres que si las rejas se hubieran vuelto hubiera España alcanzado idénticos niveles de bienestar. Para ello, para dar a entender semejante majadería, llegas a soltar la estupidez de que como el mundo, según tu pensamiento mágico, estaba en reconstrucción, pues algo nos habría tocado ¿verdad? Y sí, habría que responderte, para empezar una guerra, o sea, otra que añadir a la de los mil días ganada a los cerdos rojos, que hubiera destruido por completo lo que quedaba sano y matado, ¿a cuántos? eminencia, ¿qué número te parecería bien? ¿200.000-medio millón de españoles más serían para ti suficientes? ¡cretino!
          Hay quien te recuerda cómo el Generalísimo hubo de lidiar con lo que lidió, empezando por un Adolfo Hitler cuando todo el mundo lo temía y concluyendo con Ike Eisenhower cuando todo el mundo idem., prueba de la que decir salió airoso el general español es quedarse corto, muy corto, aunque no tanto como tú. Y es más, incluso a Johnson le pronosticó, razonándolo, no como tenéis por costumbre los de tu piara que al rebuzno lo llamáis razón, que USA perdería la guerra en la que su ejército estaba embarcado en Vietnam.
          En cuánto a la sandez que mencionas de la propaganda, mejor dejarlo, porque ni sabes lo que significa la palabra ni tienes ni puta idea de cómo se ejecuta y mucho menos de los pormenores de su elaboración. Que a vosotros lo único que os es consustancial es la patraña, el embuste, la trola, la trapacería, y por fin, el robo, la violación y el asesinato cuando os convencéis de que todo ello os saldrá gratis. Para ti es suficiente, ya que por pura imposibilidad física no puedes decir que el general Franco perdió la guerra, lo de franco malo, rojos republicanos y un poco descontrolados pero buenos. Que de ahí no pasáis los anormales botellines que tenemos por vecinos y de los que, cada día un poco más, los españoles decentes están hasta los mismísimos cojones.
          Seguid así que en cuanto a boletos para el cobro, como tenéis por costumbre, vais a acabar copando hasta la taquilla donde los reparten. Luego no os quejéis ¡gilipollas!

  3. Sigue la línea del Franco «tonto de remate» que solo sabe mandar justiito un batallón… y gana una guerra; que es lerdo en gestión… pero lleva de 1940 a 1970 a España a ser 8ª potencia industrial; que no sabe de política… y torea a Hitler, Stalin, Churchill y Roosevelt. Para ser un semi inútil no lo hizo tan mal. Creo que desde dentro se cargaron el Régimen los meapilas del traje cruzado mil rayas de mucho ir a misa y mucho tener fulanas en pisito y mucho consejo de administración… Quizá el gran acierto de Franco fue que los españoles cobraran todos los meses y comieran tres veces al dia algo impensable en España antes de 1950. Recuerden la frase de Carrero: «No nos, quieren pero nos, necesitan, cuando no nos necesiten nos, destruirán». Lo peor que hizo Franco fue buscar aliados allí donde solo han habido, hay y habrán enemigos: el mundo anglosajón.

    1. D. Rafael, conteste usted a lo expuesto y no a lo que su pasión le lleve ¿Tiene algo que decir sobre lo expuesto o no? Argumente y déjese de alabanzas que no vienen al caso.

      La obsesión franquista con el personaje es realmente patética.

      ¿Acaso Franco ganó solo la guerra? ¿Es que todos los demás eran unos inútiles?¿Quién les dice que sin él, con otro en el mando, no se hubiese ganado? Alguien sí se lo dice: cuarenta años de propaganda que parecen perdurar en las mentes.

      Y sigue el mito del progreso por el cual sin Franco solo habríamos pasado hambre. Y se pasó con él, ya que solo su presencia evito la entrada en la reconstrucción de Europa y ya sin peligro de “comunistas” al estar en el lado geográfico adecuado. El mundo estaba en una total reconstrucción y en un cambio de paradigma profundo y prácticamente con cualquier gobierno y con el relance económico de Europa y con nuestra privilegiada posición geográfica (que hasta en eso hemos tenido suerte) además de la demostrada capacidad de trabajo y sacrificio del entonces ejemplar pueblo español, se habría conseguido fácilmente la situación de 1970 o mejor.

      Ya de Franco político (del que usted mismo indica un error tan garrafal que por sí solo le descalifica como estadista), “decisor” del destino de España, etc. ni entro, porque “pá que”.

      1. Jotaele, sigues sin responder a mi humilde y sencilla pregunta: ¿a quién habrías designado sucesor de haber estado en el puesto del Caudillo? Coño, responde que no es tan dificil. No te estoy preguntando acerca de ontología.

        Por otro lado, de tus tonterías intuyo que debes de ser (probablemente) el típico tradicionalista resentido, estilo Eugenio Vegas Latapie y ciertos carlistoides, para los cuales el Caudillo fue un traidor al Carlismo, un inepto llegado a lo más alto por azar, un tipo que engrandeció España sólo por suerte (el «contexto internacional») y blablabla… TE aseguro jotaele, dicho sea la más mínima acritud, que CONOZCO MUY BIEN ese mundillo de resentidos, obtusos y soberbios. Sí, soberbios, porque (implícitamente) se juzgan más listos que nadie (los demás, somos unos pobres tontainas, ¿no es así, jotaele?), y pontifican sobre lo `malo, malísimo y traidor´ que fue el Caudillo, cuando muchos de ellos son tipos que no servirían ni para llevar un quiosco, entre otras cosas porque viven fuera de la realidad, en el terreno de las puras ideas, inmaculadas e incontaminadas. Me viene ahora a la memoria Vegas Latapie, admirable en algunos aspectos, y ABSOLUTAMENTE RÍDICULO en otros, como los relativos a sus juicios sobre Franco, recogidos en sus tres tomos de memorias plúmbeas y rezumantes de resentimiento y amargura. Otro que vivía fuera de la realidad…

        Bueno jotaele, disculpa que un ignaro y lerdo como yo escriba estas cosas, pero los puristas y ultrahipermegaperfeccionistas como tú, no sólo me parecéis ridículos sino que incluso me inspiráis compasión. ¡Qué sería de España, bueno, qué digo, de un simple municipio si estuviera regido por gente como vosotros!

  4. Recientemente en un articulo. se dijo que Franco estaba conectado con el mundo a través de Carrero, o algo parecido… Franco murió con años, pero hacía tiempo que sabía de España por Carrero y poco más. Era un anciano, y bastante el juicio que tenía para esa edad, y que nunca perdió. Eso por una parte; por otra, lo que estaba en frente… que no es ni más ni menos que todo el poder de este mundo, y para colmo, disfrazado y escondido; falso, hipócrita, cruel… es el mismo que nos lleva al hoyo y a la esclavitud. Hace dos siglos que el mundo es totalmente suyo. No había ninguna posibilidad.
    El régimen de Franco y la media España que le siguió a una, es algo alucinante e increíble visto con la perspectiva de hoy en día. Con sus luces y sus sombras para los más avezados, para el resto de la gran mayoría supuso un regalo del cielo que solo hoy podemos apreciar en buena parte de su dimensión, sobre todo por contraste.
    A Franco no le guiaban los partidos, ni la fe ciega en los personajes, más allá de tener a algunos en sus facetas, como modelo( por ejemplo el mencionado en este articulo ), pues le gustaba de rodearse de expertos en campos específicos para tomar las mejores decisiones posibles. Porque lo que le guiaba era la fe en el bien y el mal, bien definida en la doctrina cristiana. Y a partir de ahí, sumar lo que se pueda sumar, pero restar lo menos posible.
    Creo que a veces que es muy difícil compatibilizar las armas con el Cristianismo, como lo del rico y el camello… pero para el Padre no hay nada imposible. Y si hay que buscar alguna fisura en su gobierno, viene precisamente por el perdón que otorgó a los que tanto mal hicieron; pero ese es precisamente, quizás, el contrapeso que equilibra la balanza. Porque está claro que ese periodo dio muchos y buenos frutos para el Reino, en medio de un océano de mentiras, como hemos visto al salir al «exterior».
    Pero bueno, resumiendo; estaba una anciano que vivía retirado en el Pardo y que apenas tenía ya un hilo de voz. Y en frente estaba una conspiración de órdago a la grande, que ya existía desde mucho antes; que es la que tenemos hoy en día y empeorando por momentos, y es la que había antes de Franco y desde los déspotas( poco )ilustrados borbones. La masonería se volvió a colar en España por el amigo americano y empezó a extender sus tentáculos, como siempre, mediante favores y presiones; que seguramente tuvieron mucho que ver con las peores decisiones; como fue traerse al hijo de un masón británico de rey o poner a guardar a Carrero con otro masón del montón… Fraga, Mellado, Suarez, etc. Como bien se dice, habría que buscar con lupa al que era trigo limpio, si lo hubiera. Pero creo que Carrero estaba ya más solo que la una.

    En cuanto a Juan Carlos, ya es mosqueante lo de su hermano Alfonso, que casualidad… y encima va la wikimasona y echa la culpa a Franco del revolver… vamos, apesta; porque dicen que dijo que dijeron… que se lo dio Franco… más mosqueo todavía ( porque evidentemente Franco no le daría un revolver a un niño y esa es la versión anglo sionista que domina la red ), y con el obediente lacayo masón del padre presente… uff pero que feo asunto; pero en fin…. la sola lectura me da que pensar malísimamente mal: «Entonces, tomó la bandera de España que presidía el salón y, tras cubrir el cuerpo de su hijo muerto, se volvió hacia Juan Carlos increpándole: «Júrame que no lo has hecho a propósito» ( faltan los violines; pareciérame que estoy escuchando a Arias Navarro solemnemente deshaciéndose en llanto ). El oficial inglés, masón, anti cristiano y anti español con todo ese rollo patatero de la wikimasona… suena pero fatal. Porque evidentemente la bandera que tenía en el salón en Estoril el criminal era la Británica. Y solo debía haber un candidato posible.

    Lo que está claro es que J. Carlos es/era el candidato del NOS/M anglo sionista; otro candidato Alfonso, que casualidad, otra casualidad, le cortaron el cuello en USA esquiando, ahí si que Franco se podía haber imaginado que le estaban forzando a elegir al hijo el oficial masón antiespañol. Podía haber hecho como Prim y haber buscado un candidato de sangre azul con parentesco lejano… visto lo visto cualquiera hubiera sido mejor. Pero Franco quería quedar bien con todos, porque había grupos que le apoyaban con bastante poder, por ejemplo los monárquicos, y porque al ser tan joven el candidato el pueblo lo aceptaría mejor. Quería mantener la unidad a cualquier precio. Cuando el lacayos masón de J. Carlos vino a España con 10 años, tan jovencito, ya estaba adoctrinado: un lovezno. Lógicamente, Franco( 56 )pensó que a esa edad no lo estaría y podría moldearle en sus principios, e hizo lo posible para ello. No sirvió. Conoció a Sofia precisamente en Londres( antro del mal GLUI ) donde le darían un intensivo repaso. Eso por no hablar del año que pasó con el padre en Estoril.

    1. En primer lugar todos los signos de la traición y de mucho más ya estaban dados mucho antes de que “Franco fuese un venerable anciano”, a lo que él hizo oídos sordos. Ya he dado en tiempos datos y fuentes sobre ello en esta página pero como aquí todo es hablar por hablar pues nadie se da por enterado de lo que no quiere (como el Caudillo!!) y por supuesto no voy a repetir ninguna información.

      En segundo lugar cuando alguien no tiene facultades y es “un venerable anciano” lo mínimo que debe hacer es dejar su lugar para que otros con mayor juventud o capacidad puedan obrar y no amarrar el poder cuando ya no se está en condiciones de tenerlo ¿Es eso “amor” por su pueblo? Ya lo decía Queipo en su momento que “como demos el poder a Franquito no lo soltará jamás”, cuestión que el mismo Franco ya había advertido.

      ¿Qué no había nadie? No sabía yo que los españoles somos tan inútiles que solo ha existido Franco con alguna capacidad ¡pues menudo país sería España! Si Franco hubiese cultivado el patriotismo en el pueblo en vez del culto a su persona y si hubiese formado generaciones de patriotas y no de sumisos franquistas a ser posible de misa diaria, nada de lo actual habría sucedido. Franco tuvo una oportunidad histórica, un tiempo bisagra de los que se dan pocos para cambiar realmente la historia de España.

      Bueno, vamos a dejarlo aquí, porqué “pá que”.

      1. 1.Justamente es lo que hizo, apartarse y dejar a la persona en quien más confiaba y que consideraba más dotada. Me parece a mi, que esa aversión a franquito le está delatando un poquito, porque se sale de lo normal.
        2.Otra equivocación importante y que los que lo vivimos podemos rebatir: Franco no rendía culto a su persona, justamente al contrario, gustaba pasar desapercibido, pero sabía que no era posible. Es justo lo contrario, los que le critican, casi siempre masones, están pagados por su ego y así nos va, y así pasó, y no como en la serie.
        3.Para acabarlo de arreglar se mete con los que van a misa. Exagerando como siempre. Ya casi no me cabe la menor duda, a medida que le leo.
        4.Y Franco no se sirvió de una bisagra histórica, de una oportunidad que pasaba cual bandada de patos; Franco creo esa bisagra, gracias a Dios, lo que permitió que un par de generaciones viviera ajena a la mierda marrana/anticristiana de fuera( que ya es de dentro, y así huele ).

        Cabria preguntarle, si no es usted de los que ya ha pasado por aquí, con más de lo mismo ¡a ver si repitiendo y repitiendo, cuela!; pero con otros apodos.

        No obstante, me interesa más saber su respuesta a una pregunta que se ha ganado a pulso:
        ¿ Es usted masón ? Cualquier respuesta que no sea si o no, es SI; silencio incluido.

        Saludos.

          1. Se habrá fijado en que no ha respondido… ese odio tan característico hacia Franco es de los masones casi siempre; ya que no se trata de dar una opinión, sino que se quiere convencer a toda costa, al menos, a los más indecisos.

  5. La logia…, tan hipócrita como siempre; tan hipócritas como vuestros amos anglo sionistas marranos. Cómo se notan las heridas que Franco os causó… aprovechad que está muerto, por mucho que castiguéis sus restos, poco vais a adelantar. Las cábalas sólo son otra colección de mentiras, crédulos. Ganaréis aquí, vuestra perdición.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad